Conto
2
5154 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

La mirada siniestra

Esta historia es muy perturbadora, ya que los acontecimientos son extremadamente fuertes. La historia que leerán a continuación es relatada por un dueño de un pequeño motel en las avenidas rurales de Texas, Estados Unidos. No quiso dar su nombre para poder proteger su identidad.


El hombre dice que es importante contar dos sucesos, para entender lo que sucedió. El primero de ellos, es que hace cinco años en su motel llegaron dos personas, esta era una pareja conformada por una mujer muy hermosa de origen asiático y un hombre moreno de cabello negro. Ambos le pidieron una habitación para poder pasar la noche, del cual explica el dueño del motel, que no tuvo ningún problema y le dio la llave del cuarto número seis.


Al día siguiente por la mañana, el dueño se dedica a pasar por los cuartos reservados para verificar que si todo está en orden, además de cobrar el respectivo coste de reserva, sin embargo, el hombre se asustó cuando en la habitación número seis, debajo de la puerta, se visualizaba lo que empezó a llenarle de terror, y eso era un charco de sangre. El hombre sin pensarlo abre la puerta inmediatamente con el conjunto de copias de cada llave de habitación, del cual tiene por seguridad a que le roben las llaves o estas se extravíen.


Cuando el dueño de la habitación entró, fue capaz de presenciar el asesinato más aborrecible y atroz que una pobre persona puede sufrir y en este caso la víctima fue la mujer asiática. Esta se encontraba sin sus miembros, es decir, no tenía ni sus brazos, ni sus piernas, además de que su boca se encontraba despedazada, como si le hubiesen propinado varios martillazos, al final el estado de aquella mujer era muy grotesco y por supuesto, el hombre moreno escapó. El dueño sin pestañear, llamó a la policía.


Después de un tiempo, muchas personas que decidieron alojarse en la habitación número seis, expresan con mucho temor, que cosas extrañas ocurren en el mismo, donde algunas cosas de la habitación se mueven solas; otros dicen que sienten a veces, en especial los hombres, una sensación de peso encima cuando están durmiendo. El dueño decide entonces por todas estas quejas, cerrar esa habitación para siempre.


En este momento el hombre narra el segundo suceso, donde después de un año, uno de sus clientes en la noche le comenta el por qué el cuarto número seis se encontraba clausurado. El dueño le explicó que allí ocurren fenómenos muy extraños, debido a las muchas quejas de clientes anteriores. Este cliente le explica que es un investigador de sucesos paranormales y que le encantaría investigar aquella habitación. De tanta insistencia de aquél hombre, el dueño decidió después de mucho tiempo, volver a alojar un cliente en la habitación número seis.


Pasaron dos horas y el dueño ya estaba listo para poder descansar, cuando de repente el cliente que estuvo hace poco hablando con él, se le acerca muy exaltado y le dice de forma muy brusca que debe de abandonar el motel y sin dar más explicaciones, deja la llave del cuarto y su teléfono celular, del cual tenía una fotografía recién tomada y se desaparece. El dueño muy asustado y con las manos temblorosas decide ver la fotografía y a partir de ese momento su corazón dio un vuelco, y además sin pensarlo decidió tomar el consejo del investigador y cerrar el motel para siempre. Acá te muestro aquella fotografía, del cual los policías deciden llamarla como “La mirada siniestra”, lo obtuvieron gracias al dueño del motel, que por razones obvias, no decidió quedarse con el teléfono.