alhorus Joel Quintos

Las hermanas Crystalia han decidido abrir las verdades de su familia. una historia mágica llena de mentiras que resultan ser verdades y realidades no tan ciertas. Una historia de almas


Fantasia Fantasia urbana Todo o público.

#romance #fantasy #fantasia #magic #magia #muerte #hechizos #familia #poder #almas #canciones #power #hilo
0
104 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 10 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

El hilo de cristal

Todos en el bosque sabían del niño que trajo el hilo de cristal. -Será una noche larga- dijo para sí uno de los soldados que se encontraba en su acostumbrada vigilia frente a la gran puerta del pueblo. Escupió una pequeña ramita que solía masticar todas las noches en las que le tocaba vigilar la gran puerta del pueblo. Entre la arboleda ennegrecida del bosque, continuaba brillando la esfera flotante. En ocasiones, se desvanecía como cuando parpadean las estrellas pero jamás dejó de brillar y jamás dejó de flotar. A decir verdad, es que resulta casi imposible no preocuparnos por la queja de aquel soldado. En efecto, había sido una noche muy agitada en Asfarel. Ese día murió el alcalde del pueblo. Apenas se habían silenciado los llantos de sus seres queridos cuando la noticia de que vieron en el bosque a un niño con lo que pareciera ser una bola de hilo de cristal causaba una escalofriante exaltación entre los pueblerinos. Imaginen a la gente del pueblo tal y como si cogieran migajas de pan y las tirasen a una horda de palomas hambrientas. Palomas o como yo las llamo aves de estómagos desérticos. Armadas de desesperanza. Dejemos lo que quiero contar de este día aquí. Nada entenderían si no cuento lo que sucedió hace doce años atrás.

Al retroceder los doce años nos encontramos con la llegada a Asfarel de una joven que acentuaba su belleza con un cabello tan largo y negro como la imaginación que nos hacemos de las montañas nocturnas. Unos labios de pálido silencio pero tan serenos como las flores que nacen pegadas al suave pastizal. Su nombre era Doreina. Cuando ella llegó a Asfarel se refugió en la casa de la Sra. Revert. La madre de Doreina estuvo pueblo por pueblo buscando a su hija. Aryalia y Beynava, las hermanas de Doreina eran siempre temerosas de su madre. Sin embargo, Doreina jamás quiso seguir los pasos de ellas y en cada momento oportuno solía escaparse en busca de pedazos que le recordaran a su padre.

En la antigüedad, la familia de Doreina habían sido privilegiados por los dioses. Cuando el dios supremo Miokash permitió que su hija la tierra Titsara y su diosa protectora Anazary realizaran un festival de hilos. En aquellos tiempos los seres humanos eran llamados los nin, hombres y las mujeres eran las ninfas y todos iban de un lugar a otro pero solo unas pocas veces al año se reunían en la cúpula de las ninfas donde las madres ninfas las recibían junto a la diosa Anazary. Entonces Anazary convocó a todos los dioses para que presentaran a sus familias de costureros. Éstas se dedicaban a diseñar y confeccionar la ropa de los dioses. Cada familia se distinguía por usar un hilo místico dotado con gran poder. Esa noche en la cúpula fueron invitados todos los dioses. Cada dios presentaba la familia que sería su modista oficial. La diosa de las aguas, Jiviutra hija de Anazary escogió a la familia Serenias, quienes crearon el hilo de la espuma. La diosa del mundo subterráneo y los volcanes presentó a la familia Sotsefeh quienes presentaron el hilo de la ceniza púrpura. Cuando todos los dioses presentaron a sus familias, desde Ersh planeta hermano de Titsara y poseedor de la muerte de los impíos, llegó Herfet y presentó a la bruja Obashá con su hilo de la vida. Todos los dioses quisieron impedir la entrada de Obashá a la cúpula pero fue imposible puesto que la invitación que había sido entregada a todo el cosmos era de ley inquebrantable. En ella especificaba que cualquier dios podía participar. Así fue que se aceptó a Obashá. El triunfo inminente de Herfet dejaba a los demás dioses impotentes de cualquier acto. hasta que el gran dios Sherkes protector de las tierras diurnas y nocturnas llegó y presentó el hilo de cristal. Cuando el desfile de modas terminó Miokash ser supremo creador de sí mismo dejó caer una corona de estrellas sobre la familia ganadora, Los Crystalia.

