Guerra de corazones Seguir história

matchmoon Match Moon

La vida y la muerte a un clic de distancia. Celia sabe que con el amor no se juega pero, una vez atrapada en la aplicación Guerra de corazones, no tiene otra opción más que enamorar al resto de los participantes para salir con vida.


Ficção adolescente Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#romance #aventura #aplicación #celular #competencia #desafíos
2
6420 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 30 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Capítulo I


Imaginemos una balanza. Todos hemos hecho esto al menos una vez a lo largo de nuestra vida; de un lado ponemos nuestros miedos, del otro lo que nos proponemos alcanzar. Si los miedos pueden más, nos sometemos a ellos y dedicamos el resto de nuestra existencia a lamentarnos. Observamos como nuestro cebo se derrite, como la llama se extingue. Encontramos placer en las pequeñas excusas que todo lo explican pero que nunca explican lo suficiente y en las que no ahondamos muy profundo.


A veces, en las noches sin sueño, evitamos la mirada del techo exigente y nos enchufamos distracciones. Nos enchufamos a una pantalla de sueños más fáciles. Que no son nuestros, quizás lo sean de alguien más o de todos los que son como nosotros. Y luego le aseguramos al techo que todo está bien, que nos estamos moviendo, que estamos respirando. Que quizás no te tiemblen las manos cuando veas levantarse el telón y escuches los aplausos del otro lado, a la espera de tus gestos, de tu voz. No se te hará un nudo en la garganta ni escucharas el eco de tus latidos en todo el cuerpo como si todas las células vibraran al unísono. Pero vas a poder comer todos los días, o al menos eso dicen.


Y eso está bien.


— ¿Y qué clase de sorpresas son esas? — Pregunté a la chica del otro lado del teléfono, ya que había heredado la desconfianza de mi madre en todos estos asuntos en el que premian a uno por hacer algo sencillo.


— Eso depende de lo que uno ponga en la balanza pero, con la nueva aplicación

Guerra de Corazones

, puede hacer dinero fácil desde su casa con tan solo registrarse y seguir los pasos para crear un personaje.


La desconfianza creció cuando insistí respecto a la posibilidad de abandonar el juego en cualquier momento, la chica seguía evadiendo el tema hasta que finalmente confesó:


— Eso también depende de lo que uno ponga en la balanza, ciertos desafíos implican más continuidad que otros pero siempre se le avisara de antemano si puede o no puede dejar de jugar.


— ¿Y si me dicen que no puedo pero quiero dejarlo igual?


Otra habilidosa escapada. Me agradeció por mi tiempo, nos despedimos. Pensé en las balanzas, en la vida, en mi techo. Eran las diez así que sostuve el espejo de mano y le sonreí a la niña que me sonreía del otro lado, era una vieja costumbre esta de hablarle a la yo de otra época. A veces me censuraba, otras me daba ánimo.


Algunas veces me hacía sentir mejor y otras me hacía cuestionar el sentido de todo, pero en ningún caso podía abandonarla.


Le conté sobre la aplicación, ella me habló de mis sueños. Me gustaba dormir escuchando su voz, recordándome aquella vez en la que pasé dos meses enteros en la casa de la abuela buscando un trébol de cuatro hojas entre sus rosales o cuando diseñé una pirámide de cien grullas de origami para poder pedir un deseo. Entonces, cuando la dosis de esperanzas podridas comenzaba a afectarme y mis puños se cerraban para atrapar la tristeza, ella me cantaba aquella canción.


Y todo estaba bien.


12 de Março de 2018 às 22:10 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo Capítulo II

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 5 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!