Demacrado Seguir história

nathanicus_3000 Nathan OS

Un hombre pierde la cordura, poco a poco a causa de un sueño recurrente con el cual se obsesiona.


Conto Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#costarica #terror #pesadilla #sueños #cuentocorto #asesinato #demacrado #cuentodeterror #horror #pesadillas
Conto
5
8299 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Demacrado

13 de Enero, son las 2:57 AM Mis manos llenas de sangre, mi corazón a mil por hora y esa sensación, ese vacío en el estómago que se siente al saber que se hizo algo mal, acompañado de un pico de adrenalina que me hace reír a carcajadas.

¿Otra vez estaré soñando despierto? Se siente tan real, veo mis manos y tiemblan, siento escalofríos y un sudor frio recorre mi cuerpo, a mi lado hay un cadáver pero no reconozco su cara, esta demacrada, por mas que trato y me esfuerzo, no logro distinguir quien es, pero esta ahí, viéndome, con la mirada perdida y llena de odio. - ¿Fui yo? - ¿Por que no siento culpa?. Mientras miles de preguntas invaden mi mente, los primeros rayos del alba iluminan la ventana - ¿Estoy acostado en mi cama? Vuelvo a ver y mi esposa esta acostada a mi lado, tranquila, durmiendo profundamente. Me levanto, el dolor de cabeza es indescriptible, siento nauseas y una profunda ira, pero ¿Por qué me siento así?.

En el desayuno mi esposa y mi hijo me hablan, los veo mover sus bocas, reír, se que hablan conmigo, quiero formar parte de esa alegría, pero no puedo dejar de pensar en ese sueño, mi mente divaga mientras todas mis respuestas son cortantes y molestas, noto el cambio de humor en la habitación, soy consiente de ello, no quiero hacerlo pero estoy tan molesto. Mi hijo hace su plato a un lado y se retira de la mesa, la mirada de decepción en mi esposa es penetrante, quiero decir "Lo siento", pero simplemente sigo comiendo, no entiendo el por qué, pero es así.

Ese día en la oficina no fue como los demás. Usualmente soy una persona tranquila, no suelo meterme con nadie, pero ese sueño seguía vagando en mi cabeza, el sentimiento de ira y desespero al no entender que significaba. - ¿Por qué me veía con tanto odio, fui yo quien lo mato? - ¿Por qué no siento remordimiento o culpa? Todos los demás recuerdos eran tan vívidos, se sentían tan reales. En ese mismo momento sentí que tocaban mi hombro, era mi jefe, me preguntó si estaba bien ya que tenía mas de una hora viendo el monitor fijamente. No se que fue lo que se apodero de mi, vi el sueño una y otra vez reproducirse en mi cabeza, un dolor en mi nuca se hizo insoportable, no pude mas y lo golpeé, no se por que lo hice, solamente lo hice y no una si no dos veces, mis compañeros de trabajo lograron separarme de él y la seguridad me saco del edificio, no puedo explicar por qué lo hice, no logro entender que es esto que me molesta tanto.

Al llegar a casa lo primero que hice fue decirle a mi esposa que quería estar solo, que ella y el niño no se me acercaran. Ella sin ningún tipo de objeción dio media vuelta, tomo al niño y salio por la puerta. Pero ¿por qué les dije eso? Son mi familia y los amo. Quizás era para evitar tener que contarles que ya no tenía trabajo, tal vez estaba escapando de mi realidad o alargando lo inevitable un poco más.

Me serví un trago, por mi mente paso por un instante que no sería bueno mezclar alcohol con mi reciente actitud, pero fue opacado por recuerdos de ese sueño. Me embriague al punto que no podía caminar, cai en el suelo y entre un abrir y cerrar de ojos ahí estaba, la misma mirada, ese rostro tan demacrado, era el mismo cadáver. Esta vez consiente de que era un sueño intente acercarme al cuerpo para intentar reconocer quien era, pero cuando intente moverme, mi cuerpo no respondía, sentía que me estaba moviendo pero seguia en el mismo lugar, mire hacia el cadáver para una vez mas tratar de ver su rostro y ahí estaba, sobre mi, ejerciendo una presión en mi pecho, robándome el aire, nunca había sentido tanto miedo en mi vida y empecé a llorar, su mano fría desprendía un olor peculiar mientras acariciaba mi rostro y bajaba lentamente a mi garganta, trataba de despertar, yo sabia que era un sueño, no podía gritar o moverme, el miedo era insoportable y fue ahí donde sentí que me quebraba, lo que sentí en ese momento no se puede describir con palabras, lo vi, vi el rostro de quien me atormentaba, tan claro como el agua, en ese momento desperté, cubierto en orina, sudor y lágrimas. De mi salia un olor a alcohol con sudor, digno de un indigente, al ponerme en pie y tratar de sentarme oí a mi esposa con mi hijo entrar por la puerta. Inmediatamente les grite que se fueran, que no entraran, no podía permitir que me vieran así, al alzar la mirada vi a mi hijo asustado, mi esposa cubrió sus ojos con sus manos y lo envío a recoger sus cosas al cuarto, se acercó lentamente, con miedo en sus ojos me tomo en sus brazos y susurro en mi oído - "Te amo, pero me rindo".