Al transcurrir de los milenios, las familias preservaron su importancia divina. En la actualidad, La familia más notoria eran los Arperes o como la gente los hacia llamar las arpías, Esta familia poseía el hilo de la vida. Sin embargo, otras familias de costureros divinos poseían hilos que quedaron en el olvido por los pueblos. A pesar de la grandeza con la que comenzaron, una de esas familias olvidadas eran los Crystalia. Humberto Crystalia, el padre, tosco y fuerte de cuerpo, con una barba blanca tan larga que en ocasiones decían que le tocaba las rodillas. Éste falleció cuando su embarcación cayó por una catarata. Ramunai, la madre, de prepotencia en sus ojos de profundidad púrpura , alta, esbelta, como esas emperatrices que no hablan pero actúan, con un cabello negro con mechas púrpuras. Tuvo tres hijas, Doreina, Aryalia y Beynava.

Las tres hermanas habían nacido con un año de diferencia. Ramunai siempre supo que sería así, pues su carácter controlador no le permitía darse el lujo de procrear fuera de su plan de vida. Un plan que programó desde el momento en que conoció el verdadero significado del tiempo. Allegados a la familia, comentaban que cuando desenredaba el cabello de alguna de sus hijas les decía que el tiempo se respetaba porque en él corría la vida de los precavidos y el calvario de los intrépidos. Doreina siempre cuestionaba el dicho de su madre hasta que una brusca halada de pelo la callaba y la devolvía a la realidad de que su madre siempre tiene la razón. Los problemas de Doreina siempre fueron con su madre. Su madre intentaba controlar hasta la caída de los pétalos de una flor mientras que Doreina espabilaba su mente en el pensamiento de que los pétalos dejaban de existir.

Aunque Ramunai siempre estuvo destinada a casarse con Humberto, su corazón determinó que su único y verdadero amor era Asmodeus Arperes hijo mayor de las arpías. Aunque todas sus hijas fueron fruto de un sexo descontrolado con Humberto, porque en eso ella jamás pudo controlarse, siempre que estuvo Humberto en su cama, penetrando su cuerpo y moldeando la vida de sus futuras hijas en su útero, siempre estuvo pensando en que su útero fuese fecundado por Asmodeus. Era imposible no caer en la misteriosa y melancólica mirada de Asmodeus. Un hombre de un pecho ancho, ojos verdes, un cabello hasta los hombros que lo hacían ver heredero de algún sultán. Siempre hablaba y todos escuchaban. Por otro lado, Humberto era pues... barba y cachetes. El día que nació la menor de las tres hijas, Aryalia fue también el día en que Humberto dejó de existir o así fue metafóricamente. Aryalia había nacido con ojos tan verdes como las esmeraldas. Su cabello castaño tan lleno de misterio y melancolía.

He contado mucho de la familia de Doreina y poco de lo que pasó hace doce años. Doreina huyendo de su madre llegó hasta el pueblo donde vieron a su padre por última vez. Allí conoció a la Sra. Revert, quien le contó las historias de su padre.

- Tu padre venía con frecuencia a este pueblo dijo la Sra. Revert.

- Nunca le dijo el motivo de sus tantas visitas?

La Sra. Revert miró hacia la ventana que daba al río. Luego su mirada fue decayendo como cuando muere la luna llena.

- Humberto siempre estuvo preocupado por ustedes. Jamás quiso decirme que era lo que le provocaba ansiedad. Yo siempre me sospeché que todo tenía que ver con el hombre que lo acompañaba.

-¿El hombre que lo acompañaba? dijo intrigada Doreina

- No recuerdo su nombre. Aunque sí recuerdo sus ojos. Muy profundos mintió sobre sus recuerdos la Sra. Revert.

- ¿Cuándo fue la última vez que los vio? dijo pensativa Doreina.

- Fue una noche en la que ambos decidieron ir al río a pescar. Al día siguiente no supe de ellos. Aunque Arturo Nalis el comerciante de telas cuando llegaba al pueblo pudo ver su auto partir.

- Necesito respuestas Sra. Revert dijo llorosa Doreina.

- ¿Tienes tiempo para escuchar la historia de tu padre? dijo la Sra. Revert mientras la observaba profundamente.

5 de Maio de 2021 às 05:24 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Leia o próximo capítulo El nudo

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 7 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!