En el mar de tu mirada Seguir história

beth_98 Lizzy. C Ramos

Iri O'Neill es sin duda un chico diferente, o eso es lo que suelen decirle. En un tiempo donde todo joven —más si es del sexo masculino—, es desinhibido, libertino, poco romántico y debido a sus impulsos carnales; el hecho de que él sea un romántico empedernido, en busca de esa chica ideal con la que pasar el resto de sus días y jurarle amor eterno, es demasiado extraño y anticuado para la mentalidad moderna. Caillech Davies por el contrario se adapta adecuadamente a lo que ser una chica joven en pleno siglo XXI se refiere, convencida —después de una lamentable desilusión amorosa —, de que el amor no es más que un estereotipo que utiliza Hollywood para vender romances absurdos y desde luego sacados de onda. Ella claramente disfruta de su sexualidad y la vida sin compromisos que lleva, su única regla es "No enamorarse" y no piensa romperla. Para ella está claro, que mantener una relación que involucre más que una noche desenfrenada de sexo sin compromiso es algo inconcebiblemente estúpido. Para él es obvio, que mantener solo sexo con distintas personas sin conocer si quiera su nombre no es más que un mero desperdicio de tiempo. Ambos son tan distintos como agua y aceite, pero lo que ninguno espera es caer en aquel torbellino llamado amor en el que ambos se ven envueltos y que sin poder evitarlo ligara sus vidas y marcara una diferencia.


Romance Romance adulto jovem Todo o público.

#Amor-Romance-Ruptura
0
1.5mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prólogo


Iri


Y ahí estaba yo, tras un arbusto viendo a la chica más hermosa que había visto jamás. ¿He dicho chica? No, no su belleza no es de este mundo ¡qué va! Es, es tan bella como un ángel. No, un arcángel. O mejor aún su belleza es digna de una diosa del olimpo, una ninfa sentiría envidia ante tanta hermosura. La forma en que su largo cabello rubio casi blanco rodea el contorno de su dulce y delicado rostro, la manera en que su piel blanca brilla bajo el sol viéndose tersa y suave. Cualquier pieza de cerámica por mas esplendorosa que sea, se vería ofuscada ante su piel. Sus grandes y pobladas cejas perfectamente depiladas enmarcaban a unos grandes y maravillosos ojos verdes ocultos bajo unas largas y rizadas pestañas. Te invitaban a mirarlos, tras una cubierta traviesa, casi con coquetería te retaban a desafiarlos. Su perfilada y perfecta nariz te hacía seguir el camino donde unos labios pronunciados y rosados yacían invitándote a besarlos, a saborearlos, a probarlos y zacearse con ellos. Pero eso no era todo, su belleza no paraba ahí. Su dentadura era perfecta y poseía la sonrisa más hermosa y brillante que haya visto, sus largas piernas se movían con gracia, elegancia, me arriesgaba a decir que era como un depredador moviéndose con sutileza para envolver a su presa. Sus manos se veían delicadas, frágiles, suaves, capaz de hacerte volar con una sola caricia.

Sin duda era la mujer más hermosa que yo haya visto y anhelado jamás. La observo cada día desde este arbusto, teniéndola tan cerca pero a la vez tan lejos. Queriendo tocarla pero sin poder hacerlo. A menudo fantaseo con hablarle y escuchar su melodiosa voz, digna de un canto de sirenas —atrayendo a hombres con solo oírla — en mis sueños podemos ser felices, pues besarla, tocarla y profesarle mi amor, en mis más grandes fantasías puedo acariciar su suave piel bajo la luz de la luna, mientras que le dedico poesía inspirada en su belleza. En el mundo paralelo que me gusta imaginar que yo soy alguien, en ese mundo yo soy su príncipe y ella mi damisela enamorada. En ese mundo ella es digna de mí y yo soy digno de ella.

Pero en este mundo, en la realidad eso era imposible. ¿Y quién era yo? Solo era un chico obsesionado con tal hermosura, un acosador, un psicópata ¡No me importante como me llamen! Siempre y cuando pueda ver a mi musa, mi diosa, mi más grande ilusión.

— ¿De nuevo acosando a esa chica Iri? —. La voz de Silver llego desde mi espalda, asustándome.

— ¡Joder Sil! —. Proteste dándome vuelta hacia ella —. Me has dado un susto de muerte.

—Susto de muerte es el que se va a dar esa niña fresa si se entera que tiene a un loco acosador —. Dijo rodando los ojos. Silver era mi fastidiosa mejor amiga desde que tengo memoria, somos vecinos y desde niños hemos sido amigos, es un poco amargada, fría, testaruda, ruda y rebelde pero en el fondo es tan blanda y dulce como el algodón de azúcar. Ella y Fer son los únicos verdaderos amigos cercanos que saben todo sobre mí, por lo tanto están enterados de mi pequeño amor platónico —. Y ni que decir en el rollo que te metes si eso pasa ¿Sabes qué te puede fundir en la cárcel por esto verdad?

—No va a enterarse de nada Sil —. Dije bufando. — ¿O tú vas a decírselo? —. La rete con la mirada.

—Tal vez debería hacerlo, tal vez debería delatarte para que pares de una jodida vez con esta locura Iri —. Espeto molesta. —Llevas un año y medio en esto Iri ¡Año y medio! No puedes seguir así, es enfermizo y te meterás en problemas si te descubren —. Entendía la molestia y preocupación de Silver y Fer y comprendía también que tenía que alejarme. Por más que mi corazón gritara que no, que siguiera observándola y amándola desde la lejanía; mi lógica y sentido común me decían que parará, esto no era correcto y en fondo yo sabía que tenía razón, también sabía que lo que sea que yo quisiera era imposible. Éramos de mundos opuestos y ella jamás fijaría su mirada en alguien tan insignificante como yo.

—Está bien —. Suspire y me revolví el cabello. — Tú ganas —. Mi molesta amiga me vio confundida. — Ya dejaré esto, no vendré más a este parque y no la observare jamás —. Sil hizo un gesto de victoria.

— ¡Hala! Por fin entras en razón Iri —. Me dio un abrazo. —Anda vamos, Fer nos espera en el auto, ya verás lo alegre que se pondrá cuando le diga lo que me acabas de decir a mí —. Di un suspiro triste y dándole una última mirada a la mujer de mis sueños me fui del parque abrazado a Silver.

Aunque para que negarlo, esa chica había logrado cautivarme, y a pesar de que probablemente no la vería de nuevo para mí seguiría siendo la mujer de mis sueños con la que fantasearía una vida entera.

18 de Novembro de 2018 às 19:40 0 Denunciar Insira 1
Leia o próximo capítulo Capítulo I: ¿Amor? Eso no existe

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 2 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!