valkiri23- Lerie Valka

Luego de todo lo que tuvo que pasar, Gea descubrió la verdad. Luego de todo aquel dolor, uno peor le tocará aguantar. Sin este nuevo amanecer ya no habrá despertar. Era justo y necesario para que todos puedan vivir con paz aunque la oscuridad siempre querrá vislumbrar.


Ficção científica Distopia Todo o público. © © Copyright todos los derechos reservados a Lerie Valka

#renacer #destruccion #geaconcurso #madretierra #amor #cariño #indulgencia #creacion
Conto
1
122 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

La destrucción y la creación.

Muchos me veneraron, me amaron, me cuidaron y me glorificaron. Y ahora me lloran, me gritan, me odian y me piden piedad.


¿Dónde estaban cuando lloraba a gritos? ¿Por qué volteaban la mirada cuando me masacraban? ¿Qué hacían ustedes cuando yo les suplicaba?


Sé que algunos lo intentaron y a esos los apreciaré, pero ahora toca crear un nuevo amanecer o ya no habrá más despertares. Toca renacer, y este será mi último intento para que mi amada creación sea la que en un principio era durante el Gran Plan.


~ ♦ ~


Al inicio de la creación, luego del nacimiento de los Dioses y Semidioses.


La dulce voz de Gai danzaba en pequeños hilos por toda la extensión de aquel prado, tarareando una melodía inexplicable. Se encontraba feliz. Disfrutando de la sensación que aquellas florecitas violetas le otorgaba a sus piernas mientras sus brazos sostenían con cariño y ternura aquella gran barriga que albergaba a un nuevo ser.


- Aquí los veré crecer - Les decía a sus futuros bebés con una gran sonrisa plasmada en su cara - Llenos de energía y felicidad, no les faltarán nada - Aseguró - Tendrán todo lo que necesiten y lo demás correrá por ustedes.


Así ahora se pasaba los días, viviendo en aquel planeta que toda ella componía, disfrutando de aquella nueva sensación de ser madre de «Humanos», así llamó a aquellos nuevos seres, y sobre todo pasando tiempo con sus demás hijos ya nacidos. Era una buena madre, contenta con su vida, con lo que hacía y con lo que otorgaba. Pero aquella felicidad era envidiada y su poder, deseado. Urano, su esposo y Titán del cielo, deseaba a muerte aquella energía que emanaba y celoso, por ser inferior a ella, creó su propio plan. El cielo pasó días y noches perfeccionando su nueva creación mientras Gai se bamboleaba feliz en su tierra, sin imaginar lo que le esperaba.


Ya nueve meses cumplidos, el Titán tenía todo listo y Gai, riendo exaltada, se encontraba saboreando el sudor que le provocaba el entrar en labor de parto; abierta de piernas en aquel prado, vislumbraba el atardecer ventoso que le otorgaba su esposo, sin saber que aquella brisa que sentía, en realidad era un halo oscuro de poder creado por aquel que la observaba. El halo se deslizó con parsimonia en aquella abertura que la mujer dejaba y, tratando de cumplir con la labor de su creación, intentó unirse a uno de aquellos bebés, pero era imposible. La energía de aquellos seres no le dejaba enlazarse a ellos, no tenían poderes, pero irradian un aura pura sin igual hasta que se encontró con el menor, muy débil debido a la poca alimentación que le dejaron sus iguales y, dichoso, se mezcló con su esencia, naciendo así la primera maldad humana.


~ ♦ ~


Muchos milenios después


Mis hijos mortales desde que nacieron sintieron una gran pasión por la guerra, por destruir y por desear cosas que ya poseían. Como madre viví con ello y a pesar de que sufría mucho cada vez que se atacaban entre sí como cada vez que me atacaban a mí, traté de ayudarles, de reprenderles, de hacerles ver lo que estaban logrando por su avaricia, maldad y perdición, pero nunca me hicieron caso, era como si una venda los cegara. Ahora puedo entender que no era una venda, era que la propia envidia, malicia y los celos reinaban en algunos de ellos; pero aun así son mis hijos y los tengo que salvar.


Es hora de invertir el Gran Plan.


- ¡DIOS! ¡NOOO! ¿PORQUÉ? - Lloraba una hija mía.


- Por favor, tierra mía. No te abras, no te abras - Suplicaba alterado otro más.


