AXL:Retribucion Seguir história

Kaidiel Serart Muñiz

3°ra parte de la saga (que aun no están redactadas las otras 2): El agente Axel Rosewood y su nueva compañera Eliza Franchore, se verán envueltos en una nueva carrera contra el tiempo, una simple misión se vuelve desastrosa cuando sus nuevos enemigos van en busca de un extraño artefacto llamado “Handragora” (mano de dragón), Axel regresara nuevamente a preguntarse, no solo si existe un dios, si no, ¿cuantos hay y que han dejado en la tierra?


Aventura Todo o público.

#Aventura #Fantasia #Mitologia
Conto
0
7728 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Retribución

                Axel Rosewood es un joven agente de 29 años, que a lo largo de su servicio en el ejército, ha desarrollado una lógica atea, sin embargo, ese pensamiento ha estado en duda, pues ha pasado por misiones que muestran al menos un rastro de divinidad. Tras un descanso, fue trasladado a Bélgica donde su actual Capitán lo ha asignado a una nueva misión, pero con una nueva compañera llamada Eliza Franchore, una mujer linda de apenas 27 años, piel clara y cabello rubio largo, siendo una experta soldado, entrenada en la FME (Fuerza Militar Escarlatta), al mismo nivel que Axel, pero tal vez con menos experiencia que él.

Axel y Eliza son enviados hasta Alemania, donde se tienen reportes de un grupo que actúa de manera sospechosa, y se cree que son como un nuevo grupo terrorista.

— ¿Y cuál es la misión señor? ─pregunta Axel─

— Se han tenido reportes de que un grupo de ex militares se han estado reuniendo en un tipo de organización ─responde el Capitán─ en alguna parte de la ciudad de Berlín, no sabemos que están planeando, pero tanta movilización no es normal.

— ¿Qué es lo que debemos hacer? ─pregunta Eliza─

— Por el momento quiero que los vigilen y traten de averiguar que están planeando, además, esta misión es furtiva.

— ¡Espere! ─exclama Axel─ ¿Por qué tiene que ser furtiva? ¿Cuál es el problema?

— Si lo supiera te lo diría, parece que ni la ONU ni la OTAN quieren meterse, al menos hasta que estén seguros a que se van a enfrentar.

— Y ¿Por qué nosotros? ─pregunta de nuevo Eliza─

— Porque sé que pueden con esto, son los mejores aquí y podrían hacer mucho los 2 juntos. ¿Cuento con ustedes?

Axel y Eliza, sin decir ningún pero, aceptaron y se alistaron para salir, debía de ser una misión de encubierto, así que no llevaran material militar, excepto armas y algún otro dispositivo de comunicación para mantener informado al Capitán sobre el avance de la misión.

Al llegar a Berlín, Axel y Eliza se hospedan en un hotel que no era el mejor pero tampoco el más económico, pidiendo un par de habitaciones continuas, cuando se establecen en sus cuartos dejando sus pertenencias, deciden llevar parte del armamento a una bodega que se les fue dada en el hotel, para mantener un poco el orden del lugar, Axel decide acompañar un rato a Eliza, al menos hasta anochecer y recibir las ordenes de la misión, sus intenciones eran solamente conocer a su nueva compañera, con el menú del hotel, pidieron algo para cenar, y con un poco de música a bajo volumen, los 2 se sentaron en el sillón a platicar uno del otro, si trabajaran juntos deberán conocerse mejor.

— Así que… ¿Eres de la fuerza Escarlatta? ─pregunta Axel a Eliza─

— Si, así es ─responde Eliza─ Entrenamiento militar especial para mujeres, de niña quería ser una policía y entre a esto. ¿Y tú donde iniciaste?

— Servicio militar común, no fui a algún lugar especial, al menos al principio, durante mi estancia retaba mucho al General, así que diario me peleaba con él, curiosamente él me recomendó al ENM (Ejercito del Nuevo Milenio) ─Eliza se sorprende─ Yo y un amigo fuimos los mejores, y logramos varios reconocimientos, a pesar de las malas misiones que nos daban.

— ¿Te refieres al caso del “Ultimo Testamento”?

