Saint World Seguir história

mesobranrimas1541256131 H@rold Serrano

En mundo donde los Santos llenan con su poder a seres humanos, haciendo de estos, personas con poderes mágicos extraordinarios. Existe un mundo llamado el Mundo Santo, aquí era dónde habitaban aquellos seres celestiales antes de su muerte en la batalla Santa, a este mundo solo entran los hijos de ellos, es decir, las personas que llevan el poder de cada ser celestial, pero no todo es felicidad, existen aquellos Santos que quieren un mundo lleno de maldad y odio, ambiciones, muertes, mientras están los puros, aquellos que luchan para que esto no suceda. El corazón de Hade, es la clave para todos, pero nadie sabe donde encontrarlo, debido a que Victor el Santo dueño de la tierra al destruir a todos para acabar con la maldad que se quería apoderar del mundo, muere con el corazón de Hade en sus manos. Todos saben que el corazón esta en el Mundo Santo, pero nadie sabe el destino. Quien tenga este corazón podrá tener el control total de la vida, por eso existirán batallas, guerras, para que la oscuridad no se adueñe del mismo.


Fantasia Épico Todo o público.

#drama #fantasia #aventura #terror #366 #338 #accion #Santo
0
4.6mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

¿Quien es mi Padre Santo?.

Soy Adam, de niño siempre creí en Ángeles, mi madre, muy bella por cierto, de nombre Skarleth, siempre me decía que ellos protegerían de mi para toda la vida, ella murió cuando solo tenía 8 años, nunca entendí la razón por lo menos hasta ahora, los doctores decían que fue un paro al corazón, pero lo que yo vi no fue nada parecido a eso, ni se acercaba, recuerdo el momento como si hubiese dio ayer. Todas las noches me contaba historias del mundo y la magia que nos rodea, de Santos, Ángeles, hasta quedarme dormido, pero un día algo arropaba nuestro hogar, como una energía que a esa edad daba mucho miedo, pájaros negros rondando por nuestro techo y se escuchaban palabras muy extrañas, pensé que no significaban nada, pero por cada una de ellas se observaba una luz, y fue allí cuando recordé las historias de mi madre y las asocié con lo que pasaba, de repente ya no se escuchaba nada, todo vuelve a la normalidad y voy hasta su recamara y estaba pálida, no respiraba como debía, la cubría un aura impresionante, me acerco y le pregunto si había visto todas esas luces o había escuchado todas esas palabras sin sentido, me toma de la mano fuertemente y me dice.


- Hijo, mi querido bebé, no quería esto para ti, pero ya mi cuerpo se va al mundo celestial, debes ayudar a tus hermanos a encontrar el corazón de Hade - Dice Skarleth…


Adam confundido, sin conocimiento de lo que pasaba entre lagrimas pregunta…


- Madre ¿Quién es Hade? ¿Porqué su corazón? ¿Qué hermanos? ¿Por qué debo ayudarlos? – .


- Todo lo que viste hoy, y este energía que observas sobre mi llamada aura, solo las personas que nacen del mundo Santo pueden ver la magia que nos rodea, esa magia de la que tanto te hablaba, y tu hijo mío, eres el hijo de Victor, sigue su camino y encontraras tu destino - Responde Skarleth a Adam con una voz dolorosa y muy callada…


Luego de esto mi madre falleció, sus ojos se cerraron completamente y esa energía que se encontraba a su alrededor fue desapareciendo poco a poco, su collar se desprendió de su cuello de una manera inexplicable, su mano fue soltando la mía, y se fue desvaneciendo poco a poco al igual que las cenizas, tomé su collar y me lo coloque, la perla comenzó a brillar y sentía que algo entraba en mi cuerpo, un dolor muy fuerte, insoportable, pero sentía algo que atravesaba cada una de mis extremidades, una visión diferente, comenzaron a pasar por mi mente imágenes que en ese momento no comprendía de que se trataban, y caí al suelo golpeándome muy fuerte la cabeza.


Desperté y no sabía dónde me encontraba, solo se escuchaban músicas clásicas, y el olor era increíble, un olor a armonía y tranquilidad, fue cuando mi vista comienza a volver lentamente, y observo a una señora mayor bailando aquellas melodías de una manera muy profunda, como si estuviese bailando con alguien, me levanto poco a poco y le hablo.

