Ikalia Seguir história

daniiaviles Francisco Daniel Enríquez Avilés

Ikalia cuenta la historia de Zanic, que después de 3 años despierta de un coma inducido luego de un aparatoso accidente, un cercano amigo de su familia se hace cargo de el y lo entrena en su estilo de artes marciales, tiempo después descubre el torneo Ikalia, un torneo de artes marciales muy antiguo, el cual se dejo de celebrar por un terrible percance en los años 70s, pero un misterioso patrocinador lo trajo de vuelta. Zanic se enfrentará contra peleadores habilidosos y descubrirá un secreto que le cambiará la vida para siempre.


Ação Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#fantasia #aventura #peleas
1
1742 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Quartas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Volver a la vida.

Hospital Santa Mónica

Ciudad Redova - México 10 febrero 2002.

En la cama del hospital se encontraba Zanic, quien después de 3 años de que se le indujera al coma por un traumatismo craneoencefálico, comenzaba ha mostrar señales de estar despertando.

Mientras una voz lo guiaba en ése momento;

-!Vamos! !vamos Zanic!

Poco a poco el muchacho abría los ojos, y miraba una figura opacada por la luz de la habitación.

- !Hey¡ ¿estás ahí? ¿me escuchas?

Zanic respondió con una voz débil...

Zanic: S-señor Heilong ¿Dónde estamos? ¿ Qué me pasó?

Heilong: Tranquilo hijo, te golpeaste en la cabeza y te quedaste dormido por un largo rato, pero ahora volviste ya todo estará bien.

Mientras sostenía la mano del muchacho, Heilong llamaba al doctor para que revisara a Zanic.

Después de varios exámenes, el doctor le explicó a Heilong que Zanic se encontraba fuera de peligro, lo que lleno de alegría al hombre, quien de inmediato se apresuró por sacar a Zanic de allí, pero tal fue su sorpresa al escuchar lo que tenia que decir el doctor...

Dr. Andrés: Señor Heilong, se que hace 2 meses usted insistía que una vez que el muchacho volviera en si lo diéramos de alta enseguida, pero viendo la situación me temo que no puedo permitir eso.

Heilong: ¿De qué habla?

Dr. Andrés: Mire el paciente acaba de despertar, no tiene energías para andar a donde usted lo quiere llevar, necesita terapias para recuperar un poco de musculatura y poder moverse sin problemas, a lo mucho tiene que estar aquí un mes más.

Heilong: Imposible, no puedo mantenerlo aquí más de una semana.

!Por favor entienda¡ que es por el bien del paciente; decía el doctor tratando de hacer entrar en razón a Heilong.

Con una voz amenazante le dijo al doctor, que por su bien no lo hiciera perder más su tiempo y diera de alta a Zanic.

Dr. Andrés: Muy bien, pero al menos espere 3 días, se le darán sueros, vitaminas y masajes, al menos para que pueda resistir el viaje, ésa es la condición.

Heilong aceptó, rápidamente pasaron los 3 días acordados y se retiraron del hospital, en el auto Heilong notó a Zanic confuso y triste, mientras observaba por la ventana, le explicaba que viajarían a china en donde está el hogar de Heilong; ¿ por qué? Preguntó Zanic.

Heilong: antes que nada, debo mostrarte algo.

Ambos llegaron a la abandonada casa de Zanic, que después de 3 años lucia descuidada y sucia, debido a que todos los empleados de la familia habían abandonado sus empleos en la misma.

Heilong: Ahora lo vez hijo, ya no queda nadie aquí, no voy a dejarte sólo, por eso te llevo conmigo.

Si, está bien respondió el muchacho con una voz quebrada por el dolor, de haber perdido su hogar y a su padre.

Ya en china se dirigieron a la casa de Heilong, una vez ahí Zanic quedo sorprendido de lo grande que era, para abrir las puertas apareció una hermosa mujer para darles la bienvenida.

Yuga Huang: Bienvenido de vuelta señor Heilong, lo esperábamos con ansias.

Aquella mujer al notar a Zanic rápidamente corrió a darle un fuerte abrazo, mientras le decía lo feliz que estaba de verlo otra vez y de lo grande que se había puesto, tal vez no te acuerdes de mi eras muy pequeño aún, pero me alegro de que por fin volviste, le decía la mujer; también estoy feliz de verte comentó sarcásticamente Heilong mientras entraban al jardín principal.

