Delirio de un amor Seguir história

airamseni95 María Inés

Breve historia de un amor. Dedicado al concurso "Love is in the air" de la comunidad de Romance y Cuento.


Conto Todo o público.

#SoyRomance #amor
Conto
2
4.2mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Primera parte

Con una sonrisa comenzó todo; una sonrisa sincera, segura y graciosa. Después de sufrir sus entorpecedores efectos, aguardaban deslumbrando y, también sonriendo, dos ventanales cafés oscuro. Con trece años, no se puede saber qué es el amor, pero después de semejante primera impresión, Miguel sucumbió a la inevitable sospecha.

La vida les había concedido el escenario de unos cuantos amigos en común, entrenamientos de varias horas por semana y pequeños viajes a los interiores del país, pues compartían la afición por el mismo deporte. Durante esos momentos juntos, mirándola reír de los chistes que él se aventuraba a lanzar, hablar con las amigas de temas al azar y recogerse el cabello, mientras lo observaba sin disimular, Miguel ganó la certeza de haber encontrado una compañera de vida. Certeza dulce e inocente que otorga la niñez, despreocupada de entender por completo lo que es en realidad una compañera y sin tener en cuenta lo larga que puede llegar a ser la vida. Simplemente se trataba de la ilusión de encontrarla en las gradas del club al llegar, de oír su voz por los pasillos, de hablarle un poco, sonreírle mucho, afirmar la complicidad compartida y seguir con el día. Se trataba de un amor infante, libre de celos y egoísmo, y tierno aún en las dudas que esgrime la adultez. Era feliz con saber que existía y punto.

Con el paso del tiempo, aquel sentimiento fue ganando valentía. Entre los parques y restaurantes de los clubes deportivos que frecuentaban, los dos niños se escabullían y buscaban momentos a solas para pasear por sus rincones. Intercambiaban miradas secretas que sorteaban la multitud y se debatían entre la vergüenza y la impaciencia por hacerse tiernas confesiones, que finalmente se regalaban en mensajes de amor en lugar de un buenas noches. Miguel comenzó a pronunciar el nombre de Sofía como si fuese un mantra y dejaba que la voz de ella calase su alma.

Sofía, con apenas once años, y Miguel, con dos más, cultivaron un sentimiento que no precisó de denominación para convencerlos que debían atesorar lo que estaban viviendo juntos. Tal vez por el imperativo de aquella epifanía, los dos niños no sabían bien cómo actuar cuando se encontraban solos. Después de todo, habían encontrado muy pronto lo que la mayoría de las personas busca: un lugar para sentirse a gusto y felices, un lugar para volver.

Sin embargo, antes de tener plena conciencia de la falta que le provocaban las manos de Sofía en las suyas y de la incompletitud que experimentaban sus labios sin los de ella, todo acabó. Y así llegó la adolescencia para Miguel, veloz, confusa y sin su amiga.

Despojados del espacio que se habían acostumbrado a compartir y envueltos en los trajines y personajes que aquella nueva etapa traía, los dos niños se perdieron el rastro. A pesar de ello, ambos procuraron empacar uno que otro recuerdo y memorizar sus rostros, antes de partir en el implacable tren del transcurso del tiempo. En su momento, Miguel no sufrió la falta de Sofía en aquel viaje, pero de vez en cuando, cerraba los ojos y esperaba con ansias a que llegase una parada, un refugio en el que pudieran encontrarse con calma.

10 de Abril de 2018 às 04:49 1 Denunciar Insira 2
Leia o próximo capítulo Segunda parte

Comentar algo

Publique!
Gin Les Gin Les
wow, me ha hecho recordar viejos tiempos. Que hermoso.
22 de Maio de 2018 às 18:42
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 3 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!