Un Ladron En Raaz Seguir história

Noxsuspe Noxsuspe LW

Raaz capital del reino y joya del sur. Una ciudad llena de intrigas y un jóven que descubrirá los secretos que guarda esta mientras forja su camino.


Fantasia Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#Edad Media #Fantasia #Asesinos
5
10055 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Quintas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

1 El Primer Día

Raaz , capital del imperio y joya del sur , una calurosa ciudad dónde los pobres mueren de hambre mientras que los ricos tienen todo lo que desean.

Un jóven se encontraba corriendo en mitad de las calles siendo perseguido.

-¡Enano , vuelve aquí! Gritaba el hombre jadeando mientras corría tras el chico. ¡Devuélveme mi dinero! exclamaba.

-¡Gracias por la bolsa abuelo! Le respondió el jóven con tono de burla mientras corría tomando un cruce.

Sin mirar delante el chico cayó tras chocarse con una persona alta y corpulenta , la mas alta que había visto parecía una montaña. Al fijarse se dio cuenta que llevaba una lanza y el atuendo de los guardias. Intentando levantarse lo mas rápido posible para salir de ahí sintió una presión en el hombre; era el guardia que lo había atrapado.

-¡Suéltame! Maldito oso.Dijo mientras intentaba fugarse de su agarre.

-Jajaja. Se rió. Parece que has tenido mala suerte chico. Dijo el guardia con una sonrisa , inmovilizando al jóven contra el suelo.

-¡Bi-Bien hecho...! Dijo el hombre adulto mientras jadeaba del cansancio y llegaba hacia ellos . Era bajito y muy gordo , tenia cara de zorro y una nariz demasiado grande.

Cuándo llegó el hombre le pegó una patada al chico inmovilizado con con cara de pocos amigos.

-Bien , señor aquí esta su bolsa. Dijo el guardia entregandole el saco

-Castigad al chico. le contestó yendose del lugar.

Mientras el gordo se alejaba , el guardia miraba al chico que yacía debajo de él.

-Muchacho , dime tu nombre.

-No tienes por qué saberlo. Contestó mientras intentaba escabullirse de su agarre.

-Jaja , me gusta tu actitud chico , yo me llamo Kast por cierto te sangra la nariz del golpe que te dió , sígueme al cuartel. Dijo mientras se quitaba de encima , levantandole del suelo y aun agarrandole el brazo por si acaso el jóven intentaba huir.

-Dejame ir. Dijo el jóven mientras se limpiaba la sangre de la cara.

-Un hombre tiene que tomar la responsibilidad de sus acciones, tú te has colado al barrio noble y has intentado robar a una persona , te he pillado y ahora tomarás responsibilidad.¿Cuál crees que va a ser tu castigo? Elige ; Dejar que te marquen con la cadavera en el brazo , haciendo así que seas reconocido como escoria , prohibiendote quedarte en tabernas o posadas , Que te cortemos un dedo o un par , o El Poste.

El chico no respondió y suguió caminando detrás de Kast hasta llegar al cuartel , entrando por la puerta se veían a 3 hombres , altos y fuertes pero no como Kast.

-Hola capitán ya regresaste , ¿quién es él? No es de este barrio ¿verdad? , mire su ropa.

-El muchacho se coló y robó a un noble , si te soy sincero le atrapé sin querer. Comentó el capitán sacando su típica sonrisa.

-¿Como sin querer?

-Mientras huía se chocó conmigo jaja. ¿Como te llamas chico? Preguntó una vez mas el capitán.

-Enzo. Contestó el jóven de pelos negros y ojos castaños.

-Bien Enzo , ¿cual es tu elección? Preguntó Kast mirando a Enzo

-El Poste. Contestó el chico

-Buena elección , menos mal que aun eres jóven y tienes esta opcción.

Mejor pasar hambre durante dos dias y dos noches que tener la marca o un par de dedos menos pensó Enzo.

-Bien pues, mañana empezará tu castigo , ahora entra en la celda. Dijo Kast apuntando al cuarto donde iba a pasar la noche el chico.

La celda era pequeña tenia un camastro , una ventana con rejas por donde entraba la luz del atardecer y una letrina , no estaba mal cuidada. Kast llevo a Enzo al interior de la celda , dejándolo ahí y cerrando la puerta con llave.

-¿Cuántos años tienes chico? Preguntó Kast mirando a Enzo que ya se había tumbado en el camastro.

-Nueve

-Con que nueve eh , yo a tu edad estaba entrenando para poder convertirme el guardia , la vida es diferente para todos supongo. Descansa , mañana vendremos por tí. Dijo el capitán yendose del lugar.

Las horas pasaban, y Enzo seguía en el camastro tumbado, pensando en lo que va a suceder mañana , pensando en cómo va a estar 48 horas atado a un poste sin poder comer , beber ,ni dormir esperando que no sea un día caluroso, suspiró ya que obviamente iba a hacer calor , estaban en pleno mes del Sol si se nublase o lloviese sería un milagro. Intentó dejar de pensar en ello y dormir. Tras media hora dando vueltas en el camastro por fín se durmió.

