Remolque en la oscuridad. Seguir história

yona31 Yonathan Cortes

Miedo, desolación, incertidumbre y dolor. ¿Qué habrán hecho para merecer esto?


Horror Literatura monstro Impróprio para crianças menores de 13 anos. © Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0

#terror #miedo #oscuridad #sangre #dolor #bosque #temor
Conto
5
4722 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Remolque en la oscuridad.

Primera noche que íbamos a pasar dentro de ese maloliente y pequeño remolque. En realidad no sé bien lo que era, una estructura rectangular de madera sobre unos rieles de camión, pero que no se movía, no se sabe cuánto tiempo ha pasado ya estancado a la tierra, con las ruedas desinfladas. Incluyendo que los ineptos que fabricaron las dos pequeñas habitaciones, al parecer eran enanos, porque el techo de madera oscura tocaba la corona de mi cabeza, tenía que flectar levemente mis rodillas y poner el cuello de lado para poder caminar bien por el interior.

Estaba yo y mi novia en ese incómodo lugar, que tenía un colchón viejo en el suelo de la habitación, que estaba más alejada a la puerta. Desde que llegamos, no queríamos estar ahí, pareció una buena idea ir, pero estando en el lugar todo cambió y no podíamos dar marcha atrás para irnos.

La oscuridad cayó de golpe, en mi mente había supuesto que serían hermosas las noches porque la luz de la luna penetraría por entre los árboles y daría un todo blanco azulado al bosque. Pero estaba totalmente equivocado, la noche tornó al hermoso bosque en algo negro en su totalidad. No se podía ver nada, ni una pizca de luz entraba por entre las ramas. Nos miramos a los ojos y solamente sonreímos a tal situación, pensando que la noche siguiente quizás habría luna o que estaría más claro. Nos dispusimos a dormir, pero antes había que preparar la improvisada cama sobre el viejo colchón. Teníamos que movilizar una lámpara que estaba enchufada a la red eléctrica, pero al parecer los cables y todo el aparato estaba malo, porque se apagaba a cada rato y se sobre calentaba mucho.

Eran las 11 y media de la noche, estábamos un poco asustados por la oscuridad de afuera, jamás en nuestra vida habíamos estado en una situación similar. Se escuchó un arañazo justo en la pared donde estaba esquinado el colchón. Nos miramos con ojos grandes, pero la lógica indicaba que el viento había movido ramas, pero la sorpresa fue más grande cuando el arañazo fue en el techo. Las viejas latas produjeron una especie de eco del sonido, que en su último movimiento, produjo 4 ruidos pequeños, como un ruido causado con la uña de un dedo índice sobre una mesa de madera. Entramos en pánico, mi novia se arrodilló en la cama y puso su cara con ganas de querer llorar. Yo pensé que podía ser un extraño intentando asustarnos o queriendo algo más. Agarré la lámpara y me asomé en la puerta apuntando hacia afuera. La puerta de madera ni pestillo tenía y con un clavo doblado tuve que agarrarla anteriormente. No vi a nadie, moví la mano en todas direcciones, pero nada pasó. Cerré bien la puerta, fui donde ella y le dije que lo más probable es que haya sido una rama que se cayó del árbol. Nos dispusimos a dormir para dejar atrás este pequeño episodio de susto. Apagué la luz y nos acostamos. Me costó un poco cerrar los ojos y dormir, pero lo conseguí como a los 20 minutos.

Desperté de golpe en medio del bosque, a pocos metros del río que sonaba incesante. Un frío me recorrió todo el cuerpo, apoyé mis manos en la tierra, sentí algunas ramas y malezas y me mantuve sentado unos segundos mirando para todas partes. No pensé en cómo llegué ahí, sino que pensaba en dónde y cómo estaría mi novia. Me levanté de un salto y comencé a caminar lentamente sin emitir ningún sonido fuerte, mis ojos en el poco rato en ese lugar, se habían adaptado a la oscuridad, así que podía distinguir los troncos de los árboles y algunos obstáculos. Descubrí que me encontraba como a 50 metros del remolque, ya que una cinta en una banca, que había amarrado el día anterior en la tarde, me ayudó a guiarme. Caminé a mayor velocidad en línea recta, poniendo mis manos al frente por las dudas. Estaba muy asustado y con frío. Divisé el remolque como una silueta negra y corrí, la puerta estaba cerrada por dentro, pienso que con el clavo doblado, le di un golpe fuerte con mi cuerpo y entré. En la improvisada habitación estaba mi novia durmiendo, ni siquiera se despertó con el enorme ruido que produje, me arrodillé a su lado y la desperté bruscamente. Me preguntó que me pasaba, hasta se molestó un poco por cómo le interrumpí su sueño. Le conté lo sucedido, pero ella pensaba que había sido una pesadilla y que lo mejor sería que me volviera a dormir. 