— Si, así es…

“El Ultimo Testamento” fue la primera misión de Axel y su antiguo amigo Rock, donde tenían que resolver una serie de asesinatos ligados a lo que parecieran ritos satánicos, por parte de un grupo llamado “Los Nuevos Cristianos”, su objetivo era intentar crear un ángel, y con él, hacer nacer quien sería el Anticristo, tras la misión Axel y Rock tuvieron que dejar de lado su ateísmo, pues se enfrentaron con momentos que pondrían a prueba la fe de las personas.

Eliza sabía que aquella misión fue un hecho increíble, pues los reportes pasaron a ser casi una leyenda, aunque había quienes no creían en eso, ella quería creer que lo que pasaron Axel y Rock fue real, así que ella ponía atención a cada palabra de Axel mientras le contaba los hechos aunque él no quería volver a saber del tema, jamás.

Axel y Eliza, después de la cena cada quien se fue a sus habitaciones para dormir, ya que mañana iniciaría esta misión, al amanecer del martes, tomarían un auto e irían hacia el lugar que, según reportes, se reunían estos ex militares, en alguna parte de una carretera, tras pasar un túnel se encontrarían con una especie de fábrica abandonada, donde efectivamente había una pequeña cantidad de personas armadas, vigilando y custodiando, Axel toma unos binoculares para visualizar con mayor claridad quienes y que custodian.

— Ellos son de diferentes países ─dice Axel─

— ¿Cómo que son de diferentes países? ─dice Eliza─ Se suponía que eran todos alemanes.

— El de la esquina es un alemán ─le responde Axel entregándole los binoculares para que Eliza vea─ por allá hay un par de rusos, hay un inglés, hasta un marroquí, y el otro me parece suizo.

— Es francés, sus ojos lo delatan ─Axel voltea a ver a Eliza preguntándose como sabe─ ah, tuve un novio francés.

—Ah, bien. Y el tipo que está en el techo estoy 100% seguro de que es de América.

— ¿Cómo sabes?

— Sé que lo conozco, tal vez del servicio militar, pero no recuerdo bien.

Axel y Eliza siguen recorriendo la zona que se les dio por vigilar, en un lugar más lejano se estacionan en un árbol, salen del auto y recostándose en el césped envían el mensaje al Capitán y a sus superiores para informar lo que han visto. La respuesta de sus superiores fue no hacer nada, pero ellos no querían quedarse sin hacer nada, así que piden que los dejen investigar más, sus superiores aceptan, siempre y cuando no hagan nada que entorpeciera la misión.

Ambos tomaron alguna arma que llevaban consigo, y con simple ropa civil: Mezclilla, Playera, Blusa y alguna chaqueta, se infiltraron en aquella fabrica que solo se dedicaba a empacar alimentos como: Café, Maíz y también Azúcar. Buscaron un lugar para entrar y en un descuido de los custodios lograron entrar por una ventanilla de la parte trasera, tras caminar por el lugar llegaron al centro de la fábrica y ocultándose en alguna máquina, empezaron espiar que estaba planeando. Tras escuchar alguna de las pláticas que tenían los sujetos, Eliza se quedaba extrañada, no sabía exactamente que planeaban, pero Axel con un rostro de impresión y a la vez de arrepentimiento, se estaba retractando de aceptar la misión, pues lo que estos chicos buscaban era un extraño artefacto de una cultura antigua, la leyenda dice que es un arma con el poder que podría equiparar a aquellas bestias mitológicas: Los Dragones.

Todo parecía ir bien, tomando nota de lo que el grupo de ex militares planea, un movimiento que tal vez, no tiene nada que ver con el hecho de que hayan sido enviados a vigilarlos, pero levantando sospecha, era fácil saber que planeaban algo, mientras vigilaban y grababan un poco, uno de los guardias encontró a Axel y a Eliza, sorprendiéndolos, ellos volteando rápido sin poder hacer nada, solo Axel pudo decir “Misión Fallida”, el guardia los golpeo para noquearlos y llevarlos ante quienes lideraban el movimiento.

Fueron amarrados, desarmados, tirados en el piso y recargados en una pared, cuando estaban frente al líder de este grupo, Axel y Eliza recobraron el conocimiento, manteniendo la mirada a aquel sujeto que se acercaba lentamente.

