duhl Duhlie

Era como tener dos novios en uno, ambos eran el mismo. ©Historia completamente mía, no se permiten copias ni adaptaciones sin mi autorización. ★TaeKook ∆Contenido recomendado para mayores de 18 años [Escenas sexuales] ∆Historia de 1 capítulo + Extra ∆TH-Bottom (En la primera parte) ∆JK-Top (En la primera parte) ∆¡Gracias por leer!


Fanfiction Bandas/Cantores Para maiores de 18 apenas. © Todos los derechos reservados.

#vkook #kookv #kooktae #taekook #army #bl #boyslove #yaoi #gay #jungkook #jeon #kim #taehyung #bangtansonyeondan #bangtan #bangtanboys #bts
19
772 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Personality

— Ah... — Suspiró con alivio el de cabello color cereza, acostandose en su suave cama. Encorvó un poco su espalda y estiró sus brazos al igual que sus piernas, estos sonando un poco a crujido.


Su novio, el cual venía caminando detrás de él, lo miró, sonriéndole suavemente.


— Estoy tan cansado, no quiero hacer nada. No tengo fuerza ni para desnudarme y ponerme el pijama, amor. — Dijo afligido el de cabello rojo, mirando a su pareja que tenía cabello negro.


— ¿Quieres que te ayude a p-ponertelo, Tae?


El de mayor edad, el cual estaba acostado en la cama, rió. — Cariño, llevamos dos años juntos, ¿Cómo es posible que aún te de vergüenza verme desnudo? Tienes veintitrés años, Jungkook, ya estás grandecito para ponerte nervioso al verme sin ropa.


El de grandes lentes redondos miró hacia abajo, avergonzado. Sintió como sus mejillas se calentaban y enrojecían.


— Ya es tarde, vamos a dormir. — Invitó Taehyung, enseñándole una pequeña sonrisa al de cabello azabache.


Jungkook asintió y se quitó un suéter de gran tamaño que cubría su cuerpo, dejando a la vista sus ejercitados músculos. Tenía una cintura pequeña, grandes brazos y piernas marcadas, al igual que se podían notar ejercitados abdominales. No era muy grande, pero todo en su cuerpo era fuerte.


El de cabello rojo estiró sus brazos como si fuera un bebé, dándole a entender a su novio que se acercara y lo abrazara.


El de mayor estatura por unos pocos centímetros se acostó junto a su pareja, abrazándolo y acostandose en su pecho sin aplastarlo.


— Es increíble lo fuerte que te ves y nadie lo sepa por la ropa tan grande que usas. Siempre lo digo pero, soy tan afortunado. — Dijo Taehyung con emoción, sonriendo.


— Tengo sueñito, Tae. — Avisó Jungkook, rascándose un ojito.


El de cabello negro era como un gran bebé, así lo describía Taehyung. Era bastante alto, incluso más que el de cabello rojo que no era nada bajo. Tenía el cuerpo marcado debido al ejercicio que en algún momento había hecho en gran cantidad y sus manos eran grandes. Pero él era un amor. Su personalidad era tierna, nerviosa incluso. Se avergonzaba por todo y no era capaz siquiera de hacer un chiste con doble sentido. Usaba unas grandes gafas para poder ver, estas eran redondas las cuales le daban pinta de ser un nerd, aunque le quedaban hermosas.


Taehyung y Jungkook eran pareja hacía dos años y aún le avergonzaba ver al de cabello rojo desnudo. Y no era que no le guste el cuerpo de su pareja, no, él amaba el cuerpo de Taehyung, pero los temas sexuales aún le causaban vergüenza, aunque admitiera que amaba hacerlo con su pareja.


A pesar de que físicamente Jungkook pareciera el activo de la relación, en realidad la mayoría de las veces era él quien recibía. Taehyung no estaba nada ejercitado, estaba delgado y tenía una pequeña cintura, si, pero era totalmente blandito y no tenía un solo músculo. A pesar de sus apariencias, el de cabello rojo era el activo de la relación.


De esa tan complicada relación.


Taehyung hizo un ruido de sorpresa. — Bebé, tómate tus pastillas. — Le ordenó Taehyung al darse cuenta de que este aún no se había tomado su tan importante medicamento.


El de cabello azabache, medio dormido, asintió. El de mayor edad se levantó de la cama y fue al baño, no sin antes volver a decirle a su pareja que tomara su medicamento.


Cuando volvió a la habitación vió a Jungkook dormido. Sonrió enamorado y abrazó al de mayor estatura, besándolo con lentitud en la mejilla.


