Diálogo con Blanca Seguir história

soyaugustg1539197395 Augusto Gómez

Una chica pierde a su familia en fatídico accidente y la negación de su responsabilidad provoca la perdida de memoria; sin embargo, a través del inconsciente, encuentra en una gaveta la respuesta al duelo. Texto a dos voces.


Conto Todo o público.

#accidente #miedo #Arma #dolor #dolor- #armas #conflicto #muerte
Conto
0
4.4mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Diálogo con Blanca

Dialogo con Blanca.

-- ¿Me recuerdas?

-- No.

-- ¿Segura?

-- ¿Debería?

-- Tendrías.

-- ¿Por qué tendría que recordarte?

-- ¿Por qué olvidarme?

-- No sé.

-- ¿Recuerdas marzo?

-- No mucho.

-- ¿Recuerdas el accidente?

-- Sí.

-- ¿Qué pasó ese día?

-- Mamá… falleció.

-- ¿Quién más?

-- Después, papá.

-- ¿Y...?

-- También mi hermana.

-- En serio ¿me has olvidado?

-- Sí.

-- Recuerdas ¿qué sucedió antes del accidente?

-- Crucé la calle.

-- Cierto. Un poco distraída.

-- Un poco.

-- Lo necesario para no saber que un auto podría arrollarte.

-- ¡Bueno, sí! Iba muy distraída.

-- ¿Por qué?

-- No quiero recordarlo.

-- ¡Oh, vamos! Dilo.

-- ¡No!

-- Vamos… ¡Dilo!

-- La encontré con otra.

-- ¡Bingo! Y… ¿luego?

-- No dije nada.

-- Tu valentía es desbordante.

-- ¡Cállate!

-- Tu familia falleció.

-- Lo sé.

-- ¿Alguna vez pensaste en hablarme?

-- Sí.

-- Ah, ya recuerdo. Aquel día con tu ex novio.

-- Sí, él.

-- Pero, eras muy joven.

-- ¿Hay edad para hablarte?

-- Nunca hay una edad.

-- No quería dejar sola a mi hermana.

-- Y mira, ella te abandonó.

-- Déjala descansar.

-- Jamás hay descanso.

-- Quisiera que lo hubiera.

-- ¿Cuánto tiempo ha pasado? ¿4 o 5 meses?

-- Lo suficiente.

-- Y ahora ¿qué piensas hacer?

-- Recordarte.

-- Sólo hay una manera de hacerlo.

-- Duele.

-- A veces.

-- ¿Cuándo, no?

-- Cuando es rápido.

-- Merezco hacerlo así.

-- Esto no es de merecer.

-- ¿Sufriré?

-- Ya lo haces.

-- Entonces ¿cómo debo hacerlo?

-- Esa es tu elección.

-- Papá me decía: "No tiembles. Agárrala con fuerza. No dudes".

-- Un padre sabe aconsejar.

-- Sí. Aunque no habló mucho conmigo.

-- Él quería un varón. No dos mujeres.

-- Por eso fue brusco con nosotras.

-- Claro. No tenía a quién más enseñar.

-- Mi mamá nunca le gustó su manera de tratarnos.

-- Tu madre... esa mujer, una vez lo intentó.

-- Pero... ¿cuándo? ¡No puede ser!

-- Al abortar por segunda vez.

-- ¿Segunda vez?

-- Sí. Quiso esperar el mejor momento para dar la noticia. Aunque nunca lo hubo. Tu padre, no quiso volver a intentarlo. No quiso tener otra decepción.

-- ¿Cómo nosotras?

-- Sí.

-- Aquella tarde de marzo, llovía. Tú, herida, caminabas sin sentido, sólo caminabas. Tu familia, regresaba a casa. Un día normal. Sin embargo, una jovencita salió de manera repentina y se fueron a estampar detrás de un camión. Tu mamá no soportó el impacto. Tu papá soportó una semana y tu hermana tres semanas hospitaliza. ¿Recuerdas?

-- Cada día.

-- Y ahora ¿dónde están?

-- Me abandonaron

-- Así de efímeros son todos.

-- A veces están y luego desaparecen.

-- ¿Qué harás?

-- Recordar tu nombre.

-- ¿Lo harás lento?

-- Lo suficiente.

-- ¡Bien! Lo que buscas está en el buró en la segunda gaveta.

-- ¿Cómo sabes?

-- ¡Qué no sé!

-- Quitaré el seguro.

-- Hazlo con calma. Tiempo tendrás.

-- ¿Dónde apunto?

-- Colócala a un lado de tu costilla izquierda. Inclínala hacia arriba un poco, basta que no te des de lleno y no cruce para salir. Y sino sucede, quizá te sobre tiempo para recordarme.

-- ¿Así está bien?

-- ¿Estás cómoda?

-- No.

-- Inclina un poco más.

-- Ya.

-- ¿Te sientes cómoda?

-- Sí. Puedo usar mi pulgar.

-- ¿Qué esperas?

-- Tener miedo.

-- ¿Miedo? ¡Eso no sirve! Siempre hay errores de ejecución. Respira profundamente en tres ocasiones, y luego, ¡jala! Uno... dos...

-- ¡Espera!

-- ¿Ahora qué?

-- ¿Y si fallo y vivo?

-- Toca tu costado. Cuenta tus costillas. En la segunda y tercera hay un espacio mayor al respirar.

-- ¿Por eso las exhalaciones?

-- Sí. Por eso son importantes. Empecemos.

-- Está bien.

-- Una... dos...

17 de Outubro de 2018 às 21:06 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

Augusto Gómez Vago estudiante de la vida. Narrador de ficciones y realidades. Fumador de héxamina y caladas de vacío. Y si no me creen, no he dicho nada.

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~