facundo-caivano1604627284 Facundo Caivano

[Dones | Drama | Acción | Misterio | Juvenil | LGTB | Aventura] Emma Clark es una chica de diecinueve años con un empleo y una vida corriente. Cuando su madre fallece, ella queda sola, desamparada y es consumida por una fuerte depresión. Sus amigos la abandonan, su novio rompe con ella, es despedida de su empleo y expulsada de su universidad. Sin un objetivo fijo, parecía que todos sus problemas podrían acabar de una vez por todas, con una mala decisión tomada de forma apresurada al filo de la terraza de su edificio. Pero entonces, en un día que parecía ser corriente... sus ojos mutan de color en circunstancias misteriosas y recibe un nuevo e-mail, comunicándole que es aceptada en una de las universidades más prestigiosas del mundo situada en una isla paradisiaca. Sin pensárselo más de la cuenta, Emma se deja llevar por las oportunidades, embarcándose en un crucero de ensueño, en dónde hará nuevas amistades y algunas enemistades, donde aprenderá a valorar los buenos momentos de la vida y descubrirá dentro de ella un nuevo don latente que le permitirá reescribir su destino... y el del mundo.


Ficção científica Viagem no tempo Todo o público.

#misterio #accion #drama #dones #381 #332 #poderes #258 #adolescentes #original
13
5.7mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prólogo

Prólogo – Una última vez



Emma perdió el equilibrio, sus rodillas se doblaron y sus brazos se estiraron hacia los lados, pero no se cayó. Se alivió. Si se había tomado todas las molestias de subir a la terraza de un edificio de ocho pisos de altura, acercarse al borde, sopesar la baranda y treparse al extremo de la saliente, al menos ella tenía que decidir cuándo iba a ser el momento de dar el último paso. Suicidarse por un resbalón sería una completa tontería y aquel rito que hace meses había pensado hacer y que solo ahora se había atrevido a concretar perdería por completo su significante.

El aire se sentía genial a esa altura, refrescante y rejuvenecedor, acariciando su rubia cabellera de la misma forma que cuando era pequeña y caminaba por el parque con su madre. Sería el último aire que la agasajaría con sus caricias... ¡pero no! Sabía que ese tipo de pensamientos la harían retractarse, tenía que concentrarse y ser fuerte. Tenía en claro que su mente intentaría aferrarla a los mejores recuerdos de su infancia para intentar retenerla de aquella drástica decisión, pero la verdad era una sola... Emma ya no tenía un motivo para continuar su vida.

Había podido superar la muerte de su padre cuando era una pequeña pecosa de siete años, pero había una buena razón para ello, y era que su madre había intervenido muchísimo para que ella nunca sufriera y no le hiciera falta nada en su vida. Ahora, a un año exacto del fallecimiento de su madre a manos de una horrible enfermedad cuyo organismo fue incapaz de soportar la operación. Su vida había perdido el color de siempre.

En el trascurso de un año se había sumido en una rotunda depresión que consistió en pasar varias semanas sumergida en su cama, torturándose con películas y series en streaming, que no aportaban nada más que un escape de la realidad. Al cabo de tres meses de no asistir a la universidad y de no pagar la cuota, fue expulsada sin compasión alguna. Para los siguientes dos meses la relación con su pareja ya se había extinguido para siempre y con un solo mensaje de texto que decía: «Lo siento Emma, pero ya no eres la misma chica carismática y alegre de la que me enamoré...». No pudo evitar desprender lágrimas al recordar a ese idiota, quien pensó con insensatez que sería su pilar de apoyo en la horrible situación que estaba atravesando.

«Ilusa», pensó Emma entre lágrimas.

Pasando los meses y tras enterarse que su amiga de la infancia ahora tenía encuentros transitorios con su ex pareja, no hizo más que agravar su rabia ante la vida misma, y durante un extenso periodo de más angustia, que incitaron a la ausencia crónica, y a un muy pobre rendimiento en su trabajo, fueron los requisitos necesarios para que decidieran despedirla.

Los meses siguieron pasando y poco a poco se quedó sin sus seres queridos, sin su pareja, sin sus amistades, sin su empleo, con muy poco dinero que restaba de la escasa herencia que le había dejado su madre y sumergida en una sensación de soledad asfixiante, abrumadora, violenta... que la consumía día a día. Mientras más se lo pensaba, más razones tenía de dar el «salto». Pero por si acaso, solo por si acaso, luego de haber dejado esa nota de suicidio en su blog por la mañana, intentó darle una última oportunidad a la vida.

Giró su cabeza y observó con sus ojos miel hacia atrás. Si tan solo alguien apareciera entonces sería motivo suficiente para no hacerlo. Se sentía sola, desprotegida, y siempre ocultaba sus sentimientos bajo un deteriorado disfraz de simpatía que ya había tocado fondo.

Esperó un minuto entero que se hizo eterno, espero dos, luego tres, cinco... pero nadie llegó. Realmente no podía creerlo. Había dejado una nota. ¡Una nota de suicidio! En una web. ¡Una web social que todo el mundo podía leer! ¿Y nadie se había percatado de ello? ¿A nadie le importaba que quisiera quitarse la vida? De verdad, ¿tan poco valía su vida? ¿Tan... poco?

Fue ahí cuando su pico de angustia tocó el límite. Su mirada ya estaba perdida en la nada y sus lágrimas saltaban una por una hacia el vacío. Sintió el viento recorrer su rostro por última vez. Su cuerpo se encontraba estático, sentía miedo, pero solo un poco, sus emociones parecían haberse anestesiado. Entonces lo decidió. Cerró sus ojos, inhaló aire con profundidad y delicadeza; preparó su mente, acalló sus pensamientos; miró al cielo con ternura, la misma ternura con la que su madre solía mirarla a ella.

Sonrió una última vez... y se arrojó.

6 de Novembro de 2020 às 02:17 4 Denunciar Insira Seguir história
7
Leia o próximo capítulo Capítulo I – Volátil (Parte I)

Comente algo

Publique!
Gabriel Mazzaro Gabriel Mazzaro
Muy buen prólogo!
November 26, 2020, 14:25
Andréss Navas Andréss Navas
¡Hola Facundo! He venido a revisar la historia para su verificación. Excelente trabajo con la cubierta y la redacción, impecable. Las historias verificadas abarcan un público mayor dentro de Inkspired al ser catalogadas como contenido de calidad. Estoy casi 100% seguro de que eres el autor de "Z el Señor de los Zombies" y, en ese caso, es un honor para mí ser quien verifique A-Normal. ¡Muchos éxitos y bienvenido a Inkspired!
November 08, 2020, 04:05

  • Facundo Caivano Facundo Caivano
    ¡Hola Andrés! ¡Un placer! Muchas gracias por la bienvenida. Me alegro que haya salido todo bien con la revisión. Pensaba que tardaría mucho más, ¡genial! A su vez, me quedé sorprendido de que me hayas reconocido como el autor de Z el señor de los Zombis. La página me parece fabulosa, no te voy a mentir, me quedé enamorado de su versatilidad y las tantas opciones que ofrece. Es genial la posibilidad pautar fechas para publicar un capítulo en automático, y se nota el empeño en brindar contenido innovador e interesante en las historias. ¡Un abrazo grande! ¡Nos hablamos! November 09, 2020, 19:40
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 39 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!