la-butaca-asesina1593438102 La Butaca Asesina

Tras descubrir una lampara mágica, termino en un mundo carnal lleno de sexo y tórridas aventuras


Erótico Para maiores de 21 anos apenas (adultos).

#sexo-duro #lesbianismo #sexo #comedia #amor #tg #genderbender #gender-bender
1
47 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 15 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Cap 1 Una vida erotica

Hace unos días encontré en un descampado una lampara, parecía bastante vieja y a primera vista no parecía que fuera una imitación de esas chinas, parecía que era oro de verdad y tenía unas joyas más que preciosas, lo más seguro que había salido a la luz tras el movimiento de tierras que estaban haciendo para comenzar las nuevas obras, del super mercado.

Al llegar a casa me pegue una larga ducha, después de trabajar estaba agotado y estaba deseando descansar unas horas, antes de volver a madrugar. Miré aquella pequeña joya y me pareció ver unas letras en ella, pero tenía demasiado polvo, comencé a frotar para poder saber lo que ponía.

Cuando lo hice comenzó a salir un extraño humo de ella, que fue llenando toda la habitación, comencé a pensar que podría hasta explotar. Cuando quise tirarla al suelo y salir corriendo, el humo como apareció desapareció rápidamente.

Cuando me di cuenta había una chica frente de mi de unos 1,55, de pelo rubio bastante largo, de rostro aniñado y algo maquillado, de cuerpo carnoso, con unos enormes pechos, tan grandes como unas pelotas de futbol, todo apretado con un disfraz de genio, como en las películas o series.

Ella me miro a los ojos sonriendo, con una gran sonrisa en los labios, se comenzó a tocar de arriba abajo, no se podía creer que había salido de la lampara:

-Soy real, soy de carne, salí de la lampara, gracias, gracias amo….

Le mire sorprendido:

-Ups ¿Eres una genio? ¿Entonces son tres deseos?

Ella me miro a los ojos con una sonrisa en los labios:

-No, soy tu criada y aparte de eso yo te concederé todos tus deseos, amo…Deseos infinitos.

Me frote la barbilla pensativa, me quede pensativo mirándola, vi su cuerpo carnoso y perfecto, de enormes pechos y cuerpo carnoso, de piel blanquecina, pelo rubio:

- ¿Quiero hacerlo contigo? ¿Hacemos el amor, follamos?

Ella me miro a los ojos y sonrió, chasqueo los dedos se le cayó su vestido, quedándose totalmente desnuda frente de mí, chasqueo los dedos y yo me quede desnudo frente a ella, tras de nosotros apareció una cama:

-Gracias amo, estaba deseando esto, hace siglos que deseaba algo de acción.

Me tiro en la cama y me hizo una felación, sentía su boca, sentía mi sexo dentro de su mojada boca, como su lengua jugaba con mi glande, sentí sus suaves pechos mientras rodeaba rodeaban mi miembro, sentía como crecía, como se hinchaba poco a poco.

Me tiro en la cama y comenzó a cabalgar sobre mi polla, yo le cogí de las caderas, pude sentir sus carnosas caderas, muslos, ella cogió mis manos y se las llevo a sus grandes tetas, que votaban sin cesar, las sentía, las apretaba con mis manos, ella gemía, ella disfrutaba, yo me unía a ella. Su sudor se unía al mío, hasta que los dos tuvimos un orgasmo, un orgasmo mágico, increíble.

Ella se tiro a mi lado y me miro sonriendo, era mi esclava, de placer, de mis deseos, ella movía sus manos, disfrutando de la libertad, tras escapar de la lampara, mientras que sus pechos se aplastaban por la gravedad, ella miraba sus piernas, estaba tan agradecida.

Le mire sonriendo:

-¿Cómo te llamas?

Ella se quedó pensativa:

-Llámame Dina…

La genio se levanto lentamente, totalmente desnuda, chasqueo sus dedos y volvió a vestirse con esas prendas orientales, ella negó con la cabeza al que no estaba a la moda, que impactaría a la gente cuando le viera vestida de esa manera, chasqueo los dedos y vistió con una blusa blanca muy escotada, pantalones tejanos, apretados marcando su gran culo, su culo carnoso y jugoso, con tacones para ser algo mas alta, llegando al 1,60. Ella se sintió preciosa atractiva, mientras se miraba a un espejo de pie.

Yo mientras me vestía le miraba intrigado:

-Espera ¿Cuándo tiempo estuviste en esa lampara?

Ella me miro sonriendo:

-Pues llevaba desde hace tanto tiempo, era una prostituta que viajo al viejo oriente para estar con el hombre que me había enamorado, descubrí en un mercado una lampara, mi prisión, al frotarla me quedé encerrada en ella…Algunas lámparas tienen genios y otras te transforman en uno de ellos.

Asentí con la cabeza:

-¿Por qué estas tan a la moda?

Ella se miro la blusa, mirando su inmenso escote, perdiendo su mirada en su escote de vértigo, que hacia que no pudiera ver sus pies:

-Desde la lampara podía ver muchas visiones de como estaba el mundo, las modas de las mujeres y todo eso, hasta que inventaron la televisión, mi lampara podía pillar tantos canales, aprendí tanto de vosotros.

Yo me quede mirando su carnoso cuerpo, su pelo rubio y su rostro aniñado, pensé que ya que podía hacer realidad cualquier deseo, podría experimentar otras cosas, cuerpos o tantas posibilidades.

-Venga Dina transfórmame en mujer, una mujer de pelo oscuro, cuerpo carnoso, grandes pechos, algunos tatuajes, que sea tentadora…Venga vamos.

Ella asintió y me miro a los ojos:

-Si claro amo, pero me tienes que hacer el favor de sacarme a la calle y que pueda ver donde vives, donde vivo a hora…

-Claro, claro.

Ella chasqueo los dedos y me envolvió el humo de la lampara de la genio, sentí mil y un crujidos, de músculos y huesos, cuando todo se disipo, me di cuenta que algo había cambiado, al verme en el espejo, tenia un rostro femenino, un rostro tentador, de labios carnosos, de gran belleza, de pelo largo y liso, de piel morena. La camiseta me iba enorme y se me quedaba apretada por mis grandes pechos, que no los mire atontada, ya que podía ver ese escote, estaban las tetas tan apretadas.