El sol salía y la luz empezaba a entrar por la ventana de Enzo , despertándole. Oyó pasos acercandose a su puerta. La puerta se abrió y ahí estaba Kast con su típica sonrisa mirando al jóven.

-¿Has dormido bien? Lo vas a necesitar , ven abajo te voy a dar algo de comer.

Enzo miró al capitán , saliendo de su celda y bajando a por la comida. Bajando las escaleras se encontró con dos hombres más comiendo su desayuno , uno ya lo conocía lo había visto ayer en el cuartel.

-Hola chico, ha llegado el día. Dijo con la boca llena.

Enzo no le respondió.

-Vamos Enzo , sientate y come con nosotros dijo Kast.

-¿Vas a darle comida? No podemos alimentar a los presos dijo aun con la boca llena.

-Vamos Nerman , el chico no habrá comido ayer nada y ahora le tocan otros dos días. Dijo el capitán mientras se sentaba en la mesa.

- Esto no está bien Kast , ¿Desde cuándo la guardia alimenta a ladrones? Dijo Nerman mirando a Kast a los ojos y señalando a Enzo con el dedo.

-Jajaja , solo será por esta vez además me cae bien el chico. Dijo Kast riendo y pidiendo que le dejasen comer.

Nerman suspiró , se levantó de la mesa y trajo una silla dejandosela enfrente a Enzo, volvió a sentarse en su sitio y siguió comiendo.

Enzo miró a Nerman y se sentó en la silla.

-Gracias. Dijo Enzo mientras se sentaba en la silla.

-Ya come. Respondió Nerman.

Y así hizo , terminando la hora de comer , Kast le puso unas cadenas alrededor de las manos de Enzo y salieron por la puerta. Atravesando la ciudad , mucha gente se fijó en ellos , siguieron caminando hasta llegar a la plaza. La plaza era un cuadrado gigante rodeado de casas y una iglesia. En medio de la plaza habia una plataforma donde se podían ver cinco postes , tres de ellos ya ocupados. Todos obviamente por menores de edad , todos ladrones. Cerca de ellos se veía al Tambor , una persona encargada de hacer que los niños no se durmieran los dos días que iban a pasar allí.

Subiendo las escaleras a la plataforma , Enzo y Kast se detuvieron una vez que estaban arriba.

-Buena suerte chico. Dijo Kast mientras le quitaba las cadenas.

Llevaron a Enzo a su poste y lo ataron a el , empezando así su castigo. Así pasaron las primeras horas de la mañana , Enzo aburrido y sin poder hacer nada. No era nada insoportable de momento , siguió mirando a las casas , la iglesia y la gente que pasaba cerca de la plataforma. Todo iba bien hasta que el sol de mediodía llegó , Enzo empezaba a sudar y a tener sed. Hacía demasiado calor. Una hora mas , el sol seguía pegando fuerte , el niño de la izquierda de Enzo empezó a quejarse , el tambor se acercó y le pegó en la boca.

-No se permite hablar. Dijo el tambor enfadado.

El tiempo seguía pasando y cada vez hacía menos calor ya que se acercaba la noche. El tambor cambió de turnos con otro , el nuevo parecía mas jóven. Sin decir palabra se sentó en la silla de encima de la plataforma y miraba a los jóvenes. La noche cayó , la luna brillante se alzó dos chicos ya parecían cansados e intentaron dormir pero el nuevo Tambor les despertó con una bofetada. La plaza estaba vacía , se veían las luces de las velas saliendo de las casas , era una noche silenciosa. Enzo se encontraba cansado ya , era tarde y no pudo dormir demasiado bien la noche anterior en la celda , seguía lamentandose por no mirar por donde corría , podría ahora mismo estar con sus amigos en su escondite , repartiendo la comida que consiguieron. No... con el dinero que habia en la bolsa de ese hombre podrían haber tenido para comer durante 1 semana. Los echaba de menos , sus dos unicos amigos. Ellie , era menor que él y la trataba como una hermana pequeña. Se conocían desde hace 3 años , siempre que podía intentaba cuidar de ella , era bonita , un poco tímida pero decidida. Sam era mayor que ellos dos , lo conocían desde hace 1 año , el los ayudo mientras escapaban de la guardia de su barrio. Desde entonces esta con ellos ayudandoles.

Las horas siguieron pasando y ya se acababa la noche , Enzo tenia hambre, sed, sueño... pero aun podía aguantar mas , el lo sabía. El sol salió y de nuevo cambiaron de puestos los tambores, ahora empezaba lo duro.

24 horas ha pasado Enzo en el poste.

2 de Novembro de 2017 às 12:12 0 Denunciar Insira 3
Leia o próximo capítulo 2. Hambre , sed y sueño.

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!