Lo que construimos Seguir história

cristhianarredondo0 Cristhian Arred0

El relato de un chico al recodar una mujer, que lo hizo muy feliz pero a la vez le dejó muchas enseñanzas con sus fallos.


Conto Todo o público.

#cuento #desamor #amor #love
Conto
0
4.8mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Nunca fue suficiente

Hoy en la soledad de mi habitación recuerdo lo que tuvimos hace unos meses atrás, la primera vez que te vi, toda radiante, con esos ojos deslumbrantes, esa sonrisa encantadora, tu voz angelical y arrolladora forma de ser, cuando te propuse ser algo más fue uno de los mejores días para mí, pero con el pasar del tiempo, ver que por más que me acercara, más te alejabas, yo daba un paso hacia ti y tú retrocedías dos, los poemas, frases, canciones que te dedicaba simplemente no eran de tu agrado y fingías que te gustaban, las salidas en las cuales me quedé esperando en el café ansioso de verte y que te sentaras frente a mí, pero todo eso sólo era producto de mi imaginación, queriendo asimilar que esa silla no quedaría vacía y a cambio de todo eso me iría cabizbajo pensando en que fallé, si realmente soy yo o eres tú, si todo lo que tenemos es realmente cierto o sólo es un espejismo que logró cautivarme en toda su expresión.

Hoy, sentado en lo que era nuestro café, en lo que era nuestra mesa, mientras disfruto ese café que un día me mostraste, pienso en que solo ves el amor como un juego, como si pudieses ir enamorando a cualquier persona que te encuentres sin una respuesta de ello, sin ver los daños que vas dejando al momento de pasar, dejando huellas difíciles de borrar, huellas que se forman con tinta indeleble; por un momento decía que por más que me hagas daño te quería aquí con migo, aunque eras tóxica para mi, tu compañía era lo que quería en mis momentos de felicidad y en mis momentos de tristeza.

Despues de mucho tiempo de darme ese lugar por mi bienestar mental y afectivo, sólo puedo recordarte cuando paso por este café o cuando me tomo una taza de capuchino con escocés, recuerdo la primera persona que conocí, esa persona que era tan pura, tan sincera de la cual me enamoré perdidamente y atesoro todos estos recuerdos de ti, sean malos o buenos, porque independiente de como haya acabado lo nuestro, me enseñaste a no construir en arena, porque todo eso se lo lleva el viento, me enseñaste que nada es para siempre y que tengo que aprender a soltar.

Ahora que tengo a alguien con quien puedo construir sobre tierra dura, que me hace muy feliz, casi o igual de lo tanto que alguna vez lo hiciste, y yo le devuelvo ese amor de la forma más pura, como una vez te lo di a ti.

Hoy sólo te evoco como una figura de quien estoy agradecido, porque después de haberme dejado esperando como siempre en nuestro café, conocí esta chica que al verme desilusionado por ver esa silla vacía, decidió ocuparla, y mientras la conocía poco a poco vi a una persona que realmente entiende y valora esos pequeños detalles que marcan la diferencia en una relación, como dedicar una canción. Gracias a ti porque me enseñaste lo que no debo hacer con esta persona, y todo lo que tengo que hacer para que ella este feliz y no volverme como tú, cuando te veo de lejos por los pasillos sólo quisiera irte y darte un abrazo por darme una segunda oportunidad de ser feliz... Aunque sea sin ti.

6 de Maio de 2018 às 17:50 0 Denunciar Insira 1
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~