Mis pantalones estaban apunto de caerse y se aguantaban por mis caderas, por mi carnoso y perfecto culo, me toque la entra pierna dándome cuenta que no tenía sexo masculino. Me quite la camiseta, me quite los pantalones y pude ver mi cuerpo carnoso, tentador, con unos tatuajes en mi cuerpo:

-Es, es increíble, mi cuerpo, mi voz, quiero experimentar tanto antes de salir.

Salto mi ropa por todos lados, solo para ver mi cuerpo desnudo, más profundamente, tocándome esos grandes pechos, mientras lo hacia iba dando pasos hacia atrás hasta caer contra la cama, por unos segundos me quede mirando mis pechos, mientras los presionaba, los apretaba, sentía tanto los pezones entre mis dedos mientras los pellizcaba, ella se tumbo conmigo y vio como me quedaba pensativa, sin saber por donde empezar. Sonrió al ver como me llevaba mi mano a mi entre pierna y acariciaba mi vagina, ella sonrió al ver como comenzaba a frotar mi sexo. Yo la mire mientras comencé a gemir, a sentir mis dedos, el placer sexual extremo, era la primera vez que me tocaba como mujer, era tan increíble.

-Woow que placer, que placer…Yo, yo…

Mis ojos se entren cerraron mientras iba subiendo escalones de placer, mientras mi rostro se enrojecía y aparecían punto de sudor por mi cuerpo, como mis pezones se endurecía sin lentamente.

Dina se levanto de la cama y fue hacia la puerta, no podía hacer mucho para una masturbación, si no le pedían que se uniera, para que en vez de un solitario fuera un lésbico entre ellas:

-Bueno amo, voy a ver tu casa, a ver como es, hace tanto tiempo que estoy encerrada en mi pequeña lampara….

Yo movía mi rostro, haciendo que mi largo pelo oscuro se moviera sin cesar al son de mi masturbación.

-Siiiii, Siiiii.

Ella curiosa fue viendo mi pequeño hogar, era increíble que un chico de poco mas de treinta años tuviera un diminuto piso en aquellos días, lo complicado que era encontrar un buen trabajo, que se pudiera mantener, sobre todo. Ella miraba las fotos familiares, yo seguía viviendo en el mismo pueblo que mis padres y hermanas, mientras ella las observaba, el hilo musical eran gemidos, había decidido meterme un dedo por el culo, mientras seguía frotando mi clítoris. Para sacarle todo su jugo.

Ella se quedó observando la televisión que estaba en el comedor, la miraba curiosa, ella podía ver miles de canales en su pantalla, en una especie de reflejo que se elevaba encima de sus cientos de cojines.

Cogió el mando y comenzó a tocarlos, para sentir el tacto de sus dedos sobre la goma, se encendió la pantalla y sonrió:

-Humanos, creo que seguimos viendo la misma basura.

Dina comenzó a ver algunas revistas que había dejado una amiga, le fascinaba todas las cosas del mundo rosa, hasta que curiosamente dejo de escuchar gemidos de placer. Fue curiosa a la habitación y me vio mirándome al espejo, estaba sudada y agotada de manosearme, le mire con una sonrisa en mis carnosos labios:

-Quiero un gran tatuaje en mi espalda….

Chasqueo la genio y apareció el tatuaje en mi espalda, ella me miro pasando sus dedod por mi espalda tan resbaladiza por el sudor, me miro a los ojos cruzando sus brazos, ella esperaba que le pidiera algo más, yo asentí con la cabeza:

-Vísteme de la forma más sexy Dina….

Ella chasqueo los dedos y me vistió con una blusa muy escotada, que apretaba mis grandes pechos, con una americana negra, una falda muy corta, que apretaba mi carnoso culo, aparte unas medias ocurras, que daba forma a mis largas piernas, con unos zapatos de tacón muy fino. Ella chasqueo los dedos y me maquillo, también me dejo el pelo mas fino, mas sedoso, me mire al espejo, cogiéndome las solapas de la americana, tenía unas formas increíbles:

-Fantástico Dina, llámame Raquel Star, por un día dejare de ser Raul….

Comencé andar por el pasillo, moviendo tentadoramente mis glúteos, paso a paso que daba, haciendo que los pechos se movieran como flanes, la genio se quedo pensativa ante lo que había dicho “Un día”

-Espérame Raquel….

Al andar por la calle me sentía bien, era un extraño sentimiento de sensualidad, de cómo mis jugosas carnes votaban a mi paso, esos pechos apretados, como ese carnoso culo al vaivén de mis tentadoras piernas que parecían que no tenían fin.

Mi paseo fue por el pequeño pueblo donde vivía, Viladecans un pequeño pueblo a los alrededores de Barcelona, llamaba mucho la atención entre la gente del pequeño pueblo, mas aun si aquella imponente mujer tenia pinta de actriz porno, por la sexualidad que provenía de su exuberante cuerpo, tras de mi iba la joven genio que era mi balance de miradas, yo la chica morena y ella la chica rubia de cuerpo carnoso, de grandes pechos, rostro aniñado. La mire sonriendo al pararnos en el paso de cebra, mientras esperábamos que se pusiera el semáforo en verde para pasar:

-Dina quiero unas gafas de sol, vamos…

Ella chasqueo los dedos y apareció entre mis dedos unas gafas de sol, me abaniqué un poco con mi mano y me di cuenta que mi olor no era el apropiado para la mujer tan tentadora que era en aquel momento:

-Perfume…

La genio chasqueo los dedos y me soplo a mi cuello, perfumándolo de un perfecto y caro perfume. Yo sonreí y al ponerse en verde pasé lentamente, tras de mi Dina, provocamos algún que otro frenazo, la gente se le iba la mirada en mi cuerpo, en nuestros cuerpos.

Mire a la sexy genio y sonreí, era tan agradable este cuerpo, mientras que no intuia la ansiedad de la voluptuosa chica rubia, pensaba que era por salir a la calle por primera vez lejos de su lampara:

-Genio lo que quiero probar es el sexo hetero, quiero experimentar tanto….

La genio me miro forzando una sonrisa:

-Si, si claro aprovecha, yo te ayudare.

Dina negó con la cabeza ya que no sabría decirme que no tendría vuelta atrás mi transformación.

