andrica José Antonio Chozas

Sobre la relación entre Oriente y Occidente y el ascenso de China como Superpotencia


Auto Ajuda Todo o público.

#china #Atenas #Jerjes #Esparta
Conto
4
2.5mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Libertad versus Tiranía



Cuando Jerjes decide cruzar el Helesponto, el mar de los griegos, al que hoy llamamos Mar Negro para atacar a la alianza que forman Atenas y Esparta lo hace por varios motivos.


Es la segunda guerra médica , el segundo gran intento de conquista y dominio de los persas sobre los griegos. En el primer gran combate, Darío, el padre de Jerjes, es derrotado en Maratón .Este hecho obsesiona al monarca persa, rey y soberano de casi todo el mundo conocido, que se pliega ante èl en condición de vasallo. Jerjes, como los otros reyes aquèmidas tiene una idea de poder absoluto ,ilimitado. No existe margen para la libertad, indivual o colectiva. Se manda o se obedece. Y a Jerjes se le obedece como si fuera un Dios hecho carne.


La idea de vengar la derrota del padre es importante. Pero al vanidoso soberano de 32 años también le mueve otro factor. Le obsesiona conquistar a esos dos entes libres que aún se resisten a su dominio absoluto. Quiere mandar sobre todo y sobre todos en el mundo conocido.



Conviene recordar que no es una guerra contra un enemigo panhelénico. De hecho, varias de las polis griegas son aliados de Jerjes en esta invasión .


Jerjes entra por tierra en la Grecia continental al frente de un ejército inmenso, que incluye miembros de las naciones a él sometidas. El primer duelo decisivo será en el desfiladero de las Termópilas. Allí se inmolará Leónidas, Rey de Esparta, junto a un grupo escogido de sus guerreros. Jerjes vence, ya nada le separa de avanzar hacia la odiada Atenas, que ha jurado reducir a cenizas. Pero el ejemplo de los espartanos cambia los factores psicológicos de esta contienda. Su sacrificio es una carismática llamada a la unidad de todos los griegos para combatir y expulsar a la poderosa fuerza que ha venido desde Asia a someter a la Hélade.


Políticamente, los conceptos sobre los que se asienta el mundo heleno son el reverso del mundo de los medos, de los persas. Sus ciudades-estado, sus polis, viven en caótica convivencia entre ellas, rivalizando entre sí , fragmentadas. Pero su noción básica es una idea de libertad y un gobierno popular. Los griegos han creado una idea de poder, la democracia, que va a ser uno de los pilares sobre los que se asiente Occidente como civilización, una referencia central hasta el día de hoy, 2.500 años después de que Jerjes se pusiera en marcha hacia Atenas y Esparta para intentar dominarlas, abatirlas, someterlas.


Cuando el ejército de Jerjes llega a Atenas para destruirla, el líder ateniense, Temístocles, hace tiempo que la ha evacuado. Sabedor de que los persas tienen una superioridad abrumadora por tierra, cifra sus esperanzas de defensa en la flota. Aunque el poderío naval medo es también imponente, Temístocles logrará vencer gracias a un ardid, a un señuelo, a una trampa. Consigue atraer a los persas al Golfo de Salamina. Allí , la estrechez del acceso consigue dividir a las naves asiáticas . Tras una batalla naval agónica , los griegos de Temístocles se imponen.


Incrédulo, estupefacto, creyéndose invencible antes de empezar la campaña , Jerjes se desmorona. Entrega el mando a uno de sus subordinados y emprende el regreso a su capital, Susa, por el mismo lugar en el Helesponto por el que cruzó con moral de conquistador. Grecia ha contenido a los Bárbaros. Un apéndice de un continente llamado Eurasia va a emprender un camino propio. Hacia el Oriente, próximo y lejano, se forjarán otras formas de cultura política, de sociedad, de concepto del individuo, de civilización .


