I think about you // Yoonmin Seguir história

L
Lyne Sloraw


Jimin ama a alguien en secreto... Y ése alguien descansa entre las tumbas. chicoxchico. Shipp.


Fanfiction Bandas/Cantores Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#hoseok #suspense #bts #jungkook #jimin #yoongi #yoonmin
4
3317 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Sábados
tempo de leitura
AA Compartilhar

DRINK

Rasco mi nuca al no sentir ningún alivio por el calor que golpeaba Busan. Odiaba el calor, odiaba verano, odiaba las vacaciones y sobre todo que mi apartamento no tuviera un ventilador. Vivía prácticamente en la oscuridad porque no me gustaba que la luz golpeara directo a mi cara por eso las ventanas estaban  cubiertas con cortinas de terciopelo grueso y aunque apenas se asomaba la luz en éste instante para mi era gratificante.


Es aburrido tener que contar las circunstancias en las que vivo pero siendo sincero estoy tan aburrido que ya no sé que hacer en el día. El cuarto del apartamento luce impecable como siempre a parte de que es sumamente pequeño que apenas y caben mis cosas y una cama individual. Me pregunto ¿En qué estuve pensando cuando alquilé éste lugar?


Acostado en la cama mirando al techo y pensando en las mil y un cosas que debí de hacer cuando aún vivía en la adolescencia, pues fue un grave error saltarme esa parte para llegar a la adultez. Maldición, cuánto daría por estar en casa de mis padres y abrazar a mi mamá para contarle increíbles actividades que hacía en mis épocas de escuela o tocar la guitarra de mi hermano menor que como siempre está lleno de polvo porque mi hermano cree que es mejor jugar vídeo juegos que gastar su tiempo en "estupideces".


—Estúpido engreído.


Solté de la nada, como un susurro acompañado de una molestia eminente. ¿Qué rayos estaba haciendo ahora? ¿Vivir de mis desgracias y arrepentimientos? ¿Acaso eso es...bueno?

Mi teléfono comienza a vibrar desde el suelo y con pesadez lo levanto, atendiendo a su llamado. El contacto "Hoseok" aparece en la pantalla y sé que no me había visto venir su llamada tan repentina de hecho sólo somos conocidos de trabajo.


Frunzo el ceño antes de contestar.


—¿Diga, señor Hoseok?

¡Hey! ¿Eres Park Jimin, verdad?— La voz del chico sonaba tranquila y a la vez cuestionable,

—Sí ¿Sucede algo o puedo ayudarte en algo?

Verás eres compañero de trabajo, nos conocemos y realmente esperaba que usted pudiera acompañarme al velorio de un ser muy querido para mí.


¿Por qué Jung Hoseok me estaría haciendo esa invitación si ni siquiera somos cercanos?


—Eh disculpe pero no creo que sea adecuado que usted me invitara a tal evento íntimo que sin duda debe de ser doloroso para su familia y usted.

No se sienta de ese modo, joven. Usted es bienvenido y esperamos pueda contar con su presencia, realmente todavía no me lo creo... uh perdone.


Comenzó a sollozar desde el otro lado de la línea, mi sentido común no sabía como reaccionar ante ello.


—No no se preocupe. Mi más debido pésame.

Gracias, debo de colgar.


Se escuchó la llamada cortarse y aún sin poder despegar el celular de mi oído me perdí en aquella conversación tan extraña que tuve con...un compañero de oficina. ¿Por qué yo? ¿Por qué me invita?



1 1 : 3 5 pm


Absorbía la pasta del ramen cuando llamaron a mi puerta. Tocaron el timbre una y otra vez pues evitaban que siguiera disfrutando de mi cena. Me puse las pantuflas y a paso lento abrí la puerta.


—¡Hey Jimin! ¿Recuerdas que día es hoy?


Un chico de cabello rosado se hacia presente en la puerta, ocultaba sus manos detrás de su espalda y me sonreía de manera divertida mientras cuestionaba aquella pregunta como aveces suele hacer.


—Es...¡JUEVES DE BEBER!


Grité entusiasmado y con suficiente energía para alzar mis brazos feliz de tener a mi mejor y único amigo de toda la vida. Jeongguk se quitó los tenis antes de entrar y se puso las pantuflas color pastel que estaban a su vista, me hice a un lado para que mi amigo pudiera entrar y cerré la puerta.


—¿Crees que tus vecinos nos regañen por el par de gritones que somos a la hora de tomar?


Cuestionó con un aura un poco preocupada dejando las latas en la pequeña mesa redonda de vidrio y yo simplemente me encogí de hombros.


—No lo creo, para ellos soy una dulzura de persona a parte que les hago algunos recados.


No deberían de quejarse porque era mi vida privada y por si fuera poco los gritos no se escucharán  desde la otra pared debido a que mi vecino jamás está y alrededores nunca discuten.


—Oh es bueno saberlo, de todos modos conocemos nuestras reglas a la hora de tomar.


Sacó de esa bolsita dos latas de un color rosado, si los conocía. Bebidas japonesas sabor melocotón con un porcentaje pequeño de alcohol una manera buena de comenzar por supuesto.


—Es casi medianoche y no debemos excedernos de tomar bebidas muy alcohólicas.


¿Suena algo un poco ilógico porque se supone que es día de tomar hasta emborracharse? Sí. Pero Jeongguk no le gusta mucho el alcohol y ya me acostumbré a su manera de tomar que es sin perder el conocimiento.


—¡Traes pizza!


—Sí obvio, sí. ¡Es lo mejor que hay para emborracharse!


No exactamente pero sí que me dio una y mil razones para comenzar a reírme de su comportamiento irónico. Me entregó mi bebida y a la cuenta de tres comenzamos a beberla trago por trago.


Yo no iba rápido al tomarla más que ello, yo preferiría disfrutarla y por eso es que deje de beberla para comenzar a charlar con él.


—Voy a ir al velorio de un conocido de trabajo.


Miré a Jeongguk que prestaba atención a cada una de mis palabras, alzó una ceja antes de tomar otro trago de la lata,


—¿Velorio? Tú nunca has ido a uno. Y de lo que tú me has contado no tienes una relación  cercana con tus compañeros de trabajo.

—Sí lo sé. Yo traté de decirle eso a mis compañero pero creo que sería una falta de respeto hacia él y su familia si no voy.

—Ya veo.—Dio otro trago a su bebida—Entonces ve, creo que sería como un acto de compañerismo para el chico.

—Sí eso espero dar a entender. Ya sabes que no soy bueno en esto, tal vez la echo a perder.

—Tranquilo, Park. Tienes un buen corazón, confía en ti.


Chocó nuestras latas como si estuviéramos brindando por algo aunque creo que él solamente brindaba. Aún así le di una media sonrisa antes de seguir tomando a gusto mi bebida.


24 de Janeiro de 2019 às 06:07 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo C H O C O L A T E

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!