Conto
0
557 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Al otro lado o la muerte.

Me levanto sacudiendo el polvo de mis manos y rodillas, mientras que ardor y dolor se intensifican cada segundo. Mi rostro se calienta a la vez que mi corazón aumenta sus latidos y las penetrantes miradas de la tribu provocan que mi respiración se agite. corro alejándome de la multitud sin ninguna dirección en mente, no sirve de nada disimular, ya me vieron caer.

Tras algunos minutos trotando me detengo, frente a mí, la impenetrable muralla espinosa que rodea la colina. Me tiró al suelo, ya sentado y solo las lágrimas fluyen al igual que la sangre que brota de mis rodillas.

Con Llanto, respiración agitada y mis nalgas en el rocoso suelo miró arriba; como siempre las espesas nubes bloquean la imagen superior de la colina, arropando de seguro la prosperidad y alegría de su gente.

Recuerdo las leyendas de mi tribu y las riquezas inalcanzables que prometían aquel que osara atravesar la impenetrable muralla espinosa. Contaban que la colina era fértil, que todo se cultivaba y que los dioses festejaban todos los días. Esas leyendas nos llenaban de esperanza, pues en aquella árida y seca tierra en que vivo donde los rayos del sol no caen, sólo existe la seguridad de que al morir el hambre y la enfermedad acabarían.

Durante años muchos intentaron cruzar, quedando atrapados entre la espesa muralla traspasados por las filosas y enormes espinas. Sus esqueletos nos recuerdan las consecuencias de la ambición, pero a mí solo me recuerda el precio de ser valiente. Cuanto envidio el destino de estos valientes.

Quizás sea la última imagen que mis ojos aprecien: la enorme colina nublada y la impenetrable muralla espinosa que la rodea. Ya sea que muera intentándolo, o que logré el acceso, tendré ganancia. Existir en este mundo muerto no es vida, me sumo a esos inteligentes cuyos esqueletos veo atrapados en el espejo interior de la muralla espinosa.

No miro atrás, no existe nada que pueda extrañar, frente a mí se encuentra mi destino. Una sonrisa se dibuja en mi rostro a la vez que las puntiagudas y enormes espinas cortan mi piel con cada avance, todo se oscurece y no sé bien si es por estar en el interior o estoy muriendo. Sólo sé que todo mejorará.

15 de Junho de 2021 às 02:10 0 Denunciar Insira Seguir história
1
Fim

Conheça o autor

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~