Aesthetic Girl in a Mysterious World Seguir história

loleetabae Loleeta BAE

Anzu Hayes es una chica de dieciocho años que busca lo que cualquier adolescente: Una vida tranquila. Ella reside en una de las muchas islas artificiales colocadas por todos los mares del mundo; estas se crearon debido al aumento masivo de la población. Lo que Anzu no sabe es que su isla oculta un misterio y por obra del destino ella deberá confrontar a los problemas que se le vienen encima y junto a sus amigos combatirá al enemigo para un bien común.


Ficção adolescente Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#fiction #fantasy #fantasía #ficción #anime #batallas
0
6716 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 30 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prologo

Todos, todos y cada uno tienen un papel importante en su Mundo, en su Universo aunque la mayoría no lo vea de esa forma y se sienta una escoria inservible a lado de otros que se muestran superiores y entre esa gente que se siente escoria tenemos a una Aesthetic de nombre Anzu Haze: Solitaria, fría, de pocas palabras, calculadora y cruel con sus semejantes y buena con los animales; piel blanca como las nubes al medio día, cuando el sol está en el cielo, hasta lo más alto, de cabello rubio platino al principio y terminando blanco en estos últimos años que ha crecido, ojos azules con toques grisáceos y que muy rara vez frente al sol se ven rojos (nadie sabe el por qué), es delgada pero con buenas proporciones, tanto así que pareciera que se hubiera operado los senos, el trasero y las caderas. Su rostro es fino con labios rojos naturalmente y rojo vivo cuando los maquilla, mejillas rosadas y nariz pequeña, conserva las ojeras café claro de una típica Heroin Chic, pero en cambio las de Anzu son naturales, eso demuestra que oculta algo, o tal vez solo se trate de algún desvelo o herencia de familia.

Ya conocemos físicamente a nuestra protagonista pero, ¿exactamente que o quien es Anzu para ser una protagonista? solo tiene el cabello y los ojos lo que la hacen muy distinta a como es la demás chusma de la sociedad. Bueno, en realidad no lo es: gusta de oír música del genero vaporwave, metal, rock y cosas así, sigue modas que si estereotipamos, pertenecerían a las chicas básicas o únicas y diferentes, pero es algo que a Anzu no le interesa en lo más mínimo: gusta de la moda Aesthetic, pastel goth, grunge y un poco de la moda Loleeta también conocida como Nymphette/Nymphet. Pero, ¿y eso que tiene de interesante?, cualquiera puede tener o ser de esa clase de gustos; bueno, es hora de entrar un poco más en su historia y por qué se volvió alguien importante.

La evolución en el planeta Tierra es cada vez más y más rápida, tanto que la sobrepoblación ya no será problema para el ser humano, así es, se ha implementado a la vida un nuevo estilo para vivirla: Islas artificiales. Son como una ciudad, solo que bueno, son artificiales y lo que es lo natural se ha ido quitando a falta de espacio para nuevas estructuras.

Otra cosa que ha llegado con la evolución han sido los descubrimientos fantásticos de muchas personas y es que los investigadores se han dado cuenta que no están solos en la Tierra, ¡los seres mitológicos y ficticios como los dragones y ciclopes son reales! La gente se quedó impresionada creyendo que serían seres hostiles y bueno, la mayoría de estas sorprendentes criaturas lo eran, e incluso se adaptaron a la vida cotidiana del ser humano (algunos desde mucho antes se habían mezclado con los humanos e incluso, tenían hijos).

Y así se siguieron haciendo distintos descubrimientos e inventos que muy pronto, traerían caos a la Tierra y a Anzu como objetivo principal.

Viernes 8:00 am

Anzu llega a la escuela llena de personas a su alrededor y a algunos fotógrafos y periodistas con sus micrófonos a la mano, no, no es famosa, pero sus padres, unos hombres ricos y con grandes empleos habían fallecido, la noche anterior, de la forma más extraña pues, las armas homicidas no se encontraron y solo en la escena del crimen se encontraron aparte de los cuerpos, una caja de terciopelo negro bien cuidada e imposible de abrir, está en la parte de arriba contenía una carta que decía que era para Anzu así que fue entregada a ella por la detective Megumi Akise sin decirle o dirigirle ninguna palabra. Anzu decidió no abrir la caja pues no le interesaba y en cambió la tiró por algún lugar o rincón de la enorme casa de la familia Haze.