A las tres de la mañana el de cabello rojo despertó. Miró el lado vacío de la cama, extrañandose al no ver a su pareja. Usualmente su Jungkook no se levantaba a esa hora. Claro... Su Jungkook, no cualquier otro.


Tranquilizandose y descartando esa idea, ya que le había dicho varías veces a su pareja que tomara su medicina, se levantó y fue a buscar al de cabello negro.


Entró al baño, viendo a su pareja parada frente al espejo del baño, este, únicamente vestido con un boxer. La perfecta imagen de su espalda lo hizo morder su labio, pero sabía que algo andaba mal.


— ¿Cariño? ¿Todo está bien? — Preguntó. Taehyung estaba únicamente vestido con una camisa celeste de tamaño grande y su ropa interior.


El de cabello azabache se giró, mirando al de cabello rojo con una sonrisa pícara.


El de menor estatura miró el lavamanos donde vió todas las pastillas que tenía que tomar su pareja llendose por las cañerías. Abrió sus ojos con sorpresa.


Efectivamente, Jungkook se había dormido sin tomar su pastilla.


— Ay... No. — Susurró Taehyung, mirando al de mayor estatura con nervios.


— Oh, si. — Bromeó el de cabello azabache, riendo con egocentría. — Estaba arto, solamente tenía que esperar a que este imbécil patético olvidara tomar esas mierdas y... listo. — Dijo, sonriéndole al de menor estatura.


El de camisa celeste negó rápidamente con su cabeza, retrocediendo unos cuantos pasos.


— No, ¿Que? Pero si nisiquiera emos comenzado. ¿Tan rápido quieres dejar de jugar, Tae? — Preguntó con falsa inocencia, haciendo un puchero.


El corazón de Taehyung palpitaba fuertemente. ¿Que haría ahora que su Jungkook no estaba? Y en su lugar, había quedado su otra personalidad destructiva.


Todo por esa puta pastilla que no tomó.


— ¿Porque carajo deja que se la metas? — Preguntó el de cabello negro, mirando por pequeños segundos sus manos. — ¿Porqué con ese cuerpo tan placentero que tienes...? — Preguntó, mirando el cuerpo del contrario de arriba a abajo.


— No. — Negó el de más edad. — Tu no eres mi bebé. No me toques, no te acerques. ¡¿Porque siempre estás atormentandonos?! ¿Porque...? — Preguntó, queriendo llorar.


Sabía lo que el "otro Jungkook" quería, lo sabía muy bien. Muy pocas veces su pareja no había podido tomar su medicamento, pero cuando no lo hacía, pasaba esto. Era como si una fuerza maligna se apoderara de su pequeño novio y la única forma de que se fuera era horrible para el de cabello rojo.


Sexo.


La otra personalidad no quedaba satisfecha hasta que pudiera estar con alguien, y lamentablemente, ese alguien tenía que ser Taehyung.


— Vamos... Será divertido. Se que en realidad amas cuando lo hacemos. ¿Hace cuanto fue la última vez que pude salir? Se que en realidad te aburre ese estúpido niñito que no sabe nada. Admítelo, amas cuando lo hacemos porque se llevarte a lo más profundo. — Susuró, acercándose cada vez más al cuerpo del de menor estatura. — Te gusta que lo haga duro, que te golpee ahí dentro. — Continuó, tomando por la cintura al de cabello rojo y pegándolo a su entrepierna. — Te gusta que precione tus botoncitos y nalguee tus jugosas esferas. — Le dijo. Acercándose al oído contrario, susurró: — No sientas que le eres infiel, siempre vas a poder mentirle diciéndole que no sabías que era yo.


El de cabello azabache besó a Taehyung de forma necesitada. Mordió sus labios con fuerza y metió su lengua a cada rincón de la boca contraria. Sostenía con fuerza las caderas del de menor estatura, evitando que este pudiera escaparse como estaba intentando.


Para ese momento el de cabello rojo ya tenía una pequeña erección en sus pantalones. Se sentía culpable al verlo como serle infiel a su pareja, pero no podía evitarlo. Si no lo hacía, él no se iría.


Y de todas formas, su cuerpo se lo estaba pidiendo.


— Que sea rápido... — Susurró Taehyung. — Porque te odio.


Jungkook mordió la piel levemente tostada con fuerza, arrancándole un gemido al dueño de esta. — ¿Así que me odias? No sabía que cuando alguien odia algo se le forma una erección. — Dijo con perversión, masajeando con su mano derecha por encima de la ropa interior el miembro del contrario que recién estaba despertando.