Ese día ambos se fueron de la casa, no los culpo, la relación estaba mal, hacía tres años que compartíamos la misma casa pero éramos como extraños, mi hijo tenía el concepto de que un "padre" es quien lleva el sustento a la casa, paga las deudas y mira el fútbol en la televisión, mientras mi esposa creía que un "esposo" es quien te trata distante, te habla molesto y desprecia tu cercanía, mas daño no pude haber hecho.

Quise buscarlos, recuperarlos y cambiar, pero mientras este sueño fuera recurrente en mi, este odio y esta ira no iban a desaparecer, si quería una vida normal nuevamente tenía que entender ese sueño, el por qué de ese rostro.

Los días pasaron y aquel sueño era intermitente en mis noches, deje de dormir casi no podía comer, sabia que tenía que encontrar otro trabajo, pero esta obsesión no podía hacerse a un lado.

Un día cuando iba a conseguir mas licor y tabaco vi el buzón del correo, estaba lleno, -¿Cuantos días llevo sin salir? Intente recordar y lo único que conseguí fue un dolor de cabeza, tome las cartas y seguí con mi destino. Al llegar a casa revise la correspondencia, note un sobre de mi esposa, al abrirla sentí un escalofrío recorrer mi columna, era una denuncia de divorcio, una orden de alejamiento y una carta que decía:

-"Estuve contigo, mas de seis años, crei que seríamos felices, que estaríamos para siempre juntos, nunca pude estar mas equivocada en mi vida.

Han pasado un poco mas de dos meses, desde que me fui de la casa, me enteré por nuestras amistades que te despidieron por que golpeaste a tu jefe sin razón aparente y que siempre estas ebrio, el arrendatario no para de llamarme pidiendo el dinero de la renta y alegando que intentaste golpearlo con un bate la última vez que te vio, nuestro hijo te llamo hace un mes y lo llamaste "Escoria", le dijistes que dejara de molestarte, intente contactarte por teléfono ese día pero desde entonces tu teléfono esta apagado, por eso me tomo la molestia de escribirte esta carta, ya mucho daño nos has hecho, ya es hora de que sigamos adelante, dejare el cuarto que he estado alquilando y me mudaré a otra ciudad con nuestro hijo, espero que algún día mi hijo me perdone por darle un padre como tú".

Al leerlo, quise salir de inmediato a buscarlos, no dejarlos ir, cuando una serie de preguntas se hicieron presentes una tras otra. - ¿Dos meses?, ¿Amenace a mi arrendatario?. Por mas que intente no logre recordar la llamada de mi hijo, solo tenía recuerdos de ese sueño, mientras pensaba en eso, un olor nauseabundo se impregnó en mi nariz, camine a lo cocina y note que la pila estaba llena de platos sucios, con comida en estado de descomposición, gusanos y cucarachas bailaban por los vasos, mientras el mas verde de los musgos era visible en las ollas, la basura estaba a rebosar, habían botellas y colillas de cigarrillos en todo el lugar, corri al baño a vomitar, pero al verme en el espejo note un rostro demacrado, sucio, con llagas en la boca, sentí en mi un olor desagradable, mi ropa estaba rota y desgastada. Pero - ¿Cuando paso esto?, - ¿No pudo pasar tanto tiempo? - ¿Es esto un sueño?. Rompí el espejo con una lata de afeitar que tenía al lado, tome un trozo y sin pensarlo dos veces me lo clave en el antebrazo, la sangre corría y el dolor era real. En ese momento pensé que aquel sueño tambien se sentía así, comencé a correr gritando y tropezando con las paredes intentando despertar. - "Mátenme, mátenme", empecé a gritar, no se por que lo hacia, simplemente lo hacia.

Después de horas, o al menos eso creo, ya que en este punto no confío en mi noción del tiempo, quede sentando en un sillón, viendo un pedazo de pan ser comido por los gusanos. - ¿Qué pasó?, - ¿Por qué me esta pasando esto a mi?. El suelo empezó a crujir, voltee la mirada, y era él, el cuerpo, en el suelo, viéndome, con esa mirada llena de odio, de irá, de decepción. Me quede viendo su mirada y así paso el tiempo, no sentía nada, lo había perdido todo, mi trabajo, mi esposa, mi sanidad mental.

