En la oscuridad Seguir história

V
Vanesa Valdés


Correr...eso era la único que ella pudo haber hecho


Suspense/Mistério Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#suspenso #asesino
Conto
0
3475 VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

Valentía


Sabía que no debía ir ahí, ella lo sabía...pero su curiosidad y valentía habían sido más fuertes. Valentía eso que siempre la había caracterizado y que ahora al estar detrás de una vieja puerta de madera, en una habitación a oscuras, esa valentía se había marchado, dejándola sola...sola, sólo con su respiración agitada por el miedo y su cuerpo frío por esa misma razón. El silencio era ensordecedor, era como un zumbido en sus oídos. Su corazón latía desenfrenado.

Un golpe fuerte hizo que por una fracción de segundo el silencio desapareciera y por esa fracción de segundo su corazón se detuvo, sólo para empezar a latir aún más fuerte, un segundo golpe y un tercero, eran pisadas...acercándose a ella, cada vez más cerca, hasta que se detuvieron, una respiración fuerte llenó el silencio y otra vez pasos, se había ido, era su oportunidad de escapar... aunque intentó de moverse el miedo la tenia paralizada, había estado a punto de morir, de ser asesinada, ella lo sabía. Dio un paso lento y así hasta lograr salir de la habitación sin hacer ni la mínima de ruido, no recordaba el camino pero eso ya no importaba, los pasos tembloroso se transformaron en pasos rápidos, corrió por los oscuros y estrechos pasillos de esa fabrica abandonada hasta llegar a alguna salida, pero a su espalda escucho esos pasos y esa respiración, volvió el miedo, el viento fue cortado a igual que el silencio con su grito desgarrador, cuando el cuchillo arrojado por su excelente puntería cayó sobre la pierna de ella, y como una especie de interruptor ella corrió, sin importar el dolor, corrió, sin importar la sangre, corrió, por el bosque, sólo escudándose su respiración y las hojas y ramitas secas ser pisadas por sus pies al correr. Por un momento el recuerdo de su madre inundó su cabeza, pensó que estaría a salvo, que volvería a casa pero la realidad la trajo de vuelta con un jalón de cabello que la hizo caer al piso y el último movimiento que hizo su cuerpo fue el de sus ojos, el de sus ojos al captar la sonrisa maquiavélica de su asesino y como empuño su mano provocando un golpe, que la dejó inconciente, en la oscuridad de su mente, en la oscuridad junto a sus miedos...


Pero ya no iba a ver un lindo despertar, ni siquiera un despertar, ya nunca más, o por lo menos no para ella.

Durante semanas la policia anduvo buscando alguna pista de su paradero, algun indicio de donde se encontraba, algo, cualquier cosa que dijera donde podria estar, pero nada, durante semanas, no se encontró nada, su asesino hizo un maravilloso trabajo escondiendo las partes desmembradas de su cuerpo, él ya tenia experiencia, era como una obra maravillosa, cada corte sobre la piel inocente de ella era un deleite para él.

No era la primera vez y tampoco seria la última.


22 de Janeiro de 2019 às 04:43 0 Denunciar Insira 1
Continua…

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~