2
832 VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

Seguridad cerebral

En un futuro cercano, todo lo que nos rodea precisará de una ultra seguridad para no obtener resultados desastrosos. El Internet de las Cosas (IdC) va a plantear una utilización totalmente renovada de los objetos más comunes: una nevera con la capacidad de conectarse a las redes y compartir datos, un coche autónomo portador de un usuario y clave, o incluso, una casa con funciones inteligentes. Todas estas opciones serán aptas para el consumo humano siempre que sean seguras. Imagina vivir en una casa inteligente que presenta una base de datos y un usuario dentro de una comunidad urbanizada inteligente. Su seguridad podría ser violada y por tanto, dejarías de tener el control sobre ella. Tu privacidad desaparecería y podrías quedar atrapado en el hogar.


Esto podrá ocurrir si seguimos usando las actuales claves de acceso y contraseñas biométricas. El reconocimiento de la voz, facial o la huella dactilar, han sido opciones válidas en un pasado cercano, pero pueden intervenir factores externos que adopten réplicas y simulen la personalidad para su propio control.


¿Cual es la solución que podríamos darle? La seguridad cerebral.


El cerebro responde a múltiples estímulos. Cada individuo presenta una estructura biológica cerebral distinta que, unido a los estímulos de la memoria involuntaria, se puede determinar una respuesta exclusiva. Esa respuesta se traduciría como la única clave que el humano necesitaría para el empleo de todo lo que precisa inteligencia y conexión. Por lo que sería imposible hackear este patrón.


Para aceptar la autenticidad cerebral, el humano se someterá a una breve prueba. Un ejemplo de esta sería el estudio de las ondas cerebrales que se producen al visualizar una imagen o escuchar una melodía. Estos factores estimulan los sentidos siendo únicos en cada individuo. Un prototipo tecnológico que podría acompañar a esta idea sería una especie de casco que, al obtener la información cerebral, aceptaría o denegaría la identificación del humano. Otro prototipo más avanzado podría ser la indagación visual del individuo a partir de una conexión computacional. Es decir, un organismo inteligente podría acceder al cerebro a partir de estímulos visuales. Posteriormente, una vez que el mundo haya completado la singularidad, el individuo podría ser autentificado de manera autónoma en todo momento. Estaríamos hablando de un mundo ultradesarrollado en el que cada individuo estaría hiperconectado a un sistema computacional a escala global. Lo que plantea cuestiones éticas como estar bajo un constante control, entre otros; que lo trataremos en otra entrada.


Por último, debemos cuestionarnos otros problemas. Una de las debilidades de la mente humana es su funcionamiento, esta actúa como una montaña rusa psicológica y neurológicamente hablando. Nunca está estática, por lo que su constante modificación, de comportamientos y sentidos puede conllevar una errónea captación de la clave y por tanto ser denegado en un mundo hiperconectado. Eso significaría vivir entre rejas, una falsificación; pero las organizaciones tecnologías más punteras habrán pensando en ello en un futuro cercano. En términos posthumanos, este problema sería automáticamente disuelto debido a que el cerebro de cada individuo sería estudiado por algún algoritmo de seguridad único desde sus inicios. ¿Sería un ángel de la guarda? Comenta tu opinión; a mi parecer, sería un control necesario pero a la vez excesivo. Naceríamos e inmediatamente seríamos una clave, seríamos estudiado por una inteligencia artificial que rastrearía todas nuestras emociones y sabría más de nosotros que nosotros mismos. Si el mundo tornase en una dictadura digital, viviríamos intranquilos, con temor a realizar alguna acción ilegal y que nos anularan. Podríamos ser denegados en un instante y desaparecer de la sociedad…


Entrada original de mi blog: https://sinteticos.home.blog/2021/01/05/seguridad-cerebral/

Compártelo:

5 de Janeiro de 2021 às 11:04 3 Denunciar Insira Seguir história
2
Leia o próximo capítulo El futuro de la Realidad Virtual

Comente algo

Publique!
Francisco Rivera Francisco Rivera
Por ahora, especulando de más o de menos, el escritor ofrece lo que deba representar la explotación tecnológica llevada a ese límite: presenciar el futuro dentro del presente que, en mi parecer, no siendo dueños de lo tecnológico, pasemos a ser vasallos de quienes promueven adelantos extremos, sin consenso nuestro, ni tampoco la manera de elegir en libertad el futuro –no ajustado a nuestros intereses, sino al de los ajenos o dueños del capital, de la IA y de la promotora virtual que nos configuren.
January 11, 2021, 20:30
Natalia Sofia Crut Natalia Sofia Crut
Interesante, me pregunto; ¿Qué sucedería si algo en dicha inteligencia artificial llegara a fallar? ¿Alguien correría a solucionar el problema? Pero si todos hacemos parte del sistema, ¿Cómo nos daríamos cuenta que algo falla?, y si la inteligencia artificial es muy compleja, ¿Alguien podría siquiera intentar corregirla?.-¡Ja! La verdad este tema es super interesante, da cabida a muchas posibilidades, pero a la vez es aterrador porque podría ser un futuro, y uno muy cercano.
January 06, 2021, 06:06

  • Ivan Gonzalez Ivan Gonzalez
    Te respondo a todas tus preguntas de manera breve. 1) Estaríamos hablando de un escenario hipotético donde la singularidad se ha llevado a cabo, por tanto esas inteligencias artificiales se ''autoregularían'', o quizás lo hagan algoritmos definidos para ello. 2) No sabríamos si algo falla debido a que la mente del humano sería tan lenta que los cambios/fallos se arreglarían en un tiempo que no podemos percibir. 3) La IA actuaría como un humano en plena evolución, se adaptaría a sus errores para cambiarlos. Son interesantes las preguntas que propones, y me alegro de que te interese el tema. Un saludo. January 07, 2021, 09:48
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 2 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!