Logré dormir unas horas más, pero me despertó algo que jamás voy a olvidar. Antes de abrir los ojos sentí en mi abdomen algo que me daba 4 golpes seguidos. Era algo punzante como un pedazo de madera, casi llegaba a escuchar a la perfección el sonido producido por esa cosa al chocar con mi piel. 4 golpes, 4 golpes sin parar. Abrí los ojos de golpe horrorizado y miré a mi lado. Logré distinguir una enorme silueta negra que estaba acostada a mi lado, como si se tratase de mi novia. No atreví a moverme, esta cosa seguía dándome esos 4 golpes sin parar. Me moví bruscamente para intentar levantarme, jamás en mi vida había gritado tan fuerte de temor. Estaba de pie en la pequeña habitación, del terror me olvidé de que el techo era demasiado bajo y me golpeé fuerte la cabeza. La cosa negra permaneció acostada, solo podía ver sus ojos rojos directamente observándome. En dos segundos pensé que estaba soñando, pero olvidé rápido esa idea por lo que me había ocurrido antes, que pensándolo bien, no le tomé el peso suficiente a haber despertado al medio del bosque.

Caminé en retroceso para salir del remolque, cuando llegué a la puerta corrí hacia la oscuridad del bosque, sin tener en mente una dirección clara. Miré hacia atrás y el ser estaba asomado en la puerta, su enorme tamaño me sorprendió, ya que el interior del remolque era muy pequeño, quizás era algo que podía cambiar de porte. Seguí moviéndome y otro pensamiento absurdo me cruzó la cabeza, que esa criatura fuera mi propia novia convertida en algo terrorífico, pero al llegar de frente a un grueso tronco, todo cambió. 

En el suelo a los pies del árbol, había velas prendidas, que no había visto antes, o tal vez su luz era muy pequeña. Y como a medio metro del suelo al tronco, estaba la cara de mi novia fusionada con la corteza del árbol. Quedé paralizado, en mis ojos se asomaron lágrimas y cayeron por mis mejillas hasta perderse en mi barba. Ella tenía inmortalizada una expresión de terror, como si le hubiesen cortado toda la cara y la pegaran al tronco. Estaba tan mal, que olvidé por completo a la criatura que me estaba siguiendo. Me alejé, corriendo lentamente para todos lados, como si estuviera ebrio, las lágrimas en mis ojos no me permitían ver bien. Llegué al río, me adentré en las aguas y me agaché dentro, solo mi cabeza quedó fuera, sintiendo la leve corriente del agua en la barba de mi pera. 

El ser llegó a la orilla y buscaba para todas direcciones. Lo analicé bien, y era parecido a un hombre lobo, ya que tantas imágenes de ellos tenía en mi mente, por las múltiples películas que había visto. Pero no era un hombre lobo, era algo como entre sólido y de humo o vapor, un fantasma se me ocurrió que podía ser, pero me negaba a creerlo. Escuché un grito que provenía del centro del bosque y al separar el ruido del río, me di cuenta que era mi novia. El ser corrió en dirección al grito y yo salí del agua y corrí también. Lo perseguí, no entendía cómo podía ver tan claro en la oscuridad. Mi abdomen comenzó a quemarme y me detuve. En el lugar donde esa cosa me había estado dando los 4 golpes, emanaba una luz azul, era como una iluminación que estaba saliendo de dentro de mi cuerpo, yo ya estaba totalmente aterrorizado por todo lo que estaba ocurriendo. Quise ignorar un momento lo que me estaba pasando y caminé rápido hacia el grito. Llegué al mismo tronco grueso y la cara de mi novia pegada al árbol estaba gritando, como si se quisiera liberar. Me arrodillé a su lado para quedar a su altura y le dije que ya había llegado. Ella abrió sus ojos y comenzó a llorar. A mi izquierda se ubicó el ser negro, que ahora estando a mi lado, me di cuenta que tenía escamas en vez de pelos. Mi vista ya estaba totalmente adaptada a la oscuridad y mi cuerpo entero brillaba en una luz celeste azulada. Ya no tenía cabeza para pensar qué estaba pasando, solo quería saber cómo poder liberar a mi novia del árbol. Ella me miraba horrorizada, y de un instante a otro la criatura golpeó con su puño su rostro y lo reventó. Lo miré fijamente con la boca abierta y temblando entero. Me miró y se marchó.