— Vaya, Vaya. ─dijo un sujeto quien vestía de una manera casual-elegante─ Mira quien está aquí: Axel Rosewood, hace tiempo que no te veía.

— ¿Conoces a este sujeto Axel? ─preguntaba Eliza─

— Si ─respondió Axel─ no creí que te vería aquí, de verdad el mundo es pequeño ¿Cómo has estado, Dilan?

Eliza se queda sorprendida, saber que un antiguo conocido de Axel es quien esta tras este movimiento, ella se preguntaba ¿Dónde se conocieron? o si ¿en algún momento fueron compañeros o amigos?, ella comenzaba a creer que él estaba del lado de los enemigos, pero Axel mostraba una seguridad y a la vez un repudio a aquel que conoce, Dilan Radson.

— ¿Aun estas en el ENM? ─pregunta Dilan─

— No, ese lugar es solo un nido de desgraciados como tú.

— ¿Y Rock? ¿La cambiaste por esta hermosa mujer? ─Dilan se acerca a Eliza queriendo acariciar su rostro, pero ella lo golpea con su cabeza, haciendo retroceder a Dilan─ ¡ah, maldita sea!

— No te me acerques desgraciado ─le dice Eliza a Dilan─

— Rock se ha retirado, no quiere ver la cara de más imbéciles, como tú.

— Oh que lastima ─dice Dilan sobándose la nariz del golpe─ pero que lastima que hayan llegado, mira el reloj, marca la hora de encerrarlos en un baúl y tirarlos al rio. ─Dilan dio la orden de llevárselos para matarlos─

— ¿Estás buscando a “Handragora” verdad? ─le dice Eliza a Dilan─ Si nos liberas te ayudare a buscarla. ─Axel voltea a verla preguntándose como sabe de ese artefacto, ahora el cree que ella está con ellos, Dylan le pregunto cómo sabia eso─ Me interesa la arqueología, la raíz de la cultura me fascina, y he estudiado un poco sobre ese tipo de cosas, así que podría serte util.

— ¿Y qué quieres a cambio? ─pregunta Dilan a Eliza─

— Solo libéranos, y los 2 te ayudaremos ─Axel la voltea a ver a Eliza e inmediatamente entra en el juego─

— Aun no me dicen quien los envía ─dice Dilan─ y si están de parte de alguna organización ni me pidas nada porque en este instante morirán.

— Venimos solos ─dice Axel─ podría decirse que venimos a acabar un unos sujetos que daban miedo a la ciudad, y decidimos hacer el trabajo sucio para recibir una recompensa, si hay una. Pero si van a hacer esto sería mejor, un objeto que podría valer mucho.

— Mis hombres no encontraron identificaciones más que personales ─dice Dilan─ ¿pero ahora eres caza recompensas o algún tipo de mercenario? Increíble, deberías estar en la cárcel por traidor, eres un hígado.

— Cállate imbécil ─replica Axel─ ¿qué dices?

Tras solo pensar un segundo, Dilan acepta a Axel y Eliza, llevándolos a los mapas y escritos para la decodificación de los textos antiguos, que los llevarían hasta aquel artefacto llamado “Handragora”. Aunque algunos sabían varios idiomas, entre ellos también Axel y Eliza, cada traducción era a veces confusa, la gramática de los textos era difícil de traducir, cada silaba hacía referencia a muchas cosas, haciendo apuntes con lápiz y papel, Eliza buscaba la mejor traducción para encontrar el lugar donde se encontraría dicho artefacto, efectivamente la arqueología era su pasatiempo, así que podría ser capaz de encontrar lo que buscaban. Tras un tiempo descifrando, Eliza logra obtener información, de cuál es la ubicación de ese artefacto tan poderoso, su próximo destino será Perú.

Cuando se pusieron de acuerdo para el viaje, Dilan aun así encerró a Axel y a Eliza en un cuarto, bajo la vigilancia de alguno de sus hombres, aun no confía en su palabra así que es mejor que los tenga en un solo lugar.

