Uno, dos, tres! Seguir história

fairytaebliss_1541391840 sofa

La mañana de un Jueves, un estruendo. y un juego que duro para siempre.


Poesia Todo o público.

#poesiadefotografia
Conto
2
2129 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

.

Las tardes Jueves eran la tradición del barrio,

las risas de los chicos resonaban a través de las calles de barro

como una sinfonía de inocencia que cesaba al anochecer.

Recuerdo esperar con ansias el último juego del día,

 "Uno, dos, ¡Tres!, juguemos a las escondidas" decían...


No existía rincón del vecindario que no fuera nuestro.

Y en aquellos tiempos, nos hacían olvidar aquella guerra del infierno.


Quizás fue por escondernos tanto que nunca oímos las sirenas ese Jueves.

Recuerdo que todos corrimos y nos ocultamos,

y esperamos a la voz de Marco gritar "¡Uno!, ¡dos!, ¡tres!

Recuerdo a las risas siendo reemplazadas por un estruendo.

El sol del ocaso abandonando el cielo y dejando pilares de cenizas creciendo.


Y recuerdo las manos de los soldados removiendo los escombros.

Pero ninguno de nosotros pudimos salir de nuestro escondite.

8 de Fevereiro de 2019 às 21:13 0 Denunciar Insira 1
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Histórias relacionadas