german335 German Martinez

El camino de Alfredo no fue el que se imaginó, ya que en vísperas navidad, con algo oscuro se encontró. Si quieres saber que fue lo que pasó, este texto debes leer con atención. Esta obra fue elaborara para el concurso: Un regalo Adelantado.


Fantasia Fantasia negra Para maiores de 18 apenas.

#UnRegaloAdelantado
7
2.9mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

La primera función

Pobre Alfredo, nunca supo exactamente que le sucedió. Estaba desesperado por encontrar un trabajo, por eso Alonzo, su viejo amigo, lo ayudó. Tras unas llamadas un empleo le consiguió, el cual, sin pensarlo mucho, con regocijo aceptó.


Un disfraz debía conseguir, fue así como tras una búsqueda sin fin, en una vieja tienda, un harapiento traje de Santa Claus logró adquirir.


Cuando lo compró, volvió a su casa y entró en acción. Lo cosió y remendó, dejándolo mucho mejor a como estaba cuando lo adquirió.


Lo que Alfredo no sabía era que aquel traje un secreto oculto poseía, algo que ni en sus peores pesadillas imaginaría.


Cuando se lo puso su mente se nubló, vio todo negro y la cordura perdió, pronto su ser se desvaneció, dejando aquel manto de la perdición al mando no solo su cuerpo y mente, sino también de su corazón.


Alfredo chasqueó sus dedos y enseguida desapareció, pero no viajó muy lejos, pues fue en una casa a pocos metros de su hogar, donde él se materializó.


—¿Quién es usted? —preguntó un hombre, quien rodeado por sus familiares, parecía estar en medio de una celebración.


Ese pobre individuo nunca se lo imaginó, pero él y sus amados estaban por enfrentarse con un poder mayor, carente de piedad y amor.


—¡Soy un emisario de la perdición! —replicó el Santa Claus, quien siendo esclavo de las fuerzas del mal, llevaría a esa familia directo a la perdición.


Alfredo saltó y sobre ese pobre hombre cayó, todo en la mesa se estremeció: comida, bebidas, incluso una copa con champagne se derramó.


Cuando al hombre de la familia asfixió, Alfredo se carcajeó, luego al resto de los presentes encaró, pero algo en su cuerpo lo sorprendió, esto llamó su atención.


Primero se sintió alarmado, pero luego estuvo impresionado. Todo eso sucedió cuando vio como algo desde la punta de sus dedos emergió.


—¡Garras! —exclamó Alfredó con admiración, al tiempo que la madre y los pequeños gritaban con horror.


—¡No nos hagas daño! —clamó la mujer esperando que ese monstruo tuviera compasión.


—¡Tranquila! —replicó el Santa Claus del horror—. Solo quiero tu corazón.


Los niños huyeron cuando Alfredo se movió. La madre pensó en correr, pero en lugar de eso se quedó, esperando que su sacrificio les diera a sus hijos el tiempo necesario para encontrar la salvación.


Al verlos salir de la vivienda ella se alegró, pero pobre mujer... Eso fue lo último que con vida miró.

16 de Novembro de 2020 às 10:31 6 Denunciar Insira Seguir história
11
Leia o próximo capítulo La segunda función

Comente algo

Publique!
Damián Murdstone Damián Murdstone
Wooow.
November 22, 2020, 21:41

Martin Girona Martin Girona
Muy bueno! La prosa navideña y los elementos de terror están fusionados de forma muy creativa! Felicitaciones!
November 22, 2020, 12:46

  • German Martinez German Martinez
    Muchas gracias, Martin, nunca había hecho algo tan extenso en prosa, me alegra que te gustara :) November 22, 2020, 13:10
Jancev Jancev
¡Me encantó la prosa! Es totalmente una historia de navidad... Cargada de terror. ¡Felicidades Germán!
November 18, 2020, 18:46

  • German Martinez German Martinez
    Muchas gracias por tus palabras, Jancev, me alegra mucho que te gustara :) November 19, 2020, 11:22
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 4 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!