En un pequeño bar con terraza nos tomemos unas cervezas, yo observaba como la gente me miraba, los hombres fantaseaban con mi cuerpo voluptuoso, de grandes senos, muslos perfectos, con ganas de acariciar y apretar con sus manos, lamer mis pezones, apretar mis pechos hasta que apareciera la primera gota de leche materna. Yo disfrutaba ante todo aquello, Mientras que Dina no cesaba de contarme las cosas buenas que tenia mi transformación, yo no le hacia mucho caso ya que solo sería por unas horas:

-Puedes comer sin cesar, que jamás engordaras, envejeces un día por cada diez años, eso es lo genial de ser una mujer……Trasformada por un o una genio.

Me quite las gafas de sol al ver el espécimen perfecto, puede ser que tuviera unos veinte años, pelo rubio bastante rizado, rostro aniñado, cuerpo delgaducho y fibrado, esos tejanos marcaban lo que sería un buen miembro viril, con un culo respingón y camiseta apretaba que marcaba sus débiles músculos.

-Ese es, venga que se quede hipnotizado por mi o algo genio.

Dina suspiro, con sus piernas carnosas entre cruzadas, con un escote de vértigo apretando sus grandes senos, que estaban apunto de escapar y mostrar mas del seno, el pezón, era increíble que aguantaran dentro de esa blusa, más aún que el botón no saltara por los aires, ella chasqueo los dedos.

El joven que ya se había fijado en mi, que pasaba a mi lado observando mis curvas, sonreía al ver mi delicioso cuerpo, mi atractivo salvaje, pero por timidez no se pararía a saludarme, por una vida, que seguro que tendría pareja y no podría ver las mujeres de la calle como un bonito mostrador, sin llegar mas allá, sin asaltarlas con piropos ni conquistarlas con palabras, ni piropos. Fue escuchar el chasquido que se quedo parado y quiso acercarme a mi:

-Hola me llamo Jacob….

Yo sonreí mirando a Dina:

-Yo soy Raquel Star y sabes quiero que me eches un polvo, que me folles de tal manera que no pueda andar…

Al tener todo lo que deseaba, me daba poder para comportarme de esa manera, de tener lo que yo quería, a desear lo que quería, a pedir o que me hicieran lo que yo deseaba.

Dina negó con la cabeza por lo atrevida que era, yo le cogí de la mano sonriendo:

-Sera un trio y vámonos a casa….

Yo cuando el se acerco a mi con aquella mirada perdida, yo me levante y pude ver que gracias a los tacones, era un poco mas alto que el chico, fue una extraña sensación cuando el me beso, me cogió con fuerza de las caderas y yo por unos segundos me quise resistir, posiblemente lo que quedaba de mi lado masculino, que eran miajas, por mis ganas de experimentar. Yo me sentí extraña, pero excitada al sentir su lengua contra la mía, al sentir sus labios, como se calentaban nuestros cuerpos. Yo gire la cabeza y mire a Dina mientras que el chico me besaba el cuello, la genio sonrió, al ver como yo comenzaba a sudar, por lo cachonda que me estaba poniendo:

-¿Raquel, quieres que volvamos a casa?

Yo asentí con la cabeza mientras una gota de sudor se resbalaba por mi rostro, ella chasqueo los dedos y desaparecimos, para volver a aparecer en mi casa. Yo caí contra la cama, totalmente desnuda, mire a Dina que también estaba desnuda, con los brazos cruzados aprisionando sus grandes senos. Mire frente a mi y pude ver al chico, que también estaba desnudo, con ese cuerpo fibrado, delgaducho, que marcaba un poco sus costillas, sobre todo yo observe con la boca abierta ese gran miembro viril, que comenzaba hincharse frente a mi, yo como chico nunca la había tenido de esa manera, la mía era normalita, pero esa era enorme, enorme pollazo.

Dina se acerco a la cama y se recostó junto a mi y nos besemos en los labios, yo mire frente a mi y pude ver ese buen tabuco, tan grande y dura, le hice un gesto para que se acercara a mi, a nosotras. Cuando estaba frente a nosotras, sentí el calor de esa polla, yo cogí el miembro con mi mano y sentí como latía, las venas, Dina también poso su mano en el miembro y yo mire a la genio:

-A hora veremos los años de cine porno que e visto, si hace efecto….

Me metí la polla en la boca y comencé hacerle una felación, el sabor era peculiar, era un trozo de carne, vivo, caliente, un musculo duro, comencé hacerle una felación. Mientras que Dina vio como lo hacía, ella jugaba con las pelotas, los cojones del chico con sus manos, hasta llevárselas a la boca, lamiéndolas.

Cuando me quede casi sin aire, cuando toco mi campanilla su capullo, me saque la polla de la boca, y me quede asombrada por lo que había crecido, por lo dura que estaba, mientras me conectaba la saliva con ese lubricado capullo, como un fresón.

La genio asintió con la cabeza y cogió esa enorme polla y la poso entre sus tetas, para hacerle una cubana, yo me puse tras de ella y también le cogí las tetazas para cubrir ese miembro, para seguir esa felación, mientras que esos pechos brillaban por la luz, por la saliva que tenía el miembro viril, que las fue cubriendo poco a poco.

Yo me estire en la cama y le hice un gesto al chico para que viniera hacia a mi y comenzara a follarme, la genio vio como el chico me cogía de las piernas, me acercaba hacia él, para penetrarme, cuando lo hizo sentí por primera vez como me penetraba un pene, una polla, una verga. Me penetraba, me cogía fuertemente de las caderas, mientras votaba sin cesar mis grandes senos, mi cuerpo se cubría de sudor, mientras por el placer mis ojos se ponían bizcos por el placer, saque la lengua por el placer, me derretía en sus manos.

Gemía sin cesar, hasta que el saco su pollazo de mi vagina, dejándolo encima de mi depilado pubis, respire por unos segundos y la vi allí frente de mi a Dina, me abalance sobre ella tirándola encima de la cama, le abrí su sus carnosas piernas, comencé a lamerle el coño, mientras que mis manos a presionaba sus grandes senos, el chico me cogió de los glúteos y me comenzó a penetrar sin cesar, yo me quede en silencio, con mi cabeza en ese lugar tan caliente, con mis ojos en blanco, sentía esa polla desgarrar mi ano, entrando sin cesar. Dina me acaricio el pelo con una sonrisa, yo le cogí a ella de las caderas, mientras me empotraban y mi cuerpo no cesaba de vibrar, de moverse al entrar el barco en el muelle. Deje que mi lengua agotada saliera y se apoyara en ese coñito.

