El Legado Mendel Seguir história

Edwinmdn Edwin Medina

Después del descubrimiento de la ingeniería genética han habido muchos cambios en la estructura de algunas plantas y alimentos... O al menos esos son los cambios visibles para la sociedad. ¿Que pasar si dentro de laboratorios secretos hubiesen personas genéticamente modificadas? o ¿que ocurriría si estos escaparan? ¿que cualidades tendrían los individuos? y ¿como afectaría la vida en la tierra? Puedes seguir adelante y averiguarlo



Ficção científica Impróprio para crianças menores de 13 anos. © Todos los derechos reservados

#science fiction #suspenso #cienciafccion #hibridos #genetica
2
14917 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

La Casa De Enfrente.

Green Light era un pueblo muy pequeño, todos los habitantes se conocían, era un lugar alegre con un toque de luz verde, un lugar entre lo rural y lo suburbano. Un día cuando tenía unos 7 años la política de "todos conocen a todos" se rompió cuando un pequeño auto amarillo llegó una tarde para quedarse justo en frente de mi casa, del auto bajó un hombre de cabello castaño con una niña muy pequeña ella tenía como unos 5 años; entraron en una casa que desde siempre había estado abandonada. Pensé que las cosas cambiarían en esa casa, pero cada día empezó a lucir más y más abandonada; cada semana el señor salía por la desgastada puerta de madera y volvía a entrar luego lleno de bolsas de compras para que así se cerrara la puerta por otra semana más. Nunca veía a nadie entrar ni salir más que a ese hombre.
Siempre en las noches veía por la ventana de mi cuarto, cuya vista daba exactamente a la abandonada casa de enfrente. Una noche luego de once años observaba por mi ventana como ya era costumbre, y noté que la luz de la ventana derecha de esa casa atravesaba la desgastada madera, madera que se usaba para sustituir el vidrio que rompieron los chicos jugando al béisbol trece años atrás, observe esa ventana como por dos eternos minutos la ventana y pude ver claramente como una mano jalaba la madera; jalo y jalo hasta que rompió y asomo parte de su cara por el hoyo que había abierto.

Ella notó que yo estaba ahí e hizo un gesto con el dedo en su boca indicando que me callara yo le respondí al gesto y ambos sonreímos.

Ella llamó tanto mi atención que decidí investigar, acudí a mi madre y en la mañana mientras desayunábamos le pregunté:

— ¿Sabes algo de los vecinos?, ¿los conoces? o ¿sabes algo de ellos?

— ¿Que dices? —dijo sin prestarme mucha atención, con la boca llena de pan

— ¿Me estas prestando atención? Pregunte si sabias algo de los vecinos

—Lucas, estás a punto de irte a la universidad y yo estoy más angustiada que tú —me dijo levantando los platos y llevándolos al friegaplatos. —Tu vida cambiara Luc, debes darte cuenta de que tienes más cosas por las cuales estar preocupado que por la vida de los vecinos fantasmas.

—Solo me causo curiosidad —le dije dando por terminada la conversación, sabía que no me ayudaría en nada.

Esa misma noche como a las 21:55 me quedaba viendo por la ventana mientras escuchaba historias en la radio, era ella otra vez, rompió la madera en la ventana aún más y se quedó viendo al cielo con cara de desesperación hasta que se dio cuenta que yo estaba ahí. De pronto lanzó una soga al suelo y bajo de forma rápida y sutil.

A mitad de la calle me miró y dijo en una voz baja pero lo suficientemente alta par que yo escuchase:

— ¿Qué esperas? baja y ayúdame.

Yo lo pensé por unos cortos segundos, sabía que ir tras una chica de la cual no conocía nada y además era muy extraña era muy estúpido, pues no creo que ninguna persona consciente estuviera 11 años encerrada solo porque sí. Yo era muy estúpido así que baje por la ventana de mi cuarto en el segundo piso por la rama de un árbol y me acerque a ella justo en medio de la calle.

—Pensé que no lo harías —me dijo animada

—Y yo pensé que... bueno no sé qué pensar, ¿que necesitas?

—Acompáñame —dijo corriendo hacia la esquina de la calle. —Sé que eres una persona lo que se dice normal.

— ¿Normal?

