Claus y el reino prohibido Seguir história

miguel-sennin1542943333 Miguel Sennin

Claus un joven huerfano el cual descubrirá que su futuro quizás se vea nublado a lo que él esperaba, descubrilo!


Fantasia Medieval Todo o público.

#fantasia #magia #Claus #Serius
0
4567 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 15 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

El comienzo

En una tierra no tan lejana vivía el joven Claus, él era pobre y huérfano. Siempre merodeaba por las calles de la aldea Serius, se llevaba bien con todo el mundo y cada tanto trabajaba por comida o unas pocas monedas para poder vivir a diario. Nadie sabe que sucedió con sus padres, él de repente apareció dentro de una canasta en la iglesia del pueblo, no le gustaba mucho estar encerrado dentro del edificio así que la mayor parte del tiempo se la pasaba en las angostas calles de la aldea. Serius contaba con granjas, animales de carga, comercios y un reino al cual éste pertenecía. Muy al norte se encontraba el castillo de Likan donde las órdenes de todas las tierras, incluida Serius, se dictaban, dentro de este castillo se encontraban el rey Likan, la reina Ilean y su hija Delta. Éste es custodiado por soldados. Alrededor del castillo había fosas con lava la cual solo podía cruzarse por la puerta principal la cual caía y formaba un puente, mayormente se la veía en acción cuando llegaban reyes de otros reinos, carruajes con comida que el pueblo le obsequiaba o se celebraba la fiesta del reino que pasaba una vez al año. La relación pueblo-rey era bastante buena. El castillo por dentro era inmenso, con ventanales gigantes los cuales estaban adornados con cortinas de color verde con detalles en hilo dorado. Puertas inmensas, las cuales estaban decoradas mayormente en oro macizo. Se sabe que el rey y su castillo poseen una elite de soldados especiales llamada “los 6 guardianes celestiales de Serius”. Estos soldados no fueron vistos en acción, nunca se necesitó, así que no se sabe qué tipo de habilidades posean en la batalla pero todos sentían seguridad de tenerlos.

Claus soñaba con poder convertirse en uno de estos soldados de elite y así defender al reino pero lo que más anhelaba era a la hija del rey.

Día a día nuestro protagonista se la pasaba, a escondidas, entrenando con un soldado, el cual le caía muy bien a Claus.

Este era el Capitán de los guardias reales del Sur, Norbiden.

Norbiden es un caballero de unos 28 años, rubio, ojos castaños y tez blanca. Él era muy bueno con la espada, pero lo era más con el bastón “Bo”. Un Bastón especial hecho para él. Este mediante un mecanismo se podía partir en veinte, sujetando sus partes por cadenas dándole una sensación de estar viendo un látigo cuando se utilizaba de esta manera. Durante los últimos seis meses Norbiden y Claus estuvieron entrenando, aunque había pasado poco tiempo Claus era bueno en aprender las técnicas de ataque y defensa con la espada pero era algo demasiado tosco para él.

Estas armas especiales y diseñadas por un herrero del castillo real, eran concebidas a jóvenes los cuales fueran merecedoras y pertenecieran a una parte importante del ejército, además debían demostrar algún tipo de habilidad especial, ya sea mágica, física o de otro tipo. Con estos requisitos el herrero podía saber qué tipo de arma era perfecta para cada portador.

Una tarde donde estaban descansando de entrenar, por las calles de Serius se escuchaban gritos, rápidamente van a ver que sucedía. Era una invasión del reino Persi el cual todos odiaban ya que poseía al rey más despiadado y sin corazón de lo que sus conocimientos sobre las tierras abarcaban.

Rápidamente Norbiden le dice a Claus que se oculte porque podía estar en peligro. Él saca su bastón y lo transforma en cadena, uno a uno los invasores iban llegando los invasores, enroscando su bastón en sus cuellos y con un tirón quebrándolos iban cayendo muertos o heridos, el ataque no cesaba. En un momento norbiden queda al descubierto por la espalda y en el instante en que un despiadado soldado iba a apuñalarlo Claus se interpone con su espada. Espalda con espalda comienza a pelear junto a Norbiden. Con algunos golpes y raspones logran acabar con todos los de esa zona, exhaustos y jadeando se dirigen hacia la zona del castillo para constatar de que no le había sucedido nada al rey.

