jjkhxlic Drims

Si hubiese podido decidir, Jungkook hubiera regresado para no cometer los mismos errores. Pero la felicidad de él siempre estuvo primero en su lista de prioridades, incluso aunque Taehyung no estuviera ahí para darse cuenta de ello. Three Shot.


Fanfiction Bandas/Cantores Para maiores de 18 apenas.

#kooktae
202
2.5mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

No cierres tus ojos

Si existía algo de lo que Jungkook podía estar completamente seguro, era que conocía cada parte del pelirrojo que se encontraba durmiendo a su lado en ese instante.


Por ejemplo, podía adivinar con tanta facilidad —y luego de incontables momentos compartidos— cómo lograr que su piel se erizase con un simple roce. Sabía además, cuántos lunares se encontraban repartidos en todo su cuerpo, pues había besado cada uno de ellos sin falta. Sabía las cosas que podían irritarlo y sacar lo peor de él, pero también conocía cada una de las que lo hacían feliz y que lo volvían todo lo que era y que Jungkook amaba. Lo conocía, tanto como el mismo pelirrojo era capaz de desnudarlo a él, que a veces las palabras se volvían simples y vanas; con una mirada, Jungkook quedaba a merced de aquel chico y aterrador como podía escucharse, no hubiese cambiado ni un solo día compartido.


Dios, si él a veces parecía haber salido del más perfecto de sus sueños, que a ratos se cuestionaba si no estaba viviendo una vida que no merecía. Pero entonces, Taehyung lo sostenía entre sus brazos y lo observaba con aquel amor rebosante, regresándolo a la realidad. Y aquella realidad era mucho mejor que cualquier sueño.


—Estás mirándome —lo escuchó musitar, interrumpiendo cualquier otro pensamiento y con su voz sonando amortiguada por la posición en la que se encontraba, sin embargo era capaz de distinguir a la perfección la diversión en ella—, ¿Por qué estás mirándome? ¿Hay algo divertido?


Jungkook rio con suavidad, deslizando la yema de sus dedos por sobre su espalda, trazando su columna con lentitud mientras disfrutaba de la sensación de su piel bajo su tacto. Taehyung siempre era cálido y familiar junto a él… — ¿Acaso no puedo hacerlo sin una razón? Me gusta saber que estás aquí conmigo, ¿No es razón suficiente? —preguntó con suavidad, escuchando la risa de Taehyung resonar melódicamente, provocando aquella sensación de burbujeante felicidad a la que jamás podría acostumbrarse del todo.


—Puedes deleitarte con mi belleza entonces —Taehyung susurró, moviéndose hasta quedar sobre su espalda. Su cabello caía en desorden y sus labios se encontraban curvados en una sonrisa tenue y, sin dudas, adormilada—, buenos días, Gukkie—. El pelirrojo saludó, extendiendo sus manos para que Jungkook se acercase a él, lo que no tardó en hacer en realidad, permitiéndose aquella cercanía que amaba.


— ¿Dormiste bien? —preguntó, besando de manera fugaz sus labios y comenzando a recorrer casi en trance su mandíbula, satisfecho con las reacciones que conseguía en Taehyung con cada caricia.

Mientras sus manos recorrían de manera tenue el cuerpo de Taehyung, como si el tiempo compartido durante aquella noche no hubiese sido suficiente, permitía que el pelirrojo enredara sus dedos con diferentes ritmos en las hebras de su cabello; y aunque aquellas caricias distaban mucho de la pasión explosiva y desbordante de horas anteriores, contenían la misma intimidad en la que eran envueltos cada vez que se encontraban juntos.


—Dormí bien, aunque podríamos seguir haciéndolo… Recuerda que hoy debemos ir con Jiminnie, necesito mi sueño reparador—, Taehyung dijo riendo suavemente cuando sintió los dientes de Jungkook tirar con suavidad de su lóbulo antes de que éste pusiera distancia para observarlo. Sus ojos, que a opinión de Taehyung parecían resplandecer, se suavizaron de manera inevitable al encontrar la mirada del pelirrojo, acariciando con cuidado su rostro hasta acunarlo.


