0
1.7mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Corazón clandestino

Hace unas semanas me habían dado de alta en esta misma cama y por fin me iba de este hospital tras unas complicadas operaciones de trasplante de corazón. Un corazón que, según el médico, era de un donante anónimo.

Pero tuve que volver a ser internado hace cinco días por unas fallas en el nuevo órgano, un gran dolor que me ataca directamente todas las noches a las 03:33. Recuerdo que cuando le expliqué este problema al doctor me reía por la coincidencia horaria.

Es bien sabido por muchos, que las 03:33 es la hora en que muchas cosas paranormales ocurren, yo no creía en esas cosas, pero las primeras veces los ataques cardíacos eran acompañados por fuertes apagones eléctricos. Y lo peor de todo, fue la aparición de un fantasma la noche que volvía a ser internado.

El fantasma dijo ser el dueño del corazón y que yo seguiría su destino fuera de este mundo si no vengaba su muerte, que ocurrió hace exactamente un mes a las afueras de este hospital y a las 03:33 cuando fue herido con una bala en la cabeza.

Según sus dichos, su alma no podría descansar tranquila hasta que hiciera justicia, me prometió que después de eso mi corazón estaría bien, puesto que él no tenía ningún problema con que yo lo usara. Pero sus palabras ocultaban algo más, entonces decidí investigar antes de manchar mis manos con un asesinato.

Por ese motivo, le pedí a un amigo diariero que me trajera las ediciones del mes que pasó a ver si encontraba algún detalle del misterioso asesino. Y en efecto fue así, prácticamente una saga llamada: "Los crímenes de los órganos", eran un capítulo frecuente en la sección policial. Varios asesinatos, siempre en la misma zona, pero con distintos órganos involucrados. Lo primero que me pareció curioso de eso fue que los días coincidían exactamente a la jornada anterior a las operaciones que mi médico realizó este mes.

Con cada órgano que faltaba en las víctimas encontradas, al otro día se salvaba una vida con un trasplante del mismo órgano en este hospital. Como un fiel creyente de que las casualidades no existen, no podía creer ésta fuese una.

La hora se acercaba, eran las 03:30, sabía que el médico vendría a verme en tres minutos por si tenía complicaciones. Ese debía ser el momento justo, y aprovecharía haber encontrado su arma en esta misma habitación.

—Sé lo que haces —le dije mientras levantaba el arma—. Matas a escorias y le sacas sus órganos para usarlos en tus operaciones. Creo que se te debería considerar como un héroe.

Fui sincero, estoy convencido de que lo que hace son hazañas heroicas. Solo basta con leer la reseña de la testigo del asesinato del fantasma que me acecha: "El encapuchado me salvó de que me violen".

—Este pobre diablo murió del susto más que del balazo, gracias por intentar salvar mi vida, pero no puedo vivir sabiendo lo que hizo este corazón clandestino.

11 de Novembro de 2020 às 23:56 0 Denunciar Insira Seguir história
1
Leia o próximo capítulo Carta de un vampiro jubilado

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 15 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!