beautylove Crystal Snow

La masacre de omegas que sufre el mundo atenta con su desaparición en la cadena de jerarquías. Debido a esto son obligados a pasar por escuelas de fortalecimiento y entrenamiento lideradas por los alfas más fuertes. Allí es donde Kim Taehyung, el alfa más resistente del lugar se encuentra con Jeon Jungkook, un omega que se escabulle de su habitación todas las noches y se ahoga en un océano de lágrimas.


Fanfiction Bandas/Cantores Todo o público.

#kook #tae #taehyung #jungkook #bts #taekook #vkook #omegaverse
2
155 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Sábados
tempo de leitura
AA Compartilhar

Tempestad

"Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal."


Gustavo Adolfo Bécquer.


I.

Daegu era una pequeña población que había sufrido la peor masacre de omegas en los últimos tiempos. Un grupo de alfas no identificados realizaron un caserío masivo que les llevó dos meses, dedicándose a extorsionar y luego a matar a cualquier omega que estuviera a su alcance cada día.

El mundo entero estuvo de duelo. Se perdió una gran cantidad de omegas en ese entonces, alfas quedaron sin su lazos y manadas completas totalmente débiles al no tener todos sus integrantes.

La acción se volvió natural y destructora con el paso de los años. Los asesinatos aumentaron. Poco a poco, las muertes se masificaron alrededor de todo Corea, y más tarde, en todo el mundo. Esto desencadenó que en la cadena de jerarquías, los omegas quedaran casi extintos. Esto por la desgarradora situación de que aunque siguieran naciendo, seguían matándolos, y siendo ellos los encargados de la procreación y aumento de la población, la humanidad vivía una crisis realmente compleja.

El terror se apoderó en todos los integrantes, incluso en los más fuertes.

Los alfas estaban llenos de dudas. ¿Cuál era el motivo de esta masacre? ¿Quién lideraba esto?

Nadie se aventuraba ya a salir de sus casas. Las plegarias y oraciones se volvieron común entre la población.

La solución llegó más tarde que pronto. Se aumentó la seguridad en todas las calles. Cada alfa de familia cuidaba con exclusividad a la suya, las manadas bajo un líder se dividían en escuadrones y se cuidaban entre ellos. Se emitió además un toque de queda. Lugares de diversión como bares, clubes o prostíbulos eran los únicos que podían atender hasta más tarde, pero solo hasta media noche.

El mundo estaba en alerta.

Y como no podían evitar las muertes de los omegas, lo que sí podían hacer era ayudarlos a defenderse, en un intento desesperado por proclamar auto- salvación.

Por ese motivo se exigió que los pocos omegas que existían fueran obligados a pasar por escuelas de fortalecimiento y entrenamiento lideradas por los alfas más fuertes. Al menos aquellos que no tenían un alfa de familia.

Las escuelas se dividían por clanes.

La escuela de Daegu, era la mejor en esos términos. Como la peor masacre ocurrió en ese lugar, los mejores alfas fueron asignados allí para entrenar, aunque los reclutas de cada año no eran muchos.

Y allí se encontraba Kim Taehyung, comenzando su nuevo turno de noche.

El aire azotaba fuertemente en la ventana de cristal que permitía distinguir las sombras alrededor de la oficina de guardia.

Bostezó al unísono mientras frotaba sus manos por su rostro en un intento de no quedarse dormido. Cualquier situación que fuera más allá del límite en esa destacada escuela de fortalecimiento para omegas, estando él de turno quedaría en absoluto bajo su responsabilidad. Lo peor es que era su primer día después de tomar vacaciones. No pudo protestar, simplemente le asignaron el peor turno cuando posicionó apenas un pie en ese lugar.

No estuvo en la mañana para la llegada de los nuevos, pero sí tenía que velar que ninguno de ellos intentara arrancar. No podían de todas formas, con rejas de metros de altura y una alta seguridad eso se hacía casi imposible, pero no podía darse el gusto de dormir. Simplemente no.