 

- ¿Quién es usted? – Dice Adam.


- Oh…! as despertado, que bien! - Dice la Señora entre risas y bailes.


La señora se veía muy alegre, tenía un semblante extraordinario, para ella todo era un juego, como una niña adulta.


- Contésteme la pregunta ¿Quién es usted? ¿Cómo se llama? ¿Qué hago aquí? – Vuelve a preguntar Adam confundido.


- Huy, que mala educación la mía, mis padres siempre me lo decían jajaja… Soy Sophia, hija de Medicus, santo de la Sanación y protector de la vida – Responde Sophia.


- Madre me dijo que yo soy hijo de Victor ¿Quién es el? – Pregunta Adam.


Note algo extraño en su rostro, su sonrisa ya no estaba y se notaba algo preocupada, como si le hubiesen dado una mala noticia.


- ¿Qué pasa? ¿Porqué no contesta? -  Pregunta Adam.


- ¿Victor? ¿Estás seguro?- Responde interrogante Sophia.


- Eso me dijo mi madre, que tengo que seguir su camino para encontrar mi destino – Dice Adam.


- ¿Quieres saber de tu padre? Cierra tus ojos y espera un momento.


Preocupado de lo que pasaba accedí a hacerlo, tuve que cerrar mis ojos para saber quién era mi padre Santo como dijo mi madre, ya no sentía miedo, el collar cambió muchas cosas en mí, me sentía fuerte, maduro, ya no era el mismo niño de antes. Esperé alrededor de cinco minutos, fue cuando llegó y comenzó con lo que hoy conocí como un ritual, colocó en mi frente algo extraño, el olor era perfumado, luego dijo *Tandem animo* Así logró conectar mi mente al mundo santo, fue cuando comencé a observar a aquel hombre liderando a tantas personas, en batalla siempre iba adelante a pelear por los demas y daba la vida si era necesario por ellos, era aquel Victor del que me habló mi madre, y es que no podía creer que ese fuese mi padre.


Todos los niños sueñan con utilizar magia, pero para mi no era nada divertido todo lo que me estaba sucediendo. Vuelvo de aquel sueño con un respiro profundo, como si alguien estuviese sin aire y luego vuelve a respirar. No puedo dejar pasar todas las interrogantes que tengo y vuelvo con muchas preguntas.


- Doña Sophia, logré verlo ¿Pero sabe algo? Cuando me coloqué este collar, pasé por algo parecido a lo que usted acaba de hacerme, vi muchas batallas, mucha sangre y escuchaba gritos de dolor - Dijo Adam.


- Querido niño, lo que hoy viste fue el día que tu padre Santo murió, te explico: El mundo Santo era paz, tranquilidad, todos los santos de los cuales hoy somos hijos se encargaban de proteger el mundo, un día aquel mundo se dividió, buenos y malos, Doloribus santo de los Dolores, Malum santo de la maldad, Ignis santo del fuego y muchísimos otros querían un mundo lleno de tragedias, ambiciones, maldades, entre otras cosas, y fue así que tu padre junto a todos aquellos que seres de magia pura lucharon en contra de los que querían hacer daño, Victor perdía la batalla, ambas partes estaban débil y de esta manera tu padre desato una magia muy poderosa que acabo con todo aquel paraíso, incluyendo su propia muerte. El Santísimo Victor es el santo conquistador, guerrero, el dueño de la tierra, luego la la magia de todos aquellos guerreros se desplegó en la tierra, y cayó en manos de las personas más puras, fue pasando de generación en generación, y lo que tu collar te hizo ver, eran tus antepasados – Le comenta Sophia a Adam.


- Ahora entiendo un poco más lo que sucede – Responde Adam - ¿Pero por qué estoy aquí si solo soy un niño?- Pregunta el mismo.


- Tu mamá fue como una hija para mí, yo le enseñe todo lo que sabía, nunca me quiso decir de quien era hija, pero notaba mucha energía en ella, ahora comprendo de quien era toda esa fuerza. Me pidió que si algún día moriría me hiciese cargo de ti y te ayudara a entender quien eres y las grandes cosas que puedes hacer- Responde Sophia.


