La Serpiente y el Quetzal Seguir história

rowlingroo Roo Rowling

La guerra jamas te dará poder sobre nada ni nadie, solamente te dejara vació... Vadir es un hombre que a vivido siglos peleando en guerras sin motivo alguno, solamente por necesidad de saciar su ira y odio hacia el humano, pero un día algo inesperado le hace cambiar, pero el problema es que ni si quiere sabe lo que es. Y ahora tendrá que recordar ese cálido sentimiento que le habían arrebatado hace mucho tiempo... Si nada nos salva de la muerte, al menos que el amor nos salve de la vida -Pablo Neruda


Ficção científica Todo o público.

##historiaoriginal #utopia #Quetzal #Venus #Tragedia #romance ##Personajesoriginales #Guerras
0
8.4mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

Encuentro en la ciudad de los minerales

Guerra... ¿Como la describirían?
¿Un acto cruel en el cual se derrama mucha sangre? ¿Una forma de obtener poder?
Pues déjenme decirles desde mi punto de vista que es dolor, odio y tristeza, yo me he dedicado a ese matadero toda mi vida, me pase siglos peleando, sin motivo propio solo seguía ordenes. Pero nunca luchaba por la misma bandera, siempre cambiaba de bando cada vez que los reinos perdían poder y caían, un bastardo sin nación eso es lo que soy, lo peor es que no me podía dedicar a nada mas que pelear por que es lo único que se hacer. Sin embargo mi fuerza bruta un día sirvió para algo bueno, y sucedió hace mucho tiempo.

Me encontraba vagando por el desierto de los cráneos y después de tres días ahí encontré una ciudad que para mi suerte tenia grandes fuentes de agua, me acerque rápidamente a una fuente y bebí del agua, de tan rápido que bebí casi me ahogue, cuando logre saciar mi sed me levante y decidí buscar un buen lugar donde comer, mientras buscaba un restaurante miraba varios carteles de recompensa, varios bandidos de menos de 10,000 cuarzos, no me molestaría toparme con uno de ellos no esta mal ganar un poco de dinero...

- Escuche que van a traer a Venus a la ciudad .-dijo un hombre-

-¿Enserio? Es maravilloso, seguramente habrá una fiesta
.- respondió una mujer-.

¿Venus? jamas eh oído de ese tipo ¿Sera un rey o algo? Bueno no tendré problemas a no ser que tenga que arrodillarme, es una de las cosas que mas odio...solo digamos que se me hace muy estúpido.

Seguí mi búsqueda por comida y por suerte encontré un restaurante bastante económico, entre y ordene un plato de chuletas, admito que para ser un lugar no muy llamativo para comer se lucia muy bien con la comida era realmente sabrosa la carne, y el vino era igual de bueno. Al terminar de comer pedí la cuenta y un par de chuletas para llevar, realmente valían la pena, guarde mi pedido en mi mochila y me propuse buscar un lugar donde pasar la noche, si tengo suerte de conseguir un trabajo tal vez me compre una cabaña, seria bueno pasar unos años aquí, el lugar y la comida me agradan, es tranquilo aquí. Salí del restaurante y al salir observe que había mas gente de lo normal ¿Habrá muerto alguien?

-¡Vamos mami quiero ver el desfile! .dijo una niña mientras corría emocionada.-

-Tranquila llegaremos a tiempo
.- le respondió la madre.-

Bien voy a tachar "tranquilo" de la frase, sera mejor que me apresure en buscar un motel o posada antes de que empiece a haber ruido.
No paso mucho tiempo para que la plaza terminara de llenarse, si ahora era mucho mas difícil pasar entre tanta multitud, ni siquiera podía moverme de ese lugar, el único espacio libre era cerca de una taberna, así que me dirigí rápidamente hacia ese pequeño lugar, decidí quedarme ahí hasta que terminara ese desfile para poder seguir buscando un lugar donde dormir. Entre y tome una silla para sentarme, aproveche el tiempo para contar mi dinero.
10...20...30, No es mucho pero en basta con 1.500, si tan solo...