Ya no recordaba porqué estaba en ese bosque ni el motivo de ir ahí. Regresé al remolque caminando y en la pared de la habitación estaba escrito con letras brillantes: ESTA ES LA MAGIA DEL REMOLQUE, VIVE O MUERE. Salí de ahí por la puerta sin pestillo y la criatura negra estaba parada justo afuera del remolque con los brazos abiertos. Una extraña energía me atraía hacia él, comencé a moverme en contra de mi voluntad y al llegar a su torso, ingresé en él, me fusioné. Como si mi cuerpo ya no fuera de carne y hueso y fuera fantasmagórico. 

Desperté en un lugar con una hoja y un lápiz sobre una mesa. Solo se me ocurrió escribir lo que había vivido, para que alguien alguna vez supiera lo que había pasado en aquel bosque. Escribí y luego me evaporé.

FIN.

23 de Outubro de 2018 às 01:17 9 Denunciar Insira 6
Fim

Conheça o autor

Yonathan Cortes Me gusta crear cosas y por sobretodo, buscar respuestas. Me atrae la fantasía, las aventuras y el terror. A veces amo, a veces odio, a veces estoy en paz y contento y a veces solo quiero salir un rato de este universo. Bienvenido a mis publicaciones. https://www.wattpad.com/user/YonathanCortesAraya https://www.facebook.com/YonaCortesAraya https://www.artstation.com/cortes31

Comentar algo

Publique!
Mauricio Orta Mauricio Orta
Interesante relato. Un poco raro a la primera lectura por su surrealismo casi onírico (sobre todo al final), pero en retrospectiva, creo que esa es justamente la intención. Me recordó a las historias de personas que padecen de "parálisis del sueño" de un documental que vi hace casi un año (The Nightmare), igual de aleatorios pero terroríficos a la vez.
24 de Outubro de 2018 às 15:13

  • Yonathan Cortes Yonathan Cortes
    Gracias por tu comentario. En verdad esa era la intención, que fuese algo raro, como entre sueños o algo imposible que me sucediera, ya que estuve en ese remolque en la vida real. Saludos amigo. 24 de Outubro de 2018 às 15:25
Remis Cortes Remis Cortes
final poetico..buena
22 de Outubro de 2018 às 22:14

Fausto Contero Fausto Contero
Aterradora historia, amigo, llena de elementos propios del género del miedo que no te dejan dormir. La parte de la silueta negra acostada junto al protagonista me recordó algo que le sucedió a un amigo...
22 de Outubro de 2018 às 20:58

  • Yonathan Cortes Yonathan Cortes
    Gracias amigo por tu comentario. Ese es un lugar al que fui, toda la primera parte es real, pero lo demás es la imaginación de lo peor que me hubiese ocurrido y que estando ahí mismo me imaginé. Lo de tu amigo está raro, que miedo :O 22 de Outubro de 2018 às 21:19
  • Fausto Contero Fausto Contero
    Wow, no quisiera ir nunca a ese lugar, aunque sirvió para inspirar esta historia. Y sí, lo que le pasó a mi amigo es extraño, algún día lo escribiré. 22 de Outubro de 2018 às 21:24
Remis Cortes Remis Cortes
Entretenida, atemorizante,agil y de un final inesperado..me encanto..
22 de Outubro de 2018 às 20:50

  • Yonathan Cortes Yonathan Cortes
    Gracias por comentar, que bueno que la encontró atemorizante, esa era mi idea. Saludos. 22 de Outubro de 2018 às 21:21
~