El Paseo De Kelly Seguir história

stanger23 Martín B.

Kelly, una chica joven da un paseo atravesando Jackson Street, una calle en la que se cometió una violación que acabó con la vida de una mujer. A partir de su entrada en esta calle algo o alguien empieza a perseguirla hasta que esta no aguanta y empieza a correr por su vida. ¿Que es exactamente lo que la persigue?


Horror Todo o público. © Baychev

#chica #locura #oscuridad #noche #aterrador #Muerte #Tristeza #triste #miedo #español #corta #historia #cuento #misterio #horror #terror
Conto
0
9.3mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

El Paseo De Kelly

Al entrar en "Jackson Street", Kelly gira su pequeña cabeza por segunda vez para asegurarse de que no hay nadie detrás suyo siguiéndola. Es de noche, hace frío, está en una zona, dónde hace cinco años se murió una mujer después de una violación brutal por dos hombres. No hay ni una casa, hay un silencio aterrador, la carretera está hecha una mierda y lo único que brilla por ahí es la ausencia de vida. Kelly se tropieza con algo cayéndose al suelo duro y pegando su dulce frente contra el cemento. Se levanta y se da cuenta que la culpable de su tropiezo es una muñeca vieja, la cual tiene los ojos dibujados con rotulador negro y dos o tres pelos en la cabeza. Kelly lee algo que le resulta muy familiar en la prenda de la muñeca: "Sandra" ,pone con el mismo rotulador que el de los ojos. La muñeca le produce una sensación de seguridad en esta oscura noche, una sensación rara de que le pertenece, de que le llama, de que ya era un vieja amiga suya. La chica decide cogerla en la mano y seguir su trayecto hacía la oscuridad, pero esta vez con más coraje que antes sin poder explicar el porqué. A los treinta segundos escucha un ruido, se gira por una tercera vez y ve una gran sombra viniendo hacía ella, una sombra descubierta por una luz que hace poco no estaba presente. Se asusta, pero no puede dejar de mirar a la sombra y ver a su propietario para así tranquilizarse y juzgar si tiene que echar a correr o  seguir su camino tranquila. Mientras la mira piensa: "Tranquila, tranquila!" "Es una sombra de alguna persona" "¿Y si de uno de los que violó a aquella chica?" "No, no puede ser, ya los atraparon a los dos." "¿Segura que los atraparon a los dos?" "Uf, no lo sé..."
Kelly prefiere evitar un encuentro cercano con el amo de la sombra y se da la vuelta para seguir andando. Llega hasta un callejón y decide evitarlo, por lo tanto, gira en la primera calle antes de este, pero acompañada de la sensación de que la sigue algo y quizás acompañada de la sombra. Aprieta la muñeca mientras empieza a caminar con pasos más grandes impulsados por su nerviosismo y su corazón revolucionado. Decide mirar de reojo para darse cuenta de que la sombra sigue detrás suya, pero esta vez acompañada de una silueta que no puede identificar. Esto no la detiene, de hecho la hace andar aún más rápido, viendo que cuanto más rápido andaba ella, más rápido se le acercaba la maldita silueta. Kelly tiene miedo de girarse y ver lo que la persigue, por lo tanto sigue caminando mientras nota que empieza a perder la movilidad de sus brazos por alguna razón inexplicable, ahora sólo es capaz de mover las manos. Le entra el pánico más todavía, pero tiene que seguir corriendo, en su mente nacen un montón de teorías sobre la inmovilidad de sus brazos. "Mis brazos, no los siento!" "No los puedo mover!" "Dios mío!" "Es él que me persigue, me ha inmovilizado." "¿Será el fantasma de la mujer violada que busca venganza?" "No, estas cosas no existen." "Es una persona normal." "Sólo que tiene el mismo trayecto que yo." "Mis brazos se duermen seguramente porque llevo mucho tiempo sujetando la muñeca." "Seguro que es eso Kelly, tranquila.". Kelly no aguanta, se para y se gira por completo para ver de una puta vez quien la persigue. Ve una silueta de mujer vestida en blanco flotando hacía ella. La chica grita casi poniéndose a llorar: "¿Quien eres?" "¿Que quieres de mi?" "Déjame en paz." De la oscuridad escucha su propia voz  diciendo las mismas palabras como si le contestará, como si conversara con ella misma. Kelly empieza a correr con la muñeca aún en la mano, a pesar de tener sus brazos inmovilizados, mientras que la silueta flota cada vez más rápido hacía ella emitiendo los mismos gritos que emite la pobre chica. Durante su huida observa un luz amarilla iluminándola desde arriba, luz que le hace cerrar los ojos de lo fuerte que es. Esto no le impide a Kelly a seguir corriendo en dirección desconocida, pero daba igual, lo importante era escapar de lo que la estaba persiguiendo. Pasa el punto fuerte de la luz, aunque esta seguía iluminando, abre los ojos para ver una casa con las luces encendidas y de inmediato se dirige hacía esta corriendo como nunca lo ha hecho jamás. Cuando ya está cerca de la casa con sus brazos juntos como si fuera llevara a un bebé, gira la cabeza por una última vez para toparse esta vez con su propio reflejo en un espejo viejo y sucio que flota hacía ella. "¿Dónde ha desaparecido?" "¿Que es esto?" "¿Me estoy volviendo loca?" piensa Kelly hasta llegar a la puerta y empezar a llamar dando fuertes golpes y pegando gritos.