— Sabía que haría esto ─dice Axel─

— ¿De dónde lo conoces? ─le pregunta Eliza muy desconfiada─

— Era un compañero de la ENM, uno de los primeros en largarse y hacer su ley, no pensé que tuviera éxito y estaría haciendo este tipo de cosas. Por sujetos como el, Rock y yo dejamos el ENM. Ese lugar tenía unas extrañas características: muchos salían como terroristas u otros como soldados de elite, ya me di cuenta que el salió del otro bando.

— Oh… ─Eliza suspira un poco─ no pensé que me seguirías el juego, pero lo hiciste bien, a veces creo que aún hay muchos mejores que yo ─empieza a ponerse melancólica─ mi familia me decía que no serviría de nada, que una mujer no debe estar en el ejército, y aquí estoy ¿Crees que eso me hace de carácter débil?

— Si crees que eres de carácter débil es porque eres un ser humano, no solo porque seas mujer, leí un poco tu expediente y note que tienes grandes aptitudes. Poniéndome en tus zapatos, también he pasado por eso, créeme. Si acabas de salir del FME aun te falta experiencia y esta será una misión que jamás olvidaras ─Axel comienza a ponerse serio y con una pequeña sonrisa dijo─ mañana nosotros intentaremos buscar por nuestra cuenta a “Handragora”, sé que descifraste más de lo que dijiste, así que nos aprovecharemos.

— Y ¿Qué le diremos al Capitán? No tenemos con que comunicarnos, y en estos momentos los estamos desobedeciendo.

— Llegando a Perú, buscaremos la forma de hacerlo, mientras tanto repasa los detalles que aprendiste de los textos, y hagámoslo.

Eliza con una gran sonrisa está dispuesta a seguir un plan independiente aunque les cueste su trabajo o incluso arriesguen su vida, pues seguiría a Axel ya que comenzaba a ganarle más confianza, y que con lo poco que han estado juntos ella estaba agradándole el. Como Eliza ya sabía por adelantado lo que se planeaba hacer, ella y Axel comenzaron a idear que harían después de llegar a Perú: obtener un pequeño rubí que sería vital para encontrar el lugar donde se encontraba “Handragora”. Llego el día miércoles, Dilan libero a Axel y a Eliza para armarlos nuevamente y partir de viaje hasta su destino, un destino que Dilan aún no sabía, pero Axel y Eliza sí.

— ¿Puedo preguntarte para que quieres a “Handragora” o cual es el objetivo de esto? ─pregunto Eliza─

— Muchos dirían que es por el dinero ─responde Dilan─ pero esa cosa puede ser usada como arma, el poder de un dragón en mis manos, eso sí es poder. Así el mundo nos conocerá y caerán los países ante nosotros.

— ¿Nosotros? ─pregunta Axel─ Tu grupo tiene nombre y aun no se dan a conocer.

— Así es, es mejor tener ese poder al salir, que, no tenerlo y nos derroten inmediatamente, así que… Bienvenidos a “ReVL”

— Y… ─dice Eliza─ ¿eso qué significa?

— “Resistencia de la Verdadera Libertad”, ─Alex se pone serio─ ¿eso te recuerda a algo Axel?, jaja, creo que sí, “la verdad te hará libre”, y aun no la conoces, y ya lo viste.

Axel solo replico que se callara, tras algunas horas de viaje llegan a Perú, pero con un trabajo no tan bueno, el rubí que necesitan es parte esencial de un museo, el más grande de Perú, Dilan manda a Axel y a Eliza para robarlo, como sea lo deben de hacer, con esta gran oportunidad ellos van sin decir nada, ni un pero, pues es la mejor opción para que en cuanto tomen ese rubí, salir por su cuenta hasta el próximo destino, cuando llegan al museo buscan la joya que necesitan.

— ¿Ahora que vamos a hacer? ─pregunta Eliza─

— Sinceramente solo tengo ganas de romper ese cristal, tomar esa joya y salir de aquí corriendo.

— No podemos hacer eso. Somos adultos, pensemos algo más didáctico.

Tras dar una vuelta en el lugar, Axel activa una alarma contra incendio, con la cual hace que todos los que están ahí salgan corriendo, y tras el alboroto de la gente, ellos aprovechan para robar esa joya, al salir del museo entre la multitud se pierden para seguir su propio camino, Dilan pierde su rastro y comienza a buscarlos.