Ella me miro con una sonrisa en los labios, mientras apoyaba su cabecita rubia entre sus manos, apoyando sus grandes y perfectos senos contra el colchón, mientras que el chico encima de mí, descargaba todo lo que tenia en sus cojones dentro de mí, sentí como me llenaba totalmente mi sexo. Mis manos pasaron de estar en su espalda sudada al caer contra el colchón, mientras que mis generosos pechos no cesaban de votar, con mis ojos casi en blanco, mi lengua fuera de mi boca, la saliva cayendo por mi boca, era la demostración que había tenido mi primer orgasmo. Algo que perdería su significado después, cuando ella me contara el gran problema de haberse transformado en mujer.

-Dina que se vaya, joder tuve bastante, fue impresionante.

La sexy genio chasqueo los dedos y el chico desapareció de mi cama, yo sonreí y mire a mi amiga:

-Woow así es el orgasmo femenino..

Dina sonrió:

-Bueno Raquel yo aumente tus orgasmos por 10, después será por 20, después será por 30, que siempre sentirás placer al tener un orgasmo, cariño.

Yo sonrío y me levante de la cama:

-Genial, me voy a duchar, después me devuelves a mi cuerpo original, ya volveré a ser una mujer otro día….

Dina se quedo pensativa, mientras se vestía, no podía devolverme mi cuerpo, era imposible ya que nunca aprendió a destranformar a la gente que transformo en mujer. Ella era la que echaba maldiciones por sus amos y nunca arreglaba lo hecho. Se miro al espejo mientras solo se escuchaban gemidos desde el servicio.

Yo salí de la ducha, totalmente desnuda, mojada y con ese cuerpo voluptuoso lleno de tatuajes, abrí mis brazos mirándola:

-Venga genio, devuélveme mi cuerpo…

Ella trago saliva al escucharme:

-Oye Raquel, Raul ¿Te quieres sentar?

Yo me senté en la cama, cruzando mis perfectas y largas piernas, puede ser que no fuera muy alta, pero siendo una mujer y al acostumbrarme a esa altura, hasta yo creía que era algo más alta, más alta que Dina:

-¿Qué pasa Dina?

-Yo, yo no puedo devolverte tu cuerpo masculino, no sé cómo hacerlo, te tendrás que quedar así, lo siento…Pero puedes pedirme deseos, eso es.

Fue como un mazazo ya que mi vida, la vida que tuve desde crio, ser un hombre fue destruida totalmente, como cualquier hombre quise experimentar y al final me quede atrapada para siempre con este cuerpo femenino. Le mire a los ojos enfadada, le mire con el rostro enrojecido, moviendo mi cuerpo se movía lentamente mientras que me calentaba de odia, mis senos y mis carnes jugosas se movían lentamente mientras se bañaba en sudor.

-¡¡¡QUEEE, QUEEE YO PARA SIEMPRE UNA MUJER, QUIERO MI CUERPO, ¡¡¡QUIERO MI CUERPO!!!

Dina se acerco a mi y me cogió de las manos, me miro a los ojos:

-No puedo transformarte en hombre nuevamente, no puedo hacer nada nueva ama….

Yo no supe que hacer y me tire en la cama, para romper a llorar, ella se tiro en la cama, ella con su cuerpo carnoso y voluptuoso, abrazaba y me cogía de la mano a una maquina del sexo que era yo, no podía dejar de llorar. No podía.

Ella me acaricio el largo pelo moreno y miro al techo de la habitación, para devolverme la mirada:

-Puedes pedirme lo que sea ya verás, tendrás una vida perfecta como mujer, aparte eso un año tuyo son diez para la gente que te rodea, aparte tu cuerpo nunca mostrara tu edad, solo por dentro…Viviremos más que nadie.

Yo me quede me silencio pensando en mi nueva vida, tanto tiempo luchando por todo, por un trabajo, una vida de chico respetado y por experimentar a hora soy casi una actriz porno, con ese tamaño de melones, esas caderas, ese culo, este rostro, esos tatuajes no era casi era una actriz porno, una viciosa. Suspire y mire a la genio que se había quedado dormida apoyando su cabecita contra mi hombro, vi su cuerpo carnoso y como sus pechos respetaban la ley de gravedad cayendo contra su cuerpo. Yo observe los míos, que eran tan grandes, de piel morena y parecía que estaban a reventar por los hinchados que estaban.

Puse la almohada para que Dina no se despertara y fui hacia el armario, me vestiría y saldría a la calle, quería desfasar hasta gritar, quería llevar este cuerpo vicioso que tenia hasta la auto destrucción de alcohol, drogas y follar como una loca, no volvería a ser un hombre, pero ahogaría mi dolor con todo aquello, mejor dejar un follable cadáver, que estar sufriendo para siempre. Siempre seria unas horas.

No tenia la ropa sexy que me había puesto la genio, ya que me había desnudado totalmente y adiós lo que llevaba puesto, por eso llevaba una camiseta que me llevaba unas cuantas tallas mas grande, de xxl que era mi talla masculina a la talla que tenia a hora femenina era muy diferente, casi me salían los hombros por el cuello de la camiseta y casi los pantalones se me caían. Con unas zapatillas enormes. La gente me observaba ya que era muy voluptuosa con aquella ropa.

Hasta que vi una tienda de ropa femenina, cogí con fuerza mi tarjeta de crédito, a hora que no tenia solución, para que pensar en el dinero, estos días serian de locura, explotaría este cuerpo hasta el final, alcohol, sexo, drogas y vestirse como una puta, antes de entrar vi a mi espalda una peluquería, un sitio para arreglarte las uñas, una zapatería. Raquel Star nacería.

Al entrar la chica que estaba en el mostrador rellenando un crucigrama no me hizo mucha atención, yo me desnude frente a ella y totalmente desnuda con la tarjeta de crédito en la mano le mire, nuestras miradas se entrecruzaron:

-Viste este cuerpazo.

Unas braguitas negras, mejor dicho, un tanga muy fino, un sujetador que elevaba más aun esos grandes senos que gastaba, si eran grandes a hora parecían aún más enormes, un vestido con mucho escote, una falda muy corta, para mostrar esas perfectas piernas, que enmarcaba ese enorme culo, más carnoso parecía. Pague con mi tarjeta de crédito y salí descalza para la zapatería, haciendo que todo el mundo viera este cuerpo, se enamoraran y quisieran hacerme el amor, el sexo duro.

Salí de la zapatería con unos tacones enormes que hacía que fuera más alta, era increíble lo bien que me manejaba con ellos, como me marcaban los gemelos. Me metí en el centro de belleza y me maquillaron, me arreglaron el pelo, me hicieron las uñas.