—O podríamos hacer algo mucho más divertido que dormir, ¿No? También puedo relajarte de otras formas —dijo con una sonrisa, arqueando una de sus cejas de forma sugestiva.


—Tienes un problema, Gukkie—. Bromeó, mas sin negarse cuando su novio lo besó sin reparos, tirando de sus labios y permitiéndose profundizar en su boca apenas Taehyung así se lo indicó.


—No tengo un problema, simplemente la idea de tenerte aquí y perder el tiempo durmiendo, me parece absurda—. Sonrió, porque aunque las palabras de Taehyung pudiesen sonar como una crítica, su mirada le dejaba en claro que también deseaba aquello—. Pero si quieres dormir, puedo abrazarte para que te sientas seguro, soy un novio sacrificado, ¿Sabes? Todo lo que mi Taehyung quiera.


—Eso es injusto, no deberías dejarme una decisión así—. Entre risas, la boca de Jungkookfue abriéndose paso por cada centímetro de piel visible, perdiéndose bajo las sábanas mientras la respiración de su novio comenzaba a perder el ritmo calmo que lo caracterizaba. Si Taehyung lo deseaba, él era capaz de decidir fácilmente, así que podía encargarse de hacerlo sentir como si nada más importase en aquel instante, porque al final, sólo eran ellos y ese momento—. Jungkook… Te amo.


Se detuvo al escucharlo, moviéndose hasta salir de entre las sábanas para poder ver directamente los ojos de Taehyung. Sus mejillas sonrojadas y sus labios regalándole aquella sonrisa que era capaz de transportarlo al mismo cielo. Fue incapaz de retener su propia sonrisa, deslizándose hasta quedar completamente sobre el cuerpo de su novio; movió su nariz contra la del pelirrojo, suspirando profundo porque —Dios, cómo no sentir todo aquello que lo consumía—, y presionando luego su frente contra la de Taehyung para extender aquel instante por todo el tiempo que pudiese.


—También te amo, más que todo, Tae, siempre.

Con una última sonrisa, Taehyung tomó la iniciativa para continuar con aquello que sus palabras habían interrumpido, desechando la idea de volver a dormir y dedicándose a entregarse por completo una vez más al pelinegro.



[…]



La música retumbaba en aquel Club donde se encontraban, con el lugar atestado y las luces jugando con cada facción del pelirrojo. Pese a que se encontraban rodeados de personas y Taehyung parecía estar concentrado en moverse al ritmo de la música e ignorando todo a su alrededor, Jungkook tenía claro que su novio jamás desvió realmente su atención de él. A ratos, el pelirrojo le regalaba sonrisas cómplices y algún roce —no siempre necesario—, dejándolo cada vez al borde de más, pero negándose a continuar. Era un juego cruel, pero no iba a negarle la diversión, mucho menos cuando aquel día Taehyung se encontraba junto a su mejor amigo.


—Iré por algo de beber—. Le indicó apenas estuvo a centímetros del pelirrojo, viendo su ceño fruncirse apenas ante esto. Pudo ver aquellas palabras flotar tácitas entre ellos, pero Taehyung no deseaba arruinar aquella noche con discusiones que, pese a todo, no iban a llegar a ningún lugar—.

¿Quieres algo?


Por un instante, Taehyung cesó todos sus movimientos y enredó sus brazos en el cuello de su novio, fijando su mirada en él. —Quiero que te quedes aquí conmigo, Gukkie.


Sonrió, porque aquello era una forma muy baja de conseguir lo que quería, pero Taehyung tenía claro el poder que su presencia tenía. —No me gusta bailar, lo sabes —dijo con calma, reteniendo su sonrisa al ver cómo el labio inferior de su novio se abultaba—, además sabes que a tu amigo no le agrado realmente; seguro espera que me largue de una vez, así que necesito algo para distraerme.


