Los Ángeles Más Bonitos Del Cielo Seguir história

M
Maria Thaureaux


La Muerte, la que separó de mí lo más bonito que tenía, a mi madre, y todo por mi culpa. Ahora estoy en un lugar lleno de sufrimiento y maldad; el infierno, donde todos sufren al morir. Pero me siento tranquila al saber que mi mamá está bien, en un lugar mejor, en un lugar donde hay paz, tranquilidad y bondad; el cielo... Pero la extraño, y mucho, quiero verla para pedirle perdón y por lo menos despedirme, pero... ¿Cómo?



Paranormal Todo o público.

#Paranormal #Infierno #Amor #Dios #Cielo #Lucifer #Muertes #Madre #Hija #Diablo #Espiritus #Bondad #Maldad
1
9793 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

Capítulo 1

**Estaba en una habitación totalmente blanca, no veía ninguna puerta, ninguna ventana, ni paredes, nada. Era confuso. De repente apareció a mis pies un escalón, después otro, y otro, así hasta formar una escalera de aproximadamente 15 o 20 escalones ascendiendo. Sin dudar, empecé a subir muy lentamente. Después de los tres primeros escalones vi a una mujer de lejos, era mi madre. Me emocioné y seguí subiendo con más rapidez para llegar a ella pero esta se alejaba más. Le gritaba que volviera pero se alejó, tanto que apenas la podía ver y mientras más corría y gritaba, más se alejaba, hasta que desapareció completamente.

-¡Mamá! **

Desperté sobresaltada, sentía que mi corazón palpitaba a mil por hora, estaba sudando. Era la misma pesadilla de la otra noche. Es muy raro.

Me tranquilicé y me paré de la cama, me duché, me vestí y blah blah, la misma rutina de siempre. Salí de mi cuarto y al fijar mi mirada al frente se encontró en mi campo de visión a mi mamá, estaba furiosa. Me imaginó que necesitaba explicaciones del porqué llegué tan tarde anoche, obviamente no le voy a decir la verdad, anoche estaba en una fiesta; drogas, alcohol y amigas. Muy divertido.

-Hola mamá- dije con un tono de fastidio y desinterés.

-¿Por qué llegaste tan tarde anoche?

-Por nada- seguí caminando dándole la espalda, y ella me sigue- Tenía que quedarme en casa de Melissa para terminar un informe.

-¡Aja!, y ahora dime, ¿Por qué llegaste apestando a alcohol?- levantó la voz, se alteró mi dolor de cabeza- Emma, tienes 17 años ¡Por Dios! Eres menor de edad y ya estás bebiendo. ¿Qué te pasa? ¿Te estoy educando mal? Yo a tu edad le servía a Dios y era monaguilla. Deberías hacer lo mismo en vez de estarte drogando por las calles. Sólo mírate- Paré y volteé a verla, sí que está furiosa.

-Ay ya déjame en paz. Ahora si me disculpas, - volteé y empecé a bajar las escaleras- Tengo que ir a la preparatoria. No quiero llegar tar...

-No irás sola, señorita- Me interrumpió- De ahora en adelante te llevaré a la escuela y te iré a buscar, después estaré contigo todo el tiempo. Nunca te dejaré sola.

-Ah, okey, okey, está bien- solté con fastidio y pereza.

***

Al subirme al auto, mamá me estaba viendo, tenía los ojos rojos y llorosos ¡Rayos! Estaba llorando.

-Sabes hija, Dios siempre está con nosotras, a pesar de tus errores, Él siempre te acompañará. Dale gracias por todo lo que te ha dado y pídele perdón por darle la espalda. Cumple todos sus mandamientos y así al morir, seremos los ángeles más bonitos del cielo.

***

Íbamos de camino a la preparatoria, el tráfico estaba horrible.

Tuvimos que tomar un pequeño atajo, estábamos en silencio, mamá algo distraída, con ganas de llorar.

-Mamá, todo estará bien- dije para tranquilizarla tocándole el hombro.

Ella me miró con sus hermosos ojos grandes de color café, vi como soltaba una pequeña lágrima.

Al ver al frente un camión venía hacia nosotras, ella lo esquivó con gran rapidez pero otro auto apareció y... chocamos muy fuertemente.

***

Salgo de mi cuerpo con gran brusquedad, siento mucho frío, no me duele nada. Estoy confundida. Miro a los lados cuando de repente un vidrio viene a mi, me asusto al pensar que me lastimará pero... me traspasa. Confundida, asustada, sigo mirando a los lados y miro mi cuerpo, está en cámara lenta atravesando el parabrisas. Mi cuerpo se está rasguñando y cortando en todas partes, y sangra mucho. Y a mi lado, está mi mamá, chocó con el volante y se rompió la cabeza. No lo puedo creer, estoy muerta.

Me sorprendí al sentir algo de calor en mi mano izquierda, volteo a ver bruscamente y veo a mi mamá, está muy hermosa. Se acerca y me besa la frente. Me suelta y se está yendo.

-¡Mamá! ¡mamá, no te vayas!- grito llorando y con voz ronca.

-Me iré al cielo mi niña- su voz me tranquilizó un poco. Se escuchaba serena y tranquila.

-¿Y cómo puedo volver a verte?

-Tranquila, te prometo que muy pronto seremos los ángeles más bonitos del cielo.

26 de Novembro de 2017 às 12:45 0 Denunciar Insira 1
Leia o próximo capítulo Capítulo 2

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 4 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!