tycho2000 José Antonio Martín Armayones

Lieserl Einstein, la supuesta hija desaparecida de Albert Einstein, ha dedicado toda su vida a desenmascarar los secretos de lo existente. En su último descubrimiento se encuentra cara a cara con las consecuencias ocultas del viaje en el tiempo, para ella, para toda la humanidad y para todo el universo.


Ficção científica Viagem no tempo Todo o público. © Todos los derechos reservados

#viajes-en-el-tiempo #cuento-corto #ciencia-ficción
Conto
0
643 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Ponte Inter Aether

Mi nombre es Lieserl Einstein, hija non grata de Albert Einstein y Mileva Marić. He pasado toda mi vida estudiando los misterios del multiverso, sintonizando la radiación de fondo de microondas, desenmarañando sus branas, descomponiendo la frecuencia de resonancia de cada púlsar, a fin de comprender el tejido de todo lo existente.

Lo que a continuación van a leer es un extracto de una transcripción burda y alterada de un descubrimiento, después de décadas de arduo filtrado de toda la información recabada. El relato cuenta con dos científicos, un experimento y un universo...



1ª ITERACIÓN


–Señorita Olimpia, por amor de Dios, ¿es habitual en su tierra que una simple puesta en marcha dure toda una noche? Cuando me marché ayer estaba usted en la misma posición que esta mañana. ¿Cuándo voy a tener el experimento preparado?

+Ya están todos los sistemas de medición a punto, señor. «Y no será gracias a ti, cabrón carcamal. Catorce horas seguidas calibrando sola, sin ningún tipo de ayuda, mientras el muy cerdo se queda en su casa. Todo por una mierda de beca.»

Ahora mismo he terminado con el número ciento veinte y tres. Debería funcionar todo perfectamente según los cálculos.

–Debería, debería... Lo que debería hacer es coger la cámara para grabar este momento trascendental en la historia de la física moderna.

+Muy bien, pero antes péinese un poco hacia el lado para estar guapo ante la humanidad... No, mejor al otro lado... así, perfecto. «Peor no puedes quedar.» De acuerdo, luces y acción.

–2 de septiembre de 2018, 12 horas 16 minutos hora local, Instituto de Física Teórica del CSIC, Madrid, España. Mi nombre es Gonzalo de Castro, doctor emérito en física cuántica. Ustedes van a ser testigos, gracias a esta manzana que tengo en mis manos, del primer objeto de la historia en ser teleportado. Da comienzo el experimento "Ponte inter aether". Para ello utilizaremos estos dos aparatos semejantes a sendas lavadoras de carga superior. Por un lado, Alfa, el emisor, origen de la transferencia, y, por el otro, Omega, el receptor, destino final del objeto original. Y digo original porque será exactamente la manzana, y no una copia suya, la que veremos viajar por el espacio instantáneamente. Si hasta hoy día sólo se ha podido teleportar información cuántica, por ejemplo, entre dos electrones, hoy voy a demostrar que información y energía son isomorfas, dos representaciones de una misma realidad, por lo que se abre las puertas al transporte de materia, al ser ésta un estado concreto de la energía.

Bien, dejemos la manzana dentro de Alfa, y vayamos a Beta, donde podemos observar que su interior está totalmente lleno de un líquido viscoso, transparente e hiperdenso, dentro del cual se espera la aparición. Se preguntarán ustedes el motivo de tal necesidad. Si se consigue el envío de materia a otra zona del espacio, ¿qué ocurre con la materia que ocupaba ese espacio previamente? La respuesta es que ésta es también transportada, por lo que si nuestra manzana llega hasta Omega es porque será intercambiada por otro tanto de materia en Alfa. Nuestro líquido asegura que siempre habrá más materia en Omega que en Alfa, por lo que la manzana será enteramente transportada.

+Señor profesor, no sólo la materia, sino toda la energía interior de los habitáculos también será transportada, incluida la producida por la fuerza de la gravedad, campos electromagnéticos... imagínese las posibilidades... centrales nucleares totalmente seguras gracias a un sistema de teleportación de fugas, o mejor, obtención directa e inmediata de la energía del Sol desde la órbita de Mercurio, o la energía potencial de Júpiter, o la disminución de costes en la exploración espacial, a base de teleportaciones al último lugar alcanzado, o salvarnos de una extinción ante la inminente colisión de una meteorito haciéndolo desaparecer. Todo ello a cambio de materia no deseable, como las toneladas de desechos no reciclables que en el planeta se generan por segundo.

–Disculpen a la señorita Olimpia, la persona que está colaborando en la realización de esta prueba grabando las imágenes que están viendo, y muy dada, por cierto, a fantasías pertenecientes al campo de la ciencia ficción.

Ahora centrémonos en el experimento que nos ocupa, y acerquémonos a la mesa de control donde iniciaremos el protocolo de transferencia, mientras nuestra colaboradora se dispone a inmortalizar la aparición de la manzana en Omega.

Pulsando este botón del tablero se producirá la sincronización espacial entre Alfa y Omega, e instantáneamente toda la... energía entre ambos será intercambiada. Si es tan amable, señorita Olimpia, haga el favor de acercarse a Omega con el fin de grabar la teleportación de la manzana.

¿Todo dispuesto? Muy bien... inicio activación sincronizada de sendas cápsulas. Con este acto inauguro una nueva era de la humanidad, la era post "ponte inter aether"...

+... Profesor Gonzalo, cuando quiera puede comenzar la sincronización.

–¡Pero si ya la he iniciado! Apártese de Omega y déjeme ver el interior, ¡y pare de grabar de una maldita vez! Seguro que habrá configurado incorrectamente el panel o se habrá saltado algún paso del protocolo de seguridad.