Estaba aburrido, así que decidió dar un recorrido de rutina por los entornos. Sacó su linterna y la posó en la parte trasera de sus pantalones militares de trabajo. Mientras recorría el sendero que llevaba a las habitaciones de los nuevos reclutas recordó la conversación que tuvo con sus compañeros ese mismo día, horas antes de comenzar su turno de noche en el bar del lugar.

El mejor momento del año, sin duda alguna, es cuando los nuevos son presentadosHabía dicho Seokjin esa tarde apoyado a más no poder en una de las sillas mientras meneaba el hielo en su vaso con ron. Él tenía libre el resto del día así que podía darse el gusto de beber alcohol.

Yoongi le había reprochado. No entendía el motivo de que le llamara la atención algo tan mundano y natural para ellos. A eso se dedicaban, a recibir cada año a nuevos omegas, fortalecerlos física y emocionalmente y les enseñaban con exclusividad a controlar a sus lobos. Un par de caras nuevas no tenían nada interesante. Al menos no para el cadete Min Yoongi. Ningún omega podía llamar su atención. Los nuevos reclutas no eran la excepción.

O al menos eso creía él.

Es porque es un romántico. Un cachorrito perdido que aspira encontrar su nido y refugiarse allí para siempre con un omegaLe había comentado Namjoon mientras sonreía mostrando sus hoyuelos, bebiendo sólo bebida de su vaso.

Taehyung no dijo nada en ese instante, pero sí estaba de acuerdo con Yoongi. Nada interesante traían los nuevos reclutas.

Sólo digoen ese entonces le debatió SeokjinPasamos todo el maldito tiempo en este lugar. Si no es aquí, no tengo idea de dónde encontrar a un omega.

Punto a favor de Seokjin.

De todas maneras, Taehyung finalmente le respondió mientras tomaba su vaso de agua:No estamos aquí para encontrar un omega. Nuestro trabajo es hacerlos más fuertes. Evitar una nueva masacre ¿Si lo recuerdas?

Seokjin le bufó horas atrás y simplemente le respondió:amargado.

Quizás Seokjin tenía razón. Taehyung sí lo había estudiado más de lo debido, sí, consumían tanto tiempo en su trabajo, que conocer a un omega se había vuelto algo complicado.

Aunque él no estaba desesperado, lo había pensado, sí, porque en el fondo Taehyung también era un romántico, pero creía convencionalmente en los lazos y en las personas destinadas. Y si ese alguien para ti existe, llegaría tarde o temprano, sin estar buscándolo.

La Diosa luna se encargaría de aquello.

Destino lo llamaría él.

Un foco que destellaba una despampanante luz le llegó directo a sus ojos y le nubló la vista por unos minutos.

Fue cuando sintió un ruido a sus espaldas, cerca de los forestales del lugar. Giró sus pies en noventa grados, sacó la linterna de su bolsillo y se dispuso a buscar a los alrededores. Había escuchado un crujido de hojas realmente cercano a sus oídos, así que el intruso o escapista debía estar cerca.

Pero después de veinte minutos rastreando por el entorno no encontró nada. Volteó y siguió avanzando por los pasillos. Ahí lo volvió a escuchar.

Un sonido. Esta vez no un crujido, sino más bien un quejido humano, agudo.

Era como si...

¿Quién está por ahí?preguntó rodando sus ojos a todos lados tratando de tener una mejor visión.

Nadie respondió. Pero Taehyung escuchaba los ruidos realmente cerca, así que afino sus oídos para prestar más atención. Y finalmente los escuchó.

Eran sollozos humanos. Sollozos de llanto. Se percibía la angustia en ellos.

Sin mayor esfuerzo supuso que alguien cerca suyo estaba llorando. Se acercó más a los forestales, adentrándose en ellos hasta que luego de rodar un poco por el principio, donde se encontraba un lago cerca, vio la silueta de una persona detrás de un roble.

Mientras más se acercaba mejor podía percibir su figura. Era un omega, en definitiva lo era, estaban en una escuela para recibirlos a ellos, después de todo, pero el olor exquisito que desprendía se lo confirmaba en supremacía.