— Excelente ─dice Eliza─ tenemos el ojo, lo que nos hará despertar a “Handragora”.

— Bueno, señorita Elizabeth ─dice Axel─ ¿qué descifraste? ¿Dónde se encuentra el lugar donde reposa “Handragora”?

— Según el mapa y las escrituras, creo que es un buen día para irnos de pesca, al rio amazonas.

Axel y Eliza partieron inmediatamente consiguieron un auto listo para el viaje hasta al Rio Amazona, donde en alguna parte se encuentra un templo entre el rio y la selva, este templo no es accesible de ningún modo, pues está debajo de la tierra, pero esa joya que obtuvieron, les ayudara a hacer un camino hasta esa zona, al llegar a la entrada del rio, dentro de una lancha Axel y Eliza, buscaban como encontrar esa entrada a ese templo.

— ¿Sabes que más vamos a hacer? ─dice Axel─ debimos haber traído una brújula.

— ¿Tú crees en este tipo de cosas místicas? ─Axel se queda callado─ llegaremos a un lugar que se supone este rubí nos señalara, como si fuese un GPS, o un control remoto.

— La verdad no quiero saber, solo quiero saber que cuando llegamos a ese lugar lo único que encontremos sea solo un artefacto de colección arqueológica, no quiero saber que de verdad tiene un tipo de magia divina o poderes sobrenaturales.

— Ya pasaste por esto, tú y Rock estuvieron a casi de nada de estar cerca de un ángel o de un dios, ¿No te da curiosidad de saber más?

— No… ─Axel lo dice muy serio─ Porque me da miedo ─Eliza lo voltea a ver con una mirada de preocupación─ Eso me hace sentir que no somos nada y que no servimos en este mundo, tienes razón, lo viví en carne propia, pero no deseo saber nada más… ─Axel fija su mirada en el rubí─ pero en estos momentos no me deja opción… El rubí está brillando.

Eliza regresa inmediatamente su mirada al rubí, y efectivamente comienza a brillar poco a poco y cada vez más, al mirar alrededor, vieron como un pájaro sobrevolaba su posición actual, y sintieron como si los estuviese guiando hacia algún lugar.

— Yo quiero creer ─dice Eliza─ que hay algo más fuera de este mundo, y que podría iluminar cada uno de los corazones de las personas, y creo que esa ave nos dirá donde esta ese templo.

Axel y Eliza, bajaron en tierra para seguir ese pájaro, tras pasar varios metros a pie el pájaro estaba parado en un frondoso árbol, pero con un pequeño hueco, como si alguien hubiese golpeado con un martillo el tronco, ahí se dieron cuenta que debían poner el rubí como si fuese una llave, y al hacerlo, se sumió la tierra, tragándose el árbol, a Axel y a Eliza, a una gran profundidad, pero cayendo en una especie de lago, que amortiguo su caída, tras unos momentos Axel sale del agua con Eliza, estando desmayada pero no tan grave, al llegar a una orilla Axel despierta a Eliza y al ponerse de pie buscan y encuentran el rubí, pues aun lo necesitan.

El lugar era una cueva, no había mucha luz, y aunque llevaban consigo una pequeña linterna esta no funcionaba, pues se había mojado, y no llevaban ni un triste fosforo para iluminar un poco, pero mientras iban caminando entraron a un pasillo donde había algunas antorchas encendidas aun, has estado prendidas desde hace miles de años, el aire se sentía más denso, el oxígeno era menor, a Axel y a Eliza les costaba un poco respirar, pero no era tan grave la situación, ellos siguieron caminando, entre pasillos y puertas había algunas piezas hechas de cerámica con algún extraño diseño gótico, construidas por lo que fue una antigua y extraña civilización, además de algunas cascaras de frutas.

— Imposible que alguien aún viva aquí ─dijo Eliza─

— Podrían haberlas dejado algunos animales ─respondió Axel─

Tras pasar el séptimo pilar que sostenía este templo llegaron a una sala enorme donde al fondo se encontraba tallado en la pared un símbolo que representaba a un dragón, pero con algunas escrituras que tal parece hablaban de un dios, Axel no quería saber más de dioses y solo se enfocó a buscar a Handragora, hasta que del pasillo de donde entraron llego Dilan y varios de sus hombres.

