1566617928 Francisco Rivera

“Señor Computum se ha robado las palabras de todos los niños del mundo, mientras las niñas duermen la siesta…” ¿Tu puedes ayudarnos…?


Fantasia Fantasia urbana Todo o público.

#cuentos
Conto
3
204 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Señor Computum

“Señor Computum se ha robado las palabras de todos los niños del mundo, mientras las niñas duermen la siesta…” ¿Tu, puedes ayudarnos…?


I

Ha llegado hasta la casa de los niños, Señor Computum en forma de cuento para infantes.


Su estancia en casa de ellos es breve.


Persigue un fin: robarse las mejores palabras de los niños y así, dejarlos sumidos en oscuridades permanentes; es decir, que no engan iluminación alguna en su imaginción.


Sabe bien que sin otras bellas palabras que tanto gustan decir los chicos, su corazón se va a endurecer y las peleas por nada y por todo, serán frecuentes.


II

Eso lo pone feliz por que se disgusta con las muestras de afecto que suelen brindarse cuando recién se conocen, por ejemplo, “amor”; sin su frecuencia de repetición, seguro que cada cual se va a negar sentirlo, desde uno a otro, y en su lugar ya supone lo que va a ocurrir de inmediato, sembrando en sus sentimientos lo que es opuesto a esa bella manifestación humana y desperando lo contrario: ¿lo adivinas...?.


Trae sobre sus hombros un gran saco de yute; en su interior va a colocar las palabras favoritas de los niños que más les gusta repetir, por ejemplo: “diversión”; así, al encerrarla en ese enorme bulto, todos ellos estarán aburidos y no tendrán más ánimos para intentar, siquiera, hacer nada.


Señor Computum, se acerca a cada criatura que se ha quedado sin habla y que parece han caído en un sopor extraño o ganas de dormir y mucho dormir...


Sabe que las niñas duermen la siesta y de ellas se aprovecha para dejarlas sin cantar en las tardes, cuando el sol declina pero no deja de calentar sus cuerpos con ese donaire que sólo el astro rey sabe dispensar, tanto a las chicas y a sus hermanos, como a sus mascotas y aún hasta las flores mismas.


III

Este gran envidioso no se contenta con sólo tomar esta o aquella otra palabra, sino que, además, las extrae desde sus mentes en un mal sueño “dizque” reparador, como es el caso de cambiar un falso “reír” de todo, de todos y hasta de sí mismos, conviriendo odo un una burla malsana que las hace enfretnar sus ánimos y ganas de pelear.


En su lugar siembra también la tristeza y el llanto; eso le resulta mejor a él, porque siempre ha sido un aguafiestas en cualquier parte del mundo.


Al suspenderse en el aire, como si fuera una mota de polvo, se aproxima a las chicas y les roba las ganas de correr; festeja en todo lo alto tal hurto porque sabe bien que un mal propósito hecho las dejará siempre atadas, no a sus sanos juicios, sino a sus prejuicios, que les impiden convivir en la mejor armonía y contento.


V

En otro movimiento más, Señor Computum, extrae de manera miserable -mucho más que egoísta- el sentido del aplauso de las chicas, dejando en su lugar, las bromas malsanas para criticarse una a otras, sin remedio y sin parar.


Antes de retirarse, este fanfarrón de la mala pasada, roba a todos –niñas y niños- las ganas de saltar, confiando en que siempre quedarán sumidos en depresión y acumularán de más las nefastas calorías que en pocos años los convertirán en obesos y enfermos crónicos haciéndolos casi incapaces de practicar deportes y preferir vivir sin casi moverse, y sólo lo mínimo necesario.


Una vez que ha colmado su enorme saco, despliega una extrañas alas y se eleva con facilidad pasmosa, asombrosa, dejando a las niñas en medio de ese mal sueño: todo lo que se acaba de narrar lo sueña cada una, de acuerdo a su manera de recrearlo en su mente y sufre cada cual en su propia mente, angustiando en más sus corazones.


VI

Convertida en pesadilla de la noche por transcurrir, sabe bien que, además, en la tarde siguiente, él se volverá a presentar a más chicos que aún no lo conocen ni tratan.


Lo ha de hacer convertido en una atractiva bolsa de dulces, chocolatines, gomas de mascar, paletas enchiladas y gajos de picor que se acostumbra consumir como alimentos chatarra a la salida de las escuelas o en las tiendas de las esquinas de los barrios donde viven…


Ahora surge un problema: ¿Cómo salir de ésto?


VII

Ese sueño es demasiado pesado para las chicas, por lo que no logran despertar y se hace necesario abrir el cofre de la antigüedad para tomar la pócima del arte de contar o narrar los primeros cuentos orales que existieron y que se fueron transmitiendo, de voz en voz, como de generación en generación.


