0
5.0mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 30 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Cap 1 Mis Chicas Y Yo

Hola soy Raúl y os contare una cosa que me paso, tengo 30 años y en toda mi vida pude creer todo lo que paso aquella noche, me hizo pensar que el tiempo y nuestro cuerpo pueden ser manipulables por otros yos o otras ellas.

Estaba durmiendo profundamente cuando todo pasó, una potente luz hizo que toda la habitación se iluminará completamente, se abrió una brecha en el tiempo y allí apareció Ellen Page, cuerpo menudo, casi de cría, enfundado un traje de látex que cubría su desnudez, marcando sus diminutos pechos, marcando sus pezones, sus caderas, su culito respingon, su sexo. Ella se acerco a mi cama y lanzó un largo suspiro al ver aquella habitación ya que la recordaba perfectamente ya que era suya. Esa luz me despertó y encendí la luz y la vi allí frente de mi.

-¿Quien eres, eres Ellen Page, que haces en mi cuarto?

Ella suspiro y se acerco a mi usando sus manitas para tranquilizarme:

-Pensaras que es una locura, pero yo soy tu, tu y yo teníamos como musa, como fetiche sexual a Ellen, te transformastes, me transforme hace una hora, para ti será una hora pero para mi es un viaje en el tiempo de hace meses, te vengo a buscar antes que te transformes en otra chica..

Negué con la cabeza ya que todo era una locura:

-No se que hace Ellen en mi cuarto ¿Que clase de broma es esta?

Ellen suspiro y se sentó en mi cama:

-Me paso lo mismo que a ti cuando me vino a buscarme, dame la mano.

Alargue la mano y nos cogimos de la mano, un escalofrío paso por todo mi cuerpo ya que era como tocar mi otra mano, fuera lo que fuera estaba hecha de la misma materia que yo, de la misma carne:

-¿Que te paso, que nos pasó?

Ellen sonrió por qué yo le había creído, que ella cuando era un hombre le había creído, esa loca historia que había vivido:

-Te lo explicaré cuando vengas conmigo Raúl, como hecho de menos ese nombre..

Me levante y ella vio que solo llevaba calzoncillos, negó con la cabeza y recordó que echaba de menos tener eso entre las piernas:

-Raúl voy hacer un sacrificio, vamos hacerlo, Ellen era nuestra fantasía sexual, nos mastubemos muchas veces pensando como nos la follabamos, por eso are el amor contigo, dejaré que me penetres para que nuestra fantasía se haga realidad, me sacrifico siendo ella, me sacrifico dejándome follar, pero es nuestra fantasía. Ella también lo hizo.

Me toco el pecho e hizo que me tumbara en la cama, ella o yo siendo Ellen se quito su traje oscuro y vi su desnudez. Me bajo los pantalones y vio mi pene o su antiguo pene. La acaricio y sintió como latía entre sus manos:

-Es raro voy hacer una felacion a mi antiguo pene, es raro llevarse a la boca nuestra polla, Raúl tratarme como quieras, es como hubiéramos tratado a Ellen en nuestras fantasías, eramos o eres tan previsible que memorizamos todas las posturas.

Ella lo comenzó hacer comenzó hacerme una felacion, ese sabor era extraño para ella, ya que fue su polla, ese era su sacrificio. Yo le cogí la cabecita, nuestra cabecita y la force a que no cesará, era nuestra fantasía y ella estaba dejándose hacer para que saciaramos nuestra fantasía, yo lo olvide y comencé a disfrutar. Ella al ver que su antiguo pene, que conocía perfectamente su tamaño, su forma y ahora su sabor, se puso encima mío, de su antiguo cuerpo masculino y se dejó penetrar, para nosotros era raro ya que yo lo hacía conmigo mismo con forma de mujer y ella se dejaba penetrar por su antiguo pene, hacía el amor consigo mismo. Ellen comenzó a disfrutar como yo, nuestras voces se unieron como una sola, diferentes pero la misma.

En la misma brecha del tiempo que había entrado mi yo femenino salió Alyssa Milano y nos miro enfadada con los brazos cruzados:

-Tenía que suponerlo que lo arias Ellen, por que yo también lo hice contigo cuando te fui a buscar, al final siempre terminamos follando a nuestras yo femeninas, vístete y también Raúl, nos vamos..

Ellen se sacó mi pene, nuestro pene de su coñito, de nuestro coñito y rápidamente se vistio:

-Ella es nosotros, ella vino a buscarme cuando era tu, también le hicimos el amor.

Me levante de la cama y me puse bien los calzoncillos y me acerque a Alyssa una mujer carnosa de 40 años, nos toquemos y me paso lo mismo cuando toque a Ellen, eramos la misma carne pero con diferente sexo y forma:

-Si yo también soy tu, también me dejé follar por ella cuando era un hombre como nosotros, nos transformemos hace veinte años y nosotros como Milano adolescente creemos nuestra máquina del tiempo, si me deje follar por ella cuando era un hombre como nosotros, porque tenía mucho morbo por follar con una fantasía nuestra.

