Rebelión Seguir história

stanger23 Martín B.

Tomas es un niño rechazado y acosado. Sufre "bullying" de sus compañeros cada día, quienes le hacen hacer cosas inimaginables, cosas que nadie se puede imaginar de que pasan en el patio de un colegio. Tomas tiene miedo de responder hasta un día...


Horror Impróprio para crianças menores de 13 anos. © Baychev

#depresión #humillación #acoso #escuela #colegio #sangre #dolor #tristeza #triste #bullying #oscuro #terror #horror #drama
Conto
2
9.7k VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Rebelión

- Eyyy! Tú! Cerdo asqueroso de mierda, ven aquí! - gritaba Bruce al indefenso Tomas, quien estaba en la otra punta del patio.
Tomas nada más escuchar el grito de su "amo" Bruce, se levantó de la mesa, dónde estaba comiendo la caducada tableta de chocolate , que le quedaba para toda la semana y se dirigió hacía el matón.
Bruce era el típico "malote" del colegio, era un tío alto, con buena forma física, dos años mayor que sus compañeros y el amor platónico de todas las chicas del colegio. Dedicaba su tiempo acosando a indefensos compañeros suyos humillándolos frente los demás de las maneras más crueles que uno se puede imaginar, desde limpiar sus zapatos lamiéndolos, hasta obligarlos a imitar a algún animal. Su victima favorita era Tomas "el cerdito", debido a que según el tenía talento a ser un cerdo y mejor hubiera nacido como tal.
Tomas era un niño redondo, bajito, de pelo rubio, con unas mejillas grandes y una piel blanca llena de lunares pequeños. Vivía con su madre, quien estaba muy enferma y le costaba salir adelante económicamente, por lo tanto, Tomas llevaba comiendo una fila por día de su tableta de chocolate y vestía siempre con la misma ropa. Tenía puesto la camiseta que le regaló su padre hace tres años para Navidad, una camiseta a la cual el le tenía mucho aprecio sobre todo después de la muerte de su padre.
Este día estaba más triste y sólo de lo normal, a causa del asesinato de su fiel amigo en todos los patios en manos de Bruce. Era un gato de color completamente gris, al cual Tomas le dio el nombre de Jacky. Un día antes, Bruce al verlo con el gato, se le acercó ordenandole que se lo dé, Tomas negándose en un principio hasta recibir un golpe en el estomago dejándolo sin aliento, se lo tuvo que dar. El matón cogió al gato en brazos pareciendo que lo iba a acariciar de forma cariñosa, el gato confiado a que iba a recibir cariño se le quedó en los brazos ronroneandole y dándole cabezazos en el pecho. De repente, Bruce lo cogió del cuello y empezó a apretar fuerte, mientras que el gato emitía sonidos de sufrimiento moviendo sus pequeñas patas como intento de escapar y mirándolo a los ojos. Tomas aún estaba tirado en el suelo sin respiración y sin poder hacer nada, entretanto Bruce seguía apretando cada vez más fuerte hasta que el gato finalmente dijo su último "miau" y quedó muerto. Acto seguido, el acosador lo tiró por encima de la valla del colegio que daba a la calle riendo al mismo tiempo como si fuera había hecho algo grandioso. Tomas se había quedado completamente sólo.
Tomas iba despacio hacía el banco dónde estaba Bruce y sus colegas, debido a que estaba cansado, porque había hecho educación física hace nada más media hora.
- Venga animal, date prisa, no tengo todo el día! - alzó la voz cabreado Bruce, mientras que sus colegas se reían.
El gordito finalmente llegó y nada más hacerlo recibió un escupitajo en la frente cayéndose posteriormente la saliva por su cara pálida.
- Aquí está, mi mascota, mi cerdito, mi gordito asqueroso sucio que no se cambia de ropa en meses. - decía Bruce a sus amigos orgulloso como si se tratara de algo fabuloso. Estaban presentes también las tres chicas más populares y guapas del colegio: Natalie, Margaret y la novia de Bruce, Michelle. A ninguna de ellas les daba pena el pequeño Tomas, incluso se partían de risa al ver sus actuaciones diarias dirigidas por su "amo".
- Ya sabes que hacer, no? - preguntó Bruce sabiendo la respuesta de Tomas.
- Sí. - contestó en voz baja Tomas.
- Que? No te oigo pedazo de basura animal! - le gritó Bruce.
- Sé que hacer. - dijo Tomas.
- Sé que hacer... - dijo Bruce intuyendo de que faltaba una palabra por decir.
- Sé que hacer mi amo. - expresó el gordito.
Tomas se quitó la camiseta y se tiró al suelo a cuatro patas imitando a un cerdo y preparando su próxima actuación para su público. Empezó a emitir un fuerte gruñido y a moverse frente sus espectadores malignos.
- Jajajaj! Hoy toca comer cerdito. - dijo entusiasmado Bruce, señalando la hierba descuidada que había salido al lado del banco.
- Obedece a tu amo, escoria! - gritó Michelle, la querida novia de Bruce, con la cual llevaba ya un mes.
Tomas se acercó a dónde estaba la hierba y empezó a comerla, sentía que aparte de la hierba en su boca entraban insectos y tierra mojada. Mientras arrancaba la hierba con la boca, recibía patadas por parte de cada uno de los espectadores, como si se tratará de una piñata. Tragándose además de la hierba el dolor físico y la humillación a la que estaba sometido a diario por parte de estos malditos acosadores.