- Y ¿Cómo sabía usted que mi madre había fallecido y que yo estaba allí? – Pregunta Adam.


- Ella pudo entrar en mi mente mientras yo dormía y su voz me repetía muchísimas veces *Ven, ven, ven* y cuando llegué ya no podía hacer nada, solo cumplir mi promesa y logré salvarte, por cierto, que golpetazo te diste eh jajaja – Contesta Sophia.


- Por cierto ¿Qué es el corazón de Hade? – Pregunta Adam.


- Es la clave de la vida, nadie sabe donde quedó luego de aquella batalla en el Mundo Santo, pero se dice que aquella persona que la encuentre, tendrá el dominio total de la vida, es decir la humanidad- Contesta Sophia.


Fue desde ese momento que todo estaba tomando sentido para mí, entendí que tenía un Padre Santo y que gracias a él debería tener un poder extraordinario y muy fuerte, pero lo que no podía entender era la muerte de mi madre y por eso tuve que preguntarle a Doña Sophia que había pasado.


- Yo vi todo lo que paso en mi hogar, como murió mi madre, pero no entiendo la razón ¿Quién la mato? ¿Cómo murió? – Pregunta Adam.


- El mundo Santo está volviendo a cometer los mismos errores de antes, y nosotros sus hijos debemos salvarlos de la magia oscura provocada por los Santos Tenebris, son santos oscuros que por medio de sus hijos quieren que la humanidad esté llena de odio, tu madre estaba a muy poco de acabarlos, nunca les dijo que tenía un hijo y todos piensan que ella fue la ultima persona con un poder tan grande, pero no, estas tu, y estoy muy… contenta ¿No notas mi alegría? Jajaja – Contesta Sophia con risas y muy feliz.


Sophia era una señora muy alegre, comenzó a gustarme mucho estar con ella, me alimentaba muchísimo y me obligaba a hacer mucho ejercicio, que para mi gusto estaba bien, era excelente, aunque bueno, ya no tenía Mamá pero sentía que la tenía a ella y me daba ese calor y esa tranquilidad, fue entonces cuando comencé a llamarla abuela. Comenzamos con aquella practicas de magia, ella vivía en una casa lejos de todo, al salir se observaba solo la naturaleza, no se escuchaba absolutamente nada, era como un bosque solo paz y tranquilidad, entonces comencé a aprender la simbología de cada hechizo, como defenderme, como atacar, a crear mi propia magia, como controlar mi Fortis, ese sería el tipo de magia que utilizaría según Sophia, pero todo era complicado porque no sabía controlar mi mente, incluso, recuerdo que rompí ventanas, vasos, vidrios y muchas otras cosas, pero fui creciendo y todo me comenzaba a salir mejor, aunque la Abuela era un poco dura de carácter cuando no me salían las cosas bien, nunca me pego, pero con su magia hacia cosas que me dolian mucho, pero estaba bien, todo era por aprender lo mas rápido posible, pero pasaba algo extraño en mí, no dormía debido a que los sueños de aquel mundo se repetían a cada momento, solo bastaba con cerrar mis ojos para descansar y volvían imágenes del mundo santo y de la tragedia que vivieron, pero pasaron muchísimos años, ya no tenía ocho sino Diecisiete, mi cuerpo cambio drásticamente, ya no era aquel niño flaco, la Abuela Sophia decía que mi cuerpo era como el de mi Padre, fuerte y capaz de resistir cualquier cosa, ella estaba un poco mal, debido a esto comenzó a enseñarme hechizos de sanación y protección,  tuve que pedir permiso primero a mi padre, este me lo permitió y entonces ya no era solo el poder de Victor, ahora era el de Medicus también.


Un día como cualquier otro en medio de mis practicas a las afueras de la casa escucho una voz, dicha voz me decía *Sigue tu corazón* comencé a reconocerla y me di cuenta que era la de mi madre, la seguí, pero cuando llegué al sitio había una cabaña sola, entro y me encuentro con ratas, e incluso una serpiente, todo comenzó a nublarse de negro, observe aquellos pájaros que estuvieron cuando la muerte de mi madre y sabía que algo no andaba bien, al salir de la cabaña me encuentro con una persona fuera de esta, un poco mas adulta, le calculaba unos 30 años, no sabía qué hacer, estaba lejos de la casa de la Abuela Sophia, comienzo a hablar con aquel extraño.