Una vez adentro, ambos tomaron asiento, mientras Yuga les servía un poco de té. Un frío silencio invadió la estancia, Heilong y Zanic se miraban fijamente, en ése momento Zanic rompió el silencio y preocupado comenzó ha cuestionar...

Zanic: ¿Por qué estaba con ésos doctores? ¿ Dónde está mi papá? ¿ Y mis amigos?

Heilong decidió contarle lo que sabía a Zanic.

Heilong: Escucha hijo, aquel día me dirigía para visitarlos cómo cada mes lo hacia, ¿recuerdas?

Zanic: Si, recuerdo que solías contarme historias muy divertidas y extrañas.

Heilong: Bueno, en ése momento logre ver el auto de tú padre salir de casa a toda velocidad , así que entré a buscarte rápidamente, y lo que encontré fue a la mujer que te cuidaba mientras tú padre no estaba.

Zanic: ¿A nana Lucy?

Heilong: Si, estaba aterrada; no dejaba de preguntarle ¿ Zanic? ¿ Donde está Zanic? Después de eso me respondió, el niño y el señor acaban de huir, ¡unos hombres extraños entraron!, me decía.

Zanic: Y después, ¿Que pasó?

Heilong: Salí velozmente hacia la dirección dónde el automóvil fue, pero unas extrañas personas me detuvieron a medio camino, trataron de detenerme, y tuve que darles una lección. Cuándo llegué al lugar lo único que mis ojos vieron fue el automóvil volcado.

Mientras Heilong contaba lo que el vivió el día que Zanic fue hospitalizado, su voz se quebraba dejando notar el dolor que sintió en ésos momentos.

Heilong: observé cómo te subían inconsciente y ensangrentado a la camilla, no lo podía creer; respecto a tú padre estuvo junto a ti unas horas, aquéllas personas ya no estaban, decidí descansar un poco para tener energías y vigilar durante la noche, pero cuándo abrí los ojos noté que tú padre no estaba, salí a buscarlo en los pasillos, entonces se me acercó un doctor y me dijo...

Dr Andrés: ¿Es usted pariente del niño?

Heilong: Yo le contesté, diciéndole que así es.

Dr Andrés: Pues debo informarle que la otra persona que resultó herida en el accidente, abandonó las instalaciones hace 2 horas; se negó ha ser revisado y tratado de las heridas, no sabría decirle que fue de el, pero nos dejó éste sobre, me pidió entregárselo a usted directamente.

Heilong: Oh, ya veo! Muchas gracias doctor.

Se había ido Zanic, tú padre se fue. Fueron las palabras que te dije en ése momento mientras estabas en la cama de ese hospital y desdé entonces estuve ahí, nunca te dejé soló.

Zanic al escuchar ésa historia, no sabía que decir, se podía ver la tristeza y decepción en sus ojos.

Heilong: ¿Estás bien hijo?

Zanic: No lo se, tal vez mi papá nunca me quiso, yo lo sentía desde pequeño.

Heilong: Oye, no digas eso, tú eres el único recuerdo que le queda de tú madre, desconozco la razón por la que se marchó, pero se que te quería mucho.

"Maldito, no puedo creer que se fuera de repente y abandonara a Zanic solo por ése incidente, es un cobarde."

Se decía Heilong en su mente, mientras observaba a Zanic.

Después de aquélla plática, Heilong le recomendó a Zanic dormir mucho, ya que iniciarían con su rehabilitación, y lo pondría al corriente con los 3 años de escuela que perdió.

Al subir a la habitación, Zanic se tumbó lentamente en la cama, Heilong entró para ver cómo se encontraba y le preguntó...

Heilong: Oye que tal si aparte de tú rehabilitación, te enseño las artes de mi estilo de Kung-fu de aquéllas historias que te contaba. ¿Que dices? Podría ser de utilidad algún día.

Con una sonrisa en el rostro, Zanic respondió a la petición con un ¡Por fin! Mientras caía rendido por el sueño que lo invadía.

Fin del capitulo 1.

15 de Agosto de 2018 às 23:37 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo La misteriosa energía"Qi"

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 3 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!