Las Guerras de Antáres Seguir história

I
Isaac Sanvicente


No solo el sol que conocemos alumbrará a los humanos. Después de la transportación galáctica la humanidad será sometida a un brutal sistema opresor monárquico del cual algún día se levantaría un astuto individuo con la iniciativa de organizar una rebelión.


Ficção científica Todo o público. © indautor

#science fiction
5
8719 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Terças-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prólogo

En ese momento solo había obscuridad, una gran tormenta que ensordecían nuestros oídos, las naves de Antáres bajaban en decenas a la tierra. Todos con un temor inminente corrían buscando salvación, solo los más astutos y armados se salvaron. Las naves de Antáres tenían limite de capacidad para transportar personas por lo que todos desesperados buscaban conseguir un lugar. La Tierra dejó de ser fértil y habitable, las enfermedades habían aumentando tanto que el transcurso de los días se había vuelto solo tortuoso. En esos momentos la humanidad pensó que los antános venían a ayudar, de 1,600 millones de personas restantes en el mundo solo 5 millones entraron ya que la capacidad de la nave estaba al tope. 

Las personas en la nave fueron cuidadas y protegidas en el viaje de 3 años hacia Antáres, un súper-planeta parecido a la Tierra, pero que su tamaño era al menos 5 veces mayor, con nuevos recursos y miles de cosas por conocer, todo el planeta tenía una sola capital, un gran lugar que regía todo el planeta llamado Gemideres. Los otros distintos poblados eran denominados sectores los cuales se nombraban por un número, siendo en total 62. Los humanos fueron dejados en el sector 24 el cual estaba destruido y desértico, donde tenían que sobrevivir a su cuenta. Las personas experimentaron lo que era el miedo y la desesperación, sin embargo, la gente se sentía tan sola que en la humanidad se comenzó a forjar un lazo de unión muy fuerte, siempre fomentando la ayuda mutua y la conservación de la especie. 

La humanidad logró prevalecer en cierto punto, habían creado una gran cantidad de viviendas y consejos para llevar a cabo ciertos acuerdos cuando un problema fuerte se presentara. Con el paso de los días la especie humana comenzó a tener la necesidad de organizarse más a fondo, de tal manera que algunos comenzaron a estudiar las propiedades del planeta, otros, comenzaron a verificar que sustancias eran comestibles y que semejanza tenían con las de la Tierra. 

Pasando 20 años de nuestra estadía en Antáres las cosas se tornaban cada vez más obscuras. Cada 15 días para nosotros que para los antános era 1 por su diferente medición del tiempo, tomaban a cierto número de personas a las fuerza y se las llevaban por razones desconocidas. Esto causaba un gran disturbio entre las personas las cuales comenzaban a esconderse. Llegó un punto donde la gente ya se defendía de los antános, aunque esto fuera suicidio, ya que las personas que se revelaban se les concedía una muerte segura. 

Cada 15 días seguía sucediendo lo mismo, hasta que una llegada inesperada de ellos para sorprendernos, pudieron observar que nosotros trabajábamos con un material llamado Xenirio que usábamos como combustible y que era tóxico para los antános, sin embargo era de gran utilidad para un tipo de armadura que cuando era procesado por nosotros servía para ellos, por lo tanto habían encontrado una tarea para nosotros. Aquí es cuando los hechos se ponen peores.

La obligación que teníamos que llevar a cabo era peligrosa, debido a que nos llevaban en sus gigantes naves las cuales denominamos pasajeros o extractores al sector 17, que era donde en sus profundidades, se encontraba la mayor concentración de Xenirio en el planeta. los antános no entraban, ya que en la cueva de sector 17 existían seres temibles y siniestros cuyo apetito considera comida a todo lo que entre a la cueva, a demás el Xenirio sin procesar es totalmente letal para los antános. Los grupos de personas que se formaban para estas peligrosas hazañas eran de 100 personas y después de un periodo de tiempo determinado eran devueltos al sector 24 sin recompensa alguna, y ni siquiera había remordimiento para las familias de aquellos que morían. 

Esta historia se desarrolla en torno  a Joseph Mundari un gran científico e investigador de la utilidad de los materiales del nuevo planeta para la posterioridad humana y su nuevo desarrollo, era considerado un prodigio y una persona a la cual se le tenía bastante respeto y consideración. Joseph tenía un hijo concebido en Antáres llamado Resik Mundari de solo 8 años en ese entonces y también tenía un hermano llamado Casio el cual había perdido las 2 piernas pero sobrevivido gracias a su hermano hace 20 años en el momento de la transportación galáctica. Resik ya no tenía madre, ya que esta se opuso a que se llevaran a una gran amiga de ella de toda la vida y por esto fue asesinada en el año 15 tras la transportación galáctica, así se medía el tiempo, a los 20 años terrestres que la humanidad tenía en Antáres se denominaba 20 DTG (Después de la transportación galáctica).

Mencionado esto, se puede dar inicio a la historia de los Mundari, la cual cambió no solo la historia de la humanidad sino la de Antáres.

10 de Janeiro de 2018 às 02:44 0 Denunciar Insira 1
Leia o próximo capítulo Sector 24, la humanidad en Antáres

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!