El de camisa celeste gimió bajo, llevando su mano derecha cerrada en una especie de puño encima de su boca.


El de cabello azabache tomó el brazo del mayor y lo llevó a la habitación, donde lo empujó a la cama dejándolo acostado boca arriba. Se subió a la cama y se sentó encima del contrario sin aplastarlo. Con lentitud desabotonó el primer botón de la camisa de Taehyung, para luego hacerlo con los demás.


El de menor estatura cerró sus ojos y elevó sus manos cubriendo su cara. Se sentía mal a pesar de todavía ser su pareja. Era la misma persona por fuera, tenía el mismo cuerpo, la misma familia y la misma historia, pero no eran el mismo. No era nada fácil tener que lidiar con la múltiple personalidad, más aún si olvidaba tomar sus pastillas y pasaban cosas como estas.


Destapó su rostro cuando sintió el peso encima de él desaparecer. Miró al frente donde vió al fornido joven sacándose la única prenda que cubría su cuerpo. También miró su propio cuerpo, viendo que ya no llevaba ni la camisa ni su ropa interior. Con vergüenza y enojo cubrió sus partes íntimas, no quería que ese desconocido las viera, solo su verdadero novio.


Cuando había terminado de desnudarse, Jungkook miró para todos lados, buscando algo con su mirada. — ¿Tienen lubricante? — Preguntó, mirando al ahora más enojado pelirrojo.


Con el seño fruncido respondió; — ¿Puedes hacerlo de una maldita vez?


— Si tú lo dices... — Susurró el de mayor estatura, sonriendo segundos después.


Aunque por su actitud no lo fuera, por fuera seguía siendo el mismo, así que aunque no quisiera no pudo evitar bajar sus ojos a la gran erección del de cabellos negros. Jungkook la tenía grande, claro que sí, muy grande.


El de piel más blanca se subió a la cama cuando el contrario fue al medio de esta. Se subió encima del mayor sin aplastarlo y llevó la piernas de este a su pecho.


— Perdón, bebé. — Susurró Taehyung, refiriéndose a su pareja. Cerró sus ojos y respiró hondo, exhalando con suavidad pocos segundos después.


El de cabello azabache llenó sus dedos de saliva y los acercó al trasero del mayor, restregandolos contra su entrada para mojarla. Adentró dos dedos en la cavidad, sorprendiendo al dueño de esta el cual gimió con sorpresa. Los movió de dentro hacia afuera y como si fueran tijeras por un corto lapso, luego los sacó. Aunque no quisiera admitirlo por su gran ego, estaba bastante desesperado por tener sexo.


Con los mismos dedos mojados humedeció su glande. Con ayuda de su mano derecha dirigió la punta de su miembro a la entrada del de cabellos rojos, el cual se mantenía callado tratando de no exitarse, ya bastante tenía con que se le hubiera parado, no quería darle el placer al contrario de ninguna otra cosa.


Cerró sus ojos con fuerza y con ambas manos apretó las sábanas bajo él. Sintió una presión en su entrada la cual dió paso a un poco de dolor.


Jungkook metió su glande dentro del estrecho lugar. Gimió por lo apretado que estaba, un gemido que sonó más como un gruñido. Tomó por la parte de atrás de las rodillas al contrario y se impulsó para adelante, metiendo gran parte de su miembro.


Taehyung gimió en alto con sorpresa. ¿Era idea suya o cuando Jungkook no tomaba sus medicamentos le crecía el miembro?


No era la primera vez que pasaba eso, en realidad ya era la segunda que la otra personalidad de su pareja era quien tenía sexo con él. La primera vez no se había dado cuenta, pensó que el de cabellos negros simplemente estaba muy rudo ese día, tampoco era normal que quisiera ser el activo, pero no le dió importancia y lo dejó ser. Aquella vez, cuando Jungkook volvió a la normalidad se sintió traicionado, aunque claro, él sabía y aceptó que no era la culpa del pobre Taehyung. Desde ese día ambos cuidaban que en ningún momento olvidara tomar sus medicamentos. Pero Jungkook era como un niño pequeño, tienes que decirle treinta veces las cosas para que no se olvide y las haga.


— Ah... Por dios. — Suspiró el mayor, apretando entre sus puños las sábanas celestes. Una fuerte embestida lo hizo gritar y abrir sus ojos. Miró con su boca abierta al hombre frente a él, el cual miraba la unión de ambos con una sonrisa.