Oriente y Occidente están en una compleja relación desde hace milenios. A veces se combaten, con frecuencia se fecundan.


Hubo un tiempo, en las edades oscuras de Europa, durante el feudalismo y la Alta Edad Media, en la que se acuñó el término "lujo oriental". La imaginación , la fantasía , es con frecuencia más fuerte que la lógica de la razón fría . China, la India se evocaban como exóticos lugares de suntuosa prosperidad y abundancia sofisticada . Puede que ese fuera uno de los motores de Marco Polo, un mercader de verbo florido, seductor, que durante siglos estimulará la ambición y la curiosidad de los europeos por Oriente.



Occidente ha disfrutado de cinco siglos de gloria en los que ha extendido su fuerza y su cultura por el planeta. Todo comenzará con la revolución tecnológica impulsada por el descubrimiento de América y el desarrollo de las técnicas de navegación, la cartografía y otras disciplinas orientadas a la exploración y conquista.



El mundo se amplía, se incorporan nuevos espacios. La historia antigua vista se ceñia a Europa, Asia (que en realidad, geográficamente es un solo continente) y Africa, de la que no se conoce demasiado: apenas el norte ribereño con el Mediterráneo, el formidable Egipto y algunas tierras cercanas a Arabia: El cuerno de Africa, Etiopía, Somalia esta última una tierra de bandidos, de traficantes de esclavos, una costa peligrosa.



Las Américas, Oceanía, los polos se incorporan al mundo conocido. Es la batuta europea la que marca el paso,el orden. Cuando finalmente se abran , por presión económica, los puertos de China a las grandes rutas de comercio internacional se puede decir que se han sentado las bases de lo que sólo más tarde dará lugar a un proceso que hoy llamamos Globalización.



China es probablemente la civilización más antigua del planeta. Estamos hablando de unos ocho milenios de tradición sinoasiática. China se ve a sí misma como el centro del planeta, del universo. En una secuencia de tiempo tan larga, ellos ven el episodio de debilidad y capitulación ante las potencias occidentales como un incidente, como una época de declive que remontarán para volver a liderar el orbe conocido.



China es potencia, volumen, un cuerpo gigantesco. Todas las civilizaciones que han entrado en contacto con ella para dominarla han sido doblegadas y posteriormente absorbidas por ella.



La paradoja es que China está venciendo sus rivales con sus propias armas. Fueron las fuerzas del capitalismo y el colonialismo las que pusieron a esta vieja cultura como pieza apetecible de conquista. Con esas mismas fuerzas, con la misma lógica de la economía de mercado con la que intentaron someterla, China camina de manera irresistible a la posición de potencia líder mundial. Solo los Estados Unidos, de momento, tienen una economía de mayor tamaño. Pero la fuerza americana, como la de todo occidente, parece haber entrado en fase crepuscular.



El problema con China es de una naturaleza parecida a la del mundo griego con los persas de Jerjes.


China es un país basado en una filosofía, el Confucianismo, ordenanzista, jerárquica. La tradición occidental de libertad e igualdad es complemente ajena a su mentalidad. Las relaciones están concebidas en términos de Señor y Vasallo, el que manda y el que obedece, sin niveles intermedios.



Puede que no hayamos conocido un concepto de poder tan blando, tan tolerante en Europa como el de los Estados Unidos después de 1945.



Para aquellos que aman los principios de 1789, la Libertad, Igualdad y Fraternidad de la Revolución Francesa, la advertencia es simple: Hay que modular, contener, protegerse de algún modo de un poder omnímodo chino, oriental, asiático.



Es de alguna manera, de nuevo, un duelo entre Libertad, sobre todo individual, y Tiranía.







29 de Setembro de 2020 às 19:55 2 Denunciar Insira Seguir história
1
Fim

Conheça o autor

José Antonio Chozas Inquieto, apasionado por las letras, escritor por impulsos, alma libre.

Comente algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~