Al salir del centro de belleza, cogí de mi mini bolso un espejito y sonreí y al verme reflejada, a hora estaba preparada para explotar este cuerpo, explotar hasta morir, de beber, esnifar, fumar y follar, ya que no tenía vuelta atrás no pararía….

Dina se despertó lentamente, era muy cómodo ese colchón, más cómodo que sus cientos de cojines de su lampara, la voluptuosa genio, de pelo rubio que estaba totalmente desnuda, vio que no estaba a su lado. El genio trago saliva al ver aquello, se puso muy nerviosa, ella creía, pensaba que tenía toda la culpa de todo aquello, al conceder deseos y no deshaceros. Dio una palmada y se vistió con una blusa escotada y apretada para sus carnes, una falda muy corta que apretaba su perfecto y carnoso culo, también llevaba unos tacones. Se puso unas gafas y poso sus manos en sus carnosas caderas:

-Raquel donde estas……?

Yo estaba en uno de los bares más oscuros, con peor fama de Viladecans y allí comencé hacer una apuesta de chupitos que podía tomar, llevaba una borrachera extrema, pero aguantaba bastante, me había abierto el escote, había dejado mi sujetador encima de la barra y mostraba mis senos, mis tetas. Hace tiempo que mis tacones habían terminado muy lejos de allí.

Estaba con un jovencito de pelo oscuro, corte de pelo bastante corto, digamos que lo llevaba rapado al 0 y de tez morena y cuerpo delgaducho, con camiseta ajustada y pantalones apretados, tenía pinta de reguetonero de esos, de esa música horrenda, pero con la borrachera que llevaba ya me daba igual.

Nos iban llenando vasos y vasos de chupitos, yo tragaba y tragaba, pasaba por mi largo cuello el whisky como si fuera agua, dentro de mi viaje etílico, pude ver de refilón ese paquete que gastaba el chico, por eso forcé una sonrisa y no me tome el ultimo chupito.

-Woow, me haz ganao, creeeo que zengo, zengo que paga….

Le mire, a los ojos, me puse bien el pelo, hacia atrás y me puse de rodillas frente a él, le baje la cremallera y le saque el miembro viril, parecía que era tan grande como su ignorancia de nini, era un buen tabuco y mientras que el chico ponía esas caras de gusto, de placer yo le comía la polla, creo que, por el tiempo, por este cuerpo había aprendido bastante.

Dina se despertó lentamente y se dio cuenta que estaba totalmente sola en esa cama, observo atontada mientras se despertaba su cuerpo desnudo, sus grandes pechos, sus carnosos muslos y sus amplias caderas, entre sus pechos que caían por su peso a sus lados, podía ver su ombligo y su coño totalmente depilado.

Ella se froto los ojos y miro a su lado y vio que no estaba, se asustó al pensar que me había pasado algo, que la desesperación me había llevado hacer algo que no debía.

Se levanto de la cama y dio una palmada, se vistió con una blusa bastante escotada, mostrando unos pechos bastante apretados, una falda muy corta alzando y apretando su perfecto culo, jugosos glúteos. Unos zapatos de tacón que alzaban sus gemelos. Apareció en su mano unas gafas y se las puso.

La voluptuosa chica rubia fue preguntando por mi por la pequeña gran ciudad, allí todo el mundo recordaba la voluptuosa chica morena, era difícil no recordarme, hasta que llego al “Cuatro” Una disco bar donde bebi hasta la locura y me metí todo lo que me daban mis nuevos fans que me encontraban en el local.

Poco a poco la genio se llevó la mano a la boca, impresionada por lo que había hecho, también por convertir el servicio en un picadero y esnifar farlopa sobre la pica. La chica rubia de senos grandes y culo carnoso, se quitaba de en medio a los babosos. Salió del disco bar y fue a la dirección donde estaba, donde estaba esta vez follando.

Una raya sobre el picadero del panda, algo de farlopa sobre mis enormes senos, para mi nuevo amante, que rápidamente paso su nariz por ellas, sus manos me acariciaban mis caderas y muslazos, acariciando mi cuerpo desnudo.

Me giro me cogió mis glúteos y pego mi rostro, mis tetazas contra la ventanilla, mientras me empotraba, mis tetas se expandían contra el frio cristal, mi carrillo pegado contra el por la presión, mientras me empotraba sin cesar.

Siguiendo las pistas que le dieron a Dina, ella me encontró, encontró el coche en el descampado donde me estaban haciendo el amor, mejor dicho, practicando sexo sin cesar. Ella se acerco al coche y pico con su nudillo al cristal, yo con el rostro pegado contra el cristal junto a mis senos y mis manos le vi fuera del coche. Se bajo lentamente la ventana y mis senos respiraron junto a mi rostro al no estar tan apretados. Me apoye con fuerza a la puerta, mientras me daban por el culo, mire a la genio a los ojos:

- ¿Raquel que estás haciendo?

Yo baje la cabeza mientras me penetraban analmente, cerré los dientes con fuerza y mire a la voluptuosa chica rubia a los ojos:

-Me has fastidiado la vida, quiero desfasar hasta el límite, jooooder….

La genio chasqueo los dedos y desapareció el chico que me estaba haciendo que me estaba penetrando analmente, Ella abrió la puerta y me saco del coche, las dos nos miremos a los ojos, yo desnuda y cruzando los brazos sobre mis pechos, mientras observaba la oscuridad, había anochecido y casi no me había dado cuenta. Dina me miro a los ojos:

-No quiero que te auto destruyas.

Yo le mire a los ojos:

-Tienes que cumplir mis deseos ¿No es así? Si quiero esta vida la tendré, mi genio.

Dina agacho su cabeza y asintió, cumpliría todos mis deseos, sabiendo que era mi auto destrucción lentamente, por su culpa, llevaría este cuerpo, esta vida al límite, por ser una mujer, una cosa que fue para tener una experiencia y a hora seria para siempre.

Al día siguiente ella se sentó en la cama observándome, mientras que yo comenzaba a calentar, a masturbarme sin cesar, cogiendo mis senos con fuerza, penetrándome con un nuevo consolador. Ella mientras me observaba pensaba en una cosa “Orgasmos por 10, después será por 20, después será por 30” Ella veía que no tenia limite y que tanto tocarme estaría apunto de explotar, de que mi coño saliese chispas casi.