- ¡Pueblo de Mineralia! .-grito un hombre con sombrero de copa.-¡Les presentamos a la persona mas querida de la cámara de Liniers! ¡La preciosa Venus!.-

Salí de la taberna para ver al menos quien o que era ese dichoso Venus. Cuándo salí desde el cielo cayeron varias plumas como confeti en un carnaval, me era muy difícil ver aparte de la multitud claro, poco a poco se fueron esparciendo las plumas dejando ver una figura que me llamo la atención. ¡Una mujer! En ese instante que la vi mi mente se puso en blanco y mis ojos... No dejaban de mirarla definitivamente era lo mas bello que había visto en este mundo, traía puesto un largo vestido, que de las caderas para abajo estaba decorado de plumas verdes, y de la cintura para arriba era seda blanca, su cabello era rojo y le llegaba hasta los talones, pero lo mas hermoso de todo eran sus dorados ojos cristalinos que tenían un brillo único.
''Jamas sucederá", eso fue lo que paso por mi cabeza, por favor ¿Que soy? Soy un bastardo que sobrevive de guerras y recompensas, yo no la merezco, ella es una chica con una buena vida y no voy a arruinarle eso. Supongo que me puedo llevar este bonito recuerdo de ella.
Y justamente cuando decidí volver a entrar a la cantina, escuche disparos. Salí rápidamente para ver que sucedía y todo el mundo huyo del lugar, no se por que, pero en lo primero que pensé fue en ella y corrí rápidamente. Cuando llegue habían unos bandidos rodeándola y aparte se habían cargado a toda la guardia que custodiaban a la chica.

- ¡Oh señorita Venus! ¿Seria tan amable de entregarse?.- dijo uno de los bandidos mientras le apuntaban con un arma.-

- Seria totalmente estúpido entregarme, ustedes quieren algo muy valioso que yo tengo.-dijo Venus con una voz tranquila.-

- Al parecer es muy lista.-respondió el bandido.- No tiene que morir nadie solamente quiero que me lo entregues y nos iremos...

- Lo lamento, jure protegerlo con mi vida.- Venus aceptando su destino cerro los ojos.-

- Y así sera...- el bandido sonriendo le ordenó a los cinco hombres de su banda matarla.-

Y en ese momento en que oí como cargaban sus armas y vi a la chica totalmente tranquila aceptando su muerte, corrí y me puse enfrente de ella para recibir los disparos. Sentí cada balazo dos en el estomago y los otros tres en el pecho.
Pero algo paso, los bandidos me miraron aterrados ¿Por que?...
Por que no había sangre en ningún lado de mi piel, las balas cayeron al piso, abolladas, ellos no sabían que estaba pasando en ese momento.

-¿¡Q-que demonios!? ¿¡Quien eres!?.- dijo uno de los bandidos temblando.-

- Yo soy un bastardo cualquiera y sin importancia alguna de lo que les suceda, pero no dejare que lastimen a la chica...-Estuve a punto de atacarlos y arrancarles la cara sin piedad, pero no lo hice lo que me detuvo fue Venus sabia mis intenciones y solo me miro, y su expresión en la cara claramente me decía "no lo hagas".- Hagamos un trato, si se van y no regresan aquí, no les haré daño ni los matare.-

- ¿Y si no que?.-Dijo el bandido.-

-Entonces díganme lo que significa piedad, por que no se lo que es...- Se quedaron paralizados, el jefe solo se quejo, ordeno a sus muchachos que guardaran sus armas y se fueron, lastima que no se quisieron negar ya tenia 10,000 cuarzos asegurados. Me olvide de eso y centre mi atención en la chica.

-¿Estas bien?...-le pregunte.-

-Si gracias, jamas vi algo como eso antes.-

-Bueno no suelo amenazar mucho yo solo...-

-No...-dijo Venus interrumpiendo.- Eso no, lo de las balas, jamas eh visto ninguna especie que haga eso y mucho menos con balas de kobold.

-Es algo difícil de explicar...

-Si quieres me lo puedes contar en otra ocasión, ahora tengo que regresar a Tenocal.

-Si esta bien, cuídate.- ambos nos despedimos, ella su fue caminando hasta llegar a la entrada de la ciudad, yo solo me quede mirándola...¿Que? Solo veía que no le pasara nada, no es que yo la mirara por otra cosa, no es lo que creen...

Cuando decidí irme también note que ella no seguía avanzando, iba para un lado y luego para el otro, solo estaba dando vueltas, yo pensé que tal vez solo estaba pensando en algo y luego se puso a mirar el cielo como si estuviera buscando algo, llegue a una conclusión lógica de lo que pasaba ¡No sabia donde quedaba Tenocal!

20 de Janeiro de 2018 às 02:32 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo "Soñando una historia"

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 4 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Histórias relacionadas