No iba a hacerlo suave, claro que no. Sin importarle nada más que su propia satisfacción comenzó a moverse con apuro, tomando por las caderas al pelirrojo para embestirlo con fuerza. Empujaba con velocidad dentro del de piel levemente bronceada, robándole atrevidos gemidos y chillidos.


Le hacía sentirse mal, pero por dios, le estaba encantando. Él la mayoría de las veces era el activo, quizás en dos o tres oportunidades habían probado cambiar, pero había sido un desastre. Jungkook no sabía hacerlo, simple y llanamente no sabía hacerlo, no como el pelirrojo quería. Era demasiado suave, era tierno pero llegaba un punto en el que era desesperante, por eso prefería ser el activo.


— ¡Ah! ¡Porfavor! ¡Ah! D-dios. — Gimió el mayor, delirando por lo bien que se sentían los constantes golpes en su interior. — ¡Jungkook, Jungkook! Si, si.


— ¿Te gusta? Se siente bien, ¿Cierto? — Preguntó el de cabello azabache, teniendo su ego por las nubes.


Taehyung asintió varías veces rápidamente, moviendo su cabeza de arriba a abajo.


— M-muy bueno. Ah... ¡Demasiado! — Gritó. Se sentía patético por ir tan rápido, pero sabía que en cualquier momento acabaría a pesar de no haber comenzado hace mucho. Se sintió molesto cuando su interior quedó vacío por completo. Miró al de menor edad con confusión.


El de cabello azabache se acostó al lado del pelirrojo y con sus ojos le señaló su miembro. — Móntame si quieres poder acabar, lindura.


El mayor, un poco embobado por la satisfacción que estaba recibiendo hacía unos segundos, se subió encima del contrario. Abrió sus piernas poniéndolas una a cada lado del cuerpo debajo suyo y con ayuda de su mano derecha se penetró con el miembro del menor. Gimió y tiró su cabeza para atrás, sentándose completamente encima del contrario, llenándose del trozo de carne


Jungkook no se quedó atrás, mordió su labio inferior admirando lo bien que se veía todo desde abajo y llevó sus manos a la pequeña cintura del de cabellos rojos.


Taehyung comenzó a saltar encima del contrario, penetrandose entre cada salto con velocidad. El de cabello azabache lo ayudó a moverse, moviendo sus manos alrededor de la cintura contraria de arriba a abajo generando un ritmo constante.


El sonido del choque de pieles no se hizo esperar, retumbando en los oídos de ambos. Aunque Taehyung amara a su novio mucho más que a "ese tipo" nunca olvidaría esa noche.


El mayor se tiró un poco para adelante, poniéndose más cómodo para seguir saltando. Jungkook aprovechó eso para llevar una de sus manos al trasero del pelirrojo, donde agregó dos dedos más a la entrada del contrario, llenándolo aún más.


— Mmm, ¡Ah! Ya no me puedo aguantar más. Voy, voy a terminar. Jung-Jungkook ah...


No bastaron muchas embestidas más para que el de menor estatura acabara encima del pecho del contrario, el cual luego de ver tal ecena también eyaculó. Salió del caliente y apretado lugar donde había dejado su semilla, la cual salió un poco de la entrada al ya no tener nada dentro.


A pesar de estar totalmente agotado, Taehyung se paró y fue tambaleándose al baño, donde vió que quedaba una única pastilla la cual no se había ido por el drenaje. La tomó entre su mano y con discreción volvió a la habitación.


— ¿Vienes por otra ronda? Vi que te encantó, fuiste todo un desesperado por qué te la metan. — Se burló el de cabellos negro.


Con enojo el pelirrojo lo miró, aunque sonrió. — Lo siento... — Susurró. — Pero siempre voy a preferir a mi novio. — Le dijo, tirándose encima de él para obligarlo a tomarse el medicamento.


Al final, a pesar de estar forcejeando, Taehyung aprovechó el cansancio del otro al igual que la sorpresa y logró su cometido.


El menor negó varias veces con su cabeza. — ¡No! Yo voy a quedarme, ¡Yo!


Pero antes de poder terminar, todo por suerte volvió a la normalidad.


Fin.



[ ° ° °]



¡Bebés, mi primera historia con Tae como pasivo! Pero no se preocupen, para las que les gusta el TaeKook, el extra de esta historia va a ser con Jungkook pasivo, para que no se me agúen. Los amo, bellezas, besitos en la cola a todos.~


— Duhl la sorcière. —

4 de Fevereiro de 2021 às 13:42 0 Denunciar Insira Seguir história
6
Leia o próximo capítulo Extra (TaeKook)

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!