Dina miro a su alrededor y vio que estaba rodeado de consoladores, de todos los tamaños y de todas formas, al crear uno mas algo mas grande me miro a los ojos:

- ¿Raquel ya basta, ¿no?

Me levante de la cama lentamente y le mire con una afilada sonrisa en mis labios, le cogí fuertemente de su larga melena rubia, le di acaricie su redondo rostro, le bese lentamente, ella se quedo en silencio ya que estaba disfrutando de ese beso. En el fondo me estaba amando y en el fondo le dolía verme auto destruirme.

Le puse frente de su rostro mi mano y ella suspiro ya que sabia lo que quería, hizo que apareciera unos gramos de farlopa, lo mejor de lo mejor, sin adulterar. Me lleve la mano a mi nariz y lo esnife todo lo que podía. Estaba hiper excitada.

Con todos los efectos que podía darme las drogas, estaba preparada para follar como loca, estaba preparada a desconfiar de cualquiera, desconfiar de quien me quitara el placer del sexo.

Dina asintió con la cabeza ya que sabia lo que necesitaba, vestir con mi mejor ropa, la mas provocativa, las mas corta, era como ir desnuda, para tapar pezones y mi vagina, solo por agacharme se podía ver mi perfecto culo.

Ella se quedo sentada en la cama al ver cómo me movía por la habitación, con mis perfectos tacones, hasta salir de mi pequeño piso, ella dio una palmada y todos los consoladores, juguetes sexuales que estaban tirados por el dormitorio se ordenaron en las estanterías.

Chasqueo sus dedos y se vistió con una blusa blanca, bastante escotada, falda muy corta, unos tacones no muy altos, sobre todo una gabardina, un sombrero y unas gafas de sol. Iría a ver lo que yo hacía, sabia mis desfases e intentaría que no muriera en el intento, si podía curarme, podía salvarme de algún accidente lo aria.

Ella entro en el pequeño disco bar y se sentó en un taburete, pidió una copa a la camarera y comenzó a buscarme con su mirada. En pocas horas me había bebido unas cuantas copas invitadas por los dos hombres que estaba liadas en un rincón, bebía y bebía, mis dos amantes me tocaban los muslos, me tocaban las tetas y las caderas. Yo me reía sin cesar, borracha y drogada.

Dina chasqueo los dedos para rebajarme el nivel peligroso de alcohol y drogas en mi sangre, manteniendo mi colocón, era casi inmortal gracias a ella. La voluptuosa chica rubia lanzo un largo suspiro al ver como me levantaba torpemente, cogía de las manos a mis amantes y me los llevaba al servicio.

Para follar sin cesar, no tenían tan mala pinta, ya que eran dos imbéciles salidos del gimnasio y que le había tocado el premio gordo conmigo.

Dina fue hacia el servicio y abrió la puerta del servicio de chicas lentamente, pudo ver por la rendija, como yo me comportaba como una actriz porno, jugando con dos penes, grandes duras y yo tan borracha que deseaba hacerles una felación, abriendo mi ano, abriendo mi vagina, para que vieran mis labios vaginales, para que olieran por donde podían penetrarla y que deseaba ser penetrada. Manoseaban mis pechos, apretándolos tanto que hacia que unas gotas de leche materna se resbalaran por ellas.

Abrí los ojos como platos al sentir como me penetraban doblemente analmente, como uno se apropiaba de mi culo, otro de mi coño, solo se escuchaban mis gemidos como una cerda.

Al ver un ojito que nos observaba por la rendija de la puerta, yo la golpee para cerrarla, dentro de las posibilidades que tenia para mover mis extremidades, entre manos, músculos y pollas:

-No, nos espíes zorra...

Ella suspiro al ver aquello y solo escucho como algo liquido golpeaba la puerta, sin saber que yo me resbalaba por ella, hasta llegar al suelo, mojada de sudor, de saliva, de líquidos vaginales y semen.

A ultima hora de la noche, en un descampado, estaba tirada en el suelo de rodillas, con mi rostro pegado contra el suelo, con mi lengua lamiendo la tierra, estaba sudada, sucia y tenia una pequeña cola de hombres penetrando mi ano. Estaba agotada, estaba destrozada por dentro.

Al final caí contra el suelo, mi culo, mis caderas estaban agotadas, me abandonaron allí. Dina se acercó a mí, se puso de rodillas, me cogió el rostro lentamente, levantándolo para que le pudiera ver:

-Ya basta Raquel, Raul, ya basta….

Negué con la cabeza:

-Venga, límpiame, pone otro traje, quítame la borrachera, haz que este como una rosa para que continúe la fiesta, vamos…….

Le dije llena de rabia, no quería parar, quería hacerlo hasta agotarme, físicamente, agotarme mentalmente. Mi Genio suspiro y chasqueo los dedos, me vistió y me dejo como nueva:

-Te espero en casa-Dijo Raquel.

Me quite la ropa, desnudándome, mientras entraba en aquella habitación, pude ver a mi alrededor, cinco camas redondas enormes, llenas de gente, practicando sus orgias, me acerque a una de ellas y deje que manos masculinas, femeninas me acariciaran y me metieran dentro con ellos, comería coños, comería pollas, seria penetrada hasta la saciedad.

Mientras me penetraban, mientras me metían una polla en la boca, mientras que dos mujeres lamian mis pechos, mis ojos llenos de aburrimiento pude ver que en las paredes de la gran habitación habían televisiones, se podían ver películas porno. Mientras cabalgaba a uno de los participantes, sonreí al ver que si tenia un cuerpo como ese, podría ser una estrella del porno, aparte mire a mi alrededor mientras que me cogieron por mi culo y me penetraron analmente, me di cuenta el mundo que estaba metida, el tedio de sexo por el sexo, viendo en esas teles que podría ser una artista.

Dina se quedó sentada en el sofá, tomándose un café, esperando que viniera, estaba entristecida y preocupada por mí. Se escucho la puerta de mi casa y entre lentamente, me acerque a ella bajando mi cabeza, por vergüenza:

-No se que me paso, estoy tan avergonzada Dina….

Ella me abrazo con fuerza, sintiendo sus grandes pechos apretando los míos, tanto apretaba por lo emocionada que estaba que hacia que mis senos salieran de mi escote. Que hacia que mi ropa se resbalara por mi cuerpo, dejándome desnuda frente a ella, sin sujetador ni bragas, solo los tacones medio tapados por mi ropa que estaba tirada en el suelo:

-Te quiero tanto, me destrozabas al ver como te destruías lentamente.

