Niño Seguir história

u1083067276 Francisco Martínez

Un niño vive una de sus peores experiencias, cuando se encuentra sólo en su casa,dónde en la noche el no puede dormir y sucesos extraños y desafortunados suceden. Una historia aterradora, con suspenso y descripciones detalladas.


Horror Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#terror #suspenso #noche #Sólo
Conto
0
5196 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Mi mamá no está ( único capítulo)

Hoy me dejaron solo en mi casa, es lo peor que pudieron haber hecho, pues estoy  completamente seguro que hay algo malvado que se pasea dentro y fuera de mi casa. Mi madre asegura que es mi imaginación yo se que  tengo esa cosa muy desarrollada, a mi edad yo creo que no debería de un temerle a nada, pues tengo diez años, tengo un poco de pelo en la boca, eso que llaman bigote me gusta pintarme esa zona de la cara y disimular que me rasuro, justo como mi difunto padre solía hacer.  Siempre cuando me quedo solo en casa, pienso en lo que podría ser su compañía, en esos ratos que me siento con más “miedito”, especialmente hoy, que me encuentro solo, no siento ganas de dormir. Mi cama esta cerca de la ventana, donde siempre cuento las estrellas esto me tranquiliza, me provoca sueño y ganas de dormir, creo que hoy lo hare: una, dos, tres, cuatro, cinco.

De un momento a otro el aire empezó a  descontrolarse, fura de la casa, en especial donde el niño miraba, los arboles  se movían, rechinaban, tiraban sus hojas secas al suelo.

El niño se sentía un poco atemorizado,  se levanto de la cama y encendió la luz de su cuarto para sentirse un poco más seguro.

Sintiéndose con menos miedo, se acostó en su cómoda cama, abrazo  su peluche favorito y comenzó a desmallar la vista.

Justo cuando logro a empezar a sentir sueño, escucho un ruido muy fuerte afuera de la ventana, abrió los ojos,  fijo su vista a donde provenía el ruido, solo se trata de una rama de un árbol, que por el fuerte aire había caído.

¡Qué mala suerte!...  justo cuando estaba a punto de dormirme.

Que horrible estar solo en casa, en una noche como esta, será  mejor que mire la luna, para pensar en otra cosa.

En ese momento el miraba la luna que resaltaba atreves de los cables de luz, del solitario vecindario donde el  vive.

En ese momento el aire soplo mucho mas fuerte, logrando que los cables de luz chocaran y la luz empezó a morir lentamente.

El niño miro el reloj, despertador electrónico, eran las tres de la mañana, el   solo tenía la luz de la luna y las estrellas acompañándolo, él pensaba eso con todas sus fuerzas, pero sus instintos de supervivencia le decían otra cosa.

Me tapare todo mi cuerpo, con la sabana y tratare de dormir.

Se escucharon unos pasos eran muy claros, como las pisadas causaban el crujir de las hojas secas, fuera de la casa.

Es mejor que abrase mi peluche y trate de ignorar todo esto.

Algo en ese  momento golpeo la puerta de su casa, la cual el niño dejo con seguro.

Es mejor que no abra la puerta seguro es el monstruo.

Siento muchas ganas de ir a ser “pis”.

El se levantó, escucho un fuerte gruñido,  que parecía de un animal fuera de su ventana, justo escucho eso, el volteo y miro una sombra que corría a dirección  de unos matorrales.

¿Qué será eso? Seguro se trate de un perro. Sera mejor que me apresure a ir al baño.

El niño fue y regreso a su cuarto, se acostó mirando a donde había visto esa extraña sombra.

Pudo observar que el arbusto donde se había metido esa cosa se movía y se lograba escuchar unos extraños chillidos horribles parecían ser  dos.

Del arbusto salió una sombra rara, esa sombra se aproximo rápida mente a su ventana, pudo mirar cuatro ojos rojos arremolinándose y asiendo un ruido infernal.

En lo que pareció una eternidad la luz regreso.

Me siento mucho mejor, ahora veo que solo eran dos gatos pelándose.

¿Pero quién será lo que ha golpeado la puerta? Iré a abrirla, si es un asesino o un ser demoniaco, como en los que salen en los libros, que tanto me gusta leer, le serrare la puerta inmediatamente.

Corrió dirección a  la puerta, en ese momento se apago la luz.

El niño puso su temblorosa mano en la puerta, le quito el seguro, en ese momento se prendían y apagaban las luces de la casa.

¿Qué será eso que está tocando la puerta?

La luz se extinguió definitivamente,  el abrió la puerta, miro lenta mente, escuchando el aullido del aire y mirando la neblina que rodeaba el ser que estaba enfrente.

Eso se arrojo encima de él, como si fuera un jaguar capturando una pobre liebre. El serró los ojos con lágrimas y sintiéndose de la peor manera humanamente posible,   esperando la peor de las muertes. Justo cuando cayó al frio suelo de madera, eso le dijo al oído con voz placida y relajante

-Soy tu madre hijo no temas.

La luz regreso a la casa,  todo pareció volver a la normalidad.

Fin.

Si te gusto dale una reseña, comenta, recomienda, dale corazón.

Gracias por leer mis historias.   

     

20 de Abril de 2018 às 15:59 4 Denunciar Insira 3
Fim

Conheça o autor

Francisco Martínez Intento escribir de todo me gusta ser polifacético y explorar todos los géneros el que más me gusta escribir es el de terror.

Comentar algo

Publique!
Megan Paria Delgado Megan Paria Delgado
me encanto como lo hiciste poniendo uno de los miedos que tienen casi todos y ponerle la intriga me encanto y me sorprendió mucho el final
19 de Novembro de 2018 às 23:55

Juany García Juany García
si me gusto pensé que le iba a pasar algo malo al niño me encantan las historias con un final feliz
22 de Abril de 2018 às 00:46

  • Francisco Martínez Francisco Martínez
    Gracias Juany trate de ser original y darle un final feliz a la historia. Están invitados a leer mí otra historia solitario. También mis otras historias. Gracias por todo. 22 de Abril de 2018 às 14:28
~