I
Iván Fernández


Una autobiografía de lo que nunca llegó a pasar. Hugo Heinz es un chico despistado que tras empezar el curso en un nuevo instituto narra sus vivencias en un diario que utiliza a forma de terapia.


Drama Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#juvenil #diario #original #suicidio #salud-mental #debut
2
653 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 30 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Capítulo I:Hugo Heinz, entrada.

Lunes, 11 de septiembre.

Honestamente, a día de hoy aún no sé cómo introducirme a mí mismo ni siquiera a un simple diario, pero lo intentaré lo mejor que pueda.

Mi nombre es Hugo Heinz, por si te lo preguntas, mi padre es un berlinés que encontró el amor de mi madre en España hace unos cuantos años.

Ahora mismo tengo 17 años, recién hechos para empezar primero de bachillerato en mi nuevo instituto.

Luke, mi psicólogo, me ha dicho que empiece a redactar este diario para llevar un mejor seguimiento de mi estado mental, una larga historia la verdad, aún no es tiempo para enrollarme, pero básicamente esta libreta será testigo de todo lo que viva a partir de este viernes, que es cuando empiezo las clases.

Honestamente hay que ser muy rancio para poner el inicio de clases un viernes, pero no puedo juzgar por eso, solo he hecho una visita guiada por el centro, bastante bonito la verdad.

Se me ha olvidado explicar que voy a estudiar artes, esa supuesta rama para tontos donde piensan que solo nos dedicamos a pintar dentro de las líneas y mancharnos con pintura para dedos.

De todos modos hoy ya es muy tarde para contar mi vida. Me he tomado en serio lo del diario ya que Luke conoce mejor mi cabeza que yo, pero hemos hecho el trato de que lo escribiré a mi manera, lo cual significa que lo escribiré como una novela, porque así de dramático soy.

Pero bueno, "querido diario", no quiero atosigarte el primer día, así que mañana hablaremos más, gute nacht!

Miércoles, 13 de septiembre

Hola de nuevo. Como se puede apreciar esto de introducirme a mí mismo lo llevo bastante mal, pero en fin, vamos al grano.

Hoy he tenido sesión de psicólogo con Luke de nuevo, y la verdad que voy a tener que estar contigo mucho más tiempo del que pensaba, así que lo siento de antemano.

Básicamente me ha dado una charla de que este diario es para tener un seguimiento psicológico y emocional sobre mi aburrida vida, y quiere ver progreso, por lo cual me ha sugerido empezar escribiendo cómo he llegado hasta aquí.

Bueno, primero que todo, Luke Nguema es mi psicólogo, y a la vez mi amigo. Llevo visitando a Luke casi dos años, y siempre ha sabido estar para mí y apoyarme cuando lo necesitaba. Realmente tengo poco más que decir sobre él, ya lo irás conociendo, es un tipo genial.

Ahora toca el asunto serio, ¿cómo he llegado hasta aquí?

Empecé a visitar a Luke con catorce años. Después de un ataque de ira derivado de síntomas depresivos decidí que era buena idea autolesionarme. ¿Resultado? Una raja de 7 centímetros a la mitad de mi antebrazo, hecha con una cuchilla de afeitar.

Si algo nos ha costado a Luke y a mí, es dar explicación a esto, y más teniendo en cuenta que hasta hace unos meses era muy frecuente que él me fuera a hacer consultas a urgencias.

Mi antiguo instituto es la razón de todo esto según Lucky, y honestamente le creo.

He vivido de siempre en un pueblucho que no tenía gran cosa, un par de bares de borrachos y comercios esenciales, pero dio la casualidad de que también había un instituto.

Si tengo que resumir todo mi paso por ahí sería hablar de vacío.

Compañeros incomprensiblemente idiotas, que encontraban su diversión en hacer la vida imposible a aquellos que nos diferenciábamos lo más mínimo de cualquier norma social.

En mi caso me hacían bullying por estar solo.

Siempre he sido un chico extrovertido, sin tapujos o problemas para hablar, pero la gente de ese centro nunca me dio sensación de vida inteligente, y las pocas veces que decidí darles una oportunidad, me di la razón de nuevo.

Entonces los 4 años de educación secundaria que allí recibí se resumieron en risas y burlas por ser el "solitario" y el "rarito". Cerca de esa gente nunca sentí la más mínima gota de culpabilidad o emoción por nada de lo que hacían, y aún así me jodieron por completo.

Llegar a casa desanimado después de estar con miedo las ocho horas que duraba mi horario entre transporte y clase era la rutina.

No quiero entrar en detalles, pero esa gente transformó mi cabeza. Por suerte di con Luke y conseguí salir un poco de ese centro de odio en estos dos últimos años, él es mi amigo y con él me siento lleno y comprendido.

Y bueno suficiente historia por hoy, que si ya parezco raro de normal, contándole mi vida a unas hojas de papel no contribuyo mucho a mi imágen.

Nos vemos mañana.

Jueves, 14 de septiembre

Hola de nuevo, papel.

Las verdad que hoy te estoy escribiendo tardísimo porque llevo todo el día preparándome para ir a clase mañana, y empezar en un nuevo centro es muy complicado, créeme.

¿Para qué necesitan tantos papeles? Es como: tío, voy a ir a tu centro durante muy poco tiempo y solo te falta pedirme hasta un test de orina, qué innecesario todo.

De todas formas no te he hablado mucho de mi nuevo centro, así que te contaré las primeras impresiones antes de adentrarme en él.

Es un centro que se ve bastante antiguo, pero al entrar dentro te sientes como en un espacio futurista de los años veinte.

Paredes llenas de cuadros, taquillas como en los institutos americanos, y sobretodo un lío enorme de escaleras y pasillos.

Este centro sólo ofrece educación secundaria hasta segundo de bachillerato, y tengo la suerte de que es un centro muy enfocado en las artes plásticas, que es lo que me gusta.

Llevo dibujando desde que tengo consciencia, y la verdad he mejorado mucho con los años, y creo que tengo talento. A veces le enseño a Luke lo que dibujo, y me hace mucha ilusión porque me da siempre su más sincera opinión, si es una mierda me lo dice y si le gusta también.

Dibujar ha sido siempre mi método de escape. Libretas llenas de personajes y mundos creados por mí, en los que me entretenía para aislarme del asqueroso mundo que me rodeaba, especialmente en clase.

Pero bueno querido diario hoy me tengo que ir a sobar pronto porque mañana tengo que estar en pie a las seis de la mañana.

Con lo bien que estaba de veranito y ahora toca volver y a un sitio nuevo, estrés ven a mí.

Si mañana vuelvo vivo te contaré qué tal, amigo, buenas noches.

None 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Leia o próximo capítulo Capítulo II: Santi

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 7 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!