Los ojos de Taehyung buscaron entre las personas los de su mejor amigo, suspirando profundo al confirmar que, tal cual cada vez que Jungkook estaba involucrado, Jimin no se encontraba del todo feliz. No lo culpaba, después de todo, su novio no era conocido por sus virtudes y aunque su mejor amigo ponía de su parte para no juzgarlo, Taehyung tenía claro que la presencia del pelinegro no era del agrado de su grupo de amigos por más que luchara por cambiarlo.


—Pero no estás con Jiminnie, estás conmigo, Jungkook —insistió, ahora con su voz urgiendo al pelinegro a continuar a su lado—, ¿Por favor?

—Eres peligroso para mí —Jungkook dijo con una sonrisa y revoleando sus ojos, cerrando sus manos en la cintura de su novio para acercarlo—, de acuerdo. Me quedaré contigo.


Vio el alivio en el rostro de Taehyung, y aunque estuvo tentado a recriminar por aquel control, al final tenía claro que tal vez, el pelirrojo estaba en lo correcto. No es que su control sobre el alcohol fuese nulo, pero parte de su reputación se había formado a base de peleas estúpidas en fiestas, donde su control de impulsos se encontraba por completo inhibido a causa de su estado etílico.


Y aunque había conocido a su novio en una de esas fiestas a las que antes acostumbraba, las cosas habían cambiado rotundamente desde que Taehyung había entrado en su vida de manera permanente. No porque el pelirrojo no bebiera o gustara de salir, sino porque él le había enseñado a medir aquellos excesos innecesarios. Si lo pensaba, los amigos de su novio tenían un punto en no sentirse cómodos con su presencia, pues al final del día, Jungkook era por completo diferente a lo que Taehyung había conocido antes en cuanto a intereses amorosos.


—Te cuido, es diferente —respondió como si se tratara de una obviedad, esperando que Jungkook comprendiera.


—Puedo cuidarme solo, pero por esta noche voy a dejar que creas que es así.


—Idiota —dijo entre risas, presionando luego sus labios sobre los de Jungkook, dejando de lado cualquier tensión—, además estás conduciendo, no puedes beber.


Ahí estaba, aquella preocupación que el pelirrojo siempre demostraba, el temor a perderlo que intentaba mantener controlado, pues Jungkook se encargaba con cada día que pasaba de esos tres años juntos, en demostrarle que las cosas ya no eran como antes. A veces, era inevitable que discutieran cuando el pelinegro terminaba por regresar a aquellas acciones, pero Jungkook comprendía que su relación era mucho más importante que cualquier estúpida burla por aquellos amigos que había dejado atrás. Taehyung confiaba en él y eso era razón suficiente para intentar ser mejor.

—Te ves mejor que la última vez—. Sus ojos se fijaron en Jimin, quien ahora se encontraba sentado a su lado mientras esperaban que Taehyung volviese del baño. Guardó silencio por largos segundos, consciente que el rubio lo examinaba con ciertas dudas—. Eso es bueno, Tae se merece lo mejor.


Ahogó una carcajada llena de amargura ante esto. —Una forma muy poco sutil de decirme que yo no soy lo que Taehyung necesita, ¿No?


— ¿Lo eres? —Preguntó con honestidad—, no me malentiendas; no es algo personal contigo, Jungkook.


—Te creo —respondió con cierta molestia, porque aunque comprendía que luego de las muchas veces en que Jimin lo había visto no en su mejor forma, seguía siendo molesto el tener que fingir que todo estaba bien—, simplemente esperas que Taehyung esté junto a algún idiota aburrido.


—No. Espero que Taehyung esté junto a alguien que sepa valorarlo y no crea que necesita pasar veinticuatro horas de fiesta —dijo con molestia, recordando la última vez que pudo ver a su amigo y que no terminó de la mejor manera—, si eres capaz de dejar aquella parte que en realidad tampoco es un aporte para ti mismo, entonces ni siquiera estaríamos teniendo esta conversación. Fue una sorpresa para todos cuando decidieron comenzar a salir porque no eres alguien dado a los compromisos, pero sí hemos estado dispuestos a darte el beneficio de la duda, ¿Sabes? El problema es que siempre terminabas arruinándolo de alguna forma.