— ¡No te puedo dejar 2 minutos solo porque desapareces niño! ─le grita a Axel, él y Eliza voltean a ver sorprendidos─

— ¿¡Cómo llegaron Aquí!? ─exclama Axel─

— Tuve la oportunidad de volver a revisar los escritos, y descubrimos el lugar del encuentro, así que les doy las gracias por adelantarse, ahora ¿dónde está Handragora?

— Estamos en eso ─responde Eliza─

Tras dar la vuelta en ese salón, Axel centra su atención en un cofre de piedra, con el mismo relieve de dragón que yace en la pared, pero en el diseño de su ojo esta hueco, igual que el árbol, deben poner el rubí ahí para que el cofre se habrá y revele ese artefacto que tanto buscaban.

— Eliza ─le dice Axel─ el rubí, dámelo, ya sé que hacer con él.

Eliza le lanza el rubí, y Axel inmediatamente lo pone en el ojo del relieve de dragón, al hacerlo, el rubí brilla mucho más, hasta crear un destello de luz que ilumina todo el techo, esa misma luz sale del cofre y este comienza a romperse, a destrozarse en miles de pedazos, al hacerlo solo se derrumba el cofre en el suelo, pero algo aun brilla, Axel se acerca y saca de entre los escombros una espada, la empuñadura en forma de dragón, de la cual de su boca sale la hoja de un color rojizo, el legendario artefacto es una espada con un diseño de un dragón, el rubí desapareció y tal parece que con esa joya se hizo la hoja.

— ¡Ja! ─grita Axel sosteniendo la espada─ ¡Tu gran artefacto y gran arma es una espada!, deberías sentirte desilusionado Dilan jajaja.

— Tú no sabes lo que esa espada puede hacer ─dice Dilan─ así que solo dámela.

Axel son solo agitarla de arriba hacia abajo, blandiéndola crea una pequeña llamarada, ese era su poder, cada vez que se blandía, creaba líneas de fuego que podían destrozar y pulverizar instantáneamente. Axel se queda impresionado, no creía que fuese verdad, Eliza emocionada por conocer tal artefacto desea también tenerla en su poder, al menos para sentirla, pero Dilan pone en guardia a sus hombres, listos y armados apunta hacia Axel y Eliza, los matara en el lugar solo para obtener esa espada, Axel se pone en guardia con la espada y Eliza se arma con un rifle que llevo, para contra atacar, aunque su tasa de victoria sea nula.

Cuando están en el momento de atacarse unos a otros, el muro donde está el relieve comienza a agrietarse hasta empezar a romperse, de la misma manera que sucedió con el cofre, todos voltean a ver porque se rompe esa paren hasta que de golpe sale una garra gigante, un dragón de verdad acaba de aparecer, ante la respuesta de liberar a Handragora. Todos ante la locura de ver tan enorme bestia comienzan a disparar a discreción, pero no logran hacer nada, Axel toma a Eliza y salen corriendo del salón para salvar sus vidas, escondiéndose entre los pilares del pasillo, mientras Dilan y sus hombres poco a poco son asesinados por la bestia, unos aplastados, otros devorados y otros incinerados por el legendario aliento de dragón.

— ¡No puede ser que esto esté pasando! ─gritaba Eliza aterrada─

— Ya comprendes lo que quería decir ─le respondía Axel─ nadie, absolutamente nadie está preparado para esto, y ahora salen con que hay un dios dragón, maldita sea, porque me sucede esto a mí.

— ¡Debemos huir ahora que podemos!

— Si lo hacemos ese monstruo saldrá a la tierra y podría destruir todo ─toma a Eliza de las manos─ Quiero que salgas ahora, y pase lo que pase no regreses, creo saber cómo detener a esa bestia.