- Mmm, está bueno Porky? - preguntaba Bruce.
- S-ssssi. - contestaba Tomas con la boca llena de tierra y hierba emitiendo gruñidos todo el tiempo.
La humillación duró unos 5 minutos hasta que tocó el timbre dando fin al patio y hora de la siguiente clase.
- Ohh! Se acabó, vamos a darle las gracias por su gran actuación. - ordenó Bruce a sus colegas.
Las gracias de Bruce consistían no en tirar flores como en el teatro, sino en escupir encima de Tomas. Así hicieron cada unos de ellos, incluso las chicas, quienes se creían las más "damas" del colegio, pero aún así cometían este acto inhumano.
Tomas se quedó tirado en el suelo mientras que los demás compañeros pasaban alrededor suyo, algunos mirándolo y riéndose, mientras que otros pasaban completamente del pobre. Al estar tirado en el suelo, pensó en su padre y como hubiera sido si el estuviera aquí con el, en un momento se imaginó como su padre venía hacía el y le daba la mano para levantarlo del suelo.
De hecho alguien venía hacía el con la mano tendida, se alegró, pensó que era padre de verdad, había vuelto, pero era el profesor Unwin, quien lo levantó y al ver su estado, decidió mandarlo a casa. El profesor sabía quien había hecho esto, pero no se atrevía a decir nada, debido a que el padre de Bruce era un hombre muy peligroso y respetado, era un criminal con muchos amigos.
Tomas, llegó a casa con la camiseta llena de suciedad y escupitajos, con el pantalón llenó de tierra y pequeños agujeros. Su madre estaba en la cama durmiendo después de comer un poco de pan con aceite encima, dejando el trozo más grande para su hijo. El gordito nada más llegar se fue una habitación oscura, la cual el llamaba la suya y se tiró a la cama llorando del dolor y diciendo en voz baja "Papá te hecho de menos, no puedo más...", pensó en Jacky y le vino la imagen del gato estrangulado en manos de Bruce. Hoy había sido el peor día de todos, con cada día la multitud que miraba su actuación aumentaba, todo el mundo se reía de el, insultaban a su madre con las palabras "puta", "fea", "la cerda grande", " la mamá del cerdito" "la viuda enferma", "la media muerta". Hoy se incorporó la chica de la que estaba enamorado hasta que esta le tendió una trampa hace una semana, esta chica era Natalie. Natalie le había dicho de que a ella, el le parecía muy guapo y diferente y si quería quedar con ella después de las clases para conocerse más. Tomas aceptó sin saber que caía en una trampa, recibió una fuerte paliza del novio de Natalie, al cual ella le había dicho de que Tomas la estaba acosando y quería según ella "follársela". Todo esto acumuló la rabia en el pequeño, quien incluso pensó en acabar con su vida, pero finalmente se negó, debido al miedo que le tenía a la muerte. Llegó la noche y la hora de dormir, soñó con su padre, quien le habló.
- Tommy, tommy! Me ves? Estoy aquí. - dijo una voz parecida a la de su ya fallecido padre.
- Papá? ¿Dónde estás? - preguntó sorprendido Tomas.
- Aquí abajo! - dijo la esta voz.
Tomas miró hacía bajo y vio un ataúd abierto y dentro el cuerpo descompuesto de su padre que le hablaba.
- ¿Como puedes permitir a que te hagan esto Tommy? - dijo el cadáver.
- No pueden seguir tratándote así, tienes que hacer algo al respecto. - añadió el cuerpo.
- ¿Q-qque hago papá? - tartamudeó Tomas.
- Darle su merecido hijo, tal  y como lo hice yo con los que me trataban mal en el trabajo. - dijo el cadáver.
- ¿Como lo hago? - preguntó el gordito.
- La cocina hijo, la cocina, el cajón hijo, el cajón, el resto te vendrás sólo. - dijo el cuerpo sonriendole.
En este momento Tomas se despertó en medio de la noche asustado por lo que había visto, pero sin olvidar las palabras de su padre. Se volvió a dormir, esta vez soñando algo muy bonito, sin acordarse de lo que era.
Llegó la mañana y la hora de marcharse al colegio, Tomas se marchó tal y como había venido, vestido igual y con los escupitajos secos encima, pero llevaba algo especial consigo mismo, algo que le dio su padre.
Vino la hora del patio y todos salieron fuera de clase, Tomas estaba en su sitio de siempre, comiendo el último trozo de chocolate que le quedaba, esta vez esperando a que vengan Bruce y sus colegas y no rezando de que no lo hagan. Y ahí estaban, nada más salir Bruce pego un fuerte grito:
- Porky, porkyy! Hora de la merienda, hoy toca mierda de tus hermanitos. - dijo Bruce, llevando consigo mismo una bolsa de mierda de cerdos que había recogido la noche anterior.
Tomas no contestaba, ni siquiera miraba hacía Bruce, esto enfureció a Bruce, quien volvió a gritar.
- Ey! Bola de grasa, mueve tu culo lleno de mierda y ven aquí antes de que venga yo! - dijo cabreado Bruce, sujetando fuertemente la bolsa de excrementos animales.