Me dí un baño, me puse ropa limpia, tomé un abrigo y salí, dispuesto a recuperar a mi familia, dejar todo esto atrás, empezar de cero. Caminando, traté de recordar donde estaba el cuarto donde vivía mi familia, pero sin ningún resultado, - ¿Será que lo olvidé o quizás nunca me lo dijeron?. No lo pude recordar.

Sentado en una banca cerca de una parada de buses, sucedió lo que jamás pensé que pasaría. Era ella, tocando mi hombro, mi esposa tambien me estaba buscando, luego de abrazarla, le pedí que me acompañará a casa, ella aceptó. No cabía en la emoción, caminar de la mano, como cuando éramos unos jóvenes enamorados, la miraba y ella me sonría, al fin entendió que teníamos que estar juntos.

Al llegar a casa ella no quería entrar, era obvio por el olor y el desorden, pero la tome de la cintura, le cubrí los ojos y subimos a la habitación. Ya en el cuarto me dispuse a besarla, ella al principio no quería, estaba nerviosa, quizás asustada, yo también lo estaba hace mucho no intimábamos de esta manera, puso un poco de objeción pero lo logre, logre desnudarla, parecía la primera vez, me empujaba suavemente con sus brazos cuando intente acostarme sobre ella, pero al final cedió. Antes de llegar al clímax de la situación, volví a ver al espejo y algo no estaba bien, ella me golpeó, tomó una lámpara y la rompió en mi cabeza, caí de la cama, toque mi cabeza y sangraba. Volví a verla y no la reconocí, - ¿quien era esta mujer en mi cama? No era mi esposa, al fondo en una silla estaba el cadáver, viéndome, su rostro demacrado y su mirada de odio se sumaban a los gritos y llantos de la mujer que yacía en mi cama, le pedí que me disculpara, que esto era un error, pero siguió gritando, la tome del cuello y la golpeé una y otra vez, podía sentir como sangraba, como se rompían sus huesos, como dejaba de respirar.

Oí una sirena, era una patrulla, vi el cadáver en la cama, revisé su bolso, tenía un poco de efectivo, condones, unas esposas y un arma. Escuche como la policía golpeaba la puerta, lo había hecho, llegue al punto sin retorno, vi el reloj y eran las 2:57 AM. Mis manos llenas de sangre, mi corazón a mil por hora y esa sensación, ese vacío en el estómago que se siente al saber que se hizo algo mal, acompañado de un pico de adrenalina que me hacía reír a carcajadas, tome el arma y sin dudar puse la pistola en mi cuello, pude oir a los oficiales botar la puerta y en ese momento jale del gatillo, sentí un calor, paso por mi mente, mi esposa, mi hijo y todas las malas decisiones que había tomado hasta el momento, cai frente al espejo y mientras me ahogaba en mi propia sangre, solo podía ver mi rostro demacrado, una mirada perdida y llena de odio. 

28 de Fevereiro de 2018 às 00:22 6 Denunciar Insira 6
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Tenebrae Tenebrae
Uff bro, muy buen relato. ¡Me ha gustado mucho! ¡Saludos y Pura Vida!
2 de Maio de 2019 às 00:48
Capitán  Pensante Capitán Pensante
Me ha gustado muchísimo la historia, de verdad, me ha encantado, sobretodo la parte final, una de las mejores tramas que he leído hasta la fecha. Tienes varios fallos de acentuación, pero son opacados fácilmente por la calidad de la historia, su solidez y su coherencia. Enhorabuena Nathan, sigue así! Te animo a visitar mi perfil cuando tengas ganas
5 de Abril de 2018 às 12:27

  • Nathan OS Nathan OS
    Muchísimas gracias amigo por el comentario! Espero ir mejorando esos detalles y sin duda en la noche me doy una vuelta por tu perfil. 5 de Abril de 2018 às 15:07
Francisco Martínez Francisco Martínez
Para ser una historia corta se me pareció un poco extensa.
3 de Abril de 2018 às 21:56
Francisco Martínez Francisco Martínez
Muy buena tú historia me gustó mucho, además me pareció original tu historia lo único malo qué le veo es la sinopsis podías haberle echó más llamativa y trabajada pero toda la historia me pareció buena tú historia esperó escribas muchas más suerte en la web y bien venido.Te invitó a leer mis historias asta pronto.
3 de Abril de 2018 às 21:54

  • Nathan OS Nathan OS
    Muchas gracias amigo! Por tomarte el tiempo de leerla y de comentar, trabajare en las sinopsis, ya casi posteó mi próximo relato. Y me daré una vuelta por tus historias. 3 de Abril de 2018 às 21:58
~

Histórias relacionadas