Estando cerca de quien estaba allí, pudo ver de quien se trataba.

Era un omega masculino. Tenía el cabello hasta sus orejas, con destellos castaños en la puntas. Llevaba una capucha que cubría todo su cuerpo hasta su cuello y una barbijo que le cubría todo el rostro. Aún así, cuando estuvo más cerca pudo ver lo único que le mostraba ese rostro, su mirada.

Taehyung se estremeció. Nunca había visto un omega así. Puede que estuviera cubierto casi completo, pero tenía una silueta y una mirada hermosa.

El omega no se percató de su presencia. Ni siquiera lo escuchó, estaba demasiado sumido en su mundo, con el corazón devastado por dentro.

Pero un carraspeo lo alertó, obligándolo a levantar la mirada.

Taehyung cayó en una agonía silenciosa, en una fantasía que era un deleite para él, porque sólo los ojos del omega bastaron para que Taehyung cayera en una ensoñación.

No podía ser real.

Eran los ojos más alucinantes que había visto en su vida. Y se veían llenos de tanta soledad. Juró en ese momento que nunca había visto un omega tan hermoso en su vida.

Se pellizcó uno de sus brazos en un intento de salir de esa ilusión, porque no había posibilidad de que esos cristales tan hermosos lo estuvieran mirando con tanto miedo, tanto temor. El omega tenía el rostro lleno de lágrimas y Taehyung hasta podría decir que eran lágrimas de cristal.

El corazón se le aceleró y se le erizó la piel, su cuerpo alertándole de la presencia del omega, sintiéndose cálido por dentro de un momento a otro.

Simplemente se veía magnífico, alucinante, un verdadero adonis, pero a la vez tan devastado bajo ese rostro con mejillas rosadas que sobresalían por el barbijo y con sus brillantes luceros que le confirmaban un presagio: el omega había llorado por horas.

¿Hola?intentó hablar mientras se acercaba más al omega, con un tono de voz suave. El otro no dejaba de mirarlo, mientras las lágrimas se acumulaban nuevamente en sus ojos sin poder salirDisculpe omega, no puede estar aquí. Es peligroso.

No le respondió. Taehyung se preguntó nuevamente si lo que estaban viendo sus ojos era real, así que se agachó para estar a la altura del otro.

¿Eres nuevo?le preguntó sabiendo la respuesta. Sí era nuevo porque él jamás había visto un omega tan irreal en su vida. Parecía que brillaba, era como un sueño.¿Cuál es tu nombre?

Pero de nuevo no obtuvo respuesta.

Yo soy Kim Taehyungle dijo poniendo una mano en su pecho para señalarse a sí mismoSoy el alfa de turno hoy.

Aunque el omega no le hablara, no podía dejar que se quedara allí.

No puede quedarse aquí. No es segurole señalóVuelva a su habitación, mañana comienzan los entrenamientos.

Intentó que se fuera haciéndole gestos y ademanes para ello, sin embargo el omega se rehuía a ello. De pronto, desviándole la mirada sacó una foto de su bolsillo y la observó, acariciándola por encima, ignorando por completo la presencia del alfa.

Cuando volvió a guardar la foto en su bolsillo, miró al alfa y finalmente le dijo:¿Puedo quedarme aquí?con una voz tan tenue y dulce, tan dulce como élEstoy... estoy esperando a alguien.

Taehyung se confundió.

¿A alguien dices? No es posible.Taehyung le señaló el entorno moviendo sus manosEstamos encerrados bajo cuatro paredes.

Y era cierto, el lugar tenía forestales, bares, enfermería, un lugar bastante amplio, pero todo bajo cuatro paredes.

P-pero, é-el me...me dijo... que vendría.

El omega le desvió la mirada, queriendo volver a llorar. Algo en su cuello molestándole.

Eso no es posible omega, aquí nadie puede entrarle dijo bajito e intentando que su voz no suene tan ronca para no intimidarloHágame caso y vuelva a su habitación. Tendré que llamar a seguridad.

