Vendaval Seguir história

nair-pereira-alcaraz Nair Pereira

Una llamada Una larga espera Un viento impetuoso..


Suspense/Mistério Todo o público.

#misterio #miedo #suspenso #espera #llamada #vendaval
10
3290 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Quartas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

1

El subió sigilosamente las escaleras, ningún ruido, nigún respiro, las luces de la casa estaban todas apagadas, eran altas horas de la noche. Abrió la puerta y se puso a caminar de puntillas, cualquier movimiento podía despertar a alguien.
omenzó a esperar impaciente en el cuarto casi vacío mirando fijamente al teléfono, a un costado se encontraba una pequeña ventana con un árbol en frente, las ramas golpeaban la ventana y el reloj de la pared con su sonido isócrono hacia que el hombre se ponga azogado. Desvió su mirada hacia   pequeño estante de libros y vió como un libro temblaba en el borde de la madera, el viento era tan impetuoso que en aquel cuarto todo se movía y caía de vez en cuando de su lugar.

Observó caer el libro, su mente transformó la caída veloz en una caída en cámara lenta, aún no sonaba el teléfono.
El reloj iba tan despacio, sentía eterno los minutos e incontrolable su paciencia, se preguntaba porque el teléfono ya no sonaba, quizá solo estaba ansioso y no era nada fuera de lo normal. Otra vez, el viento, con su fuerza hizo volar los papeles que se encontraban en el escritorio, las hojas blancas bailaban en el aire y otras se balanceaban cayendo al suelo lentamente, el viento hacia un canto extraño, de forma estrambótica. Cerró  los ojos con sueño y soltó un suspiro, se acomodó en su sillón verde y bostezó una vez más, salieron gotas de lágrimas de sus ojos sin querer. El reloj marcaba las doce y dos minutos.
Ya estaba dormitando, su cabeza se movía y despertaba cada vez que escuchaba algún sonido, abrió bien los ojos mirando en dirección a la puerta que tenía a un costado, las fuertes pisadas que se acercaban hacia la puerta lo inquietó, sintió tal vez un poco de temor que al instante desapareció, afortunadamente él había llaveado la puerta, y quien sea que estuviese al otro lado ni había tocado, ni había tratado de abrirla, solo caminó por el pasillo. El hombre volvió a sentarse en su sillón, el susto que sintió le había hecho levantarse y dar pequeños pasos muy cuidadoso, nunca ha estado más impaciente en su vida, o al menos eso creía.

5 de Dezembro de 2018 às 17:11 4 Denunciar Insira 7
Leia o próximo capítulo 2

Comentar algo

Publique!
cristina salcedo cristina salcedo
me encanta, esta muy interestante y redactas muy bien
24 de Dezembro de 2018 às 04:55

Yonathan Cortes Yonathan Cortes
Muy buen inicio, bien escrito. Te sigo.
5 de Dezembro de 2018 às 16:50

~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 4 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Histórias relacionadas