—Puedes estar tranquilo, ya no hago esas cosas. Y lamento haber golpeado a tu novio, en verdad es así. Tampoco me gusta que Taehyung haya tenido que alejarse de ustedes durante tanto tiempo sólo para evitar problemas —dijo con total sinceridad—, gracias por volver a estar junto a él, no volveré a arruinar eso, lo prometo.


Jimin dudó un momento, suspirando profundamente al momento en que pudo vislumbrar a su mejor amigo abrirse paso entre la gente. Sus ojos entonces se fijaron en Jungkook, viendo la forma en que su mirada se suavizaba y su sonrisa se ampliaba al verlo, como si en ese lugar sólo existiera el pelirrojo que ahora se sentaba a su lado y le contaba entre risas algo que había visto en su visita al baño. Quizá era momento de bajar sus defensas, porque una persona que era capaz de lograr que su mejor amigo se viese así de feliz (incluso pese a que había sido testigo de muchas de sus discusiones), no podía ser tan terrible como por tanto tiempo pensó.


— ¿Estás bien? —Taehyung preguntó de manera repentina al ver que su mejor amigo estaba distraído.

— ¿Ah? —Jimin parpadeó un par de veces al descubrir que estaba desconcentrado—, sí… Lo siento.


—Aw, no me digas que Gukkie dijo algo para molestarte —Taehyung rio, acariciando de manera suave la nuca de su novio, pero sin despegar sus ojos de Jimin—, no te enojes, seguro lo malentendiste y no quiso decirlo.


Jungkook rodó sus ojos, mas sus labios se curvaron en una sonrisa tenue. —No dije algo para molestar, amor.


—No es eso, Tae. Sólo… —pensó por un momento, sonriendo al fin—, sólo pensaba que hoy te ves feliz, supongo que este idiota está siendo el novio que mereces.


El pelirrojo arqueó sus cejas con sorpresa antes de que su sonrisa se ampliara, feliz y aliviado de escuchar aquello por parte de Jimin. Su mano entonces buscó la de Jungkook hasta entrelazar sus dedos, besándola de manera suave. —Jungkook siempre ha sido el novio que merezco, sólo necesitabas verlo.


—Supongo que sí.

—Bueno, demasiada charla sentimental, ¿No? ¿Deberíamos largarnos ya? —Jungkook preguntó con una de sus cejas arqueadas, viendo a su novio negar.


—No, hay que celebrar que Jiminnie te ama, es una gran noche —se burló al ver las mejillas de su mejor amigo arder, consciente de que tal vez no había sido la más amable de las personas con el novio de Taehyung durante su noviazgo—, tres años y al fin podré ir a sus cenas sin que terminen lanzándose los platos.


—Nunca nos lanzamos platos —Jimin corrigió, pese a que sus discusiones tampoco habían sido demasiado elegantes, mucho menos cuando ambos solían explotar.


—Pero casi.


—Amor, vas a conseguir que vuelva a odiarme si sigues recordando los malos ratos —dijo con diversión, recibiendo un beso corto sobre sus labios como respuesta.

—Aunque todos te odien, lo que importa es que yo te amo, ¿No? —Habló como si fuese algo obvio—, y mientras yo sea quien te ama, ellos tienen que aceptarlo de todos modos.


En sus labios, aquellas palabras sonaban tan simples, que no pudo evitar que la confianza fuese ciega. Taehyung había cambiado su mundo y no estaba en absoluto arrepentido de haberse dejado llevar por aquel pelirrojo. Incluso aunque habían comenzado como un simple encuentro de una noche, los años les habían demostrado a ambos que las cosas entre ellos estaban destinadas a ser de una u otra forma.

Cuando al fin decidieron abandonar aquel Club, Jungkook esperó apoyado en su automóvil mientras veía a su novio abrazar con fuerza a su mejor amigo. Era tan obvio que Taehyung había extrañado aquello, que la culpa de haber sido el culpable de su separación, se hizo presente sin quererlo realmente. Agradecía que Jimin le estuviese dando una oportunidad para remediar sus acciones, porque su novio merecía todo y en eso estaba por completo de acuerdo con el rubio.