Gritos de rencor, de súplicas y de lamentos, me llenaban; pero esto es lo correcto, lo que debí hacer hace tiempo. Todos sus sollozos, llantos y rabietas me lastimaban, me herían y me mutilaban como si de por si no me estuviera matando a mí misma; pero era lo correcto, era lo que tenía que hacer. Ahora las almas de todos se mostraban ante mí, puras y alegres y agrietadas y negruzcas. Era hora de reconvertirlas.


- Posiblemente muera - Notifiqué a mis otros hijos - Y si se acercan pueden ser consumidos por mi vórtice.


- Madre...


Me miraban preocupados, sorprendidos y molestos de lo que procedía a hacer. No podían evitarlo, ellos mismo como Dioses sabían que era lo que se debía hacer. Si, podía morir, pero el amor de una madre te lleva a limites donde no reconocerías ni a tu propio poder; creo en eso y estoy dispuesta a entregarlo.


Un halo de luz dorado me rodeaba, mi cuerpo saliendo desde el núcleo de la tierra y elevándose hasta salir de la atmosfera, apenas salgo de ella lanzo una capa dorada que recubre todo y procedo a reconstruir a mi otro cuerpo el cual ahora se encuentra quemándose capa por capa. Por otro lado, luces azules y blancas comienzan a rodear, mis hijos. Y algunas purpuras empiezan a querer atacarme, mis otros hijos hacen para moverse a mi ayuda, pero una sola de mis miradas doradas los hacen retroceder y mirar. De mis manos empiezo a crear las capsulas de vórtices, dos para ser exactos; poco a poco siento a mi energía irse, pero no me rindo y redoblo todos mis poderes pensando en mis hijos, en como crecieron y crearon maravillas en mí, en cómo me ayudaron y me resguardaron, en como inventaron y fueron más allá de lo imaginable. Con un alarido silvestre y profundo, suelto a la primera capsula y encierro a las almas purpuras, corrompidas por Urano. Y entre jadeos, no logrando enfocar ya nada, siento como se termina de crear la última capsula. Adentro a las almas azules y doradas.


Ahora todo queda en las manos de mis otros hijos.


« Zeus, Dioniso, Apolo, Afrodita, Hermes, Hera, Hades, Poseidón, Ares, Hefesto, Artemisa y Atenea; todo queda en sus manos mis hijos. » Eso pienso mientras, exhalando un último aliento, caigo y me fundo con mi otro cuerpo. Viendo por última vez a la mayoría de mis hijos unidos, creando la estela de luz más poderosa jamás vista y que se conoce por "La estrella Doisprezece Zei", la creadora de vida y la aniquiladora de almas.

~ ♦ ~

Mil quinientos años después.


Siento la felicidad de millones de pueblos, las carcajadas de millones de niños. Oigo las conversaciones de miles de lenguas y las plegarias y rezos que me elevan.


"Gai", "Gea", "Madre Tierra" y demás.


Ahora todos viven en una sincronía perfecta con la naturaleza y el reino animal. Ahora todos aman y viven su vida sin temer por alguna maldad, ahora todos aman y viven su vida sin meterse con los demás. Ahora todos, a pesar de tener sentimientos negativos y momentos dolorosos, sanan y viven sin arrepentirse al mirar atrás. Este era mi Gran Plan, una humanidad donde todos pudieran aprender, crear, sembrar caminos y seguir los propios con pureza y felicidad. Con momentos duros y tristezas, porque siempre habrá, pero sin maldad, malicia o perversidad porque eso mis otros hijos se encargaron de eliminar.


Ahora la humanidad crea y prueban los limites más allá de lo pensado sin atreverse a aniquilar a aquello que se los da. Sin atreverse a destruirse a si mismos, sin matar el ambiente que les da oxígeno.


Se podría decir que descubren y crean cosas que antes creían imposible porque gracias a mí descubrieron los verdaderos limites y pudieron experimentar más allá. Cuando descubrieron aquello, que fue gracias a lo que logré rehacer, recuerdo claramente como gritaron esa noche:


- ¡Gracias Madre Tierra por tu amor e indulgencia!


Mientras encendían luces flotantes y entre todos sobrepusieron su energía para hacerme volver.




3 de Junho de 2021 às 02:53 0 Denunciar Insira Seguir história
1
Fim

Conheça o autor

Lerie Valka Me gusta creer muchos multiuniversos. Adoro escribir. Amo imaginar En mi cabeza habitan muchas palabras a la esperar de crear una historia. No soy muy buena pero sin duda aprenderé el proceso. Solo espero que lleguen a ayudar a alguien y puedan sumergirse un poco en mi mundo si decido publicar alguna.

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~