Dada las manías de Señor Computum, extrae de su bolso de yute un reloj de arena de los tiempos; lo voltea e inicia así su cuenta tramposa donde encubre las vivencias de las niñas y los niños y los convierte en una mala ficción, dejando la realidad de sus días de infancia a la deriva, sin rumbo aleccionador y sin conocimiento de a dónde van a parar sus ilusiones y esperanzas.


VIII

Sin embargo, éste personaje de mal carácter no está acosumbrado a la brevedad de las cosas, ni a rescatar las vivencias o experiencias de los infantes, de ahí que siempre se mueve en una realidad que altera a cada momento y vuelve irreal lo que en verdad ocurre a chicas y a chicos, soñando y creyendo que la vida diaria es un bello cuento de hadas, donde no hay maldad, riesgo, envidia y otros males desgraciadamente humanos. De seguro tú has de conocer algunos: ¿no es así?


Tampoco tolera a los gatos, pues su pelaje se adhiere, se pega a todo su cuerpo y en circunstancia especial se introduce en nariz y boca y eso le ocasiona rabietas sin cuento, como también los estornudos sin fin, que, si llegan a ser ruidosos en extremo, corre el riesgo de que lo descubran.


Él no sabe que lo que guarda ese cofre de antigüedades pasadas por milenios de años, es una manera de vencerlo con el exceso de fantasía que cada menor posee en su imaginación, y confiado esta vez -en más-, asegura para sí que cualquiera de quien se trate, no puede despertar de ese sueño terrible en que se encuentra hundido.


Toca en suerte, de manera insospechada para todos los que se encuentran dentro de este cuento, dejar hacer y participar a un narrador ajeno a esta historia, pues ha sido seleccionado por los lectores que van siguiendo esta narración, otorgándole una facultad atesorada entre los niños: la de invocar, solicitar o pedir un deseo las veces que sea necesario, y tratar así de hacer su mejor esfuerzo individual para romper el hechizo en el que yacen unas y otros; resultando de todo esto la posibilidad de eliminar ese sueño atroz de manera veloz y, además, en grupo, en pequeña colectividad infantil.


IX

Así, enlista las posibilidades que se encuentran atrapadas en ese gran bolso de yute y se las graba en la mente, una a una, sin necesario orden de aparición o mención:


1. Amar

2. Felicidad

3. Amistar

4. Divertir

5. Gritar

6. Correr

7. Cantar

8. Saltar

9. Aplaudir

10. Reír


X

Ahora dicho personje –sin nombre propio- lleva el papel de personaje central de este cuento y deja que su narrador establezca la acción de reto que va a desempeñar denro de esta hisoria.


Para lo cual, requiere que pase desapercibido en el sitio donde vive Señor Computum: ese polvoso desván alejado de las demás habitaciones que suelen estar bien iluminadas por el astro rey; en ese otro ambiente oscuro, húmedo y sin entrada de los rayos solares, crea una atmósfera asfixiante para la imaginación infantil, quitando las ganas de permanecer en ese lugar.


Enonces sus desplazamientos sigilosos lo llevan a introducirse en un tiempo alejado del presente, donde se encuentran esos menores de edad, y prepara el tema de defensa de la imaginación de los chicos, que no se atan a ningún tiempo de conjugación y que se agrupan en el tiempo mismo que siempre es mágico, desde donde desarrollan sus vivencias infantiles sin límite de posibilidades.


XI

Esto no lo entiende el Señor Cumputum y se da a la tárea de espiar a ese personaje sin nombre propio; lo sigue a todas partes y borra, una a una, sus intentonas para devolver la imaginación libre a estos niños; a no despertarlos de ese mal sueño y a evitar recuperar la memoria de los hechos reales ocurridos en las tardes luminosas del verano.


Para contrarrestar a ese “Tío del saco”, narra en voz alta historias imaginadas de manera propia, extraída de la imaginación de ellas y de ellos, en sus momenos de juego y diversiones; se basa en experiencias pasadas y las manifiesta de manera breve, tanto por escrito como de modo oral, a como la tradición humana ha impuesto la rasmisión de hisorias, anecdotas, fábulas y, sobre odo, de cuentos, por lo cual, en esto último se le reconoce su valor de bien intangible, universalmente reconocido y que en todas y cada una de las culuras y civilizaciones que han existido, continúan siendo ese gran tesoro humano que está presente en todas las latitudes del mundo actual.


