La búsqueda Seguir história

ariel_carraro Ariel Carraro

Franco ha tenido el sueño de cruzar los mares y tierras lejanas en la búsqueda de un objeto imposible que cumplirá todos sus deseos. Muchos lo buscaron, pero solo uno tuvo éxito. Franco quiere hallar ese objeto milenario que cuentan las leyendas puede hacer realidad cualquier deseo por más descabellado parezca. Sin embargo, algunas preguntas quedan en el aire : ¿Qué pasó con el primer explorador que lo encontró? ¿Cuál fue el motivo en abandonar ese objeto? y más aún ¿Qué le hace suponer a Franco que sus deseos sí serán cumplidos? La oscuridad está al tanto de su tarea y pretende arrebatarle ese objeto milenario. El joven buscador debe darse prisa antes de que sus perseguidores le den muerte y usen ese tesoro para sus fines malignos.


Fantasia Épico Todo o público. © Todos los derechos reservados

#alquimia #búsqueda #busqueda #deseos #filosofía #sueños #aventura #misterio #literatura fantastica #paranormal
6
10367 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

¿Un sueño? (A modo de introducción)

Toda búsqueda es en realidad un retorno hacia uno mismo.


El mayor peligro del hombre no es la muerte, es la desidia. Tome, quien así lo quiera, este consejo, pues la suerte no sonríe a todos ni mucho menos regocija a quienes no hacen por cambiar su destino.

Ahí estaba él, el viajero, el buscador de objetos imposibles, frente a frente a su búsqueda que robó tantos años de su vida. El tiempo pareció detenerse. Él estaba solo, eso no importaba por el momento. La muerte le sonreía y él esquivaba su mirada.

Sus ojos contemplaban, exclusivamente, el objeto quimérico, antinatural y primigenio capaz de conceder cualquier deseo.

La búsqueda había terminado.

Por fin lo tenía en sus manos. Era suyo, de nadie más.

Fue la desidia lo que postergó el viaje; ir a la búsqueda de ese objeto fantástico que apareció en sus sueños… y pesadillas.

Sus deseos ahora se harían realidad. Sin embargo, el vacío que creyó llenaría ese objeto, ese tesoro prometido, seguía inmutable.

¿Un sueño?

¿Ha perseguido humo y espejos como le advirtió su abuelo?

¿El sacrificio valió la pena?

Él buscaba oro y terminó bañado en sangre. Lo dio todo solo para hallar esa quimera que le concediera gloria y riqueza.

El vacío seguí ahí, nada, ni todo el oro del mundo, podría llenar el hueco en su corazón. Entonces un ruido estrepitoso, como de mil explosiones, lo asustó. El objeto resplandeció como si fuese el mismo sol, cobró vida.

“Pide y se te dará”, pareció decir una voz venida del más allá. El buscador estaba a punto de pedir su deseo, pero un pensamiento en su mente lo interrumpió. El pensamiento de un hombre solitario anhelando el regreso a su hogar. El objeto comprendió su deseo y se dispuso a cumplir. No obstante, no le concedió fortuna material alguna. En su lugar le concedió lo que realmente necesitaba, le concedió conocimiento… conocimiento de su propia ignorancia.

El buscador dejó el objeto en el mismo lugar que lo encontró. Él retornaría a su hogar. El regreso al lugar donde nunca debió partir. Quedó claro que el objeto milenario no le pertenecía. Era para alguien más. Para alguien digno. Un hombre capaz de darle el uso adecuado.

Abandonar el lugar sería lo más pertinente.

Han pasado años, décadas, tal vez siglos, después de esa aventura.

Dicen los doctos que quien no conoce la historia estará condenado a repetirla. Un nuevo explorador retomará la búsqueda ignorando lo sucedido. Solo queda preguntarnos, ¿tendrá éxito donde su predecesor fracasó?

14 de Janeiro de 2018 às 00:09 5 Denunciar Insira 3
Leia o próximo capítulo Bitácora de un explorador

Comentar algo

Publique!
00 00 00 00
Al fin algo interesante que leer y que no suena a señora resentida de 50 años tratando de parecer intelectual y poética. Aplauso de pie y te ganaste un seguidor.
9 de Abril de 2018 às 19:39

  • Ariel Carraro Ariel Carraro
    Gracias por leer y seguir la historia. 9 de Abril de 2018 às 20:25
F. Ciamar F. Ciamar
suena un poco ridículo buscar algo tanto para luego ni intentar usarlo... pero imagino que tendrá sus razones...
28 de Março de 2018 às 14:53

  • Ariel Carraro Ariel Carraro
    Sí, hay razones por las que no se lo llevo y lo dejó ahí para que otro más lo buscara 28 de Março de 2018 às 18:09
  • Ariel Carraro Ariel Carraro
    Sí, hay razones por las que no se lo llevo y lo dejó ahí para que otro más lo buscara 28 de Março de 2018 às 18:09
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 34 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!