El gordito seguía sin hacerle caso, incluso lo miró sonriendole. Bruce no aguantó más y salió corriendo con sus otros dos amigos Steve y Henry hacía Tomas. Tomas se levantó como si fuera preparaba algo grande sujetando una cosa detrás suya, era un cuchillo de cocina , el cuchillo que utilizaba su madre para cortar los pocos ingredientes que tenía.
Antes de que dijera algo Bruce, el gordito mostró el cuchillo y acto seguido lo clavó en la garganta de Bruce, atravesando su tráquea, posteriormente saco el cuchillo y se lo volvió a clavar, pero esta vez por debajo del pecho atravesando su pulmón derecho dejándolo sin respiración. Al ver a su amigo siendo apuñalado, los matones se asustaron y echaron a correr hasta que uno de ellos se tropezó con una piedra y se golpeó fuertemente la cabeza en el asfalto quedando inconsciente. Mientras tanto, Tomas seguía apuñalando a Bruce por todas partes, atravesando cada parte de su cuerpo con precisión, a Bruce se le hacía difícil respirar, debido a la primera puñalada en la garganta, le salía saliva mezclada con sangre por la boca mientras miraba hacía abajo y veía como el pequeño seguía metiendole puñaladas hasta darle en la arteria del femoral, acto que lo dejó en el suelo desangrándose como un cerdo. Después de ver como Bruce sufría hasta finalmente morir, Tomas cogió la bolsa de mierda y la tiró encima del cuerpo de Bruce. Se dirigió hacía Steve, el matón que se había quedado inconsciente y le clavó el cuchillo por debajo de la oreja atravesando la carne, posteriormente empezó a cortarle la garganta de forma lenta, cosa que despertó a Steve, quien se levantó, tiró a Tomas y echo a correr, pero no por mucho, debido a las heridas provocadas. Los demás niños gritaban del horror, algunos se mearon ahí mismo, Tomas se había vuelto completamente loco, habían despertado un lado en el, heredado de su padre, quien hace años mató a todos sus compañeros de trabajo con una hacha antes de suicidarse. El profesor Unwin, a quien ese día le tocaba guardia, gritó para pedir ayuda y echo a correr hacía Tomas, al intentar quitarle el cuchillo subestimando la fuerza de Tomas, recibió una puñalada en los testículos y otra en el músculo del cuádriceps. Esto no le impidió quitarle el cuchillo de cocina al pequeño Tomas y tirarlo al suelo, acto seguido ya habían venido el profesor Jackson y la profesora Marsh, quienes lo cogieron y consiguieron pararlo por completo. Mientras estaba sujetado por sus profesores, Tomas tenía algo que decir:
- Señores y señoras, esto ha sido la actuación de hoy. Espero que os haya gustado mucho, se ve que hay dos nuevos cerditos que se acaban de incorporar ahora mismo. - dijo riéndose Tomas, cuyos ojos habían cambiado por completo, parecían los ojos de alguien poseído por el demonio.
En todo el colegio se oían gritos de terror, parecía una escena sacada del infierno, la mayor parte de los niños habían salido fuera del colegio, mientras que la otra se habían metido en el edificio.
Tomas pensó de que esta actuación le había encantado a Bruce y a sus colegas, pensó de que la repetiría con gusto. El gordito se había vuelto completamente loco, los profesores llamaron de inmediato a la policía, la cual vino al instante, no como otras veces que tardaban casi media hora. Se llevaron a Tomas bien esposado, no se creyeron lo que habían visto, había dos muertos que parecían animales destripados, un profesor tirado en el suelo apuñalado y algunos niños que se habían meado encima debido al terror que vivieron. El más joven de los policías tuvo que ser agitado por su compañero, pues se había quedado en shock ante el horror.
Se dio a entender más tarde de que Tomas había desarrollado un trastorno de personalidad, a causa del acoso que sufría por sus compañeros haciendo de animal para entretenerlos. Aparte de la del cerdo, desarrolló una tercera personalidad mucho más oscura y maligna, una personalidad heredada de su padre, la personalidad que le hizo hacer la actuación de su vida.

26 de Dezembro de 2017 às 02:18 3 Denunciar Insira 3
Fim

Conheça o autor

Martín B. Si el ser humano se considera un animal... ¿Por qué está mal visto comérselo?

Comentar algo

Publique!
Diego Zepeda Gil Diego Zepeda Gil
tus historias me recuerdan mucho a stephen king jajaja exelente trabajo! te invito a leas algo de mi obra!
11 de Janeiro de 2018 às 17:33

  • Martín B. Martín B.
    12 de Janeiro de 2018 às 07:14
  • Martín B. Martín B.
    Jajja! Muchas gracias de verdad, Stephen King es una de mis inspiraciones. Un saludo, miraré tu obra. 12 de Janeiro de 2018 às 07:17
~