Metal frío Seguir história

stanger23 Martín B.

Los últimos momentos de un soldado a punto de ser ejecutado por sus bárbaros o no...


Horror Todo o público. © Baychev

#horror #cuento #terror #misterio #drama #war #historia #guerra #muerte #gore #español #sangre #triste #locura #enfermizo
Conto
0
8348 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Metal frío

Estoy arrodillado, atado y "posando" frente una cámara que lo más probable grabará mis últimos momentos de vida en este cruel mundo. Mi mirada está completamente pérdida en el vacío, miro al suelo, pero no puedo evitar ver los largos machetes sujetados por los bárbaros que acabarán con nosotros, machetes que apuntan al suelo goteando sangre. Al lado está mi mejor amigo Steve, quien entró conmigo en el ejército hace unos 3 años y ahora está metido en el mismo lio que yo. Steve no para de llorar y mirarme, mirada con la que yo intento no coincidir, seguramente porque me debilitará mentalmente. Nuestros bárbaros no paran de reírse y posar junto a nosotros para fotos, para ellos este recuerdo es muy importante, dos soldados estadounidenses capturados, arrodillados y uno de ellos llorando como una nena. El más joven se levanta de la silla, se le acerca a Steve y le empieza a orinar encima, centrándose en la boca de mi amigo, como si fuera una "X" y la está apuntando. Steve cierra la boca y los ojos para evitar que la orina le entre en estos, mientras que al joven se le une su superior, quien se pone detrás de Steve y hace lo mismo que su soldado. Yo contemplo toda la humillación sin poder hacer nada, pero imaginándome lo que haría si me sueltan y me dan un arma, los mataría a todos de la forma más sádica posible, hijos de puta. Acaban con mi amigo y los dos se dirigen hacia mi junto a los demás y uno por uno me escupen en la cara, pero sin antes juntar todos los mocos que tienen. Intento no reaccionar de forma negativa para no cabrearles, por lo tanto, tragó la humillación y mira al suelo.
Después de acabar con su acto, uno de ellos (el de las gafas y el pelo rizado) pone la cámara en marcha y los demás bárbaros se colocan al lado de nosotros dirigiéndose a la cámara y afilando sus machetes. En este momento, Steve rompe a llorar de nuevo mientras que yo intento combatir contra el miedo incontrolable, un miedo que nunca he tenido, incluso cuando estábamos a punto de morir quemados. Ahora mismo prefiero morir quemado que con la cabeza cortada, el sufrimiento es mucho menor...
El gordo se separa del discurso y  de sus compañeros asesinos, saca el machete y se dirige hacia Steve. "A-aa-hora m-mmismo v-vvveo negro, me voy a desmayar, rezo por desmayarme y nunca despertar, pero sigo aquí". "Sigo viendo, acabo de recibir un bajón de tensión, maldita sea s-ssigo despierto, no quiero ver ni oír..."
Oigo el sonido de "grabar" de la cámara y cierro fuertemente los ojos, uno de los malditos hijos de puta me coge la cabeza mientras que el otro me intenta abrir los ojos con los dedos, quieren que vea como matan a mi compañero. Lo veo, lo veo, el gordo le corta las orejas de manera rápida una por una y se pasa a la garganta, a la cuál le propina un corte profundo, espera unos segundos que chorree la sangre y sigue cortando clavando bien el machete. Oigo los gritos de Steve, no puedo con ellos, oigo el sonido que produce cuando intenta respirar tragándose la mezcla de la saliva con la sangre, música para los oídos de los bárbaros, quienes ríen a carcajadas. Finalmente estos gritos desaparecen, su cabeza cae al suelo y estos asesinos empiezan a pasársela uno al otro como si fuera una pelota de fútbol. La sangre de Steve ha llegado hasta mis rodillas mojandomelas por completo, noto un olor fuerte a sangre y otro que no puedo identificar, un olor horrible...
El gordo me mira, me sonríe con sus dientes amarillos y viene hacia mi. "N-nnnoo p-pppueeedo respirar". "Mi corazón va a-aaa e-eeexplotar." "Dios del c-ccielo baja a recogerme y llevarme de a-aquí antes de que venga el diablo." Se me pone detrás y veo su sombra delante mía, veo como levanta el machete en le aire y lo baja posteriormente. Noto el metal frío en mi garganta y...
Me despierto bañado en sudor y con los pantalones mojados de mi propia orina.
"Ha sido un sueño." "Dios mio." "No me lo puedo creer, menos mal." "Tranquilo, todo ha sido un simple sueño." "Steve está bien." "Estos bárbaros no existen, ni existieron." "No puedo respirar, voy a salir fuera a fumar."
Salgo de la tienda de campaña militar, en la cuál no había nadie, muchos se habían ido al bosque para divertirse. Enciendo mi cigarro y me pongo a mirar las estrellas durante unos minutos. En unos instantes me acuerdo de que tenía que ocuparme de algo, así que tiro el cigarro, lo apago con el pie y vuelvo a la tienda de campaña. Nada más entrar en la izquierda veo la cámara que usamos ayer, estaba un poco manchada de sangre, pero no pasa nada, cojo un trapo y la limpio. Me dirijo a mi cama, me siento, cojo mi querido machete y empiezo a limpiarlo con el trapo que usé antes. Me cabreo conmigo mismo, porque tenía que haberlo limpiado después de la ejecución cuando la sangre aún estaba fresca, quien sabe a lo mejor tenía buen sabor y todo. Acabo con la limpieza, empiezo a afilarlo y le hablo: "Pero si ya te afilé amigo mio." "¿Que pasó que te costó cortarle la garganta a este maldito yankee?" "La próxima vez te quiero más preciso." "A todo esto, te pido perdón por la sangre sucia."
Le doy un beso, lo guardó y me vuelvo a acostar...



21 de Janeiro de 2018 às 22:43 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

Martín B. Si el ser humano se considera un animal... ¿Por qué está mal visto comérselo?

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~