— ¿¡Estás Loco!? No voy a dejarte aquí, y si vas a entrar lo hare contigo. Además tú tienes a Handragora, esa arma no es solo para vencer en guerra, es para vencer este tipo de bestias, por eso fue creada. Así que si entras lo hago yo también. Somos compañeros, además…

— No… ─la interrumpe Axel─ no quiero que mueras aquí, así que quiero que te largues en este instante, y me esperes en la salida del templo, yo tampoco planeo morir, así que vete y te alcanzo después.

Eliza con solo decir “Cuídate” se aleja un poco, y Axel entra de nuevo a la sala donde está la bestia, logra ver ya a varios destrozados que no lograron hacer nada frente a esa bestia, el con Handragora dispuesto a todo se acerca a la bestia.

— Yo no creo en seres como tu ─dice Axel─ no eres un dios, solo eres una bestia desgraciada, así que no me harás nada.

Axel corre hacia la bestia mientras esta se prepara para lanzar fuego por la boca, cuando está en posición Axel esquiva de un lado lo más rápido posible y logra encajar la espada en el dragón, la bestia agoniza de dolor y comienza a derrumbarse, Axel sin dejar de correr esquivando tanto obstáculo apareciera, como los cuerpos de los hombres de Dilan, incluyendo al mismo Dilan y aquellos escombros que caían del techo por los bruscos movimientos del dragón que comenzaba a morir, así Axel logra salir de la gran sala, Eliza llegando al lago donde cayeron al entrar, ubica algunas sogas que Dilan había dejado para bajar, con esas sogas ella logra subir a la superficie, cuando llega arriba escucha un gran estruendo, el templo subterráneo colapso, ella asustada, preocupada y desesperada solo grita el nombre de Axel, sin alguna respuesta, ella se sienta cerca del hoyo de entrada, un instante después la soga comienza a moverse, Eliza sorprendida ve como Axel sale del hoyo con la misma soga, Axel se levanta y viéndola a los ojos dice con tono sarcástico “Ya llegue mi Amor”, Eliza se levanta y corre a abrazar a Axel, está muy feliz de saber que está bien.

— Eres un maldito imbécil ─le dice Eliza con lágrimas de felicidad─

— Dime algo ─le pregunta Axel─ ¿ya estas contenta de vivir algo sobre natural o comprendes lo que digo?

— Ya comprendo, pero a la vez estoy contenta, de saber que existen cosas fuera de este mundo, y que hay quienes deciden arriesgar su vida por los demás. Es válido que tengas miedo de ver esas cosas, pero eso demuestra finalmente tu valor.

— Buen punto ─Axel se recuesta un rato en el césped─ pero ahorita lo que más me importa es: regresar a Perú para comunicarnos con el Capitán, regresar a Berlín por nuestras cosas, acostarme en ese sofá del hotel.

— pues ya está oscureciendo y la selva de noche es peligrosa, cerca de aquí hay un pueblo, podemos ir de mientras, para mañana regresar, si “mi amor”

Axel y Eliza dejan el lugar, el hoyo poco a poco se va cerrando, pues con el colapso del templo se fue llenando de agua y los restos del lugar tapaban la entrada, así, sin preocupaciones ellos 2 regresaron al bote y navegaron en el rio hasta pasar por un pueblo donde pasaron la noche. Al día siguiente tomaron de nuevo ruta a Perú, comunicándose con sus superiores y tras una severa llamada de atención, se les dio ayuda para regresar a Berlín, pues su trabajo incluyo la desaparición del grupo ReVL, pero la batalla con el dragón jamás fue creída, así Axel y Eliza regresaron a esa habitación del hotel donde pasaron la noche y vivieron un tiempo, su descanso por haber cumplido, en parte, su misión.

FIN.

5 de Fevereiro de 2018 às 20:55 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

Serart Muñiz Soy un chico de 25 años, estoy empezando a escribir cuentos que ya tenia planeados. Vengo de una antigua pagina llamada Soopbook, Mis aficiones son ser DJ, hago música electrónica con la que a veces baso mis cuentos, me gusta imaginar historias, pero por tiempo y escuela no he podido escribirlas. Me gusta el anime de donde tomo muchas ideas para mis cuentos, y espero escribir mucho para tener actividad aquí y principalmente, que les gusten mis cuentos.

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Histórias relacionadas