+¿Que me habré saltado el protocolo? ¡Yo hice el protocolo, yo diseñé el experimento, yo calculé las putas conjeturas teóricas y la formulación completa! ¡Usted sólo ha puesto el nombre para poder recibir la financiación necesaria! ¡Y ahora dígame cuál es la secuencia que ha introducido en el panel de control!

–No se me soliviante señorita Olimpia, el mérito es de ambos y pienso reseñar su colaboración en el artículo que estoy escribiendo. Pero ahora centrémonos en el experimento. Compruebe usted misma el tablero de mando.

+¡Madre de Dios bendito! Ha inicializado erróneamente todo el panel ¡Pero si sólo está en marcha Omega! Y además Alfa tiene asociado un temporizador que activará la cápsula dentro de nueve segundos. ¡Y ahora qué! Ya está Olimpia otra vez quedándose la noche para reprogramar todo el experimento. Si es que es para cagarse en su]



2ª ITERACIÓN


–Con este acto inauguro una nueva era de la humanidad, la era post "ponte inter aether".

+¡Alucinante! ¡La manzana ha aparecido delante de mis ojos! ¡Ha sido todo un éxito, doctor! ¡Todo un éxito!

–Como ya había predicho mi teoría, señorita Olimpia. Los primeros esbozos de mis ideas surgieron en mi época de estudiante cuando era un joven inexperto en]

+¡No me lo puedo creer! Venga aquí, doctor. Mire lo que en hay en Alfa... ¡la manzana original intacta!

–No puede ser. Tenemos dos manzanas idénticas, una en Omega, duplicado de la de Alfa... Señorita Olimpia, la única respuesta es que hemos sido testigos del primer aparato clonador de la historia.

+¡No tiene ningún sentido! De todas las ecuaciones que he derivado ninguna tenía como solución una duplicación de la materia ¡Y ya estoy cansada de grabarle a usted como si fuera el artífice de todo!

–Señorita Olimpia, no estoy de acuerdo con usted. Este suceso es el más importante después de la publicación de la teoría de la gravitación universal, sino más, y llegaré al final de este asunto sin su ayuda.

+Espere un momento... Pero si sólo ha logrado conectar Omega. ¡Ni tan siquiera es capaz de usar la máquina de manera adecuada!... Pero cómo es posible la duplicación sin una de las máquinas encendidas... y qué pasaría si se me ocurre conectarla... Un momento... ¡eso es! Todo ha funcionado correctamente, sólo que faltaba introducir una nueva variable ¡el tiempo! Cuando se encienda Alfa se iniciará la transferencia, pero no con la energía que hay en estos momentos, sino entre la energía que había en Omega cuando se conectó en el pasado y la que habrá en Alfa cuando se conecte en el futuro... Lo que tenemos delante es la primera constancia conocida de una máquina del tiempo ¿No lo entiende? La teleportación sólo es un caso particular de viaje temporal con tiempo constante.

–¡No diga sandeces! Otro de sus arrebatos fantasiosos. Debería haber cambiado de oficio y dedicarse a la escritura de novelas. Lo que tenemos que hacer es pulsar el botón de activación. Conjeturo que aparecerá otra manzana en Alfa, duplicado del duplicado que hay en Omega.

+¡Pero deje de fumar peyote! ¡Pero en qué demonios se basa! Ese hecho vulneraría el principio de conservación de la energía; no puede aparecer materia de la nada, ha de ser intercambiada, incluso a lo largo del tiempo. Si estoy en lo correcto, en el momento que activemos la cápsula, nosotros dos y todo el universo actual dejará de existir; se reescribirá la historia desde el momento en que se activó Alfa gracias al principio de causa y efecto que rige el universo, creando otra realidad y borrando la actual del continuum. No pienso morir por culpa de su igno]



3ª ITERACIÓN


–Con este acto inauguro un nueva era de la humanidad, la era post "Ponte inter aether".

Y hubo una tercera iteración en la que sucedió exactamente lo que aconteció en la segunda, y por tanto hubo una cuarta, y una quinta, y así ad infinitum. De esta forma descubrí un universo muy parecido al nuestro, con un planeta parecido a la Tierra, con habitantes parecidos a los humanos, pero auto contenido, inmortal, eterno, finito, como un viaje alrededor del mundo, finalizando en el punto de partida. Con la imposibilidad del avance, siempre repitiendo su destino, el tiempo tenía fecha de caducidad, iteraba de manera inexorable en un intervalo de las vidas que lo poblaban, reviviendo sus momentos de felicidad, de odio, de dolor, como si fueran la primera vez, pero nunca la última. La mayoría de los universos siguen su curso, pero en unos pocos el descubrimiento del viaje en el tiempo provoca la parada, su conservación en ámbar. El secreto de tal comportamiento se sustenta en la inexistencia de azar cuántico, la imposibilidad de que al repetir su historia hubiera la más mínima alteración. Sin embargo, no se preocupen, nuestras leyes físicas tienen en su ADN la variación, aunque se repitan las condiciones iniciales. La historia seguirá su curso, y por muchos millones de veces que se reescriba, la acumulación de pequeños cambios provocará el efecto mariposa deseado... y el tiempo saldrá de su bucle. Pero cuidado, todo pro tiene su contra. Estad alerta ante la existencia de nuestro Alfa, huid de él, nunca lo activéis... o seréis extinguidos por un “ponte inter aether”.


© José Antonio Martín Armayones, 2018

6 de Janeiro de 2021 às 00:02 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Fim

Conheça o autor

José Antonio Martín Armayones Cómics, ciencia ficción y divulgación científica. Sí, también leo libros de otros géneros, pero estos temas son los que más me ponen.

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~