El ataque había acabado sea por retirada o porque consiguieron lo que buscaban, acercándose al castillo veían los cuerpos del pueblo ya sean heridos o muertos, gente llorando, casas incendiadas o destruidas, una vista horrorosa.

Al ingresar al castillo ven reunidos a cuatro de los seis guardianes, alrededor de dos personas en el piso… Eran los otros dos guardianes, sus cuerpos yacían en el suelo sin vida.

Los cuatro guardianes habían salido en una misión que les había encomendado el rey, u habían pedido que dos de ellos se quedaran por si acontecía algo ¿pero cómo el reino de Persi sabía que más de la mitad de los guardianes reales no iban a estar presentes? Tiempo al tiempo.

De repente aparece el rey y la reina, los cuales alegaban que esos honorables caballeros habían perdido su vida para defenderlos pero que había sucedido algo horrible, su hija Delta, había sido secuestrada.

Claus y Norbiden se quedan anonadados, como si un dragón les hubiera comido la lengua.

Acto seguido los cuatro guardianes restantes desaparecen del castillo en un abrir y cerrar de ojos con los cuerpos de sus camaradas caídos.

El rey se sienta sobre las escalinatas de su castillo, Claus se acerca y le pregunta si estaba bien, al cual el rey responde con su cabeza con un sí, aunque se veía muy desanimado por el rapto de su hija. El muchacho le pregunta que había pasado, el rey tomándose unos segundos de silencios le dice que lo había perdido todo, que llegaron desde la oscuridad del castillo tres soldados que emanaban un aire de muerte y sangre, asesinando a sangre fría y ,antes que pudieran darse cuenta, a sus dos celestiales. Acto seguido dijeron que se llevarían a su hija y llorando menciona que él no pudo hacer nada por más que le ofreció todo el oro del reino o su propia vida.

Claus se queda pensativo, con una impotencia por no haber podido hacer nada, Norbiden pone su mano sobre el hombro del muchacho, éste se levanta y le dice al rey que no se preocupe. Que él iba a traer a su hija de vuelta cueste lo que cueste a lo que el rey levanta su cabeza y lo mira pensando que el muchacho aunque lo dice dentro de un contexto que quizás no entienda lo vocifera con una seguridad que hace pensar que lo lograría.

Acto seguido el rey llama a dos de los guardianes celestiales y les pide que durante los próximos dos meses entrenen a Claus y a Norbiden para convertirse en guardianes, que aunque no fuera fácil hacerlo en tan poco tiempo que les den un entrenamiento duro, que si tienen voluntad lo lograrían y si muriesen es porque no estaban capacitados para el título.

Norbiden y Claus se quedan estupefactos sin saber que decir, al cabo de unos minutos le responden que no se va a arrepentir que trabajarían duro y traerían de vuelta a su hija.

El rey les recuerda que estaban hablando del reino de Persi, nadie ha viajado y ha vuelto con vida de ahí.

Norbiden pregunta sin pensar que como estaba seguro de que su hija seguía con vida, acto seguido se disculpa por sus palabras.

A lo que el rey le responde que él sabía que su hija estaba viva ya que el rey de Persi , era alguien a quien él desterró hace muchos años antes de que se fundara el reino.

Pensativos viéndose uno al otro Claus y Norbiden preguntan, ¿quién era? A lo que él  responde que su hija estaría viva ya que no es nada más ni nada menos que su propio tío el que la rapto.

Claus piensa y grita “¿¡¿Entonces el rey de Persi es su hermano?!?

El rey con los ojos cerrados afirma con un movimiento de cabeza. Su nombre es Nakil y necesitaba a su hija para que su reino se expanda, sabiendo que tienen trato con casi todos los reinos la usaran como escudo para conquistarlos, es algo que llevaría su tiempo por eso mismo el rey prefiere sacrificar dos meses, y avisar a los reinos aliados para que Claus y Norbiden peleen junto a estos y los cuatro celestiales restantes para así devolver la paz una vez más a estas tierras.

23 de Novembro de 2018 às 03:25 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo La antesala

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Histórias relacionadas