Cuando ella se separó de mí, vi mi cuerpo desnudo, era mi estado natural casi, me acerqué a ella y le cogí de las manos:

-Dina, quiero ir a los Ángeles, quiero ser una actriz porno, follar con respeto y ser una estrella, quiero que tu seas quien me lleve mis negocios…Vamos a devorar Norteamérica.

Dina chasqueo los dedos y aparecieron maletas frente a nosotras, seria la ropa que llevaríamos a los Ángeles, ropa que no había visto y que ella mágicamente había elegido para nosotras, yo asentí con la cabeza:

-Bueno no sabia que tenia tanta ropa femenina……

-A hora la tienes-Dijo Dina.

Ella dio una palmada y aparecimos en el avión hacia Norteamérica, los Ángeles, un punto caliente de la industria del porno, estábamos sentadas en primera clase, con unas copas de champan entre nuestras manos.

Yo brinde con ella y le mire a los ojos:

-Dina tengo que pedirte perdón por estos meses, quería destruirme, por no tener un futuro, pero al saber que este cuerpo valía para el sexo se que podre tener un futuro…..Gracias por aguantarme.

La genio sonrió brindando conmigo y le dio un trago a su copa, ella también tenia una idea para que yo fuera la actriz porno más importante:

-Tengo una idea Raquel ¿Por qué no eres mas de una actriz porno? Podríamos dominar diferentes frentes, las lolitas, las milf, las lesbianas……Te puedo transformar en mas de una mujer, cuando la industria esté preparada podría saber que la gran Raquel Miracle se puede transformar….

Yo asentí con la cabeza mientras le daba un trago a mi copa:

-Me gusta ese apellido, me encanta ser mas de una mujer para el porno, me encanta ¿Espera la gente que nos rodea habrá escuchado nuestra conversación, como sabes tanto de porno?

La genio sonrió:

-Raquel, use uno de mis poderes para que la gente piense que hablamos de cosas simples como el tiempo, en mi lampara tengo muchas cosas que hacer, una tiene muchas cosas que hacer y tengo un buen internet, hay tanto porno…

Asentí con la cabeza:

-Venga enséñame los cuerpos….

Dina me miro a los ojos y sonrió, me cogió de la mano y la acaricio con sus deditos, con sus deditos rechonchos blanquecinos:

-Esas jovencitas de pelo rubio que parecen que tienen menos de 18 años, con cuerpos delgaduchos, cuasi parecen adolescentes y que tienen 20 añitos, Lolitas.

Ella chasqueo los dedos y mi cuerpo se volvió más delgado, comencé a disminuir, perder peso, mi piel se volvió mas blanca, mi rostro mas aniñado, mi pelo se volvió rubio. La ropa que llevaba se fue transformando para adaptarse a mi cuerpo, mi cuerpo de lolita. Mire mis manos fascinadas:

-Wow soy una cría ¿Crees que tengo 24 y parezco que tengo menos de 18? Mi voz es mas chillona.

Dina me dio un espejo y me respondí todas las respuestas:

-Raquel Star siendo una lolita podría llamarse por a hora Loli Gatita, hasta que descubramos a todos que puedes transformarte ¿Preparado para otro cuerpo?

Yo asentí con mi cabecita, ella volvió a chasquear con sus dedos y mi cuerpo se volvió a hinchar, era parecido a mi cuerpo original, pero mas marcado por la edad, llegando a los 50 años, piel algo mas arrugada, mas estirada por la silicona, por los muslos y enorme culo, piel bronceada, pelo oscuro, rostro marcado por la edad, pero aun atractivo, era una milf. Mi ropa se adaptó a mí, americana marrón, blusa blanca escotada, falda corta y ajustada Me mire las manos, me acaricie el rostro mientras me miraba en el espejo, con esos labios tan hinchados, todo para resaltar mi belleza con la edad:

-Wow, me siento hinchada, silicona, horas de gimnasio para resaltar mi cuerpo a esta edad, puede ser que tenga 48,49 o 50 años.

Dina asintió con la cabeza y me dio unas gafas de pasta, me tiro un poco de mi pelo recogiéndolo, para que pareciera una profesora, más morbo milf:

-Raquel Ann, la reina de las milf… ¿Preparada para otro cuerpo?

Ella chasqueo los dedos y mi cuerpo de volvió algo mas pequeña, mas joven, se llenos mis hombros, mi cintura, mis piernas de tatuajes, aparte que se musculaba bastante, mi pelo se volvió mas corto, mi ropa cambiaba, camiseta de tirantes, pantalones tejanos rotos y botas. Me mire al espejo, tenia pinta de chica con toques más andróginos, me mire mi fuerte brazo:

-Soy una queer, una lesbiana andrógina y fuerte…Me gusta.

Dina paso su mano por mi pierna:

-Una lesbiana fuerte que puede hacer realidad los sueños de las lesbianas mas extremas.

Asentí con la cabeza y sonreí:

-Are solo cine lésbico hasta que olvide mi pasado, quiero olvidar…

Dina asintió con la cabeza y me beso en los labios:

-La reina Queer llamada Andrea Destroyer ¿Quieres practicar esos cuerpos conmigo? En el servicio, tenemos tantas horas de vuelo.

Recuerdo que cuando me cansaba con cualquier cuerpo Dina me recargaba las pilas, ella hacia lo mismo con ella, sudor, jugos vaginales, saliva y a veces yo era quien mandaba con el sexo, como la super lesbiana, como la milf o como Raquel Star y después era ella, aprovechándose de mi cuerpo de lolita, que al compararse con su cuerpo carnoso yo era demasiado delgada y frágil.

Era imposible que abrieran la puerta del servicio, estaba bloqueada por los poderes de Dina, los pasajeros se pasaron todas las ultimas horas de vuelo acudiendo a la clase turismo para hacer sus necesidades, aparte de eso la música apagaba nuestros jadeos.

Al llegar al aeropuerto, salimos del servicio tan frescas como rosas, ella mi ayudante, mi secretaria mi genio paso hacia delante mía, hasta llegar a la salida del avión, para poder ver la escalera de bajada, ella me dio unas gafas de sol al cegarme la luz solar, era molesto después de horas de vuelo y no tener contacto con la luz natural, más allá de la luz artificial.

-Dina es increíble, estamos en los Ángeles.