- ¿Quién eres? ¿Qué quieres?- Pregunta Adam


- Marcus, Hijo de Sanguis, Santo sangriento. Dicen por ahí que tienes mucho poder jaja – Le contesta a Adam con una risa llena de maldad.


- ¿Yo? ¿Mucho poder? ¿Quién dice eso? Solamente vivo con mi abuela- Dice Adam.

 

- En el mundo de los Santos se rumora eso, no te hagas el inocente por Dios, aquí los dos sabemos que alguien va a morir, o ¿crees que me voy a ir sin recoger la basura? Jajaja No seas estúpido – Contesta Marcus con una sonrisa macabra en su cara.


En ese momento no sabía qué hacer,  bueno en realidad si, estaba preparado pero no sabía cómo comenzar debido a que nunca había estado en una pelea de seres celestiales, yo entendía que algún día iba a pasar, pero me tomó de sorpresa. Observo que Marcus comienza a hacer una simbología y me acuerdo de cada una de las cosas que aprendí y pienso en defenderme para luego atacar.


- Sanguinem Pluviis – Hechizo de Marcus.


Me doy cuenta que comienza a caer sangre del cielo y cada gota me quema la piel como si me estuviesen friendo en la salten, y escucho como sonríe entre burlas e insultos.


- Jajaja ¿Esta era la fuerza de la que hablaban en el mundo santo? Mi abuela en coma pelea mejor que tu jaja – Dice Marcus.


Mi rabia comenzó a crecer, tuve que controlar la mente para olvidarme del dolor que estaba sufriendo mi cuerpo, fue en ese momento que pude levantarme y sin medir la proporcionalidad de mi poder, molesto actué de una manera ciega, es decir, no me importaba si lo mataba aún siendo mi primera muerte. Aprovecho el poder de la tierra que tanto ayudó a Mi padre y de la naturaleza para acabar con Marcus.


- Ascendit Fumus Terram- Hechizo de Adam (Hace un humo de tierra y no permite ver)


- ¿Qué…que….que que coño pasa? No veo nada ¿Dónde estás? Maldición! ¿Qué es esto?- Dice Marcus con voz de miedo.


Aproveche la oportunidad en la cual él no podía ver y seguí atacándolo sin medirme.


- Ligare Radices Eius- Segundo hechizo de Adam (las raíces salen del suelo y se enredan en sus pies)


- Hijo de tu put… Ahora no puedo moverme ¿Quién eres? ¿Quién jodido eres?! – Dijo Marcus.


Pero para mí no bastaba con eso, solo pasaba la imagen de mi Madre por mi cabeza y el hecho de haberme engañado con su voz creaba más odio en mí hacia él y fue cuando di mi último golpe.


- Vitae Petram – Ultimo hechizo de Adam (Levantar una roca de gran tamaño).


No podía dejar pasar las enseñanzas de la Abuela, siempre me dijo que cada vez que termine con alguien en una batalla le de la bendición de su Santo para que el alma pueda descansar con su Padre.


- Que la Bendición de Sanguis te lleve al paraíso celestial, Sanctus Benedictus - Dice Adam a Marcus.


- No! ¿Qué haces? No lo hagas, por lo santos que nos protegen, no lo hagas!- Dice Marcus con una voz llena de miedo.


- Me engañaste como a un niño, quisiste matarme desde el principio, eres una deshonra total para el mundo Santo- Le contesta Adam con una cara llena de odio y dolor.


Fue allí donde deje caer aquella roca inmensa sobre él, no dejaba que contraatacara, mis movimientos y los hechizos eran tan rápidos que no le daba oportunidad de responder, agilidad que fui aprendiendo con el tiempo gracias a Sophia. El sonido fue horroroso, como matar un insecto pero era una persona, huesos quebrándose, sangre por todo el suelo, órganos, fue terrible pero la rabia que sentía por el engaño era más que el dolor que sentiría después de la pelea.

4 de Novembro de 2018 às 00:33 0 Denunciar Insira 0
Continua… Novo capítulo Todos os Domingos.

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~