- Paul! Paul! Es Sandra otra vez, maldita puta de mierda. - grita cabreado el doctor White a su compañero.
- Joder! ¿Este animal loco se va a callar alguna vez? - dice en voz baja Paul mientras se levanta de su silla.
- Sandra! Cariño! ¿Que te pasa ahora? ¿Te has perdido la muñeca? ¿Te salen serpientes por la oreja? ¿Está flotando el espejo? ¿Te vuelve a perseguir la sombra de la silueta? ¿Que te ha tocado hoy? - pregunta el doctor White burlándose de su paciente.
El señor White y Paul entran y la encuentran corriendo por toda la habitación con la camisa de fuerza bien apretada, gritando y dándose golpes cada dos por tres en las paredes acolchonadas mientras que gira su cabeza para mirar el pequeño espejo que tiene detrás. Como siempre llevaba su querida muñeca en la boca, esta muñeca que se había hecho ella sola y que era su única compañía.
- Paul, adivina que episodio toca hoy. - le dice el doctor White a su compañero riéndose.
- Déjame adivinar... Hoy toca la silueta flotante que me persigue a partir de "Jackson Street" - le contesta Paul al señor White vacilando.
- Muy bien señor Paul. Se ha ganado usted un premio. - le dice White a Paul, mientras que la mujer seguía corriendo.
- Ah, ¿si? ¿Que premio? -  le pregunta Paul a su compañero con una sonrisa traviesa, sabiendo de que tipo de premio se trata.
- Hoy te toca controlarla a ti querido amigo. Como mejor sabes hacerlo. - le contesta el señor White a Paul simulando un acto sexual.
Paul sonríe y los dos hombres se cierran dentro de la habitación, cerrando la puerta con llave por si acaso, aunque no había nadie en el edificio. Los dos habían pedido horas extras, porque sabían de que esta semana a Sandra le daban los ataques de la silueta y así "rendía" más en el acto.
Aquel "incidente" de la mujer violada ocurría cada semana en una de las muchas habitaciones del centro Bates, concretamente en la habitación de Sandra o Kelly (llamada muchas veces así por Paul y el señor White), esta habitación a la que ella se refería como Jackson Street.

4 de Janeiro de 2018 às 02:05 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

Martín B. Si el ser humano se considera un animal... ¿Por qué está mal visto comérselo?

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~