Estaba molesta y fastidiada de que la gente la siguiera molestando, pues no pensaba decir ni una sola palabra a la prensa o a sus compañeros de clase, solo se sentó en la esquina del salón hasta el fondo, a la derecha y colocó la cabeza en el pupitre de madera cerrando los ojos y colocándose los audífonos a todo volumen para ignorar a la gente de su alrededor que poco a poco se iban yendo pues el director y la maestra se hicieron cargo de la prensa y los alumnos para evitar alguna sanción se colocaron en sus lugares o se regresaron a sus salones.

Haze no sabía que hacer o que pensar, realmente no expresaba sentimiento alguno hacia sus padres desde hace unos años atrás y era muy antisocial con todos “incluso con ella misma” decían los especialistas a donde Anzu era llevada para terapias que nunca funcionaron y que realmente no eran necesarias pues Anzu no tenía nada malo, así era y así es como quería ser. No le importaba nadie que no fueran ella o sus amados perros, llorando por dentro y deprimiéndose por las noches por algo que todos desconocían pero de alguna u otra forma sabían que existía.

Desde el cielo, o lo que aquella mujer llamaba cielo, se encontraba una entidad femenina desconocida, aunque alguna vez fue alguien buena que movió al mundo de una forma sorprendente, incluyendo las islas artificiales. Su nombre era Yuuma Shiroi autoproclamada la Reina del cielo; se encontraba observando a Anzu desde que salió de su casa y a un lado de Shiroi se encontraba lo que parecía un ataúd metálico que adentro contenía a una de sus últimas creaciones: Yuuka, un arma mortal que tras esa inocencia visual que mostraba era un ser cruel que guardaba mucho rencor dentro de su vida artificial creada por Shiroi, pues, pese a que antes Yuuka era humano se le puso algo llamado capa artificial que cambian la personalidad y sentimientos de la persona y que solo se rompe con armas muy especiales creadas por la mismísima Yuuma.

-Madre, madre ¿es aquella chica albina de la esquina?-

-Eres bastante listo mi pequeña creación, ahora que ya has madurado de mente puede salir al mundo de allá abajo y traerla con nosotros como es debido-

-Entonces prometo no fallar, no quiero desilusionar a mamá con falsas esperanzas porque sé que el mundo será mejor a tu manera madre-

-Eres bastante listo, Yuuka, anda baja a la tierra, haz que pelee y mátala sin pensarlo más de dos veces, o me habrás fallado-

-Evitaré a cualquier costo un fallo, madre mía-

Yuuka bajó en picada y a gran velocidad a una dirección muy distinta a su objetivo pues había planeado de una forma veloz un plan que para él era bastante divertido.

Cansada de estar sentada sin hacer nada interesante, Anzu regresaba a casa con una hojaldra que había comprado en el camino, pensaba acostarse en la cama y navegar en Tumblr todo el día que restaba.

Casi llegando a su hogar se percató de que un extraño humo salía dentro de lo que era el patio perteneciente a la casa de Anzu.

-¿Humo?-

Un poco confundida, trepó la barda que dividía la calle con su casa y saltó con elegancia al suelo cubierto de pasto alfombra notando frente a ella que se había formado un cráter pequeño recién hecho, esto último lo supuso porque aún había unas pequeñas llamas en el contorno del cráter.

-¿De quién fue la estúpida idea de hacerle esto a mi casa?-

De pronto, del cráter salió un pequeño niño con una toga blanca con rayas de colores que al parecer formaban lo que era el arcoíris; las mangas de esta, eran muy largas pero del torso era muy corto tanto que si se midiera a simple vista, se vería claramente que esta se encontraba arriba de las rodillas; el conjunto de la vestimenta, eran unas medias ajustadas de color gris y al parecer no usaba zapatos. Su cabello era castaño claro, largo, con un gran mechón de cabello cubriendo su ojo izquierdo, de rostro redondo como el de cualquier niño, ojos enormes y verdes, piel morena clara y en su rostro se marcaba una sonrisa muy alegre pero con aire de malicia en ella. Se trataba de Yuuka, quien prefirió atacar a Anzu en su propio hogar.

