El Silencio Imponente Seguir história

Elsita Elsa Margarita

Natalia no sabia que meterse con lo desconocido traería muchas consecuencias se atrevio a investigar la casa hermosa de la cuadra sin saber que se toparía con algo más. -- "HAGAS LO QUE HAGAS NO TE LA LLEVES CONTIGO A CASA" --Decia una voz baja.



Suspense/Mistério Todo o público. © DerechosReservados

#paranormal #muerte #miedo #suspenso #ansiedad #angustia
Conto
2
15146 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Ese Dia Todo Cambio

Es otoño y se ven caen las hojas amarillas, pardas, rojas y es la estación del año que fascina a Natalia.

Ella era alumna del colegio San Juan ese día se preparaba como todos los días a la misma hora de la mañana para ir al centro de enseñanza.

Sé ponía su uniforme clásico de colegio una caballera y una falda y está le quedaba dos dedos Arriba de la rodilla.

Los días en el colegio eran comunes y corrientes no tenía nada usual nada fantástico menos especial.

Natalia era de estatura normal de aproximadamente 1.65 de tez clara y ojos grandes color miel, su cabello era largo y lo usaba suelto y sus labios eran finos y tenía buen cuerpo sus curvas acentuaban su silueta.

Ella vivía con dos hermanos uno era armando de veinticinco y el otro Sebastián de veintidós

La relación con ellos no era muy buena se llevaban muy mal y no cuidaban de ella, eran personas muy egoístas y amor no tenía para ninguna persona solo amor hacia ellos mismos.

Vivían en una casa a fuera de la ciudad sus padres era de esa gente liberal que le da excesiva libertad a los hijos para que haga o tomen la decisión que deseen en fin Ella no sospechaba que, ese día no sería de esa manera.

Se dirigió al colegio como de costumbre y siempre se iba caminando porque le quedaba a unas cuadras de su casa.

Veía a los lejos una casa de color blanco con decorados de manera se veía grande y espaciosa se veía muy bella pero siempre sentía un escalofrío al pasar por ahí pero no le prestaba mucha atención-

Ese día al salir del colegio pasó por la casa pero ese día fue diferente ella veía de reojo su interior.

--¿Cómo puede ser posible una casa hermosa y nunca veo gente vivir ahí?--se preguntó y tuvo curiosidad.

En sus manos llevaba unos reportes del colegio y un anuncio de publicidad y después de haber dicho eso hizo un vendaval que le llevo los papeles adentro de la casa.

Se tocó la cabeza con su mano derecha

Bueno ni modo tendré que entrar--Dijo en son de broma

Poco a poco se acercó a la casa que tenía unos jardines hermosos y había un portón negro decorado con rosas que estaban entrelazadas.

@Todos los derechos reservados

Abrió el portón y sin pena entró quedo maravillada de lo lindo de ese jardín.

Luego fue donde estaban los papeles se agacho a recogerlos y se vio una sombra que paso atrás de ella.

Vio la casa detenidamente era de dos pisos y decidió tocar la puerta pero cuando iba a tocar esta se abrió repentinamente.

Ella se extrañó y vio a todos lados pero no había nadie solo un silencio Imponente ni los carros pasaban por la calle y eso era raro muy extraño de hecho ya que a esa hora hacia un tráfico.

--¡Hola! Hay alguien aquí - gritó Natalia y en ese momento comenzó a sentir frio en la habitación.

Pero solo se escuchó su eco por respuesta pero estaba convencida que alguien vivía en esa casa.

Camino al vestíbulo vio los cuadros antiguos y muebles finos pero polvorientos así como la pintura descascarada en las paredes. Los muebles estaban carcomidos por termitas y se veían muy antiguos camino a la sala y vio un piano comenzó a tocar sus teclas pero captó su atención un grito que escuchó que provenía de la segunda planta -- sus manos se quedaron inmóviles y se puso pálida como el papel.

Ella decidió subir aun teniendo los nervios de punta y sentía su corazón palpitar a mil pero subió las escaleras y la casa por ser vieja crujía cada vez que subía una grada a la quinta grada escucho otro ¡grito! Pero este provenía de la sala que acababa de dejar quedó inmóvil y logró escuchar que alguien tocaba unas notas en el piano porque se escuchaba la melodía.

Enseguida pensó que había alguien en la casa y que .de seguro querían gastarle una broma y creyó que lo mejor era esconderse y ser ella quien fuera asusta.

Finalmente llego al segundo piso y vio varias habitaciones cerradas se dispuso a intentar abrirlas pero todas estaban cerradas con doble llave menos una que decidió abrir Natalia.