En este esfuerzo dedicado, logra que este cuento brote sus frutos de género narrativo, que en algunos casos existe escrito y en oros contado de voz a voz; y que debido a su multiplicación de ejemplos y modos de preservarlo ha abierto una siguiente división de maneras de trasmiirse, a grado tal que se derrama por todas partes, tocando así las más inmediatas líneas de expresión de niñas y niños que emocionan sus dormidos sentidos y los vuelven interesantes en odo el mundo, como aún ocurre en este momento.


Una vez que ha consumado su victoria sobre el Señor Cuenum, revientan fibras infantiles de intereses diversos, pues algunas chicas, despiertas ya, se apasionan con la ciencia ficción; otros, en cambio, eliminados sus bostezos, lo hacen con las aventuras, mientra que quienes despiertan en momentos después, se inclinan a sus intereses de fantasía o de terror; de horror o de épica; de romanticismo o de fábulas.


En fin, el escenario se cubre de tantos sub géneros como niñas y niños se van despabilando de ese terrible mal sueño y el Señor Computum desorbita sus ojos; se censuran sus palabras por no convenir en volverlas residuales y que queden para siempre en las mentes creadoras de los infantes, quienes así recuperan cada número de esa lista y recuerdan con efusión cada tema de su cuento favorito.


XII

Una vez que han recuperado cada asunto de lo que tratan en su imaginación, vuelven a componer sus narraciones y agradecen al narrador la manera en cómo cuenta cada parte de esta historia.


En agradecimiento de lo antes señalado, se impone el orden correspondiente y se hace una miscelánea de narraciones de niñas y de niños, a veces con sentido conológico, es decir, que tocan cualquier año, edad o etapa de la humanidad; a veces, sin éste e incluso, uno más avezado, que nunca falta, escucha con atención la solicitud de las niñas y decide poner punto final al inicio de este conflicto: por primera vez han encerrado al Señor Cumputun en su propio saco de yute, sin nada más por dentro que la negrura de su alma; su descortesía y afán de fanfarrón tóxico que una vez osó dejar sin imaginación a los niños de todo el mundo.


Epílogo:


Toda siguiente presentación del lugar en donde suceda lo que suceda a las niñas y a los niños de esta como de otra historia, cambiará su tiempo y personajes, por así convenir a los intereses de toda niñez del planeta.


Todo momento de narraciones habidas y por haber donde se presenten situaciones problemáticas, estarán sujetas a su instante mismo o suceder, pues no se ajustan a las reglas de lo que ocurre en sólo veinticuatro horas.


Por último, todo momento donde los personajes logren resolver sus situaciones problemáticas, será el final convenido a sucederse dentro de los momentos que hay para ello, pero no para los cuentos que seguirán ofreciendo su gama de nunca jamás, como esta historia hecha para ustedes, niñas y niños del mundo: el futuro y esperanza de toda la humanidad de Nuestro Mundo…


Gracias por su atenta lectura…

25 de Agosto de 2021 às 21:43 5 Denunciar Insira Seguir história
4
Fim

Conheça o autor

Francisco Rivera Escritor activo en varios géneros que desea dar a conocer su producción y llegar a público masivo monetizando en debida oportunidad sus creaciones propias, con apoyo de Inkspired.com/es

Comente algo

Publique!
Manuele Rod Manuele Rod
Me ha gustado su cuento. Veo que le ha salido competencia al Grinch. No sé qué tanto teman los chicos de ahora a quedarse sin palabras poderosas, porque muchos casi ni hablan por estar sumergido en pantallas y videojuegos.
August 30, 2021, 12:47

  • Manuele Rod Manuele Rod
    Hay que señalar que tiene varios errores que con una revisión se pueden corregir, tiene palabras que le faltan algunas letras (a no ser que estén en el saco del personaje)... August 30, 2021, 12:53
  • Francisco Rivera Francisco Rivera
    Errores de dedo y problema con letras faltantes al no revisar de manera sosegada, se agradece el comentario y celebro está comunicación, tan poco frecuente en muchos noveles escritores que, espero, también se animen a ello September 02, 2021, 03:07
Bruno Dzib Bruno Dzib
Me gustó el inicio, y consideré que podría ser una buena forma de entretener a mi niño o a mi sobrina, pero desde el principio se incluyen palabras un poco complicadas a una historia simple... pero que se va acomplejando cada vez mas. Por cierto hay un pequeño error en las palabras de la lista. Me parece que se podría elevar el nivel a toda la historia y crear un mundo mas para adolescentes como lo planteas al final, o le adaptas un poquito a las palabras complejas. Bueno, esa es mi opinión. Buen día.
August 27, 2021, 01:11

  • Francisco Rivera Francisco Rivera
    Agradece el comentario y revisaré el lenguaje para mejor comprensión. Un saludo cordial. August 27, 2021, 01:47
~