Ella bajo por las escaleras y me cogió de la mano para que la siguiera, tras traspasar el aeropuerto, la gente nos observaba ya que éramos una pareja bastante deliciosa, una morena de cuerpo de escandalo y una rubia de tetas increíble y culo tentador, con ese rostro aniñado.

Me quede asombrada al ver que nos esperaba en la calle una inmensa limusina, yo mire a Dina y ella golpeo la chapa de ese gran automóvil, haciendo que saliera un inmenso chofer de dos metros, cuasi tan grande como un armario, un enorme hombre negro, vestido de traje blanco marcaba su cuerpo musculoso, aparte de eso llevaba un gorro para taparse su cabeza rapada. Miré a mi genio y traje saliva mientras nos abría la puerta:

-Joder, joder que bien que dejado por el momento el sexo hetero, pero creo que este tío me taladradaria…Uff viva el lesbianismo…

La voluptuosa chica rubia entro en la limusina y me miro para que entrara:

-No te lo tienes que follar cariño, el es mi mano derecha para llevarnos o llevarte a los rodajes, sube Raquel.

Las dos chicas al ser paseadas por los ángeles, se quedaron fascinadas, por ver la zona mas bonita y glamurosa de la ciudad, aunque Raquel tendría que hacerle una felación al glamour y dejar que la penetrara por sus orificio para hacerse un lugar en el mundo del porno Norteamericano. Dina por su parte nunca había visto mas allá de su lampara, ya le fascinaba Viladecans, pero esto era mas grande.

Llegaron a una gran mansión, el inmenso chofer negro les abrió la puerta y las dos mujeres se quedaron alucinando, era un lugar increíble, era mas grande que el apartamento de donde venían las dos. El hombre les miro a los ojos y Raquel cogió de los hombros a Dina, ya algo tan grande le daba miedo:

-Señoritas, les esperare mañana…

Raquel miro a Dina a los ojos mientras que el chofer se iba con la limusina:

-Ese tío habla en ingles ¿Cómo podemos entenderlo?

Dina sonrió:

-Escúchame con los oídos cariño, a hora entendemos perfectamente el inglés, cuando hables en español, la gente que hable en ingles te entenderá perfectamente.

Al entrar en aquella casa, sentí fascinación con el buen gusto que tenia mi genio, era mas grande que mi pequeño apartamento, aparte de tener dos pisos, un jardín y tenia piscina, tenías muebles y electrodomésticos muy caros. Me lleve la mano al pecho mientras que la voluptuosa genio paseaba por mi lado con una sonrisa en sus labios, ella se dio cuenta que me llenaba de algo de fe en todo aquello:

-¿Estas contenta Raquel? Para ganar hay que invertir

-Yo, yo Dina sufría que esto era una locura, pero al ver todo esto, hace que piense que tengo un futuro más allá de estar follando, borracha y drogada….

Al día siguiente me di una larga ducha y totalmente desnuda me miré al espejo, era un día interesante para ya que tenia que demostrar para algunas productoras que podían contratar algunas actrices nuevas, nadie sabia que todas ellas eran yo.

Dina entro en la habitación con un ajustado traje de oficinista, marcando todas sus curvas, con unas gafas bastante diminutas que caían en su naricita, ella se acerco a mi y chasqueo los dedos, mi cuerpo se vistió con un traje negro muy ajustado. Paso su mano por mi entre pierna y me dejo la vagina como nueva, con mas ganas de follar que nunca, sentía como tenia la entre pierna caliente, como para cocer un bizcocho.

-Raquel, primero iremos a Brazzers donde aras diversos castings para sus ramas pornográficas, es follar, salir, transformarte y volver a entrar para follar.

Yo le mire a los ojos sonriendo:

-Que otras productoras porno nos esperan Dina?

Ella cogió una lista que tenia en su bolsillo:

- Evil Angel, Digital Playground, Girlcore, Girlsway, Naughty America, Reality Kings, Evil Angel.

Abrí los ojos como platos y me lleve la mano a la entre pierna, era follar mucho y de todas las formas:

-Joder…..

Dina sonrió y me cogió delas caderas y me miro a los ojos:

-Normalmente esta gente no hace castings para que sus estrellas follen, pero tu follaras, para que vean el espectáculo que eres cariño, tienes a la genio, para que pasen sexuales situaciones……

Yo asentí con la cabeza y le mire a los ojos, comencé a sudar, mi cuerpo estaba deseando tener sexo, estaba con ganas de follar, sentía como se me derretía el coño, mire a Dina “Creo que te has pasado “Di un par de pasos y me apoye contra la pared ya que me temblaban mis largas piernas, la menuda y voluptuosa chica rubia se acercó a mí y me cogió de la cintura, para ayudarme andar:

-Tienes que aguantar, tu seguirás disfrutando del sexo más que nadie, más y más, pero a hora tienes que estar extremadamente cachonda para entregarte al máximo, aún más.

Le mire con mi rostro enrojecido por lo cachonda que estaba:

-Si, si estoy preparada, pero soy actriz lésbica, pero que no venga nuestro chofer que me lo follaria, no puedo salir de mi papel de lesbianas.

Dina me cogió fuertemente del rostro y me miro a los ojos:

-A hora es el momento de aprender a manejar tus instintos, tus instintos de querer follar, de pedirme cualquier cosa que yo cumpliría de follar como una loca.

Yo asentí con la cabeza, moviendo mi largo pelo oscuro, le hice un gesto señalando mi rostro, ella supo sin decir una palabra que quería unas gafas de sol. Eso apareció en mi rostro y sonreí mientras que una gota de sudor caía por mi rostro:

-El camino fácil seria que tu hicieras que aprendiera a manejar mis instintos con tu magia, tengo que aprender a superar mi calentura, a andar con ella, a vivir con ella…Vamos.

Ella me cogió del brazo, yo andaba lentamente con esos altos tacones, con ese traje oscuro de gran escote que no sabia como no dejaba mis pechos al aire algún paso que podía dar, que esa falda estuviera tan apretada a mi culo. Sentía como me sudaba la vagina y corría una gota vaginal por mi pierna. Respiraba lentamente con dificultad.

Al salir de casa hay estaba nuestro gran chofer negro, mi mirada fue a su entre pierna, trague saliva y mire a Dina:

-Joder, vamos, vamos…

22 de Agosto de 2021 às 08:38 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Continua… Novo capítulo A cada 15 dias.

Conheça o autor

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Histórias relacionadas