Lo vio entonces despedirse de Jimin apenas éste se adentró en un taxi y dirigirse hacia donde esperaba, rodeando su cintura con sus brazos para luego hundir su rostro en el cuello de Jungkook, aspirando su perfume y relajándose contra su cuerpo. Jungkook deslizó sus dedos por el cabello del pelirrojo, consciente de que los labios de Taehyung se habían curvado en una sonrisa contra su piel.


—Gracias por hoy, Gukkie —susurró contra su cuello—, estoy feliz.


—Con eso me basta. Lamento que las cosas hayan tardado tanto en mejorar, prometo que todo estará bien.


Taehyung negó con suavidad, separándose para verlo directamente. —No te disculpes, sabía que iban a entender en un momento. Es imposible resistirse a tus encantos de chico malo.


—Ah, creo que fue esto lo que me enamoró… Eres tan jodidamente positivo.


—No positivo, realista. Eres una persona increíble, Gukkie; creer que porque hacías ciertas cosas antes no lo eres, ése sí es un error. Me alegra haber insistido en esa cita incluso aunque me rechazaste todas esas veces —sonrió, arrugando su nariz tenuemente cuando Jungkook la atrapó entre sus dedos.


—En mi defensa, eres muy ruidoso.

—Lo amas.


—Te amo—. Respondió con seguridad, viendo las mejillas de Taehyung arder ante sus palabras; abriendo la puerta del automóvil para ayudarlo a subir y ayudándolo a asegurar el cinturón, golpeando luego con uno de sus dedos su frente, escuchando su risa por aquella acción que era casi una rutina entre ambos. Sintió la mano de Taehyung dirigirse a su nuca y comenzar a acariciarlo apenas se pusieron en marcha.


Una de sus manos sostuvo la de su novio en el momento en que se detuvieron en uno de los semáforos como cada vez que ambos se encontraban viajando de aquel modo, queriendo extender el contacto con cada momento. Sus ojos se mantenían sobre las luces del semáforo, liberando la mano de Taehyung cuando el rojo estuvo a punto de cambiar a verde, sonriéndole como disculpa por haber soltado su mano. Y pese a que había adoptado (gracias a Taehyung) la costumbre de esperar un par de segundos luego de que la luz verde les diera el paso. Así te aseguras de que nadie viene, había dicho con su sonrisa característica y Jungkook no era quién para negarse a aquello, fue incapaz de prever aquello. Maldijo mentalmente cuando las luces lo cegaron y el automóvil que venía frente a ellos se deslizó hacia su pista a toda velocidad. Por instinto, trató de virar, mas el golpe fue inevitable y lo único de lo que fue consciente fue del impacto.


Escuchaba casi a la distancia los gritos de las personas mientras intentaba moverse en su lugar, pero su cuerpo dolía y era consciente de que sus piernas estaban atrapadas. Relamió sus labios, saboreando el sabor de su propia sangre, pero intentó enfocar su vista de todos modos en Taehyung. Con dificultad, luchó por alcanzar al pelirrojo que respiraba con dificultad.


—T-Tae… —llamó, ahogando el grito de dolor cuando movió su mano, descubriendo que tal vez se encontraba fracturada—, Tae…


El pelirrojo lo observó un momento, mas la sangre que caía profusamente por su rostro, evitaba que pudiese ver del todo. Lo vio sonreír apenas mientras lágrimas limpiaban su camino entre el carmesí que ahora cubría sus facciones.