-¿Fuiste tú? ¿Tú dañaste el patio de mi casa? Contesta-

-¿Y que si yo lo hice? ¿Acaso me mataras por hacerlo? Vamos Haze, dime, ¿qué tiene de importante el patio si tus padres están muertos y tú no sirves ni para rellenar este cráter?-

-Creo que te gusta provocar, pero las discusiones con violencia me parecen típicas en las personas tontas y yo no me considero así, por lo tanto te diré lo siguiente, si quisiera matarte lo hubiera hecho sin pensarlo, si mis padres están muertos, sé que no sirvo para nada pero eso no significa que deba matarme ¿o sí? Y no, no me interesa que hayas sido quien dejo el enorme hueco en el patio, pero estas en mi casa y es mi propiedad así que te pido de la manera más grosera que te largues y dejes de joderme la maldita existencia-

-Umm...no entiendo…pero bueno de todos modos estoy aquí para nada más y nada menos que matarte…-

-¡¿Pero qué…?!-

-Así que quédate quieta y colabora, prometo que dolerá mucho…-

Paso seguido, las mangas del nuevo enemigo de Haze se transformaron en hachas enormes que al hacer contacto con los rayos del sol sacaban un reflejo similar al de los arcoíris, un efecto que le gustaba mucho a Anzu y que fotografiaba seguido, el reflejo la dejó atontada pues solo se concentraba en este y tomando ventaja de eso Yuuka corrió hacia Anzu y a poco antes de llegar a ella saltó y colocó sus brazos transformados en armas hacia atrás y con la desaparición de ese brillo hipnótico, Anzu volvió en si recordando que había entrado a un campo de batalla; dirigió su mirada hacia arriba y noto que el enemigo caería sobre ella cortándola a la mitad. Su reacción fue rápida y evadió sin rasguño alguno el ataque de su contrincante.

-Maldito fenómeno anormal-

-¡Te dije que te quedaras quieta!-

-Hasta crees…-

Anzu corrió a la casa y se metió sabiendo que de cualquier forma, Yuuka lo perseguiría, y así fue, la puerta se partió en dos por las hachas de gran filo y seguido entró Yuuka quien flotaba a pocos centímetros del suelo.

-Hiciste mal al meterte a la casa, prácticamente te has encerrado Anzu Haze-

Anzu corrió en varias direcciones y pasillos de la casa, su objetivo, despistar a Yuuka y llegar al sótano, donde entre varias cosas, se encontraban armas de varias clases que Haze había aprendido a manejar y usaría en su defensa como última voluntad.

Yuuka le pisaba los talones a Anzu quien de vez en cuando lanzaba ataques aleatorios para por lo menos, herir de gravedad a Anzu y cumplir su misión, pero esta, no era nada fácil.

-¡Whoa! ¡Eres demasiado lenta Anzu! No he tenido que correr para alcanzarte-

-¡Cierra la boca fenómeno de mierda!-

-¡Muere!-

Un golpe que sacó una gran ráfaga de aire mando a Anzu a volar junto con otros objetos hasta la puerta que daba al sótano, esta con el fuerte golpe del cuerpo de Haze se quebró haciendo caer a la chica por las escaleras y terminando en el suelo.

-Ma…maldición…me duele el cuerpo…-

Se levantó con las fuerzas que le quedaban y agarró la primera arma de fuego que se encontraba a su alcance, la cargó y apuntó hacia Yuuka.

-¡Entiendo, entiendo! Tú quieres matarme a mí, vamos inténtalo dispara-

-Cierra la boca de una vez…-

Anzu comenzó a disparar contra Yuuka y este uso su propia arma-brazo para cubrirse de las balas, ninguna perforó la delgada hacha brillante.

-Coño….-

Una, otra y otra, ninguna funciono a beneficio de Anzu y al contrario, la estaban agotando. Uso palos para golpearlo, fierros y otras cosas pero nada le sirvió ni un poco para lograr debilitar a Yuuka, este, transformo de nuevo sus brazos a la normalidad y le dio un puñetazo en el estómago a Anzu y otro en la cara, tirándola al suelo y dejándola con una respiración agitada.