— ¡Si! O sea, sales, vas a la escuela secundaria del pueblo, juegas con los otros chicos, vives con tus padres, irás a la universidad...

—Espera —dije parándome justo en la esquina junto al cartel de "Parar" —Se supone que no has salido de tu casa en 11 años y conoces toda mi vida

—No te detengas Lucas, sigue corriendo

—No quienquiera queseas, no avanzare hasta que me digas quien eres y cómo conoces tanto mi vida

—Debemos alejarnos de Josh y te diré lo que quieras, por favor solo ayúdame. —dijo con mucha angustia en su voz.

Quizás fue porque estaba angustiada, pero decidí ayudarla. Corrimos y corrimos hasta un pequeño bar-restaurante que a tres calles de la nuestra, caminamos hacia la puerta lateral en un pequeño rincón y nos sentamos en el piso.

—Descansaremos aquí por un rato —le dije

— ¿Porque mejor no entramos?

— ¿Tienes dinero?

Ella sacó cuatro billetes de cien dólares de su bolsillo

—Con quién crees que hablas —se levantó y paso adelante.

—obviamente no se con quién rayos hablo —le dije porque literalmente no la conocía.

Nos sentamos en una mesa cerca de la entrada y ella pidió una hamburguesa

— ¿Quieres algo? —me pregunto

—No gracias. ¿Ahora me puedes decir que quien eres, porque sabes de todos y nadie sabe de ti y que hago yo aquí contigo?

—Oh por Dios —dijo mientras le entregaban su hamburguesa —siempre quise una de estas, lástima que Josh no me deja comerlas, seguro de que no quieres una

—No quiero nada, me largo —dije a pesar de que no lo haría.

—Okey, Me llamo Dakota y Josh es mi supuesto padre, —hablaba mientras comía mucha hamburguesa —lo sé todo porque escuchaba todo lo que las personas decían mientras estaba encerrada...

— ¿Sabes que está mal escuchar conversaciones de otros?

—No tenía más nada que hacer, ¡Cállate y déjame hablar! —Grito —siempre te veía ahí cada noche con cara de estúpido y me pareciste una buena persona, por eso estás aquí, Josh no me deja salir, así que tengo mucho que hacer cada día, pero desde hace días me dieron ganas de salir y no me detendrá.

— ¿Porque dices que es tu "supuesto padre"?

—Encontré papeles y fotos con cosas raras y un lenguaje como distorsionado, posiblemente el me robo y por eso me mantiene encerrada.

—Puede que no sean cosas raras, sino cosas que no conoces porque no sales de esa casa —sugerí.

—Paso los días encerrada sin nada que hacer, he leído miles de libros; creo que conozco más cosas que tú.

— ¿Conoces la locura, el vivir sin límites y sentirte libre?, hay cosas que no conoces querida Dakota.

—Aún no, pero no creo que tarde más de una noche en conocer esas cosas. Dos tragos por favor —le grito a la mesonera, se levantó y empezó a bailar sobre nuestra mesa, a pesar de ser la primera vez que lo hacía en público sabía hacerlo.

Entre tragos y bailes se hicieron las 3:00 AM, así que salimos de aquel local y corrimos riendo por la calle como estúpidos.

Una calle antes de la nuestra me dijo:

—Siempre oí que jugaban al escondite y siempre quise hacerlo

— ¿Quieres hacerlo ahora?

—Tú cuentas —dijo y corrió.

Conté hasta diez y la busqué. La encontré detrás de un árbol tendida

—Dakota, ¿estás dormida? —solo estaba ebria.

La lleve hasta el frente de nuestra casa cargada y le dije:

—Llegamos Dakota.

Abrió los ojos y se puso de pie

—No creo que pueda subir por esa soga

—Lo tendrás que hacer

— ¿Quién gano el juego? —me pregunto

—Fue un empate

— ¿Nos veremos mañana?, ¿me ayudaras a analizar las fotos y los papeles?

—Supongo que sí —subí por la rama por la cual había bajado y vi a Dakota intentar subir como por 7 minutos hasta lograrlo...

27 de Março de 2017 às 03:29 0 Denunciar Insira 0
Continua… Novo capítulo Todos os Domingos.

Conheça o autor

Edwin Medina Still I'm Trying

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~