Ellen suspiro y traspaso la brecha temporal, yo la seguí y detrás nuestra nuestra yo Alyssa. Al atravesar la brecha me quede sorprendido al ver esa gigantesca nave que viajaba en el tiempo:

Alyssa se cruzó de brazos y nos miro a mi y a Ellen:

-Pensaréis que soy muy dura, pero quise luchar por ayudar a los Raules que se transformaban en mujeres, Ellen dale ropa a nuestro antiguo yo chico.

Alyssa salió de la habitación y Ellen levantando un poco la cabeza por su altura, porque a hora era más bajita como Ellen Page:

-Te has fijado cuando era un hombre, cuando eramos hombres ella quiso follar conmigo, con nosotros, pero despues por ser más mayor es una siesa, quien diría que somos ella.

En la habitación de Ellen quisimos saciar nuestra fantasía, ella de cuando era yo por follarse a Ellen Page, para cumplir esa fantasía se dejaba hacer, yo disfrutaba, penetrando analmente a mi yo chica, le cogía de sus caderas, de nuestras caderas y ella cogía las sábanas de su cama mientras sufría y disfrutaba en ser enculada.

Deje mi yo agotada en la cama y comencé a buscar a mi yo Alyssa Milano ya que no sabía lo que pasaría. Llegué hasta las duchas y vi a Alyssa saliendo de un cubículo, ella me miro:

-Tenia que suponer que no te buscaría ropa y seguro que la follastes por detrás eso es lo que hice yo, hicimos y seguro que aremos.

Negó con la cabeza y se acerco a mi y me abrazo:

-Joder Raúl somos unos salidos y solo pensamos en follar, no puedo dejar de pensar en otra cosa, follame como en nuestras fantasías.

En la ducha la cogí de sus carnosas caderas, de nuestras caderas y mientras pegaba sus pechos contra la puerta de cristal la penetre analmente. La cogí fuertemente y la penetre cuando ella me abrazaba:

-Joder que fiera somos.

Ella sonrió:

-En veinte años hemos visto mucho porno y encima nos gusta follar.

Salimos del cubículo y ella me sonrio:

-Ve a tu habitación y cámbiate, aparte en el ordenador hay nuestras películas preferidas, el porno que más nos gusta y en la nevera hay chocolate y nuestra comida favorita y como nos gusta.

Salí de las duchas y mi yo Ellen llego:

-Ya comienza su transformación.

Alyssa le miro:

-Mm, si y tu y yo follaremos lesbicamente, me he puesto muy cachonda.

En la habitación que me habían asignado estaba tumbado en la cama pensando en aquella locura, hasta que comencé a sentir mucho dolor, en la habitación de al lado y viendolo todo por una ventana espejo estaban mis yos mujeres viendolo todo, estaban desnudas ya que en mis fantasías si me transformaba en mujer disfrutaría con mi desnudez. Alyssa sonrio:

-Fíjate Ellen nunca vistes tu transformación en mujer..

Mi yo Ellen se quedo mirando lo que pasaba:

-Entonces tenemos que pensar que otras mujeres teníamos fantasías.

Vieron como me pegue contra el espejo de la habitación, crecieron dos pechos pegados contra la superficie trasparente dos pechos apretados como sus pezones, mi rostro pegado contra el espejo comenzó a cambiar y le creció el pelo sin cesar, pelo oscuro. Alyssa y Ellen se miraron a los ojos sorprendidas:

-¡¡¡KATY PERRY!!!

Alyssa forzó una sonrisa mientras se llevaba la mano a la cabeza:

-Recuerdas las pajas que nos hacíamos con ella.

En mi habitación y pegada contra el espejo seguía mi cuerpo cambiando, mi cuerpo sudado, mi columna cambió, mis caderas crecieron y mi culo se hincho, caía al suelo al sentir dolor al perder mi pene. Entraron en mi habitación Alyssa y Ellen, mi yo femenina más pequeña miro a mi yo más madura:

-Será mejor que nos dejes Alyssa recuerda esas fantasías que teníamos al transformandonos en mi y ser manipulado mi reducido cuerpo para follar sin cesar, puedes salir? Recuerda que si somos tres es un trío y no una orgia.

Alyssa salió de la habitación enfadada y miro la habitación donde habían visto la nueva transformación y sonrió:

-Recuerdo que nos encanta la pornografia..

Dos días después estábamos mis tres yos chicas Ellen Page, Alyssa Milano y mi nuevo yo Katy Perry vestidas con látex negro que marcaban mucha de nuestra carne, yo estaba preparada para saltar de nuevo, una hora antes que llegara Ellen a mi cuarto y recoger a Raúl, pero yo seguía pensando en como era mi pene.

21 de Maio de 2018 às 10:01 0 Denunciar Insira 0
Continua… Novo capítulo A cada 30 dias.

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~