—Estoy bien… —susurró de forma instintiva para tranquilizar a Jungkook, pese a que su cuerpo ni siquiera dolía de la forma en que debería luego de aquel impacto y estuvo seguro de que aquello no era una buena señal. Intentó mantenerse tranquilo, pero el miedo comenzó a apoderarse de él cuando el rostro de Jungkook comenzó a volverse difícil de distinguir y el ruido a su alrededor pareció volverse lejano—, Gukkie…


Jungkook jadeó, maldiciendo al no poder moverse y notando la forma en que Taehyung ya ni siquiera parecía ser capaz de mantenerse alerta. —No… No, no, no… Taehyung, mírame…

Mírame, amor. Tae… Taehyung… —rogó, escuchando las sirenas comenzar a acercarse—, Tae, por favor… Hey, no… No cierres tus ojos… No te duermas, Tae…


Quería alcanzarlo. Necesitaba alcanzarlo. Pero sus propios ojos comenzaban a cerrarse y lo único que pudo hacer, fue rogar que todo aquello fuese una horrible pesadilla y que, al despertar, Taehyung estuviese ahí para sonreírle una vez más.

None 18 Denunciar Insira Seguir história
96
Continua… Novo capítulo Todos os Domingos.

Conheça o autor

Drims Escribo drama y amo a Bangtan. Soy más estrés y ansiedad que persona. Chilena, Santiaguina y amante de la lectura y la escritura. Poca paciencia, pero igual a veces tengo mi lado simpático :D Instagram: 485543.jjk Twitter: SatanDrims Hiraeth en físico a la venta en amazon uwu

Comente algo

Publique!
kateryn kateryn
Primer capítulo y ya sufriendo 😭
June 14, 2021, 17:46
TATANIE  TATANIE
Las únicas historias angst que puedo leer son de drims, porque confío en su narrativa y lo que me transmite cada que leo sus historias
June 12, 2021, 01:20
TATANIE  TATANIE
Las únicas historias angst que puedo leer son de drims, porque confío en su narrativa y lo que me transmite cada que leo sus historias
June 12, 2021, 01:19
mariela olondro mariela olondro
fue mala idea desayunar mientra leo esto no es agradable comer mientras se llora TT TT
June 10, 2021, 12:01
day Naomi day Naomi
DRIMS PQ SIEMPRE ME HACES SUFRIR NO ES JUSTO
June 10, 2021, 05:09
Sherlyn Gonzalez Sherlyn Gonzalez
Dijiste en tu Twitter que era algo soft😭
June 10, 2021, 03:11
tK teleo KUKI
Recuerdo que la vez anterior cuando la leí, jimin me cayo de la patada por despreciar a jk 🤭
June 10, 2021, 02:04
Fershy Koo Fershy Koo
El dolor que dejo este capítulo en mi corazón.
June 10, 2021, 01:31
Gene Acosta Gene Acosta
Yo ya temía de ese "siempre" pensé que Jk le iba a engañar o algo así ajaj :( pero resulto peor!
June 10, 2021, 01:28
Mishel Mishel
NO PARCE, NO ME HAGAN LLORAR 😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭😭🔫
June 10, 2021, 01:22
NC Nora Cipriano
Dios pensé que era soft !! Que me haces ??? No puedo resistirme a nada que escribas
June 10, 2021, 01:06
nay but nay but
😭😭😭😭😭😭
June 10, 2021, 00:38
Moon ᥇ꪶꪖᥴ𝕜⁷ Moon ᥇ꪶꪖᥴ𝕜⁷
Yo pensé: Ahh una historia para distraerme y relajarme. Pero qué ingenua! Si es de Drims obviamente va a traer SUFRIMIENTO!
June 09, 2021, 23:47

  • Mishel Mishel
    Seee 😔😔 June 10, 2021, 01:23
Hobi-Alma Forever Hobi-Alma Forever
Oh por Dios 😰 Éste va a ser otra de mis favoritas 💜💜🐻🐰💜💜
June 09, 2021, 23:03
Xacy 💜 Xacy 💜
NO TIENES NINGÚN DERECHO DE HACER ESTO!!!!! P.D. Te amo aún asi uwu
June 09, 2021, 22:53
Mumi Mumi
Quiero llorar y gritar de la emoción no puedo creer que la estoy leyendo de nuevo. Sos una grosa Dreams, GRACIAS Y TE AMO!!! 😭🙌🏻❤❤❤
June 09, 2021, 22:42
Dani Chavez Dani Chavez
TE LO PROHIBO DRIMS CPMO ME AHCES 3DTO
June 09, 2021, 22:15
~