Plumas de fuego. Seguir história

samharcel Ann Mari SH

Los últimos días de la humanidad no fueron anunciados, no hubo trompetas o corceles trotando por la tierra, porque aún podría atrasarse la fecha para el fin de los hombres. Las puertas del cielo se habían cerrado y la descendencia de Adán debía tomar una decisión. El ultimo regalo para los pobladores de la tierra fue su libertad para elegir. Corromper su esperanza y perecer o mantenerla para prevalecer. El juez de su destrucción nació entre ellos.


Ficção adolescente Impróprio para crianças menores de 13 anos.
1
4188 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 30 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Pérdida.

Los milagros existían. Mientras la tierra ardía con el combustible derramado y el olor de la sangre lo rodeaba Johan supo que estaba vivo por uno. El nudo en su garganta detuvo un gemido lastimero mientras sus ojos comenzaban a humedecerse. Estiro su brazo sin poder alcanzar el techo deformado que lo separaba de los cadáveres de sus padres. El espacio entre su cuerpo y la destrucción era apenas de centímetros.

Cuando lo sacaron casi una hora mas tarde todo había terminado no había humo y solo quedaban restos de lo acontecido, el olor a sangre y carne quemada se había asentado en el lugar provocando una peste que nadie olvidaría. Aunque todos celebraron aquel milagro que era la vida de Johan el niño no podía hacerlo. Solo lloro durante días.

30 de Setembro de 2018 às 03:06 0 Denunciar Insira 0
Continua… Novo capítulo A cada 30 dias.

Conheça o autor

Ann Mari SH Amante de la fantasía y con celos de los escritores de ciencia ficción. Con una afición poco sana a los vampiros y un amor ciego por Drácula. En la escritura soy irregular e irresponsable. En la lectura un hipócrita exigente. Debo mi vida a las buenas historias y por ellas sigo viviendo.

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~