Reflejo Seguir história

valcndia Valery Candia

Cuando hay personas que no dicen ser lo que son. Cuando la verdad se empieza a aclarar siendo que antes era una nube borrosa. Cuando las muertes salen a la luz. Cuando los ojos solo ven dinero cuando ven personas.


Suspense/Mistério Todo o público.

#misterio #muerte #suspenso
12
3695 VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

Capítulo uno.

Es posible que se haya quedado ahí más de diez minutos analizando por qué había un bolso en su escritorio. También observaba la nota que había sacado de ese mismo bolso, la cual decía: "Termina el trabajo. Avenida 5, en el callejón".

En cuanto a la letra de la nota, creía conocerla; como si la hubiera visto miles de veces antes, era una emoción difícil de explicar. Miraba a su alrededor esperando que hubiera alguna respuesta que pudiera explicar todo, sin embargo no había ninguna pista. Revisó el bolso esperando que hubiera alguna ahí adentro, indagó más al fondo y solo se encontró con dinero, más al fondo se hallaba una pistola y unos guantes, también otra de esas notas: "Escóndelo, quémalo, solo lo que hay en el callejón, conserva el dinero, si haces bien el trabajo te daré más".


Respiró profundo, ¿a qué se refería con esconderlo y quemarlo? Sentía que se había metido en un largo lío, el mejor razonamiento en ese momento era ignorar todo, tal vez hablar con la policía. Por el contrario, miles de voces en su cabeza le indicaban miles de razones por la cual ir al lugar e investigar un poco más era la mejor opción, y si hacía bien el trabajo tendría más dinero.


Para tratar de despejarse y pensar una razón salió de la habitación, cual la primera que le saludó fue su hermana, la cual tomaba desayuno y él se sentó a acompañarla.


—Buenos días, ¿me podrías decir qué te pasó ayer? —le interrogó su hermana apenas se había sentado a comer.

—¿Ayer? Dios, no recuerdo qué hice ayer. —respondió sinceramente, mientras agarraba un pan y trataba de recordar qué había hecho ayer.

—Ya sabes, lo que haces a veces: Salir todo el día y volver solo en la noche.

—Debí salir por algo importante, sí... eso creo que debí hacer.

—¿Vas a conseguir trabajo? Me agradaría mucho, ya cumpliste diecinueve y la verdad últimamente sabes que se nos está acabando el dinero, y claramente necesitamos más, yo... no sé cómo lo haré, en mi trabajo no me quieren dar un ascenso y últimamente he trabajado tanto, sabes que me cuesta mucho cuidarte, y además trabajar. La verdad... extraño a mamá y papá.

—Sabes que no podemos volver con ellos. Julieta, te prometo que voy a conseguir dinero, ¿Sí? Y tal vez, en algún futuro podamos volver con nuestros padres.


No sabía qué estaba diciendo, o cómo conseguiría ese dinero, pero sin duda había tomado una decisión, iba a investigar e iba a alimentar su curiosidad. Y si podía, iba a obtener dinero para mantener a su hermana y a él, ellos eran la prioridad.


***


Cuando había llegado al lugar, empezó a ver por todos lados, no había nada sospechoso ni tampoco indicaciones sobre qué hacer, creía que su hermana tal vez le podía haber jugado una broma. Pensó en la pistola, bajo ninguna circunstancia podría ser una broma, su hermana no había sido. Se cansó y se ganó en el suelo un minuto mientras miraba fijamente el contenedor de basura.


Esto tiene que ser una broma, pensó malhumorado.


Abrió el contenedor de basura, y encontró otra nota en ella: "El trabajo tan solo consiste en lo que te dije, tienes que hacerlo. No querrás saber de lo que soy capaz de hacer. Mañana tendrás más dinero, ¿eso no es lo que buscas? Hay una mochila dentro del contenedor y ahí hay un encendedor, abajo de ella hay una bolsa. Lo que hay dentro de esa bolsa, quémalo. Elimina todo rastro".


Sacó la mochila y trató de sacar la bolsa abajo de aquella, pesaba como nunca.

Cuando la sacó se puso los guantes y abrió la bolsa, vomitó apenas vio lo que había dentro. No podía creer el nivel de maldad de la persona que había enviado las notas.


No sabía por qué él, tampoco por qué lo obligaban a él nada más. Metió el cuerpo de esa persona que no conocía dentro del contenedor. Asustado corrió a casa para saludar a su hermana como si nada diciendo que le había ido mal en conseguir dinero, lloró y su hermana le consoló creyendo que lloraba porque no tenían dinero para comer esa noche.

3 de Fevereiro de 2019 às 21:07 2 Denunciar Insira 3
Leia o próximo capítulo Capítulo dos.

Comentar algo

Publique!
Daniel Bedoya Daniel Bedoya
"diez minutos analizando el porqué" o "diez minutos analizando por qué". En el primer caso haces uso del sustantivo y en el segundo de una pregunta indirecta. Segunda recomendación, no utilices números a menos que quieras dar una imagen mental. Ejemplo: El reloj anunciaba 2:00 AM. En la pared, un único número estaba escrito: 666. En general es preferible utilizar palabras antes que números. La historia necesita una revisión de corrección, pero ya que está en progreso es normal encontrar estas faltas, todos cometemos errores.
13 de Abril de 2019 às 13:06

  • Valery Candia Valery Candia
    Muchas gracias por el comentario. Lo voy a arreglar y trataré de no olvidar tus consejos. 13 de Abril de 2019 às 23:36
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Histórias relacionadas