El caso del doctor You (en grafía moderna española) Seguir história

Valentino Valentino -

Así ce déjenme contarles l’istoria del doctor You, destacado zientífico cuántico c’inventó un Colisionador d’Adrones con tan solo unos zilindros de vidrio templado, azes de luz ultrarrápidas i un jenerador de corriente alterna 220. I no, no ocupó un espazio de miles d’ectáreas de tierra par’ instalarlo, tan solo un metro d’anxo por dos d’altura.


Ficção científica Todo o público.

#Valentino #cuento hondureño #Colisionador de Hadrones #Grafía Moderna Española #Doctor You #China #America #Ciencia
Conto
0
10.0mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

El caso del doctor You (en grafía moderna española)


Como todos sabemos, Xina´s un jigante económico i tecnolójico, por lo c’a vezes no debería asombrarnos con cuanta fazilidad puedan crear algo ce par’Oxidente parezería imposible.

Así ce déjenme contarles l’istoria del doctor You, destacado zientífico cuántico c’inventó un Colisionador d’Adrones con tan solo unos zilindros de vidrio templado, azes de luz ultrarrápidas i un jenerador de corriente alterna 220. I no, no ocupó un espazio de miles d’ectáreas de tierra par’ instalarlo, tan solo un metro d’anxo por dos d’altura.

Tampoco yo le creí cuando me lo comentó con acella su ansiedad ce rozaba los límites de la locura, pero tuve ce rendirme ante las evidenzias.

-¿Para cé sirve? –le pregunté con todo’l peso de m’ignoranzia americana.

-¡Pues para viajar a través del tiempo, teletransportarse o simplemente para convertirse en un ser pluridimensional! –m’espetó viéndome con sus rasgados ojos.

“Definitivamente tiene barrida las tuercas de la cabeza”, cavilé.

-¿Cé dize la teoría? –me preguntó ensegida-: Pues c’al exzitar partículas de luz i azerlas xocar unas con otras pues veríamos i detectaríamos otros estados de la materia, su comportamiento a nivel micro-cósmico, es dezir, estaríamos explorando las bases mismas de la física cuántica, o sea, descubriendo por sí mismos el orijen no solo d’este universo, sino de los otros alternos… d’estas partículas i de las virtuales. Me oyó bien, ¿virtuales?

-¿Virtuales, universos alternos? –le pregunté casi riendo.

-I no solo universos alternos sino ce también dimensiones alternas, ce n’es lo mismo.

-Dimensiones, imajino, del tipo espazio-tiempo, como cien dize, ver la otra cara de la moneda. Algo así como’l Superman Bizarro de los Superamigos, jaja…

-Me temo c’a caído presa usted de las xarlatanerías d’Oxidente, me dijo, con sus dieziséis dimensiones, teoría de cuerdas, agujeros negros, bla, bla…

“Yo le puedo probar a usted ce cuando ablo d’otras dimensiones me refiero a universos completos, totalmente diferentes al nuestro, con sus propias leyes físicas, lejos de ser una copia’n reversa del nuestro.”

Sinzeramente, acella conversazión con’l señor You me tenía aburrido, así ce me dejé ir un bostezo, inconzientemente.

-Veo ce l’incomodo –dijo sonriendo.

-Recuerde, doctor, ce soy oxidental, i d’alguna forma estoi contajiado d’esa enfermedad ce llaman iperactividad, ce n’es otra cosa ce la falta de control propio. Eso me vuelve mui aburrido. I sí, puede llamarle idiotismo intelectual.

-Lo sé. A vezes siento lástima d’ustedes cuando escriben sobre l’obvio i todavía l’aplauden como si fuera algo único. Cé pena.

-Pero n’es culpa nuestra, créame, doctor, sino de la ziencia oxidental. Usted sabe c’es una forma de control sozial, ce las masas aplaudan i estimulen l’obvio, zerrando así el paso a la creatividad i la crítica. Esta última es la más peligrosa, pues tiene la virtud d’azer más intelijente a las personas. Es mejor un tonto útil, ce representa una gananzia económica, c’un creativo crítico opuesto’l Sistema.

-Pero no crea c’ací en Xina estamos mejor c’ustedes. Aunce como’l país es tan grande i montañoso, i su poblazión tan jigantesca, se les aze difízil controlarnos. L’único bueno es ce nos mantienen alejados de l’estructurazión mental oxidental. Es por eso c’e podido crear este colisionador.

-A todo esto, ¿por cé m’a traído ací?

-Señor mío –me dijo entrando sorpresivamente a la cámara-. Solo vine a dezirle c’estudie lenguas asiáticas, aprenda kung fu i estratejia militar. A, i no se l’olvide ejerzitar su zerebro resolviendo problemas con formas de pensamiento lateral. Es posible ce le sirva en’l futuro.

-Pero ¿por cé, doctor You? –i puse la palma de mi mano sobre’l exterior del zilindro, viendo como millones d’azes de luz corrían a velozidades increíbles por dentro. Di dos pasos azia atrás, atemorizado.

-Asta luego, comandante –apenas logré escuxarle mientras se desvanezía frente a mis ojos.

Entonzes s´abrió la puerta de l’abitazión i cedé perplejo de nuevo ante la mirada d’unos ojos rasgados i otros en forma d’almendra.

17 de Outubro de 2017 às 16:56 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

Valentino - Mis historias hablan sobre mí

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~