montova J. M. Montova

El amor, aun en la penumbra, prevalece.


Horror Horror gótico Todo o público.

#anhelos
Conto
1
2.8mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

I

Sacrificar al letargo, amada mía, a la imperturbable quietud de la noche en consigna de nuestro encuentro, para mi regocijo y fortuna, ha rendido sus frutos.


Como podrás ver, he conseguido transgredir sus dominios mediante el fulgor minúsculo de siete cirios, custodios pálidos y silentes que, desperdigados todos alrededor nuestro, mantienen las sombras de este salón a raya, incapaces ellas de alcanzarnos, expectantes todas al menor descuido.


Comprendo bien, querida mía, aunque a mis oídos no ha llegado reproche alguno de tu parte, que pienses que no hay nada más que temeridad ciega en mi visita, pues sabrás que no únicamente he triturado candados e inutilizado cerraduras para estar aquí hoy contigo, Vivian, también he profanado ventanas, mutilado cadenas y cometido alguna que otra locura innecesaria en el camino para hacer de esta cita algo especial, inolvidable, inigualable a ninguna otra. Notario de ello es el vigilante que yace en el cuarto de aseo de la primera planta; las extremidades laxas y el corazón inmóvil.


Sé que no es mucho, que la sábana que hace las veces de lecho y que a su vez impide el roce de nuestros cuerpos desnudos contra la tiranía de un suelo de temperatura glacial es casi una ofensa, un insulto imperdonable para una doncella de piel nívea como tú, propietaria de esmeraldas en el yacimiento inmaculado de tus ojos y del hipnotismo del magma abrasador en cada hebra de cabello.


Sólo el universo sabe cuántas veces he soñado con este momento, Vivian; soñado con explorar las ruinas griegas de tu cuerpo hasta lograr perder en ellas el rastro de mis propios pasos, con posar esta sed inabarcable de mis labios sobre el manantial primigenio de los tuyos, con embriagarme dichoso gracias al elixir del dulce aroma que aún desprendes. Pero, ¡ay, cuánto quisiera que me mires, que me beses... que respires, siquiera! Cómo quisiera, Vivian, querida, amada, doncella mía, que estuviésemos en otra parte y no aquí, a merced de la penumbra, del frío, ante el oleaje de las sombras, en el vientre maldito de una morgue.

31 de Outubro de 2020 às 17:01 4 Denunciar Insira Seguir história
2
Fim

Conheça o autor

J. M. Montova Un simple vertedero de sinsentidos, despropósitos y letras.

Comente algo

Publique!
Zaycko Joria Zaycko Joria
¿Dónde lo he visto? Novedades joven, queremos.:v
December 08, 2020, 18:21

Un pensamiento cargado de demasiados sentimientos ¡Wow!
November 20, 2020, 17:53

  • J. M. Montova J. M. Montova
    Espero hayas disfrutado su lectura, Milagros. ¡Muchas gracias por leer! ^-^ December 01, 2020, 21:56
~