-¿Enserio? Creí por un momento que resultaría divertido batallar contigo, pero he perdido tiempo, debo matarte ya por cierto, soy Hiroki Yuuka…-

El brazo izquierda pasó a ser un rifle de asalto modelo MP-44 que apuntó directo al rostro de Anzu a quien se le habían acabado las ideas e intentó buscar otra alternativa. Buscó con los ojos para ver que encontraba y si había alguna señal que pudiese ayudarla, de no ser porque dejó la mochila con su teléfono en el patio tal vez y hubiera llamado a la detective Megumi para apoyo, pero no fue ese el caso, sino que, en su búsqueda, su mirada se postró sobre algo brillante que se encontraba debajo de la escalera junto a una caja negra, para su sorpresa era la misma caja que la detective le había dado y al parecer contenía dos armas brillantes que parecían ser del modelo Glock-17 pero que brillaban como el diamante e incluso parecía que hubieran sido construidas con diamante.

Era ahora o nunca, Haze rodo hasta las armas segundos antes de que el disparo saliese, una vez más Yuuka falló, haciendo que este hiciera un berrinche como niño pequeño.

-¡¿Y ahora qué?!...-

Anzu tomo ambas pistolas y sin ver siquiera si estaban cargadas, disparó.

-¿Esas acaso no son…?-

-Muere….-

-¡Mierda!-

Yuuka logró cubrirse a tiempo del ataque usando de nuevo las hachas que tenía al principio, esta vez se le veía alterado, como si Anzu hubiera encontrado el arma definitiva para matarlo.

-Interesante…-

-¡Imposible!-

Anzu volvió a disparar y Yuuka se cubrió una vez más, pero esta vez él se empezó a agotar, las piernas se le empezaron a doblar por la fuerza de impacto que estaba recibiendo. Finalmente se agotó tanto que en uno de los últimos tiros las hachas se quebraron y una vez más la fuerza de impacto lo empujo bruscamente permitiéndole a Anzu correr hacia él y propinarle una serie de patadas en el estómago y el rostro y como golpe final le dio un cabezazo haciendo que este cayera al suelo inconsciente, pero para Haze, quien no pensó muy bien, estaba muerto por un imaginario traumatismo craneal.

-¡Lo logré!...maldición…-

Muy agotada cayó de rodillas al suelo pero se levantó débilmente de nuevo pues no había acabado aun y tenía que tirar el supuesto cadáver lejos de su casa. Lo arrastró por el suelo y lo llevo al patio trasero, seguido, camino varios metros para llegar a lo que eran las rejas metálicas que dividían su patio con el pequeño trozo que quedaba de suelo, pues más adelante se situaba el acantilado en donde se encontraba la casa de Anzu y con ella el final de la isla, si, su casa estaba en uno de los extremos de la ciudad, no muy alejado de todo, pues prácticamente la isla era mayormente ciudad y un poco de bosques. Haze tomo el cuerpo de Yuuka y lo tiro por el acantilado, vio cómo caía al mar y desaparecía en las olas.

Eso no se quedaría así, pensó, descanso un poco para más tarde ir con Megumi para presentar una queja y que esta le respondiera las dudas que habían surgido, como por ejemplo, esas armas que se encontraban en la caja, y si estas y el chico que la había atacado tenían relación alguna. Megumi era la mejor detective conocida y era muy probable que ella supiera todo lo que estaba pasando.

Pero, la cosa no se había acabado ahí, Anzu tenía muchas cosas nuevas que ver y aprender, en donde verá el valor que tienen las amistades y el poder de valorarse a sí misma al igual que su vida e incluso, encontrará experiencias y amistades por las que deberá pelear y proteger.

19 de Fevereiro de 2018 às 21:12 3 Denunciar Insira 0
Continua… Novo capítulo A cada 30 dias.

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
EW Elias Wagner
Una Historia Muy Interesante Y Genial, Me Gusto :D
28 de Fevereiro de 2018 às 21:28

  • Loleeta BAE Loleeta BAE
    Gracias c': está en corrección. Pero decidí traspasarlos a Wattpad. 20 de Março de 2018 às 23:04
EW Elias Wagner
Si Te Gustan Las Historias (Capitulos) De Comedia/Misterio/Suspenso/Accion Te Invito A Leer Mi Unica Historia Que Sigue En Proceso :D Se Llama Red Crow: Las Cronicas De Yuudai
28 de Fevereiro de 2018 às 21:28
~