TU ESPOSA Seguir história

honey_honey Sandra Jaimes

Lucero marcia, una joven hermosa, descubre el amor de las manos de un hombre mayor, cuando esté la recibe en pago de una millonaria deuda familiar. Sin su madre, con un padre sumiso, y muchas humillaciones, ella esta dispuesta a ser feliz con el amor de su vida. Una red de prostitución, un crimen y una enfermedad, trataran de opacar su ilusión. Cuando alguien se va, el que se queda, sufre mas.


Romance Chick-lit Todo o público.

#chicklit #esposa #muerte #enfermedad #matrimonio #respeto #pasion #sexo #amor
7
5.0mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Aqui estoy

Caminaba por un pasillo ancho lleno de cuadros a lado y lado, pinceladas multicolor armoniosas que irradiaban fuerza; delante de mi una empleada silenciosa me orientaba hasta lo que sería mi habitación.

No tenía la mínima idea de lo que desde ahora empezaría a vivir. Pero si tenía las certeza que lucharía hasta el final por mi libertad.

Una semana después de estar en esta casa aún no llegaba el supuesto Dr. El día de mi partida envío una camioneta blanca con vidrios oscuros, y un hombre de traje se encargó de ayudarme con las maletas y traerme a la mansión.

Mi día básicamente era un ir y venir por la casa, paseaba los jardines que la rodeaban, por cualquiera de las habitaciones que te asomaras tendrías una increíble vista de la fuente central, los rosales la bordeaban y salpicaban los colores que destilaba de ellos.
El primer día no salí de mi habitación, tampoco llore, no es que no me doliera, pero no era muy sensible, nunca había tenido muchas manifestaciones de amor en mi hogar, no me crié con esa necesidad de destilar sentimientos, más bien era medio tosca.
Al día siguiente luego de recibir el desayuno en la habitación y cruzar palabras con María, la empleada; decidí dar una vuelta y a sugerencia de ella, visitar la "niña"..

-me estas hablando de una niña, niña... Bebé
-jajajaja , no señorita Lucero, le estoy diciendo de la niña del patrón Andrés...
-a ver maria, más despacito.. si me dices que es una niña, pero no es una niña? Ahora sí me enrede
-srita Lucero, la niña es el cuartito grande que tiene el patrón Andrés donde están todos sus arbolitos de frutas, hay un culumpio lo más de lindo y cómodo y las enredaderas de uvas están como por el techito y los pajaritos tienen sus fuentes ... Eso es super bonito señorita Lucero.. Es el lugar favorito del joven Andrés. Si ust quiere arreglese y vengo y la llevo, eso es pasando la fuente grande bien adentro del jardín.

En las palabras de María se había quedado corta, esto era sencillamente hermoso, efectivamente pasamos la fuente central y unos metros más adelante había una especie de caparazón de hierro envuelto en enredaderas de las cuales colgaban frutos a punto de caer, subí tres escalones que lo elevaban del resto del jardín y me adentre en un espacio totalmente armónico, cada detalle de la niña mostraba la pasión y el amor con el que habia sido cuidado, y de repente me vino a la cabeza un Andrés joven y tierno, de rodillas cultivando cada árbol.

Dentro de la niña había un estante metálico con libros, ya después escudriñaria cada uno, espero que tengamos el mismo gusto en la lectura.
Sobre un borde de la estructura en el suelo había una especie de cama, y unas almohadas perfectamente decoradas y de colores pastel, nada se escapaba del contraste.
Había una hamaca y una mesita con otros cojines alrededor. Pensé en lo que me dijo María y si este era el espacio favorito de Andrés, tal vez este era bastante femenino, rei en silencio.

-señorita Lucero, el patrón llegó.

Sus palabras me sacaron de mis sueños y me sentaron de un tirón, se acabaron las vacaciones, pensé

-que dijo el, María?

-que se duché y se aliste por que el viene por usted ya casito, levantese levantese niña que después le conoce el genio al patrón.

Sentí una punzada en mi estomago y aún no sabía las intenciones de Andrés.

La puerta se abrió de golpe para descubrirme sentada frente al espejo cepillando mi cabello, me había maquillado un poco y me vestí muy elegante y refinada dentro de lo que mi excaso armario me ofrecía. Siempre fui muy cuidadosa en mi vestir, mi ropa impecable, buen maquillaje y mi cabello arreglado, regularmente me ejercitaba para tonificar mis piernas y glúteos, mi figura era delgada y ancha en las caderas, realmente no era fea y creo que eso sorprendió a Andrés.

Su boca se desencajó un poco y sus pupilas de repente se hicieron mas grandes mientras arqueaba sus cejas. Y yo estaba exactamente igual, Andrés era lo que se podía clasificar como un bombón.
Note que podría tener unos 35 años o mas, su cabello vislumbraba unas canas absolutamente sexys.

-buen día lucero, como va tu estadía?

Por fin rompió el silencio

-Dr, buen día, que bueno verlo, todo ha sido maravilloso y agradezco su hospitalidad.

Al parecer no esperaba tanta amabilidad de mi parte, tal ves pensó encontrar una lucero bañada en lágrimas y abrumada, y no era que no lo estuviera, todo esto me cabreaba mucho, pero ya había decidido sacar ventaja para librarme mas fácil de el, mis movimientos serian sobre seguro.

-lucero, hay mucho por hablar asi que te espero en la sala, tomate tu tiempo y termina de arreglarte, hasta el momento lo haces muyyyy bien.

Oh oh.. Esto esta empezando a gustarme . 

28 de Maio de 2018 às 02:47 1 Denunciar Insira 1
Leia o próximo capítulo Hagamos un trato

Comentar algo

Publique!
Alenk Marj Alenk Marj
Hay varios libros con la misma temática, pero el secreto está en cómo se lo cuenta. Lo leeré cuando esté terminado, ya que me gusta leer de corrido, sin pausas. Pinta bien, espero no equivocarme, aunque suele pasar. Saludos.
31 de Maio de 2018 às 11:50
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 39 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Histórias relacionadas