¡A seguridad no por favor!le gritó eufóricamente el omega, haciendo que el alfa de un pequeño salto.

Y parece que unas simples palabras lo alteraron más de lo debido, porque en en el amago que hizo pararse, Taehyung se dio la vuelta y no notó cuando el omega sacó un pedazo de cristal y cortó de su brazo, cercano a la palma de su mano, realizando una mueca y emitiendo un sonido leve por el dolor en el acto.

Cuando Taehyung se giró, la sangre ya estaba por sus fosas nasales.

¿Pero qué sucedía? ¿Podía la sangre oler así de bien?

No estaba pensando con claridad porque del brazo del omega escurría demasiada sangre para su gusto, no dándole una buena vista.

¡¿Qué rayos hizo omega?!preguntó alarmado¿Está bien?

Evidentemente no.

Una de las reglas en esa escuela de reclutamiento, y una muy crucial es no tocar a los omegas, bajo ninguna circunstancias porque esto puede desencadenar una serie de conflictos, y en una época de crisis, donde los omegas están siendo fuertemente masacrados y asesinados, un contacto para ellos con un alfa puede significar la búsqueda constante del lobo hacia el otro.

Pero no podía dejarlo ahí, además, en un ademán de querer acercarse el omega había caído desvanecido al piso. Así que no lo pensó y lo agarró por la cintura para luego poner su torso en su hombro y así llevarlo con el doctor del lugar.

La noche era oscura, la luz de la luna siendo el único reflejo para Taehyung camino hacia la residencia de ayuda. Estaba aturdido porque la sangre de ese omega olía demasiado bien, el omega desprendía un olor muy dulce, y era como un ángel, con un rostro blanquecino y destellos lilas en sus ojos.

A duras penas llegó al lugar. El doctor que reflejaba en su identificatorio el nombre de Jung Hoseok, y para su suerte, amigo íntimo de Taehyung, era el único que se encontraba en la sala de enfermería, el doctor era de figura esbelta y tenía una sonrisa radiante, un beta.

¿Taehyung qué sucedió?espetó mientras miraba la escandalosa escena frente a sus ojos, un omega ensangrentado traído por su amigo alfa.

N-no sé realmente. Es mi turno nocturno, lo encontré en los forestales y le advertí que no debía estar allí. Cuando me di la vuelta ya estaba sangrando por el brazo. E-era mucha sangre por eso lo traje aquí.

¿Identificación?le preguntó el beta.

No me dijo su nombrele respondió con la verdad.

El beta Hoseok asintió.

Déjalo en la camillael alfa lo hizo. Taehyung no tenía el mínimo amago de retirarse del lugar así que el beta se lo recalcó:Y puedes retirarte. No es bueno que hayas tenido contacto con su sangre.

Así que entendió y caminó hacia la salida, situándose en la puerta del lugar mientras miraba al omega en la camilla en el momento que Hoseok limpiaba la sangre y sacaba el exceso de ropa. Cuando estaba a punto de irse, el beta le volvió a hablar erráticamente.

¡Espera Tae!gritó desesperado. Taehyung dio la vuelta inmediatamente y lo miró tratando de preguntarle qué sucedía con la mirada.Esto traerá muchos problemas. Él no debería estar aquí.

¿Por qué lo dices?Le cuestionó mirando al omega ya descubierto, sin el barbijo y la capucha que llevaba cuando lo encontró, confirmándole que era el ser más hermoso que había visto en su vida.


Entonces, cuando miró por debajo de su mandíbula, por su cuello, lo notó, entendiendo a lo que Hoseok se refería.

La escuela de reclutamiento para fortalecer a omegas tenía una sola excepción: No lidiaba con omegas marcados.

Y el que acababa de encontrar tenía una prominente marca en su cuello. Demasiado fresca.

¿Qué rayos hacía allí este omega?

26 de Abril de 2021 às 01:10 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Leia o próximo capítulo Marca

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Histórias relacionadas