Teammates Seguir história

aryescobar11 Ary Escobar

Kate entendió desde pequeña que la vida no es mas que una carrera, con pendientes, vueltas, escaleras y toboganes. Alex solo sabe ver la vida como un juego de fútbol, hay reglas, hay rivales, y un hermoso trofeo. Y aunque ambos entendieron pronto el juego, olvidaron que la vida es un juego en equipo.


Romance Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#jovenes #escuela #friends #friendship #romance
0
8.7mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Terças-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prefacio

"Don't you worry your pretty little mind people throw rocks at things that shine but they can't take what's ours"
Ours - Taylor Swift

Alex

Alex:

Voy camino a casa.

Kate:

¡Genial! ¿Cómo te sientes?

Alex:

Como si me hubiera arrollado un auto.

Kate:

Así que ya estas bromeando, obviamente te sientes mejor.

Alex:

Y, ¿qué haces?

Kate:

Hablo con un chico que me gusta.

Alex:

Pero que ruda, hablando con él y conmigo al mismo tiempo...

Kate:

Idiota.

Alex:

Así que… ¿Te gusto?

Kate:

Creo que deberíamos hablar sobre esto en persona.

Alex:

Bien, entonces ven a casa y hablaremos un poco.

Kate:

Vale, estaré ahí en diez minutos.


Miré a mi teléfono y sonreí en el último mensaje. Decidí tomar una ducha antes de que Kate llegara.

Mi madre me llamó desde el piso de abajo, solo unos minutos después de recibir el ultimo mensaje de Kate, justo mientras terminaba de secar mi cabello.

—¡Alex! Creo que Katherine llegó. ¿Puedes abrir la puerta?

No pude evitar que se formara una sonrisa traviesa en mis labios, mientras bajaba a abrir la puerta, solo vistiendo mi boxer debajo de la toalla que abrazba mi cadera.

La puerta se abrió y Kate entró en la casa, tan distraída con su teléfono que ni siquiera me miró; ella entró y cerró la puerta.

—¡Hey Alex! Pensaba... —Comenzó, apartando la mirada de su teléfono y volteando hacia mí, al verme solo en toalla y ropa interior, se sonrojó.

Sonreí ante sus mejillas rojas; cerró los ojos y se dio la vuelta, avergonzada.

—¡ALEXANDER! —Me regañó. Seguí riendo hasta que llegué a mi habitación para ponerme el resto de mi ropa. Ella me esperó fuera hasta que estuve totalmente vestido.

—Estoy vestido, puedes entrar. —Le dije una vez que me puse los pantalones y mientras aun abotonaba mi camisa.

Entró en la habitación y me miró, su mirada viajo directamente a mis abdominales.

Debo admitir que no estaba tan trabajado como Max o Chris, aun así tenía un abdomen muy bien marcado. Mi punto fuerte eran definitivamente mis brazos.

Y a juzgar por la expresión de Kate y la forma en que sus ojos volaron, se dio cuenta de ello rápidamente.

—¿Estás bien? —Le pregunté cuando sus ojos recorrieron mi cuerpo rápidamente. Ella parpadeó dos veces y luego sus mejillas tornaron aún más rojas... algo que sinceramente no pensé que podría ser posible en este momento.

—Sí... deberías haberte vestido antes, Medrano. –Bromeó ella y me reí en voz baja.

Fue entonces cuando algo extraño pasó.

Allí estaba ella, Katherine Chase, con su cabello castaño cayendo como una cascada sobre sus brazos, sus mejillas sonrojadas, sus labios de color rosa, y sus cautivadores ojos marrones.

Y ni hablar de las curvas perfectas de su cuerpo, el hermoso color de su piel suave, su encantador aroma dulce...

Bueno, bueno, supongo que entienden mi punto.

Yo no era consciente de lo que estaba haciendo, simplemente comencé a acortar la distancia entre nosotros.

Sus ojos se llenaron de confusión cuando la empujé hacia la puerta con mi cuerpo, pero no trató de alejarme.

Mis ojos captaron sus ojos chocolate y antes de que me pudiera dar cuenta, sentí sus labios tocar los míos, mientras se movía hacia mí.

Dejé mis manos descansar sobre su esbelta cintura y sus manos volaron a mi pecho desnudo, con los botones de mi camisa aun abiertos…

16 de Janeiro de 2018 às 19:48 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo Mi nuevo compañero

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!