La temperatura había bajado aún más y sus labios comenzaron a verse resecos y el aire lo sintió más pesado.

Encendió la luz y vio los muebles tirados en el piso y polvo con mucha húmeda.

Cuando estaba viendo todo el lugar sintió que tenía alguien atrás de ella y escucho la respiración que le respiraban cerca de la nuca.

--Hace tiempo te esperaba--Era una voz grave de mujer.

De los nervios comenzó a gritar y sus manos temblaban y se tapó los oídos del miedo cerro sus ojos.

Después decidió salir de ahí pero la luz se apagó y Natalia comenzó a gritar con mucha desesperación y por más que intentaba no podía porque habían cerrado la puerta con cerrojo comenzó a golpear la puerta una y otra vez.

--Sáquenme de aquí--gritó cada vez más fuerte pero ella era claustrofóbica y de verse en un sitio cerrado se desmayó.
A los minutos se encendieron las luces y la puerta dejo de estar con llave.

Bajo rápido las escalera y de tan rápido que iba se tropezó y cayó rodando las mismas no podía levantarse del dolor que sentía en todo su cuerpo de milagro estaba viva.

Escucho una voz diferente a la primera persona que le había hablado pero que le dio aún más temor.

--NO VUELVAS - VETE -HAGAS LO QUE HAGAS NO LA LLEVES CONTIGO A CASA... le decía en voz baja.

Ella quiso incorporarse y salir de ahí rápidamente pero solo puedo arrastrarse hasta llegar a la puerta.

Al llegar a la puerta se propuso levantarse le podía más el miedo y le costó ponerse en pie la caída la había dejado muy mal sus piernas y en la puerta vio una silueta De Una mujer vestida de blanco El pelo suelto y con mucho deterioro, la mujer se veía siniestra y sonriendo le dijo:

--Tan rápido te vas-- Dijo sonriendo

--lo siento por entrar escuche ruidos extraños- pensé que alguien me hacia una broma--Natalia estaba toda temerosa a duras penas pudo contestar.

--Aquí no se escucha nada.--y sus ojos se abrieron más.

--Estoy segura de lo que escuche aquí alguien tocaba el piano y apagaron las luces --balbució y señalo el segundo piso cuando de repente volteo para verla de nuevo, la señora se había esfumado no había nadie.

Todo estaba normal quiso correr, pero por una extraña razón no pudo hacerlo solo dio largos pasos hasta que llego a la puerta Pero esta se abrió sola y como pudo logro salir de ahí entrando en pánico.

--¡Te espero mañana!--Escuchó que le gritaron fuertemente.

Llego a su casa pero no les comento nada a sus hermanos.

Fue al baño de su cuarto en la noche y se lavó la cara después agarro una toalla y se secó la cara quedó viendo el espejo y gritó al ver que había alguien atrás de ella los nervios se apoderaron y se quedó con un grito ahogado corriendo a su cuarto pero solo pudo dormir con la luz encendida.

El día siguiente no quiso ir a ningún lado las dudas le agobiaban y se preguntaba que había visto en realidad.

Pero en la noche intento dormir pero no pudo porque escuchaba que alguien con sus manos arañaba la puerta de su cuarto,

Ella se tapaba los oídos y se acurrucaba en posición fetal pasaron unos minutos y el ruido ceso.

Natalia sintió alivio y se veía reflejado en su cara se vio una leve sonrisa Pero después desvaneció cuando intentaron quitarle el doble cerrojo que tenía la puerta después de unos minutos de intentarlo escucho el clic al quitarle el seguro.

Vio como la puerta se abría lentamente y Ella quedo en estado de shock cuando vio que debajo de la cama salían unas manos con uñas largas.

Después termino de salir la señora que había visto en la casa.

-No pudo gritar-- no hizo nada-- Quedo perpleja.

La señora se sentó en su cama y los ojos de Natalia se abrieron como platos mientras la mujer le susurró al oído.

--Cómo no viniste a visitarme tuve que venir yo--le mencionó viéndola con sus ojos aterradores, estos estaban sin brillo ni expresión y partes de su cuerpo tenían una descompostura avanzada, un olor pútrido emanaba de ella y echaba sangre de su boca luego Natalia intento gritar pero ella le hizo señal con el dedo índice para que no lo hiciera.

Finalmente la puerta de su cuarto se cerró dejando solo que reinara el silencio...

FIN.

7 de Abril de 2017 às 19:14 0 Denunciar Insira 2
Leia o próximo capítulo El Que Busca Encuentra

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 3 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!